Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

lunes, 14 de septiembre de 2015

Un lugar donde el Sol sale por el Oeste

¿Es posible que alguna vez el Sol salga por el Oeste?

La sorprendente respuesta es que SI. Sin ir más lejos, eso va a ocurrir la semana que viene, pero no desde donde tú vives, ni desde el lugar de la fotografía.
El comprobarlo in situ podría suponerte un verdadero reto porque te obligaría a ir muy lejos, aunque si eres de uno de esos aventureros que no se arredran ante las dificultades, todavía estás a tiempo.

Suele decirse que el Sol sale por el Este, pero la foto se hizo el 14 de agosto en un lugar de latitud 41,8º N, y salió a 20º del Este.
Si vas preguntando por ahí, puede ocurrir que encuentres a alguien que te diga con rotundidad que es imposible que el Sol salga por el Oeste, y que te estoy tomando el pelo. Que aunque el Sol no sale todos los días por el mismo sitio y según donde estés también es diferente, siempre saldrá por un lugar del horizonte relativamente próximo al Este, como mucho a 90º de él. Y el Oeste evidentemente está mucho más lejos a 180º; en la dirección contraria.
Eso es la teoría, y en principio es correcto, pero todas las reglas tienen su excepción y ésta también, en un paraje muy especial.

Imaginemos que estamos en el lugar de la foto el lunes de la próxima semana, el 21 de septiembre. Se trata del Polo Sur, marcado por la columna con la esfera plateada rodeada en semicírculo de las banderas de los países firmantes del tratado antártico. He publicado el post con la antelación suficiente para que tengas tiempo de ir allí y comprobar esta historia. Alguna expedición llegó en 6 días.
Foto tomada de  http://www.dtlux.com/dolcevita/deporte/articulo/rumbo-al-polo-sur

Este lugar lleva 6 meses sin ver la luz del Sol, y justamente con el comienzo de la primavera austral (aquí otoño) aparecerá. No te preocupes por tener que hacer el viaje “a oscuras”, porque desde hace varias semanas hay suficiente claridad para distinguir el paisaje y cualquier objeto sobre él. El Sol, aunque todavía oculto, ha estado dando vueltas por debajo del horizonte (una cada 24 horas), casi paralelo a él en estrechas espirales cada vez más próximo a aparecer.
Teóricamente el centro del disco solar se situará en el horizonte en el momento del equinoccio (este año el 23 de septiembre), pero por efecto de la refracción siempre vemos el Sol cuando todavía está por debajo. Por ello, dos días antes, el lunes 21, está a punto de aparecer el primer rayo solar. Se distingue perfectamente un lugar del horizonte, con el cielo brillante, por el que es inminente la aparición del astro rey.
¿Queremos que salga por el Oeste? Pues lo tenemos muy fácil. Recorriendo el circulo de las banderas sin dejar de mirar al mástil de la bola, como el aventurero del gráfico, tendremos siempre delante nuestro el SUR, a nuestra espalda el Norte, y a nuestra derecha el OESTE. Al ir recorriendo el círculo, nuestra mano derecha va marcando sucesivamente todo el horizonte. Nos detendremos cuando marque a la zona brillante y esperaremos. 

Zona del Polo Sur, visto desde arriba, con distintas posiciones de un observador 
Si la espera se hace larga, deberemos movernos ligeramente porque la zona por la que se intuye que saldrá el Sol, se irá moviendo muy lentamente. Cuando por fin aparezca el primer rayo de sol de ese día que va a durar 6 meses, le habremos visto salir por el Oeste.

Desde ese punto, el Sol sale siempre por el Oeste. Sale una sola vez al año, pero no fallará.
Y si no le tienes especial simpatía al Oeste, no hay problema. Ese día, girando alrededor del polo hasta el sitio adecuado,  podrás ver salir el Sol desde allí por el punto cardinal que te dé la gana.
Pero si crees que ya no te da tiempo para preparar el viaje a la Antártida antes del día 21, no tienes por qué esperar todo un año. En el Polo norte ocurrirá lo mismo en el mes de marzo.


Aunque se suele decir que el Sol sale por el Este, exactamente por ese punto cardinal solo lo hace en los equinoccios, los días que empieza la primavera y el otoño.  El resto del año, es diferente y depende del lugar y la fecha, pero siempre saldrá por un punto situado en el semicírculo de horizonte que va desde el Norte hasta el Sur, pasando por el Este.

En los solsticios es cuando más lejos del Este sale el Sol. En nuestras latitudes (alrededor de 40º Norte) algo más de 30º hacia el Nordeste en el solsticio de verano. En el ecuador solo son 23,5º, y los casos más extremos ocurren en el interior de los círculos polares, donde lo hace a 90º. Sí, justo por el Norte. Un poco por el interior del círculo polar ártico está todo el día visible pero se oculta un instante por el Norte para volver a salir por ese mismo lugar. En el círculo polar antártico aparece solo un instante en el Norte y se vuelve a poner.

En el solsticio de invierno la situación es simétrica. El Sol sale hacia el Sudeste con las mismas diferencias respecto al Este, y desde los círculos polares saldrá por el Sur.
Adentrándose desde los círculos polares hacia los polos, también el punto de salida del sol puede situarse en el Norte o en el Sur, pero en fechas diferentes según la latitud.




Si la situación general excluye nuestro ejemplo ¿Dónde está el truco con lo que ocurre en el polo?
En que en cualquier lugar diferente de las inmediaciones de los polos, la salida diaria del Sol es debida a la rotación de la Tierra, y eso es lo que se ha analizado. En nuestro caso se trata de una única salida en todo el año debido al cambio estacional.

Ello unido a que en aquel lugar, a poco que nos movamos los puntos cardinales cambian drásticamente de una manera especial.

Pero no hay trampa. El título del post no deja de ser correcto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario