Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

martes, 29 de septiembre de 2015

Imágenes del eclipse y futuros eclipses de Luna

Ya pasó el eclipse de Luna. Hubo relativa suerte con el tiempo en la mayoría de los lugares, y además de los recuerdos nos quedan las fotos.
Habrás visto un montón de ellas, pero lógicamente aquí debo poner las mías.

Después, como todo el mundo espera una vez pasado el evento, hay que pensar en futuros eclipses.
Geometría y fases del eclipse desde Bilbao
La Luna eclipsada también visitó el museo Guggenheim
En la fase total estuvo jugando con las nubes

Cuando acabó la totalidad se volvió a despejar

Doble eclipse, por la sombra de la Tierra y el titanio



¿Y AHORA QUÉ?
Una vez pasado el espectáculo hay que mirar al futuro y esperar hasta el próximo, el 27 de julio de 2018, en que se verá nuevamente un eclipse total de Luna en estos lugares. ¡Ah! ¿Qué te dijeron en la tele que hasta el 2033? Ni caso. Se ha barajado en muchos sitios esa fecha, y algo hay, pero nada relevante que nos importe. Al final hay unas consideraciones sobre ello, pero es absurdo mencionar ahora ese eclipse porque mucho antes hay algo más espectacular.

viernes, 25 de septiembre de 2015

La Luna se oscurece

   Mientras la mayor parte de la gente duerme, como corresponde a la hora (poco más de las 3 de la madrugada del domingo 27 al lunes 28), unas cuantas personas miran al cielo intentando ver el comienzo del espectáculo. En ese mismo instante, lejos de allí, acaba de amanecer pero no hay nadie para ver algo incluso más grandioso: La inesperada llegada de la noche. Una noche diferente, que solo durará 2 horas y media, donde la brillante luz solar es sustituida por otra muy apagada que cubre el paisaje de un tono rojizo. Ese lugar está en el Océano de las Tormentas, en las proximidades del cráter Einstein, no; no me he confundido de eclipse. Si desde aquí vemos un eclipse de Luna, en la Luna se produce un eclipse de Sol.
Cuando, en un futuro lejano, el turismo espacial sea una realidad, sin ninguna duda estas ocasiones serán temporada alta en nuestro satélite. 
Pero mientras tanto solo podemos imaginar lo que ocurre allí arriba y disfrutar desde aquí de la Luna eclipsada

Parece ser que hace más de 2300 años la sacerdotisa griega Aglaonike, en situaciones como la actual, anunciaba lo que cualquier medio de comunicación, o incluso yo mismo os digo ahora (viernes 25):  “Os comunico que dentro de 3 días la Luna se oscurecerá”.
Y acertaba.
La gente, sorprendida, comprobaba que ocurría tal como lo había dicho Aglaonike, y se rendía ante “quien tenía el poder de hacer desaparecer la Luna”, como acabaron llamándola.

Hoy no tiene mucho mérito. Incluso los niños-as de 10 años que van al Aula de Astronomía de Durango calculan las fechas de los eclipses por sus propios medios manipulando una maqueta de cartón, y usando un calendario con fases lunares, con unas deducciones lógicas y sencillas. Pero en la época de Aglaonike se requerían conocimientos que sus contemporáneos no tenían.

Imagen del eclipse de Luna ocurrido el 29-11-1993, obtenida desde Sestao

Pues sí, el día 28 toca madrugar, ¡y mucho! Ya es mala suerte en lunes, pero los astros no entienden de calendario, que eso es cosa de los césares y los papas, y muy a su pesar nunca tuvieron poder sobre los astros del cielo.

domingo, 20 de septiembre de 2015

El otoño nunca empezó el 21

Normalmente solemos pensar que las estaciones comienzan el día 21 del mes. Invierno el 21 de diciembre, primavera el 21 de marzo, verano el 21 de junio …  Es una regla nemotécnica fácil de recordar. Bueno, a veces vemos que se adelantan o atrasan un día pero ¿El 23? Si. El otoño normalmente empieza el 23 de septiembre, y este año 2015 sigue esta norma. Lo hará a las 10:21. Como siempre, simultáneamente empezará la primavera en el hemisferio Sur.
Dentro de 3 años, en 2018, volverá a empezar el día 23, a las 3:53.

Es cierto que algunos años la estación en que la naturaleza nos muestra los colores más variados y hermosos empieza el 22. Pero hasta ahora, desde que en 1583 se reformó el calendario, nunca lo ha hecho el 21, aunque sí lo hará por primera vez en 2096, pero solo ese año, y no lo volverá a hacer hasta casi 4 siglos después, en 2472, suponiendo que se continúe implantando el horario de verano como ahora.
Aún en la ciudad, el cambio de color en algunos árboles indica que el otoño está a punto de comenzar. Bilbao, 20 de septiembre

lunes, 14 de septiembre de 2015

Un lugar donde el Sol sale por el Oeste

¿Es posible que alguna vez el Sol salga por el Oeste?

La sorprendente respuesta es que SI. Sin ir más lejos, eso va a ocurrir la semana que viene, pero no desde donde tú vives, ni desde el lugar de la fotografía.
El comprobarlo in situ podría suponerte un verdadero reto porque te obligaría a ir muy lejos, aunque si eres de uno de esos aventureros que no se arredran ante las dificultades, todavía estás a tiempo.

Suele decirse que el Sol sale por el Este, pero la foto se hizo el 14 de agosto en un lugar de latitud 41,8º N, y salió a 20º del Este.
Si vas preguntando por ahí, puede ocurrir que encuentres a alguien que te diga con rotundidad que es imposible que el Sol salga por el Oeste, y que te estoy tomando el pelo. Que aunque el Sol no sale todos los días por el mismo sitio y según donde estés también es diferente, siempre saldrá por un lugar del horizonte relativamente próximo al Este, como mucho a 90º de él. Y el Oeste evidentemente está mucho más lejos a 180º; en la dirección contraria.
Eso es la teoría, y en principio es correcto, pero todas las reglas tienen su excepción y ésta también, en un paraje muy especial.

jueves, 10 de septiembre de 2015

Eclipse, perigeos, mentiras y cintas de vídeo

Antes de nada, debo advertir que este post será muy diferente de los demás. Nada amable, incluso agrio, pretencioso, sin bonitas fotos ni pizca de poesía.  Árido, lleno de números horribles, demasiado largo … Quizás no debas leerlo. 
Mejor, espera al próximo que será cortito y muy curioso.

En la madrugada del lunes 28 se producirá uno de los fenómenos más impresionantes que se pueden ver en el cielo: un eclipse de Luna. Pero aunque en este caso no se trata de un eclipse cualquiera, y los números dicen que va de récord, la diferencia con otros que hayas podido ver anteriormente es muy pequeña, nada que vayas a poder apreciar claramente.
  
Cuando, a finales del curso pasado, el alumnado que acudía a mi Aula de Astronomía calculaba la fecha del próximo eclipse de Luna para el 28 de septiembre, y recordé el revuelo mediático que se suele montar con lo que llaman “superluna” o Luna próxima al perigeo (perigeo es el punto de la órbita lunar más cercano a la Tierra), el año pasado precisamente en agosto y que cada año se produce algo más tarde, me vino una sospecha que confirmé hace un par de meses con un trabajo exhaustivo con varios programas de efemérides. ¡La que se va a armar! ¡El eclipse el día de la Luna en el perigeo! No porque vaya a ser un espectáculo extraordinario, sino por la manera que estas cosas se suelen recoger en los medios. 
Pupurrí de imágenes de mi primer eclipse lunar, el 9-1-82 desde Bilbao.
Aquí todavía nadie se había enterado que el “astrólogo” Richard Nolle acababa de inventar el término “superluna”, y solo se habló del eclipse, sin más historias fantásticas.

Aunque todavía faltan casi tres semanas para que ocurra, he querido adelantar este post, que tenía escrito con idea de sacarlo las vísperas del fenómeno, porque veo que ya ha empezado la fiesta de noticias exageradas y contradictorias, y por otra parte no quiero dejar pasar mucho tiempo para que no hayas olvidado los asuntos no del todo correctos que nos contaron el día 29 de agosto y las contradicciones que las informaciones sobre ambas situaciones conllevan.
Antes de nada debes saber que lo que vas a escuchar o leer estos días sobre el tema muy posiblemente esté exagerado. Si la fuente no es alguien que te inspire mucha confianza, no te fíes.

domingo, 6 de septiembre de 2015

El segundo planeta recupera su apelativo más sugerente

Los primeros días de septiembre no suelen ser muy atractivos para gran parte de la población. Mucha gente acaba de terminar sus vacaciones y se incorpora a la rutina de siempre: madrugar, recuperar ritmos de trabajo perdidos, quizás volver a ver a ese compañero que nos cae tan mal... Pero a quienes nos gusta mirar el cielo, este año tenemos un aliciente, y es que al ir a nuestras ocupaciones por la mañana, si somos madrugadores, volvemos a ver a ese otro personaje tan atractivo: Venus, el lucero del alba.


Venus al amanecer acompañado de la Luna menguante en agosto del pasado año 2014 desde Araúzo de Torre, muy parecido a como lo veremos el día 10 de septiembre, aunque en este caso con la Luna por encima y más próxima.
El planeta Venus puede aparecer bien en el crepúsculo matutino o bien en el vespertino. Ahora lo tendremos todas las mañanas hasta el final del invierno para darnos los buenos días. Cuando aparece por la tarde en algunas zonas rurales se le conoce como “el lucero borreguero”, haciendo referencia a la hora en que se recogen los rebaños. Esta situación se ha dado en los últimos meses y ahora es cuando vuelve a recuperar su apelativo de “lucero del alba”

jueves, 3 de septiembre de 2015

El cielo, tu otro paisaje

Cuando casi por casualidad me picó el gusanillo de la astronomía, tenía entonces 21 años, había una idea que me motivaba. Yo quería descubrir las estrellas, esas estrellas que habían estado siempre ahí, formado parte de mi paisaje, y que a pesar de ello, no las conocía.

Todos tenemos un paisaje conocido, el que habitualmente nos rodea, que nos sabemos de memoria. Pero ese paisaje acaba en el horizonte. El otro paisaje, el del “horizonte para arriba”, para la gran mayoría nos es desconocido.

¿Con cuál de los dos paisajes te quedarías, el de arriba o el de abajo?      Sagitario y Escorpio desde Araúzo de Torre 7-2015

Podrá decirse que en muchas ocasiones la contaminación lumínica y las nubes nos impiden ver, y en definitiva conocer, ese paisaje. Que aunque nos aprendamos el cielo de hoy antes de irnos a la cama, mañana si nos levantamos aún de noche, será distinto. Incluso que si hacemos un largo viaje, también las estrellas que veamos pueden ser diferentes. Puede parecer difícil controlar todos esos cielos.

martes, 1 de septiembre de 2015

Bienvenida


Este blog nace con una vocación didáctica y de divulgación, ante la sugerencia de algunos compañeros y amigos, a quienes les han gustado algunas de las cosas que he escrito en distintos foros, y que han quedado por ahí, desubicadas o inconexas.

Intentaré recoger algunos de esos temas y otros más que con la actualidad del día a día vayan surgiendo. Curiosidades sobre los astros, aspectos cotidianos pero poco conocidos, resultados y propuestas de observaciones sencillas, todo ello con un enfoque didáctico, como no puede ser de otra manera partiendo de alguien cuya ocupación principal en las últimas décadas ha sido enseñar astronomía y divulgarla.

Comienza con el principio del curso y con la esperanza de ir aprobando la mayoría de los exámenes.

Orto de la Luna Llena en perigeo el 10-8-2014. Araúzo de Torre.


Parto con la ilusión de que el inicio de este camino genere expectativas, como en sentido figurado puede hacerlo la "mágica" aparición de nuestro satélite por el horizonte, y de que cuando este recorrido finalice, porque todo tiene su final, queden recogidos una serie de recursos y temas, muchos de ellos intemporales, que puedan seguir siendo interesantes para quien los descubra entonces o vuelva a buscarlos. 
En definitiva, que deje la sensación de que haya sido algo diferente y gratificante, como pueden serlo algunas puestas de Luna.     
Ocaso de la Luna creciente de 2 días, camuflada entre las luces del parque de Kobetas en Bilbao.
No es un blog dirigido especialmente a iniciados, aunque seguramente también éstos podrán encontrar muchos detalles que serán de su agrado. 
Está pensado sobre todo para quienes están empezando a conocer o a interesarse por ese otro paisaje que está por encima del horizonte, y que también forma parte de lo que vemos desde el tercer planeta:  Los astros y su mundo.

Casi la totalidad de los materiales serán de cosecha propia, recurriendo a fuentes externas solo para completar una entrada cuando la aportación sea significativa y necesaria. Por ello la periodicidad de las entradas será muy variable. Al comienzo tengo unos cuantos temas pidiendo paso que quizás se agolpen, y luego será más pausado.

Procurando no caer en sensacionalismos o exageraciones, intentaré mostrar el lado curioso o sorprendente de algunas situaciones, porque de la sorpresa nace la motivación y las ganas de saber.

En ocasiones recogeré también algunos errores frecuentes, bulos y falsas creencias, algunas tan extendidas que aparecen incluso en los libros de texto.    Aunque seguramente no lo consiga, intentaré no ser demasiado duro con los despropósitos de algunos medios de comunicación, como ha ocurrido ahora con el asunto de la tan cacareada Superluna de agosto, cuando la de septiembre se verá aún más grande. De ello hablaremos este mes.
Es evidente que todo esto es solo una declaración de intenciones. Vuestras opiniones indicarán si finalmente se cumplen o no.

Os doy la bienvenida, y espero vuestros comentarios, críticas, acuerdos y objeciones (porque todos nos equivocamos alguna vez) e incluso preguntas y peticiones, para hacer el blog flexible y útil.


Aunque este blog es para todos los públicos, puede haber aspectos técnicos que unos agradezcan y a otros les aburran. En algunas entradas, al final, aparecerán temas complementarios o más técnicos, no recomendados para la mayoría. Estarán bajo esta barra