Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

martes, 10 de mayo de 2022

El lunes, eclipse de Luna

Este próximo lunes día 16 hay eclipse de Luna. Una vez más, y en esta ocasión en su día, nuestro satélite se sumerge en la sombra de la Tierra y durante más de una hora dejará de recibir los rayos solares.

Así se verá desde gran parte de España:

Este montaje se ha realizando con imágenes de un eclipse de hace varios años, que tuvo una geometría similar a éste

Es un fenómeno que por repetido no deja de ser admirado, tomado todavía por algo mágico por algunos que como nuestros antepasados lejanos lo veían como una acción sobrenatural, e incluso en estos casos siempre suele haber alguien que se engancha a la afición de la astronomía tras observarlo.

Alguien que nunca lo haya visto y casualmente el lunes de madrugada vea la Luna, pudiera parecerle que está en fase, pero hay diferencias:

- En la fase, la línea que separa la zona iluminada y la oscura (el llamado terminador) pasa por dos puntos extremos del disco (extremos de un diámetro), y en los eclipses solo lo hace en un momento. Pero incluso en ese momento se diferencia en que en la fase es una línea recta y en el eclipse es curva.
- La curvatura de la sombra es constante durante el eclipse (aproximadamente la que correspondería a un círculo de radio triple al de la Luna) y en las fases no, cambiando incluso de concavidad cuando la parte iluminada es más del 50%
- El borde de la zona oscura en la fase es más nítido.
- Además, observada por unos prismáticos o telescopio en la fase se aprecia el relieve y en el eclipse no, ya que corresponde siempre a la luna llena y recibe la luz solar "de plano"
- Pero lo más evidente será si volvemos a mirar la Luna unos cuantos minutos después. Si es una fase la imagen prácticamente no habrá cambiado, pero si hay eclipse, sí.

Pero si sigue mirando más tiempo quedará evidente, porque verá la luna llena oscura, rojiza y fantasmal (al menos a mí siempre me lo ha parecido en la fase de un eclipse total) 


Si el 30 de abril hubo un eclipse de Sol, el 16 de mayo toca eclipse de Luna. Siempre van por pares (uno de cada tipo) con 15 (+-1) días de diferencia, aunque a veces ocurre un tercero pero no es este caso.

Conviene resaltar que aunque desde América ya se vio el año pasado, en Europa occidental es el primer eclipse total de Luna desde enero de 2019 y no volverá a verse otro hasta marzo de 2025. O sea, que si queremos ver esa luna roja, conviene madrugar y aprovechar esta oportunidad.

Desde distintas zonas de la Tierra:


En 1 solo podrá verse la fase penumbral final. La Luna sale cuando ya ha terminado la fase parcial.
En 2 la Luna sale eclipsada parcialmente después de acabar la totalidad.
En 3 sale eclipsada totalmente, y se verá la segunda fase parcial y penumbral
En 4 la luna sale durante el eclipse parcial, se verá la totalidad completa y la segunda parte del eclipse.
En 5 La Luna sale una vez comenzada la primera fase penumbral, por lo que prácticamente se verá todo el eclipse.
En 6 se verá el eclipse completo
En 7 La Luna se pone cuando ya está terminando el eclipse y solo queda parte de la fase penumbral.
En 8 se pone durante la segunda fase parcial, se habrá visto la totalidad completa y las primeras fases parcial y penumbral
En 9 se pone durante la totalidad.
En 10 la Luna se pone durante la primera fase parcial. No se verá la totalidad.
En 11 se pone al comienzo del eclipse, durante la fase penumbral, por lo que apenas se apreciará nada
En 12 No se ve nada del eclipse ya que todo el fenómeno ocurre cuando la Luna está bajo el horizonte

Si en el eclipse de Sol de hace 2 semanas la zona de visibilidad estaba limitada por el Sur porque allí era noche perpetua, éste está limitado por el norte donde es día perpetuo, y como la Luna llena en el eclipse está exactamente alineada con el Sol en la parte contraria, si se ve el Sol no se verá la Luna. 

De hecho los eclipses de Luna solo se pueden ver en lugares en que sea de noche cuando estos se produzcan, y por ello este se podría observar en toda la Antártida, donde al ser noche perpetua la Luna eclipsada estará todo el tiempo por encima del horizonte.

Al igual que el citado eclipse de Sol, las circunstancias geométricas de este favorecen al continente americano, aunque en este caso en zonas mucho más amplias: Se verá el éclipse completo desde toda Sudamérica y Centroamérica además del Este de Canadá, USA y casi todo México. También en 

En la península Ibérica podremos ver la primera mitad del eclipse, y la Luna se pondrá o totalmente eclipsada (desde el tercio nororiental), o bien ya empezando a recibir nuevamente la luz solar en la segunda fase parcial.

Desde Canarias prácticamente se verá el eclipse completo, exceptuando la última fase penumbral que no es apreciable, y estas circunstancias se recogen en el siguiente mapa:

Zonas en que se pone la Luna en diferentes fases del eclipse y figura que se vería al ponerse. Corresponde a un lugar con horizonte oeste de altura cero. Si no es el caso, lógicamente acabará antes y se verá ponerse una Luna menos iluminada.

Como el que la Luna esté oscurecida por entrar en el cono de sombra de la Tierra es un hecho objetivo,  los eclipses de Luna, a diferencia de los de Sol, se ven de manera simultánea en los diversos lugares, de forma que las zonas de visibilidad dependen de los momentos en que la Luna está sobre el horizonte en cada lugar.

Concretamente los datos que aparecen después del gráfico son en tiempo universal:

Datos añadidos a un gráfico de https://eclipse.gsfc.nasa.gov/

A- La Luna entra en la penumbra a las 1:32 (Inapreciable)
B- Entra en la sombra a las 2:28 (Comienzo del eclipse parcial)
C- Se sitúa todo el disco lunar en la sombra a las 3:29 (Comienzo de la fase total)
D- Comienza a salir de la sombra a las 4:54 (Fin del eclipse total)
E- Termina de salir de la sombra 5:55 (Fin del eclipse parcial)
F- Sale completamente de la penumbra a las 6:51 (Inapreciable)

En hora central europea, sumar 2 horas.

Por dar otros ejemplos en países sudamericanos donde se lee este blog, en Argentina, Uruguay y Este de Brasil habrá que restar 3 horas, en Chile, Paraguay, Bolivia, Venezuela y Oeste de Brasil 4 o en Colombia, Ecuador y Perú 5, o en la mayor parte de México restar 6 horas.

A diferencia de los eclipses de Sol, estos son simultáneos y solo cambia el momento de la noche en que podrán verse debido al diferente horario de cada zona.

Este eclipse es bastante profundo, como se aprecia en el gráfico anterior; la Luna se mete bien en el cono de sombra de la Tierra, y tal como escribí hace 6 meses, aún teniendo una duración apreciable no es tan largo como la geometría parece indicar porque la Luna está cerca del perigeo y se mueve más rápido de lo habitual, escapándose antes de la sombra.

Como se ha dicho, en España la Luna se pondrá en un momento próximo al final del eclipse total (antes o después según la zona), con la Luna oscura y rojiza. Quizás cueste verla en esos momentos, con el cielo ya clareando, pero será una imagen muy fotogénica que se puede aprovechar para obtener fotos atractivas.

Esta bonita foto, tomada en Grecia, requiere de un buen teleobjetivo u obtenerla a través del telescopio, y un cálculo previo exacto del lugar por el que se pondrá la Luna, para situar a las personas.

Hay que tener en cuenta que por ocurrir el eclipse la Luna y el Sol están en puntos opuestos del cielo, es decir que se ocultaría en el momento de salir el Sol. Sin embargo es muy difícil que esto ocurra exactamente así debido al horizonte. Es muy difícil encontrar un lugar con horizonte de altura cero tanto en el Este-Nordeste como en el Oeste-Suroeste, y esto, aunque pueda impedirnos ver los últimos minutos, hará más fácil intentar ver la puesta de la Luna eclipsada

En América en general se verá alrededor de medianoche, pero por su gran duración podrán empezar a observarse a horas no muy intempestivas. En el Oeste de Norteamérica la Luna saldrá ya con el eclipse empezado.

Aunque el fenómeno sea simultáneo y en cada momento se verá la misma imagen de la Luna, la posición y orientación respecto al horizonte cambia según el lugar, lo mismo que ocurre con las fases, que el cuarto creciente visto desde el hemisferio sur tiene forma de C pero desde el norte de D


A diferencia de los eclipses de Sol, la observación de los de Luna no entraña ningún peligro para la vista, e incluso pueden utilizarse prismáticos o telescopio sin problema.

Actualización el 17-5-22

Desde Bilbao pudo verse las fase penumbral y parcial previas a la totalidad. Poco antes de empezar ésta las nubes ocultaron la Luna. Aquí aparece un montaje de las imágenes que obtuve, cada 2 minutos. En la fase penumbral la exposición es menor, para apreciar el leve oscurecimiento.

A diferencia del montaje inicial de este artículo, ahora las imágenes pertenecen realmente a este eclipse 







Si quieres saber más, tengo pensado dedicar un próximo artículo a los movimientos de la Luna, su órbita, sus variaciones, el movimiento de los nodos y su influencia en las fechas de los eclipses, comparaciones con otros satélites del Sistema Solar… al menos una parte sin demasiada profundidad para que sea asequible a todo el mundo, pero con la intención de cumplir una petición en un comentario.

Aunque pensaba haberlo hecho aquí, prefiero publicar con tiempo la información del eclipse y lo otro ya llegará. 

2 comentarios:

  1. Muy completo y detallado tu artículo Esteban, lástima que la geometría no nos favorezca mucho en España, pero algo es algo. Deseando leer tu seguro que interesantímo articulo sobre los movimientos de la luna. Muchas gracias y un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pablo José. Me pongo con el encargo, a ver qué sale.

      Eliminar