Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

miércoles, 12 de junio de 2019

Hermes visita al dios de la guerra


El próximo  martes día 18 de junio, al atardecer se podrá observar un bonito fenómeno celeste. Desde el hemisferio norte no será demasiado fácil porque el cielo aún no estará oscuro por la zona en que se produce, pero eso puede ser un aliciente más para intentar verlo, y una mayor satisfacción si se consigue.

Los dos planetas más pequeños del Sistema Solar, Mercurio y Marte, se verán muy próximos en nuestro cielo durante el crepúsculo vespertino sobre el horizonte Oeste- Noroeste, casi juntos, separados apenas por 15 minutos de arco (la mitad del tamaño aparente de la Luna). Aunque muchos no los reconocerán.
4 días antes de la conjunción, ya aparecen próximos los dos planetas.
Imagen tomada en Bilbao el día 15 y añadida con posterioridad a la publicación del post.
Porque mucha gente pudo observar Marte el pasado verano, aquella brillante estrella roja que dominaba el cielo, y su aspecto no tiene nada que ver con el actual.
Creo que lo vio mucha más gente de lo que yo pensaba, porque este curso en el Aula de Astronomía de Durango se ha repetido casi diariamente la misma situación: pregunto a los alumnos si creen que los planetas puedan verse sin telescopio. Después de una respuesta general negativa, alguien rectificaba recordando que sí habían visto a Marte en verano.

Efectivamente el cuarto planeta destacó sobremanera en las noches estivales, y aunque estuviera acompañado por Júpiter, Saturno (y Venus en el crepúsculo), fue el astro más brillante en plena noche cuando no había Luna, y acompañó a ésta con su mismo color durante el eclipse del 27 de Julio. Pero ahora está irreconocible.
Marte cerca de la Luna eclipsada el 27-7-18. El anuncio del eclipse hizo que mucha gente descubriera al “brillante” Marte

Respecto a Mercurio, poca gente ha visto alguna vez este planeta, sobre todo desde el hemisferio norte, porque aquí solo aparece unos pocos días al año y solo en los crepúsculos, nunca en plena noche. Es sin duda el planeta más esquivo
Pero en esta ocasión en que ambos se encuentran, las cosas serán  diferentes. El primer planeta brillará mucho más que el cuarto y será la referencia para encontrarlo porque Marte se ha alejado mucho de la Tierra (esos días estará a 376 millones de kilómetros, unas 6 veces más lejos que el pasado verano, a unos 60) y por eso ha perdido mucho brillo.  

Aunque casi siempre más cerca angularmente del Sol, Mercurio se encuentra ahora casi en su máxima elongación (separación aparente del Sol), mucho más próximo a la Tierra que Marte, a 136 millones de km, y lo vemos más brillante, siendo sus magnitudes respectivamente  0.11 y 1.8. 
De hecho, como ocurre en la mayoría de las fechas, Mercurio es ahora el planeta más cercano a la Tierra 
Posiciones de Mercurio, la Tierra y Marte el pasado verano (26-7-18) y actualmente. Se ve cómo ha cambiado enormemente la distancia de la Tierra a Marte y como los tres planetas están ahora alineados.
Cuando desde aquí les veamos el uno junto al otro, debemos imaginar que en realidad Marte está mucho más lejos, pero en la misma dirección que Mercurio.

De todas formas, y tal como se ha dicho, no será muy fácil localizar la pareja de planetas porque aparecerán en el crepúsculo vespertino relativamente cerca del horizonte con el cielo en esa zona relativamente brillante. Pueden ayudar Cástor y Pollux las dos estrellas más brillantes de Géminis, que aparecerán por encima de los planetas, en una zona de cielo ligeramente más oscuro.
Otra referencia puede ser Capella, que aparece a la derecha de la siguiente imagen, con un brillo similar al que mostrará Mercurio.
Montaje en el que se representa la situación el  18-6-19.

Pero aunque no sea demasiado fácil encontrar el par de planetas juntitos, tampoco será imposible: el pasado 31 de mayo pude localizar y ver a Mercurio perfectamente con prismáticos y dificultosamente a simple vista, y en estos días la situación va mejorando apreciablemente. Ayer mismo (11-6) pude volver a verlo en un claro entre las persistentes nubes.

Llanes, 31-5-19,  45 minutos después de la puesta de sol se veía Mercurio. En la imagen obtenida con el móvil no se aprecia, y solo indico el lugar, como referencia respecto al punto por donde se va el Sol.

Las condiciones ideales para realizar “la caza” serían teniendo un horizonte Oeste-Noroeste lo más bajo posible y, por supuesto, que no hubiese nubes o bruma por esa zona.

Lo más conveniente para localizarlos es barrer con unos prismáticos la zona del cielo próxima al horizonte a partir de unos 40 o 45 minutos después de la puesta de Sol intentando ver un punto brillante sobre el cielo aún con bastante claridad, que sería Mercurio. Si no lo conseguimos, esperar unos minutos y repetir el intento. 
Una vez localizado con prismáticos, tomar una referencia en su vertical en el horizonte e intentar verlo a simple vista. Luego por un método u otro localizar Marte junto a él. Y disfrutar hasta que se oculten tras el horizonte o la bruma, mirando a simple vista (Marte no será fácil), con prismáticos o mejor con telescopio para ver bien al débil planeta rojo, porque entrarán ambos en el campo de visión con un ocular de no demasiados aumentos.

No se puede dar una hora concreta a la que observar porque depende del lugar y del momento en que allí se ponga el Sol. Los dos planetas se mantienen muy próximos durante una cuantas horas, pero desde cada lugar se les verá durante un tiempo reducido y a hora diferente. La referencia, como se he dicho, será la puesta de Sol, que por ejemplo en Galicia es unos 45 minutos después que en Cataluña, en Montevideo otros 45 minutos más tarde (¡¡Solamente!!, por la diferencia de estación) o en México 4 horas y media después que en Montevideo.

Como todavía quedan unos días, podemos ir familiarizándonos con la localización de los dos planetas (sobre todo será más fácil encontrar Mercurio) aunque todavía no estén muy próximos entre sí. De hecho, el mejor día para observar Mercurio es el sábado día 15 en que se producirá su máxima elongación, o máxima separación angular respecto al Sol.

En estos pasados días ha habido dos imágenes muy bonitas cuando la Luna en fino creciente, se colocó sucesivamente junto a cada uno de nuestros dos protagonistas, como queriéndoles visitar antes de su encuentro: el día 4 de junio la luna de un solo día (que ponía fin al Ramadán) al lado de Mercurio y el día siguiente se colocaba junto a Marte. También el próximo día 15 pasará muy cerca de Júpiter.

En ambas ocasiones tuve el cielo nublado pero me ha cedido amablemente esta magnífica imagen mi colega y amigo Federico Fernández para ilustrar este post.
La Luna de un solo día y Mercurio. Créditos Federico Fernández Porredón


En esta otra imagen, la Luna junto a Marte el día siguiente
Luna de 2 días a la izquierda de Marte: Puede apreciarse Mercurio al borde de la bruma. Créditos Giuseppe-Pappa
Lo cierto es que durante estos días Marte ha ido perdiendo altura respecto al horizonte al comienzo de la noche y Mercurio la ha ido ganando hasta poco antes del momento del encuentro.

Usando un lenguaje figurado en clave de la mitología griega clásica, no sabemos si Hermes le llevaba algún mensaje a Ares, o el dios de la guerra requirió la presencia del mensajero del Olimpo para que le ayudara a anunciar algo. Lo que sí parece claro es que es Mercurio el que se acerca a Marte, le rodea y se marcha por donde vino, mientras el dios de la guerra no iba precisamente al encuentro de su colega porque sigue su camino.
Trayectoria de Marte y Mercurio sobre el fondo de las estrellas. No coincide con la evolución de las posiciones respecto a la puesta de Sol o el crepúsculo porque el Sol también se va desplazando sobre el fondo estrellado con el paso de los días 

Como se ha dicho, la visión de esta conjunción planetaria será breve porque con el fin del crepúsculo y la llegada de la noche ambos se ocultarán por el Noroeste, pero si se tiene ese horizonte despejado merecerá la pena. No obstante, si estás en el hemisferio Sur no tendrás problema porque desde allí se verán los dos planetas durante mucho más tiempo incluso en noche cerrada.



Marte es el planeta que más cambia de brillo en nuestro cielo, porque es el que más varía su distancia a la Tierra. Desde menos de 60 millones de km hasta casi 380, siendo su ciclo sinódico de poco más de 2 años. (780 días), y como ejemplo dos imágenes:
A principios de agosto de 2018 Marte (el punto más brillante de la imagen) presentaba una magnitud de casi -2.8 en esta imagen en la que también aparece Saturno en Sagitario.

A finales de abril de 2019 Marte apenas se veía con magnitud 1.6, como una débil estrella rojiza-amarillenta abajo un poco a la derecha de la foto, superada en brillo por otras de Géminis, Auriga y Orión.
De cara a su observación tiene alternativamente un año bueno y otro malo. Si 2018 fue excepcional, este 2019 está pasando totalmente desapercibido. Justamente las conjunciones con Mercurio se producen en los años “malos” porque es cuando lo vemos cerca del Sol.
Por su parte el ciclo de Mercurio visto desde la Tierra ronda los 4 meses, aunque es muy variable debido a la excentricidad de su órbita y con ello su distinta velocidad. Pero aproximadamente 3 veces al año puede verse al atardecer (o en ocasiones 4) y otras tantas al amanecer, en las proximidades de sus máximas elongaciones.

Esta conjunción del día 18 es extremadamente cercana, con una separación de 15´ entre los dos planetas, y es muy poco probable que se pueda observar otra similar en unos cuantos años, porque además se produce a solo 5 días de la máxima elongación de Mercurio.

Cada poco menos de 2 años y dos meses (el periodo sinódico de Marte es de 780 días) se produce la conjunción de Marte (con el Sol), y visto desde la Tierra el planeta rojo se sitúa angularmente cerca de nuestra estrella, por lo que en fechas próximas estará en sus cercanías y se encontrará con Mercurio varias veces con el ir y venir de éste alrededor del Sol (habitualmente 3 veces), aunque la mayoría demasiado próximas a nuestra estrella como para poder ser observadas, pero con una mayor prevalencia desde el hemisferio sur muy clara.

Por ejemplo la próxima conjunción (coincidencia en A.R.) de Marte con Mercurio serán el 7 de julio, solo 3 semanas después de ésta, porque Mercurio que había adelantado a Marte aumentando su elongación, da la vuelta y vuelve a pasar cerca de él. 
En este caso no se aproximarán mucho (apenas 4º) debido a la situación geométrica de los planos orbitales, y además será más difícil de apreciar. Incluso Mercurio habrá perdido mucho brillo, y destacará un poco menos que Marte. Con una menor elongación que ahora, desde latitudes medias del hemisferio norte será prácticamente imposible, pero desde zonas de Sudamérica las condiciones serán incluso mejores que ésta desde aquí, aunque el débil brillo de Mercurio lo hará difícil.


La siguiente conjunción Marte-Mercurio de esta tanda será el 2-9, pero en este caso será imposible de ver desde ningún sitio por ocurrir en la dirección del Sol.


Posiciones sucesivas del Sol, Mercurio y Marte respecto a las estrellas
(se han puesto como referencia Cástor y Pólux)
Sabemos fijo que no habrá conjunción de los dos planetas en 2020 ni en 2022, … Porque Marte lo vemos lejos del Sol.

Habrá una similar a ésta, con la separación entre los planetas también de unos 15´ el 18-8-2021, pero la elongación será de solo 16º frente a los 24º de ahora. Desde el hemisferio norte será muy difícil. (En otoño la eclíptica está muy poco inclinada respecto al horizonte en la puesta de sol). Desde Buenos Aires, por ejemplo, será más fácil incluso que la presente desde latitudes medias norte, ya que los planetas se pondrán con el Sol a -16º (en ésta a -14º)y allí la eclíptica está casi vertical en primavera.

jueves, 30 de mayo de 2019

Didáctica de la Astronomía en Úbeda

Aunque en este blog muy pocas veces he anunciado algún evento que fuera a producirse en el propio tercer planeta (y no en su cielo), hoy estoy obligado a que sea una de ellas porque los primeros días de julio en la preciosa localidad jienense de Úbeda se celebrarán los Encuentros para la Enseñanza de la Astronomía, organizados por ApEA, asociación que actualmente tengo el honor de presidir.



Antes de nada quiero decir que estos encuentros están abiertos a cualquier persona interesada en el tema, aunque ya queda muy poquito para el cierre de la inscripción, porque el último día para apuntarse es el 3 de junio.
Toda la información está en www.apea.es/ubeda-2019/ especialmente en el enlace 2º COMUNICADO, y en  CUADRANTE; 



martes, 21 de mayo de 2019

Astros kamikazes


Hace hoy un año, el 21 de mayo de 2018, una extraña noticia apareció en numerosos medios de comunicación:
En realidad ya se había hablado algo de él en marzo de 2017, aunque no con tanta profusión.

Y dos meses después esta otra:




Se trata de dos pequeños astros de menos de 3 kilómetros que en cierta forma están relacionados con el planeta Júpiter, cuyos nombres son  S/2016 J 2  y  2015 BZ 509  aunque sus descubridores les han llamado familiarmente Valetudo y Bee-Zeb, y serán los protagonistas de este artículo.

En menor medida también citaré algunos otros astros que se mueven de una manera especial por lo que así mismo se podrían calificar de “kamikazes”.
En realidad tanto el satélite como el asteroide habían sido descubiertos unos años antes, como se puede deducir de sus nombres, pero en ese tiempo habían estado estudiándose sus extrañas características orbitales.

El término kamikaze se aplicaba a los pilotos suicidas japoneses que en la segunda guerra mundial, cargados de explosivos, se estrellaban contra objetivos enemigos.
Afortunadamente aquella época ya pasó y hoy se utiliza frecuentemente este término de kamikaze para los conductores “suicidas” que circulan en dirección contraria por una autopista. Se ha comprobado que la mayoría realmente no son suicidas, sino que entran por equivocación en el sentido contrario en la vía, y no pretenden ni matarse ni hacer daño a otros. Pero se les sigue llamando kamikazes, apelativo que se ha utilizado con los dos astros citados porque van en sentido contrario.

Todos los planetas y la mayoría de los asteroides del Sistema Solar giran en el mismo sentido alrededor del Sol porque nuestro sistema se formó a partir de una nube de gas y polvo en rotación. Por este motivo, los planetas y la mayor parte de los asteroides realizan el movimiento de traslación alrededor del Sol todos en el mismo sentido, llamado sentido prógrado. (Vistos desde el Norte en sentido contrario a las agujas del reloj)
A los que lo hacen en sentido contrario se les llama retrógrados.





También la mayoría de los grandes satélites se mueven en sentido prógrado, e incluso la rotación de casi todos ellos también es en ese sentido, aunque hay alguna excepción importante.                               

Satélite Valetudo
    
El pasado verano, concretamente el 17 de julio de 2018 se dio a conocer el descubrimiento de 12 nuevos satélites de Júpiter, con lo que su número se elevaba a 79. Esto no es infrecuente porque el gigante gaseoso posee numerosas lunas, algunas muy pequeñas, que de vez en cuando se van encontrando. Pero lo más curioso es que uno de ellos se mueve en sentido contrario, con el riesgo de que se produzca un choque con alguno de los otros satélites.

A este extraño astro le llamaron Valetudo (el nombre de la diosa romana de la salud y la higiene). Realmente había sido descubierto en 2016 por Scott S. Sheppard y su equipo desde el Observatorio Interamericano del Cerro Tololo (Chile), e inicialmente, como corresponde a las normas de nomenclatura previa oficial, se le llamó S/2016 J 2, tal como se ha dicho. La S porque es un satélite, luego el año de descubrimiento, la J de Júpiter y el 2 porque fue el segundo descubierto ese año.
Descubrimiento de S/2016 J 2. Un punto brillante que se desplaza sobre el fondo estelar .
En realidad ya se había hablado algo de él en marzo de 2017
De todas formas toda esta historia hay que puntualizarla: No sé si has oído el chiste del conductor borracho que se mete en la autopista en sentido contrario, y comenta extrañado “No se qué pasa hoy, que todos los coches están circulando al revés”; incluso es posible que haya ocurrido en la realidad. 
Pues esto mismo podría decir nuestro satélite, porque a pesar de los titulares de la noticia, los que se mueven en sentido retrógado son los otros.

De los 97 satélites de Júpiter, los 17 más cercanos al planeta, entre los que están todos los grandes, se mueven en sentido prógrado. Los 61 más lejanos (todos ellos muy pequeños, menores de 60 km y la mayoría menores de 5 km) lo hacen en sentido retrógrado. Pero entre éstos últimos ha aparecido nuestro Valetudo que se mueve en sentido prógrado al revés que sus vecinos. Esto se recoge en el siguiente gráfico esquemático.

Entre estos 12 nuevos, hay otros dos prógrados como Valetudo, pero están en la zona de los que se mueven como ellos. Desde luego, los titulares de las noticias engañan, como tantas otras veces.

La cuestión es incluso más discutible porque ordenados por distancia media a Júpiter, Valetudo es el satélite número 19, y el anterior (el 18, nombrado S / 2003 J 12) es el primer retrógrado. Con lo cual, si Valetudo hubiera sido descubierto antes que S / 2003 J 12, a éste le podrían haber llamado kamikaze porque es retrógado y está situado entre los prógrados (los 17 primeros por dentro y Valetudo por fuera)


Situación esquemática de las órbitas de los 35 satélites de Júpiter más cercanos al planeta suponiendo órbitas circulares y considerando su distancia media a Júpiter. Hay otros tantos más en la zona exterior, todos ellos retrógrados. Las distancias no están en proporción exacta, pero se mantiene aproximadamente el rango.

Los 8 primeros se mueven en el plano ecuatorial del planeta y sus órbitas son casi circulares y poco excéntricas, al contrario del resto, que debido a su gran excentricidad se cruzan y están bastante inclinadas.
Analizando objetivamente los satélites que se conocen actualmente y la situación de sus órbitas, podría decirse que tanto Valetudo como el del lugar 17 llamado Carpo, son kamikazes, porque si en algún sitio hay que poner en la autopista la mediana que los separa, sería entre el 16 y el 17 que es donde hay un gran espacio. 

Sin embargo también es cierto que debido a la gran excentricidad de Valetudo (0.22) y algunos de los otros, éste se cruza con las órbitas de numerosos satélítes retrógrados exteriores, lo mismo que Carpo. 
Análogamente S/2003 J 12 (el primer retrógrado, que tiene una órbita exageradamente excéntrica: e=0.44) se cruza con unos cuantos prógrados más interiores a pesar de la gran diferencia de su distancia media a Júpiter, y ese sería el verdadero kamikaze.

Por ello el gráfico anterior es solo orientativo de la situación y en realidad debería estar repleto de cruces de líneas, algo así como este otro, y muchos satélites podrían considerarse kamikazes porque su órbita se cruza con las de otros que van en sentido contrario. 


Órbitas de los satélites de Júpiter considerando también la excentricidad. Se han remarcado con trazo grueso las de Valetudo y sus dos vecinos interiores.

Incluso muchas de las órbitas de los que van en la misma dirección parecen cruzarse, y aunque siempre es más violento un choque frontal que otro por alcance, la situación no es tan peligrosa como parece si se tiene en cuenta que el espacio es enorme y los satélites diminutos.

De todas formas también hay que tener en cuenta que viajan en una autopista de tres dimensiones, a diferentes alturas, por lo que aunque en un gráfico en planta parezca que se cruzan, la inclinación de las órbitas lo impide.

Los 8 primeros satélites tienen órbitas situadas en el plano del ecuador, tal como se ha dicho, y el resto presenta una inclinación que ronda los 30º (150º los retrógrados) 

Se especula con que Valetudo pudo formar parte de un cuerpo más grande que se habría fragmentado en alguna colisión, y los expertos no le auguran un buen futuro porque probablemente acabará chocando con algún otro satélite, como suele ocurrir con los conductores “kamikazes”.

Como curiosidad se puede citar que estos últimos 12 satélites se descubrieron al intentar buscar el supuesto noveno planeta del Sistema Solar. En la zona del cielo que observaban estaba Júpiter, y encontraron lo que no esperaban.

Asteroide Bee-Zed
  
Aunque sus descubridores le pusieron ese curioso apelativo y la Unión Astronómica internacional suele tomarse un buen tiempo para otorgar un número y un nombre definitivo a los asteroides, seguramente por su particular movimiento a éste ya se lo han dado y oficialmente se llama  514107  Ka`epaoka`awela, nombre de origen hawaiano, que parece que están de moda, aunque a quienes tengan que citarlo por radio o televisión no les guste nada.

Para empezar hay que decir que tiene una órbita similar y cercana a la del planeta Júpiter. Este dato no aporta nada excepcional, porque se conocen más de 6000 asteroides que comparten su órbita con el gigante gaseoso: los llamados “troyanos” que se mueven a la par que el planeta en dos grupos, uno delante de él y otro detrás, a una distancia de 60º, cerca de los llamados puntos de estabilidad gravitatoria L3 y L4, de manera que no hay peligro de colisión.
Pero Bee-Zed (prefiero seguir usando el apelativo cariñoso que le pusieron sus descubridores que el oficial) se mueve en sentido contrario, por lo que cada 6 años (dos veces en cada órbita) se aproxima a Júpiter y teóricamente podría cruzar las pobladas nubes de asteroides troyanos con elevado riesgo de colisión.
Gráfico de las órbitas en perspectiva elaborado a partir de cneos.jpl.nasa.gov/orbits/ 
Pero ahí sigue, indemne. O es un asteroide cuya órbita ha sido modificada por la gravedad de Júpiter muy recientemente y todavía no ha tenido tiempo de estrellarse, o hay algún mecanismo que le proteja de un choque.

Pues si. Cada 6 años se aproxima a Júpiter en las posiciones A y B por fuera y por dentro respectivamente. No se acerca demasiado (más lejos de la distancia Tierra-Sol) pero suficiente como para que su órbita se modifique ligeramente por la atracción del 5º planeta, aumentando y disminuyendo su periodo de manera alternativa, de tal forma que media vuelta la recorre un poco más rápido que la otra media, y esos procesos hacen que se mantenga en resonancia 1:1 con Júpiter (tarda lo mismo que el planeta gigante en completar una traslación y en cada vuelta se repiten las posiciones relativas de ambos) y que su órbita sea segura al no acercarse demasiado.  
Puede decirse que es un asteroide coorbital de Júpiter y que interactúa de una manera parecida a los cuasisatélites de la Tierra de los que he hablado en varias ocasiones, aunque no igual. 
Se pueden encontrar estos cuasisatélites en "Las otras lunas" y en "Un asteroide muy especial"

BZ evita también a los asteroides troyanos gracias a la inclinación de su órbita y a que también con ellos las posiciones se repiten en cada vuelta porque todos ellos están sincronizados con Júpiter.

En el siguiente gráfico se representan las posiciones en los dos próximos acercamientos a Júpiter, en septiembre de 2019 y en julio de  2026

Representación en perfil y en planta de las posiciones de 514107 Ka`epaoka`awela y Júpiter en los próximos acercamientos. Grafico elaborado a partir de cneos.jpl.nasa.gov/orbits/
A pesar de su extraño comportamiento, varios años antes de descubrirse los astrónomos Helena Morais y Fathi Namouni ya supusieron la existencia de astros con estas características orbitales
.
No hay acuerdo en la comunidad astronómica sobre el origen de este extraño asteroide. Por su movimiento parece claro que es un objeto capturado por la gravedad de Júpiter, pero mientras algunos investigadores creen que esta captura habría ocurrido hace unos pocos millones de años, otros opinan que está ahí casi desde el origen del Sistema Solar.
Algunos piensan que podría ser un cometa capturado (muchos cometas tienen órbitas retrógradas), o incluso un objeto proveniente de fuera del Sistema Solar, como el famoso Oumuamua. 
De hecho, los citados astrónomos Morais y Namouni hicieron una simulación computerizada de su órbita remontándose en el tiempo y sugirieron que su único origen posible está fuera del Sistema Solar.
Esta circunstancia fue recogida por muchos titulares, si bien la captura de estos objetos no es fácil porque vendrían a una gran velocidad.

Lo que sí parece claro es que debido a las interacciones periódicas con Júpiter, y al contrario que nuestro otro personaje de hoy, podría permanecer mucho tiempo (se habla de al menos un millón de años o incluso indefinidamente) circulando en sentido contrario sin chocar con nadie.


Como se ha dicho, la mayoría de los astros del sistema Solar se mueven alrededor de nuestra estrella en el mismo sentido (prógrado) debido a su origen en una nube plana que giraba de esa manera, pero hay muchas excepciones debido a que determinadas interacciones o choques entre ellos han modificado la situación.

Los asteroides retrógrados son relativamente pocos (solo unos 80 de los más de 700000 conocidos) y BZ es el único de ellos cuya órbita se acerca a la de un planeta, mientras que hay muchos satélites retrógrados y también cometas. De hecho la mayoría de los astros retrógrados en el Sistema Solar son cometas, entre ellos el famoso Halley.

Órbita retrógrada del cometa Halley. Gráfico en perspectiva.

Los satélites retrógrados se supone que proceden de asteroides capturados, y en el proceso de captura cambiaron su sentido de movimiento. Son bastantes, pero todos ellos muy pequeños excepto Tritón, el principal satélite de Neptuno.

En el caso de los cometas, la mayoría ellos procede de la nube de Oort, conjunto de millones de cometoides,  que con forma esférica rodea el Sistema Solar, y por una desestabilización gravitatoria se han acercado hacia el Sol. Al proceder de un punto cualquiera de esta envoltura esférica pueden venir en cualquier dirección y por eso muchos serán retrógrados.


Representación de la nube de Oort, el sistema Solar y teóricas órbitas de cometas.
No está a escala, y en realidad la nube de Oort es mucho más grande y lejana.

Siempre que se habla de aspectos de geometría orbital, hay que tener en cuenta que los astros del Sistema Solar no se mueven todos en el mismo plano. Sí es cierto que la mayoría de las órbitas están relativamente cerca de él, pero hay muchas excepciones.
Normalmente nos los imaginamos en un espacio de dos dimensiones y dibujamos sus órbitas en planta en un papel, con lo que el moverse en sentido prógrado o retrógrado nos parece claro. Pero ¿Qué pasa si la órbita es casi perpendicular a la referencia de la eclíptica?
Dos órbitas casi perpendiculares a la eclíptica, pero una prógrada y la otra retrógrada cuando apenas cambia la dirección
Para formalizar esto hay que tener en cuenta el parámetro “inclinación”. Si una órbita tiene una inclinación de 10º, quiere decir que el ángulo que forman los planos de su órbita y la de la Tierra es de 10º. Pero vemos inclinaciones por ejemplo de 150º cuando la lógica nos dice que la máxima inclinación entre dos planos sería de 90º.
Justamente las inclinaciones entre 90º y 180º corresponderían a astros retrógrados. No es que se muevan exactamente al revés, sino que la “inclinación” sería el ángulo que hay que girar la órbita hasta quedar en el mismo plano que la órbita terrestre y moviéndose el astro en el mismo sentido que la Tierra.
Tanto el astro verde como el rojo seguirían el mismo camino y en sentidos opuestos. Pero para que su órbita quedara como la de la Tierra y en el mismo sentido, en el verde habría que girar 70º y en el rojo 110º

Rotación retrógrada.

También la rotación de casi todos los astros se produce en sentido prógrado, siendo la excepción más clara el planeta Venus, que prácticamente rota en sentido contrario (inclinación del eje 177º)

El eje de giro de Urano está casi paralelo al plano de la eclíptica, pero un poco más inclinado  por lo que se considera que la rotación es retrógrada (con una inclinación del eje de casi 98º)

Así mismo, el planeta enano 134340 Plutón tiene una rotación retrógrada (inclinación 120º)


El único planeta que no tiene su eje inclinado (Mercurio) y los que más inclinados lo tienen, los tres con rotación retrógrada. 
Urano por muy poco: Si girase en sentido contrario, el ángulo sería 72º (16º menos inclinado, la figura se visualiza desde la parte de atrás) y no sería retrógrado. Tampoco lo sería con un eje un poco menos inclinado (al menos 8 grados menos). 
Se ha incluido 134430 Plutón, a pesar de no ser planeta, por ser un caso llamativo.

Aunque se ha mantenido la jerarquía de tamaños, no están en la misma escala.

El hecho de que estos astros tengan rotación retrógrada, no implica que se les pueda llamar kamikazes porque esa circunstancia no tiene nada que ver con un peligro de choque futuro, aunque es casi seguro que ese sentido de giro “diferente” ha estado provocado por impactos cósmicos hace muchos millones de años, con lo que quizás podrían considerarse como consecuencias de los kamikazes, y así tener cabida en este artículo.

Otros kamikazes

Aunque las circunstancias son totalmente diferentes, también se les suele llamar kamikazes a los cometas que se dirigen hacia el Sol y en muchos casos se estrellan y desaparecen en él o en sus proximidades vaporizados por el calor de nuestra estrella.

La mayoría de los cometas, procedentes del exterior del Sistema Solar, son atraídos por el Sol después de que su trayectoria haya sido alterada por alguna acción gravitatoria, y se quedan moviéndose alrededor de nuestra estrella en una órbita muy excéntrica. Pero en algunos casos su trayectoria les dirige directamente al Sol o a sus proximidades, lo que supondrá su desaparición.


 El Ison y el Lovejoy, dos cometas suicidas recientes que tuvieron diferente final.

miércoles, 15 de mayo de 2019

Adiós, Sirio, adiós


En una ocasión escribí sobre el orto helíaco de Sirio. Un fenómeno que en el antiguo Egipto coincidía con las inundaciones del Nilo, y fue utilizado en el cálculo de la duración del año sidéreo.
Al amanecer, antes de salir el Sol podía verse por primera vez en varios meses la estrella Sirio. Ya con el cielo por el Este clareando con el alba, aparecía por el horizonte la estrella más brillante del cielo.

Debido a la precesión de los equinoccios la fecha del orto helíaco de Sirio se ha retrasado y además en cada latitud es diferente, pero no deja de ser interesante el poder observarlo.
Orto helíaco de Sirio el 14-8-2015  en el alba desde Araúzo de Torre (latitud 41.8 N)

En latitudes medias del hemisferio norte, estos días de mediados de mayo 
se produce el fenómeno contrario:

viernes, 3 de mayo de 2019

La talla M y otras curiosidades astronaúticas


El post de hoy es bastante diferente del resto de este blog. Seguramente más fácil de leer, aunque no se habla de los astros sino de los astronautas. Aunque parezca fuera de lugar, creo que puede ser conveniente que en  el blog haya variedad y cambios de registro aunque quede desordenado. 

Partiendo de una noticia de hace un mes, se añaden otras circunstancias curiosas.

El paseo espacial de las dos mujeres.
A finales del pasado mes de marzo se anunció un nuevo hito en la historia de la astronáutica: por primera vez dos mujeres iban a hacer un paseo espacial, en concreto las dos tripulantes de la Estación Espacial Internacional (ISS) de la tripulación 59, las norteamericanas Anne McClain y Christina H. Koch
La tripulación 59, el grupo de personas que está ahora en la ISS y que como casi siempre en los últimos tiempos 3 de ellas proceden de Estados Unidos, 2 de Rusia y otra de alguno de los otros países participantes en el proyecto.
Sin embargo finalmente no fue posible por problemas de intendencia.



Se dijo que la NASA no disponía de trajes de la talla adecuada, aunque esto puede matizarse ya que hay varias versiones:

martes, 23 de abril de 2019

El relevo


En estas fechas de primavera al principio de la noche se produce en el cielo una circunstancia interesante: Orión, la constelación más destacada del invierno (en el hemisferio norte) se oculta por el horizonte Oeste mientras casi por la zona opuesta empieza a asomar la no menos espectacular Escorpio.
Orión en el centro de la imagen próximo a ponerse, situado  en posición “vertical” en latitudes medias del hemisferio norte

A quien no conozca las constelaciones, esta imagen puede servirle para empezar a tomar referencias. Incluso desde una ciudad verás a Sirio, la estrella más brillante del cielo, ya cerca del horizonte Suroeste que en la imagen está situada a la izquierda abajo. A su derecha intenta distinguir Orión en tu cielo.

Escorpio, el escorpión, una de las constelaciones más fáciles de imaginar la figura que representa, por su larga y retorcida cola acabada en el aguijón.

sábado, 13 de abril de 2019

13 de abril, ¡cuidado, Apophis!


Entre los peligros que acechan a nuestro planeta y a sus habitantes, uno de los que siempre nos viene a cabeza y ha aparecido repetidamente en películas y documentales es la caída de un asteroide (o un meteorito, como erróneamente se dice a veces). Hemos oído muchas veces que fue precisamente eso lo que acabó con los dinosaurios.


¿Podría ocurrirnos también a nosotros, así de improviso, un día cualquiera de estos y acabar con la humanidad?  Afortunadamente la respuesta es “NO”
Hoy en día se conoce la posición y la órbita de todos los astros de tamaño suficiente como para producir tal desastre, y no se prevé  ningún choque de esa entidad en los próximos siglos. 

viernes, 5 de abril de 2019

Viajando por los satélites (2)


Este post es continuación del anterior y conviene leerlo después de aquel. Si no lo has hecho puedes hacerlo clicando en este enlace

En aquel se citaban algunas características generales de la visión del cielo de los satélites en general, y se hacía un recorrido más detallado, planeta por planeta, hasta Saturno. En este se continúa con la descripción de los satélites de la zona más externa del Sistema Solar, y el anexo opcional en el que se profundiza en algunos aspectos tratados anteriormente.

Satélites de Urano.
Aunque esto no tiene nada que ver con su cielo, hay que decir que una característica curiosa que tienen los satélites de Urano es que los nombres que se les han asignado son personajes de obras literarias, sobre todo de Shakespeare, y no están tomados de la mitología como ocurre con todos los demás.
Debido a que Urano tiene su eje de rotación casi paralelo al plano orbital, el cambio de fases del planeta visto desde los satélites (y viceversa) es lentísimo durante unos años, manteniéndose muy cercano al cuarto (esto ocurrirá hacia 2030). Luego oscila creciente-menguante sin pasar por llena o nueva, y luego tiene el ciclo habitual, completo.

Fases de Urano vistas desde sus satélites en diferentes épocas. (Por ejemplo desde Miranda, el primero de sus grandes satélites, a intervalos de 8.5 horas)

martes, 26 de marzo de 2019

Viajando por los satélites (1)

Una vez analizados los cielos de los diferentes planetas del Sistema Solar en varios artículos de este blog, voy a intentar elucubrar cómo se verían los astros desde algunos de sus satélites.

Muy posiblemente dentro de un tiempo (mucho tiempo) se organizarán viajes turísticos por el Sistema Solar. Nuevos sistemas de propulsión permitirán organizar nuestras vacaciones por los distintos astros.

Si estás pensando en planificar  un viaje de esos y no te quieres limitar a las rutas clásicas te voy a dar alguna idea. 
Aunque bien pensado, si alguna vez se hace turismo por el Sistema Solar, los diferentes destinos estarán situados mayoritariamente en los satélites, ya que excepto Mercurio y Marte, no podríamos pasear por ningún otro planeta. Con superficie gaseosa o en el caso de Venus con temperaturas abrasadoras, sería imposible permanecer allí. En este sentido, solucionados los problemas de la radiación y del frío, los satélites con su superficie sólida serán mucho más acogedores.

El número y la variedad de destinos es grande. Hoy se conocen casi 200 satélites en el sistema solar, concretamente 185 moviéndose alrededor de los 8 planetas, y 11 de varios astros del cinturón de Kuiper, incluído Plutón, siendo Júpiter el que más tiene con 79, aunque no es definitivo porque se siguen descubriendo más.
En esta imagen tomada por la sonda Cassini aparecen 5 satélites de Saturno.
Créditos: NASA-
Gordan Ugarkovic

miércoles, 20 de marzo de 2019

¿Y la Semana Santa pa´ cuando?


¡Qué tarde cae este año la Semana Santa! 
Parece que se hace de rogar como el anillo de la canción de Jennifer López, de la que he tomado el título.
Ya sabemos que cada año es distinto y puede haber incluso más de un mes de diferencia.

Pero si se hicieran los cálculos de manera correcta, o si en el concilio de Nicea hubieran estado un poco más acertados a la hora de escribir las normas para su celebración, mañana día 21 ya sería Jueves Santo y no tendríamos que esperar hasta la segunda quincena de abril para disfrutar de esas vacaciones de primavera.


¿Y qué pinta este artículo en un blog de astronomía? Si, porque la determinación de estas fechas se basa en las fases de la Luna y las estaciones.
Efectivamente, si miras por ahí buscando la norma para determinar la fecha de Semana Santa, en casi todos los lugares leerás que “el domingo de resurrección es el domingo siguiente a la primera luna llena de primavera” Así suele decirse, y así lo he contado yo en diversas ocasiones.

Varias imágenes de publicaciones, en todas pone lo mismo.

Hoy día 20, como posiblemente hayas oído, empieza la primavera y mañana día 21 hay luna llena. Por lo tanto este domingo día 24 debería ser la Pascua de Resurrección. ¡Pero no! No lo será hasta el 21 de abril.
Tengo que agradecer a mi colega y amigo Javier Martín, que me avisó hace ya tiempo de la anomalía de este año, y gracias a él he decidido escribir este post, por lo que estoy obligado a dedicárselo.

Para aclarar todo esto hay que ir al principio:
La iglesia católica quiso mantener la celebración de la fecha de la resurrección y la muerte de Cristo, pero claro, según el calendario vigente en aquel momento y lugar. Se sabe que la crucifixión se produjo el día 14 del mes de Nisán del calendario judío. Nuestro calendario es totalmente distinto y el 14 de Nisán para nosotros cae en fechas muy diferentes según el año.

Este calendario, como la mayoría en la antigüedad era lunisolar: Cada mes se correspondía con una lunación y el comienzo del año se adecuaba al ciclo solar, a las estaciones. Por eso algunos años tenían 12 meses y otros 13 ya que en 365 días hay 12 lunaciones y unos días más.