Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

lunes, 26 de septiembre de 2022

DART llega a su destino

 Esta próxima madrugada del 26 al 27 de septiembre de 2022 a las 23:14 T.U. la nave del proyecto DART chocará con el asteroide Dimorphos al objeto de evaluar el efecto que un impacto de este tipo pueda tener en la trayectoria del asteroide y poder utilizar este método en el caso de que uno de estos objetos se dirigiera hacia la Tierra.

Ilustración de John Hopkins   APL/NASA

Para medir mejor esta desviación se ha elegido un pequeño asteroide que es satélite de otro mayor llamado Didymos, con lo que será relativamente fácil valorar el cambio en la órbita de Dimorphos a su alrededor, mucho más que el de la amplia órbita de cualquier asteroide en torno al Sol.

A pesar de la coincidencia en el tiempo de este tema con el de la oposición de Júpiter, pensé escribir también sobre DART, pero he comprobado que ya lo hice en diciembre del año pasado, poco después del lanzamiento.

Puedes verlo en este enlace,

Pero por si no te apetece lincarlo, copio aquí algo llamativo de aquel artículo: la simulación que hice para visualizar el recorrido de la nave, la Tierra y el asteroide, donde se aprecia que Dart ha viajado durante 10 meses casi al lado de nuestro planeta, del cual solo se ha alejado 11 millones de kilómetros (como se ha recogido en casi todas las noticias) pero en realidad ha recorrido más de 500 millones de km en una órbita alrededor del Sol.

Y si quieres emoción en directo,  en este otro.

Si luego hubiera algo importante lo añadiría aquí mismo

Actualización el día después

Parece que la misión ha cumplido su primer objetivo, y a la hora prevista ha impactado con el asteroide Dimorphos. Por si no hubieras visto las imágenes, aquí está el vídeo de los últimos 45 segundos.


Otro vídeo, obtenido "desde fuera" por el proyecto ATLAS que recoge el impacto y los instantes posteriores, puede verse en este enlace.

La cantidad de material lanzado en dirección opuesta a la nave (hacia la izquierda) tras el impacto es indicativa del éxito de la misión y de alguna manera permite evaluar el efecto del choque. Solo falta comprobar en cuánto se habrá modificado la órbita de éste en torno a Didymos, midiendo su periodo, lo que llevará un tiempo.



sábado, 24 de septiembre de 2022

Júpiter se acerca

 

Como en otras muchas ocasiones los medios de comunicación, con mayor o menor fortuna, se han hecho eco de un tema astronómico que aunque no tiene una excesiva importancia, de él podemos sacar conclusiones y aprender algunas cosas.


Como suele ser frecuente en estos casos, se han colado algunas imprecisiones en los titulares. Los números no son correctos (es cierto que en 1951 Júpiter estuvo más cerca que ahora, pero también en 1963) y cuando dicen "Júpiter y sus lunas" querrán decir "también sus lunas".

Pero esto último puede dar pie a un absurdo: 

Quizás han tomado e interpretado erróneamente alguna otra información. Porque Júpiter se ve siempre a simple vista y destaca mucho, aunque esta errata suele ser frecuente con los planetas.

Lo cierto es que la mayoría de personas podremos ver al quinto planeta más brillante, y por un telescopio más grande, de lo que nunca lo hemos hecho porque está lo más cerca de los últimos 59 años: a una distancia de 591 millones de km. Aunque la diferencia con algunas otras ocasiones sea muy pequeña, 

Por ello hay que decir que no es ningún fenómeno espectacular, pero pensemos en que muchas personas (probablemente tú) en toda su vida no han estado nunca tan cerca del planeta gigante ni lo volverán a estar; por lo que aunque no se vea muy diferente de lo habitual no deberíamos perder la ocasión.

Júpiter en días próximos a su oposición en 2020. Aunque sea en fechas lejanas del máximo acercamiento, si no está visible la Luna ni Venus ni Marte en oposición, Júpiter es el astro más brillante en el cielo nocturno.

En realidad la distancia Tierra-Júpiter cambia a lo largo del año, fundamentalmente debido al movimiento de la Tierra alrededor del Sol y oscila aproximadamente entre unos 600 y 900 millones de km.

Órbitas a escala y distancias aproximadas

Estos números están en una proporción de 2 a 3 (1 a 1.5) que puede parecer proporcionalmente mucha diferencia pero por ejemplo en el caso de Marte es de 1 a 6.

Júpiter en un año terrestre se mueve poco, ya que tarda 12 en completar su órbita. La situación más favorable, cuando está más cercano a la Tierra se llama oposición porque desde aquí aparece en la parte opuesta al Sol: Sale cuando éste se pone y por el punto contrario del horizonte, es decir hacia el Este. En esta situación, y visto en planta, se podría trazar una línea recta que pasara por el Sol, la Tierra y Júpiter.

Júpiter en oposición.
Los tamaños y las formas de las órbitas están a escala. No así los tamaños de los astros.

Si Júpiter está en oposición, al cabo de poco más de 13 meses vuelve a estarlo. 

Este intervalo no es fijo y puede variar entre un año y 30 días, y un año y 38 días debido a la diferente velocidad de los astros según la zona de la órbita en que estén, por la segunda ley de Kepler.

Al cabo de 12 meses la Tierra vuelve a estar donde ocurrió la anterior oposición, pero Júpiter ha avanzado 15º (360º/12) por lo que nuestro planeta necesita un mes más para situarse enfrente de esa nueva posición, y unos pocos días más para compensar lo que Júpiter ha recorrido en ese mes, y ocurra así una nueva oposición.

Prácticamente todos los años hay oposición (excepto si la del año anterior ocurre en diciembre o finales de noviembre). Entonces ¿por qué ahora está más cercano que otras veces?  Todas las oposiciones no son iguales de cercanas debido a que las órbitas son ligeramente elípticas, la de Júpiter algo más que la de la Tierra, y por ello serán más favorables aquellas en que Júpiter se encuentra cerca de su perihelio (más cerca del Sol, y por tanto más cerca de la Tierra)

El perihelio de Júpiter (lugar de su órbita más cercano al Sol) se produce en un punto en que se alinea la posición de la Tierra con el Sol el 3 de octubre: Si el 3 de octubre trazamos una línea Sol -Tierra y lo prolongamos, pasaría por el perihelio de Júpiter.

Se ha exagerado mucho la excentricidad de la órbita de Júpiter para apreciar las diferencias

Como cada año la oposición de Júpiter se produce en diferente fecha, cuanto más próxima esté al 3 de octubre, más cercanos estarán los dos planetas, salvo pequeñas variaciones en sus órbitas por influencias gravitatorias. Este año la oposición ocurre a solo 7 días antes de esa fecha, en 1963 fue 5 días después y en 1951 fue precisamente el día 3.

Observar a Júpiter

Vamos a lo práctico: Cómo localizar a Júpiter. Según lo que se ha dicho es el objeto más brillante del cielo nocturno (estos días no están no están la Luna ni Venus) teóricamente el día de la oposición sale por el Este en el momento de ponerse el Sol. como nuestro horizonte no será perfecto, habrá que esperar, pero cuando el cielo esté negro ya estará visible a no ser que tengamos un horizonte muy alto con lo que la espera será mayor. Luego cada día sale un poco antes con lo que cuando se haga de noche estará cada vez más alto.

En realidad la oposición de un planeta es una situación favorable, tanto porque esté más cerca como porque es visible durante toda la noche.

Si no hay tanta diferencia con otras ocasiones, ¿dónde está la ventaja que tanto se anuncia? ¿Quizás en la posibilidad de observar alguno de sus 4 principales satélites con prismáticos, tal como se cita en algunas noticias?

En muchos lugares siempre se ha dicho que es posible verlos, no solamente ahora. 

Pero depende mucho de las características de los prismáticos (al menos un 7X50 o mejor 10X50), su colocación, de la agudeza visual, el punto de enfoque exacto, la altura sobre el horizonte, la oscuridad del cielo y otros factores, porque es algo crítico. Lógicamente cuanto más cerca esté Júpiter de nosotros más fácil será, y es cierto que yo no lo había conseguido nunca hasta ahora. No es preciso que sea el día 26 y hay mucho margen, pero también es posible que no lo consigas. Desde luego con cualquier telescopio no tendrás problema; podrás apreciar también sus bandas nubosas, su famosa mancha roja,... todo más cerca que nunca, pero solo poquito más que en otras oposiciones.

Ilustración de lo que podría verse con prismáticos, realizada a partir de una foto con teleobjetivo, de Júpiter y 3 de sus satélites. El cuarto podría estar delante del disco, detrás, u ocultado por la sombra del planeta. La observación de estos fenómenos es muy interesante.

La clave fundamental para ver los satélites con prismáticos es no mantenerlos a pulso, sino colocarlos apoyados en algún elemento como una ventana o una valla, pero mucho mejor montados sobre un trípode con un adaptador (son muy baratos) o incluso atados con una cuerda o una goma orientándolos siempre con los mandos del trípode.


En realidad no se va a ver algo muy distinto a otras veces, no hay mucha diferencia, pero aprovechemos la que hay. 

¡Qué mala suerte (he oído por ahí), justo ahora que llega el mal tiempo en muchos lugares! No importa porque la situación varía muy poco y dentro de unos días será casi igual; y mientras tanto seguro que se abren claros entre las nubes por donde aparezca Júpiter.


Toda esta historia es un juego de números: Como se ha dicho, de una oposición a otra hay 13 meses y unos días, luego cada año se produce en el mes siguiente al año anterior. Así en un ciclo de 11 años se van acercando a la de finales de septiembre o primeros de octubre y será una oposición cercana. 

Precisamente cuando vuelva a ocurrir por estas fechas, será en 2034 y estará prácticamente tan próximo como ahora porque será el 2 de octubre, casi en la fecha ideal. 

Solo una ligera modificación de la órbita terrestre por atracciones gravitatorias de otros planetas hará que se acerque un poquito menos.

Lugares en que se producirán las próximas oposiciones de Júpiter. Se ha trazado una circunferencia y se ha exagerado la excentricidad de la órbita para apreciar mejor las diferencias en las distancias entre los dos planetas.


Unos cuantos números:
Para dejar claro que aunque esta es una oposición muy buena, las diferencias relativas con otras situaciones proporcionalmente son pequeñas, precisaremos las distancias entre los dos planetas en varias situaciones de otras fechas: 
La oposición actual 26-9-22          591,315 millones de kilómetros
La última mejor que ésta 8-10-63  591,307      "
La mejor de las citadas 3-10-51    590,743       "
La próxima similar a ésta 2-10-34  591,390     "
La próxima mejor que esta  7-10-2129   590,670   "
Las oposiciones malas (por ejemplo el 12-4-29)    665,584   "
Las peores situaciones, cuando más lejos está Júpiter, son del orden de 965 millones de kilómetros, pero como corresponden con conjunciones, la situación también es mala por estar angularmente muy cerca del Sol
Aunque el día de la oposición haga mal tiempo, no te preocupes porque unos días después la situación no cambia mucho:
El 1-10-22   591,853   millones de km
El 6-10-22   593,537,          "          , que es solo un 0,3% más lejos que el día 26, o sea que 10 días después de la oposición será totalmente inapreciable la diferencia en brillo y tamaño.

Y  no hay que olvidar que la distancia media entre Júpiter y la Tierra es de 778,5 millones de kilómetros.



jueves, 15 de septiembre de 2022

La tenue luz zodiacal

Una extraña y débil luz está esperando tu mirada.

En la pasada primavera por fin pude verlo. Después de un viaje de 500 km entre ida y vuelta, que mereció la pena, porque no es fácil y hay que buscar un lugar adecuado.

Es posible que suelas mirar al cielo de vez en cuando y creas que ya has visto todo lo que puede apreciarse a simple vista. Pero lo más probable es que nunca hayas llegado a intuir siquiera la llamada “Luz zodiacal”, tal como me ocurría a mí hasta la noche del 2 de abril de este año. Al final del post, antes anexo con el rombo, aparece un relato de aquella experiencia.

Aunque es un tema curioso e interesante, hasta ahora no he escrito sobre ello porque no me parecía adecuado hablar de algo que puede verse pero yo nunca lo había conseguido, y tampoco lo hice después de aquel día porque las condiciones empeoraban rápidamente… hasta ahora.

Preciosa imagen de la luz zodiacal obtenida por Leonor Ana Hernández

Lo dejé en la recámara hasta que llegara el momento adecuado y ahora que vuelve a ser época propicia te invito a que lo intentes.

Se dice que la mayoría de las personas de este planeta no han podido ver nunca la Vía Láctea por su poco brillo y la contaminación lumínica de la mayoría de los lugares. Pero aún muchas menos habrán podido ver la luz zodiacal: una banda con forma triangular alargada con el lado más corto en el horizonte, más débil que la de nuestra galaxia, que sin embargo desde lugares con un cielo oscuro puede apreciarse o intuirse sobre todo al comienzo de la primavera una hora y media o dos horas tras la puesta de Sol o al principio del otoño con el mismo margen antes del amanecer.

Otra imagen obtenida por Leonor, desde Atacama, donde aparecen la Vía Láctea y la Luz Zodiacal, ésta mucho más difusa.

¿Cómo se produce?

Este fenómeno surge cuando la luz del Sol es dispersada por una multitud de partículas de polvo que se encuentran cerca de la eclíptica (el plano en que se encuentran los planetas); una zona en forma de lente que llega casi hasta la órbita de Júpiter.

Por ello desde aquí se ve con la forma de un estrecho triángulo que por supuesto es inapreciable de día o cuando todavía el cielo no está muy oscuro, pero tampoco en horas próximas a la medianoche porque el Sol está demasiado por debajo del horizonte y porque solo la parte central es lo bastante densa para dispersar la luz solar y ser visible.

¿Por qué ese nombre?

Debido a la posición de las partículas de polvo en la eclíptica, la luz proyectada aparecerá en esa zona, por donde transitan los planetas, y que como es sabido coincide con las constelaciones zodiacales. De ahí el apelativo de “zodiacal”

¿Cuándo puede verse?

Para poder observarla se tienen que dar varias circunstancias:

- Uno de los factores determinantes para poder ver tan débil resplandor es que no haya Luna, ni siquiera en fase fina. Por ello, una vez descartados los días próximos a la luna llena, cuando está creciente pero antes del cuarto podría verse de madrugada porque que a esas horas ya se habrá puesto, o en menguante después de anochecer porque todavía no habrá salido.

Hay otro factor, incluso más importante, y es que la eclíptica esté lo más vertical posible respecto al horizonte, para que el triángulo luminoso aparezca a suficiente altura evitando la extinción (disminución de brillo debido a que atravesaría gran capa de atmósfera)

Teniendo en cuenta la inclinación de la eclíptica en distintas fechas, y en cada hemisferio, que expliqué en su día y copio un par de gráficos, los mejores momentos son las fechas próximas a los equinoccios: en el de otoño de madrugada, y en el de primavera después de anochecer. No olvidar que como las estaciones son diferentes en cada hemisferio cuando la situación sea favorable en el norte de madrugada (como ahora) en el sur será favorable al principio de la noche.

Comparación de la inclinación de la eclíptica en distintos momentos y lugares. Cuanto más vertical esté, más fácil será la observación de la luz zodiacal.
En el ecuador, donde la situación es inmejorable, antes de la salida del Sol es igual a  después de la puesta, pero mirando lógicamente hacia el este. Había un error en el gráfico del ecuador, que ya está corregido.

Gráficos similares a estos ya aparecieron en el artículo "La eclíptica" donde pueden verse otros análogos y una explicación detallada.

Teniendo en cuenta ambos factores, ahora mismo la luz zodiacal puede verse después de anochecer en el hemisferio Sur hasta el día 26 o 27 de septiembre en que la Luna comenzará a molestar, y la siguiente oportunidad será del 19 al 27 de octubre.

En el hemisferio norte habrá que esperar hasta el día 24 porque aquí molesta la Luna ahora (en menguante está presente al final de la noche), y luego durante 2 semanas podríamos intentar ver a nuestra protagonista de madrugada. 

Si no nos gusta madrugar habrá que esperar al final del invierno, concretamente a partir del 10 de marzo cuando la luna menguante esté ausente al principio de la noche, y la eclíptica bastante vertical, como se recoge en este otro gráfico:


Otro factor decisivo para poder apreciarla es la ausencia casi total de contaminación lumínica: En toda la provincia de Bizkaia no he encontrado un solo lugar donde pueda verse la luz zodiacal.

Desde zonas próximas al ecuador prácticamente siempre tienen la eclíptica bastante vertical, por lo que podrá verse en cualquier fecha en que la Luna no está en el cielo, siendo por tanto la mejor zona para observarla.

 Mi experiencia:

Estos párrafos que siguen fueron escritos hace medio año, concretamente el 3 de abril, con la idea de publicarlos entonces en este blog. Pero luego pensé que era más importante el aspecto didáctico del tema, y siendo ya fechas tardías para su observación, empeoradas por la luz de la Luna, decidí dejarlo para la siguiente ocasión, precisamente ahora a finales del verano, para que quizás pueda motivar a alguien a intentarlo.

“Por fin lo conseguí. Algo que nunca había visto, que no parecía fácil, que desde luego había que ir al comienzo de la primavera a un lugar con el cielo muy limpio como el pueblo de mi madre, lo cual pensé hacer hace dos años pero el confinamiento me lo impidió.

La luz zodiacal, esa tenue banda blanquecina con forma triangular alargada e inclinada, más débil que la vía láctea, ahí estaba apenas intuida pero que la cámara captó sin ninguna duda.

El mes anterior lo había intentado, buscando el lugar más oscuro de mi provincia, pero fue en vano y la contaminación lumínica de varias capitales lo hacía imposible.

El del sábado fue un viaje relámpago de ida y vuelta con peligro casi de que la nevada dejara impracticables las carreteras, pero con un cielo espectacular a la llegada al lugar escogido, una finísima Luna en el crepúsculo que anunciaba que pronto se despediría…


Efectivamente, al empezar a oscurecer la telonera abandona el escenario quedando las estrellas que acompañarían a la diva que alguien diría que ya empezaba a intuirse.

… y ya de noche un rato de frío intenso en el camino de la Loma entre Torre y Caleruega pero que con la emoción uno no se entera. Bueno, se enteró solo mi mano derecha despojada del guante para poder manipular la cámara, que quedó pronto inutilizada al perder sensibilidad con el frío y hube de cambiar por la otra.


Ahí está, acompañada de aviones y satélites.

La misma imagen con anotaciones para clarificar

Sé que la foto puede no decir mucho porque es muy débil, pero ahí está precisamente el mérito. Aunque objetivamente era mucho más atractiva la finísima luna de 37 horas que se pudo ver en el crepúsculo, la famosa constelación de Orión que junto a Sirio dominaba la noche o incluso los dos cúmulos de las Híades y las Pléyades que aparecen en las fotos, y que por cierto serán el tema de un próximo post, o hasta la espectacular caída de copos de nieve sobre el parabrisas del coche a la vuelta.

Pero el objetivo era observar el vaporoso reflejo de polvo cósmico situado en el plano del Sistema solar, la luz zodiacal. Ser testigo y poder hablar de ello en primera persona. OBJETIVO CUMPLIDO”.

 

 


¿Cómo se produce esa extraña luz? 

¿Qué es la luz zodiacal? Se supone que se forma por el reflejo de la Luz del Sol en partículas de polvo situadas en torno al plano del Sistema Solar, pero no está del todo claro el origen de esas partículas. Siempre se había dicho que se trataba de polvo expulsado en las inmediaciones del Sol por los innumerables cometas de largo periodo que cruzan la zona desde hace miles de millones de años y también por los choques entre asteroides. 

Sin embargo en 2010 David Nesvorn y Peter Jenniskens propusieron que su origen estaba en los cometas de corto periodo, fundamentalmente los de la familia de Júpiter con los que las trayectorias de  las partículas de polvo tenían cierta semejanza, descartando a los asteroides y a los antiguos cometas, cuyos restos no habrían podido quedar en la zona durante mucho tiempo. 

Órbitas de los cometas de la familia de Júpiter. Casi todos ellos recorren precisamente la zona donde se encuentran los granos de polvo que origina la luz zodiacal.

Y hace solo unos meses un equipo dirigido por John Leif Jorgensen publicó un trabajo que pone esta interpretación en duda y a partir del análisis de las partículas que habían chocado con la nave Juno en su camino hacia Júpiter dedujo que procedían del polvoriento Marte. 

Parece que la gran mayoría de estas partículas se encuentra entre la Tierra y Júpiter. La Tierra las atraería por gravedad limitando su desplazamiento más hacia el Sol, y el planeta gigante las mantendría en el interior de su órbita por fenómenos de resonancia. 

Representación de la nube de polvo que origina la luz zodiacal

Esta interpretación tiene algunos inconvenientes que habrá que seguir analizando, pero no deja de ser curioso que con los medios actuales hayan surgido varias hipótesis diferentes, y que lo que hasta hace muy poco se daba por cierto, ahora casi se ha descartado.

Sea lo que sea, te invito a que intentes observarlo, y a que no saques la conclusión de que esto de la luz zodiacal es un cuento.

 

sábado, 10 de septiembre de 2022

"Pero...¿Qué son esas luces?"


Algo que casi todos aficionados a la astronomía critican pero que es muy espectacular. Esta semana ha vuelto ocurrir, y parece que en el sureste de la península Ibérica ha tenido mucho eco: 

 

Parece ser que mucha gente se sorprendía al ver toda una fila de “ovnis” volando en formación. Las personas que se mueven en este mundillo ya sabían de qué se trataba, muchos conocían de antemano y habían dicho la hora y el lugar en que iba a ocurrir, pero para el público en general era algo extraordinario. Para estos y quienes pudieran sorprenderse en una próxima ocasión, va dirigido este post. 

Los medios de comunicación, ya a toro pasado, explicaban que se trataba de un tren de satélites que la empresa SpaceX de Elon Musk había lanzado el día anterior, lunes 5.

Incluso algún informativo de la primera cadena de televisión recogió la noticia y detalló por dónde podrían verse al día siguiente.

En realidad el hecho ha ocurrido más de 60 veces desde mayo de 2019 aunque en cada caso podrían verse desde zonas diferentes, y en cada lanzamiento son puestos en órbita unos 50 satélites. Algunos han reentrado, como todo un grupo que fue afectado por una tormenta solar y se desintegró en la atmósfera, pero ya están en su destino más de 2500 y con los futuros lanzamientos quieren llegar nada menos que a unos 40000 siendo su objetivo el proporcionar acceso a internet desde los lugares más recónditos del planeta, y su utilización en telecomunicaciones avanzadas.


Los satélites colocados en su emplazamiento en un cohete Falcon9 para ser expulsados secuencialmente

Después del lanzamiento, a unos 250 km de altura cada uno de los satélites va siendo despedido del cohete de manera que si son iluminados por el Sol sus reflejos forman una especie de tren de luces que al principio aparecen bastante agrupados y los días siguientes ya más separados y con un brillo muy inferior según van ganando altura hasta los 550 km, 150 por encima de las estaciones espaciales.

Aunque hace ya más de 2 años y medio, es muy significativo este vídeo donde Mariano Rivas desde Argentina grabó uno de estos trenes de satélites pasando junto al cinturón de Orión y Sirio. El vídeo tiene sonido, y puede apreciarse la vehemente narración del observador.


No siempre se ven las distintas fases desde el mismo lugar porque debe coincidir que sea de noche pero que al satélite le dé el Sol y su reflejo lo haga visible, por lo que solamente podrá verse al principio o final de la noche, como ocurre habitualmente con la Estación Espacial Internacional o la Tiangong china. Al igual que con éstas, pueden producirse eclipses que son más espectaculares porque uno tras otro los satélites van desapareciendo en el mismo punto como si se tratase de los vagones de un tren que dejan de verse porque van entrando en un túnel, como se recoge en la siguiente simulación: 


Esta vez, hubo algo más

Ya se anunció que este lanzamiento de principio de septiembre sería diferente, y efectivamente, el día 5 desde Málaga pudieron ver algo totalmente distinto y no menos llamativo: una especie de nube brillante de extraña forma que se iba desplazando:

Algunas personas no salían de su asombro después de ver el lunes día 5 dicha nube y el martes 6 el tren de satélites sin sospechar que ambos estaban relacionados.

El cohete lanzador, denominado Falcon 9, consta de 2 fases. La primera con el combustible, se desprende y normalmente se recupera, y la segunda continúa hacia el exterior desprendiendo los diferentes satélites cada uno en el momento adecuado para que alcance su órbita final, y queda en el espacio como un elemento más de la basura espacial. Sin embargo en el caso de este último lanzamiento también esta fase del cohete regresaría a la Tierra y fue lo que provocó la espectacular nube.

En este tuit de José María Madiedo se recoge un vídeo de la nube obtenido por Alex Gómez desde Málaga , y añado este otro, realmente impresionante, donde aparece el lanzador, algunos de los satélites que viajan paralelos a él, y sobre todo la famosa nube producida por la segunda fase.

O en este otro, desde el observatorio de Calar Alto en Almería:



Hay que decir que también los gases del cohete lanzador ocasionan una nube aunque no tan intensa. Desde Bizkaia varias personas lo vimos perfectamente el 26-5-21  precediendo a los satélites, sin saber entonces lo que podía haber sido, y al día siguiente el tren de satélites se veía mejor pero ya no aparecía la nube de gases:

Tren de satélites, tal como pude fotografiarlo el día 27 desde Bilbao. A pesar de la gran contaminación lumínica me sirve para dejar constancia.

Por citar otro caso muy sonado en marzo de 2021, en Navarra debió causar bastante revuelo e incluso temor con la gente muy sensible por la situación sanitaria. Recibí varios mensajes preguntándome sobre lo que pudiera ser, antes de que en televisión recogieran la noticia y su explicación.


Controversias sobre el programa Starlink

Independientemente de los beneficios económicos que pueda conseguir Elon Musk, el promotor de todo esto lo quiere vender como algo positivo y en principio los fines del programa son deseables, pero está teniendo mucha contestación por parte de los astrónomos tanto aficionados como profesionales, por lo que tal cantidad de satélites pueda obstaculizar las observaciones, fotos y estudios astronómicos.

No es solo en los días posteriores al lanzamiento, cuando tanta luz puede deslumbrar o impedir realizar actividades de observación, sino también luego, cuando ya no son visibles a simple vista, pero ahí están, en un número ingente, pudiendo afectar a la toma de datos de proyectos astronómicos.

Elon Musk ha intentado minimizar el problema, en una primera prueba utilizando un revestimiento más oscuro en uno de los satélites, que no dio resultado, y luego colocando a todos ellos unas láminas desplegables que cubriesen parte del satélite pero que ocasionaban una pérdida de eficiencia, por lo que en las últimas versiones se han eliminado. 

El creador de Space X, Elon Musk, aunque parece sensible a los problemas que Starlink pueda ocasionar, siempre primará los intereses de su empresa.

En cuanto al interés didáctico, puede decirse que muchas veces se han utilizado los pasos de la ISS o de los antiguos y muy reflectantes Iridium para motivar al alumnado o al público en general (yo intentaba programar las observaciones cuando había alguno de estos pasos) o incluso para que aprendieran constelaciones (siguiendo la trayectoria de éstos, o buscando de antemano las que iban a recorrer), y quizás podría hacerse algo similar con los lanzamientos Starlink, aunque estos pueden verse en menos situaciones porque solo destacan los primeros días y para ver un paso desde un lugar concreto puede transcurrir mucho tiempo.

Hay grupos de aficionados que no quieren ni oír hablar del tema por el rechazo que produce en estos ámbitos, y no están interesados en saber cuándo pasan, pero hay que tener en cuenta que son fenómenos o elementos que están ahí, en nuestro lugar de estudio, y cuanto más se conoce al enemigo, mejor.

Y una vez prendida la curiosidad no se puede esconder, el que no queramos observarlos no impide que estén ahí y por ello adjunto los datos de observación para el lanzamiento del pasado lunes que pueden encontrarse por ejemplo en https://www.heavens-above.com/ , y cuyo paso podría ser aún visible al principio de esta noche del sábado al menos por la zona norte de la península, aunque más débiles y casi en el crepúsculo, pero con eclipses incluidos.

Secuencia de utilización de la web de Heavens-Above, por si no lo conoces

Todos los mese hay varios lanzamientos, incluso hasta 5. En cada uno de ellos, y antes de que pierdan brillo al colocarse en órbita, el tren de satélites solo puede verse desde una zona reducida de la Tierra. En este último ha coincidido con parte de la península Ibérica; pero por ejemplo el próximo que será el domingo día 11 podrá verse tanto el lunes como el martes desde Canarias:


En sentido contrario, para dejar constancia de lo que pueden perjudicar por ejemplo al hacer una simple foto del cielo, valga esta imagen que obtuve hace dos años. Uno no se percata de la presencia de los satélites ya débiles durante la toma, por lo que no la repite, y luego cuando ya no puede hacerlo ve con desagrado las trazas que la afean.

Aparecen indicados los trazos que 3 satélites Starlink dejaron en los 30 segundos de exposición de la foto del cometa Neowise en julio de 2020.