Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

¿Por qué empieza ahora el año?

Cuando escribo esto, muchas personas están ya preparando la despedida del año y el comienzo de 2016. Si lo lees ya en el nuevo año, espero que lo pasaras bien.
Pero ¿por qué ahora?
Por culpa de los emperadores romanos y de los papas católicos. 
Julio César y Gregorio XIII, promotores de las reformas del calendario que llevan sus nombres. 
Es el calendario el que manda, y el de 2015 se nos acaba (o se nos ha acabado). Desde la antigüedad todos los calendarios han estado determinados por los astros, por las consecuencias que desde aquí veíamos de sus movimientos, y por eso esta historia en este blog. Tiempo habrá de hablar más extensamente de los calendarios, y ahora solo me referiré al comienzo del año.

Nuestro calendario procede del imperio romano cuyo año empezaba en primavera pero luego se trasladó el comienzo al 1 de enero. Dejo esto para el final aunque debería ser el preámbulo, para concretar ya lo anecdótico que en estas fechas debe ser lo importante: las circunstancias o los errores, que han fijado el día en que lo celebramos:
- En el año  45 a.C. Julio César fijó su calendario, que ha sido denominado calendario juliano, comenzando en enero (al final se cita otra versión según la cual el comienzo en enero se producía ya anteriormente) y estableciendo un año bisiesto cada 4 para ajustarlo a la duración del año astronómico. 
 Primer error: un año no dura 365,25 días, lo que haría que el pico 0,25 cada cuatro completase justo un día adicional, sino 365,24 por lo que se añadían demasiados bisiestos (cada 400 años sobran 3 bisiestos).
En ese momento el equinoccio de primavera se producía el 24 de marzo, y esta es la fecha que deberíamos tomar como referencia por ser en el origen de nuestro calendario.

- En el año 325 en el concilio de Nicea se decide celebrar la muerte de Cristo manteniendo la fecha correcta  según el calendario judío. (14 de Nisán, que equivale a la luna llena de la primera lunación de primavera)
Debido al error del cálculo de los bisiestos, el equinoccio de primavera se había adelantado al 21 de marzo. Por ello en Nicea se estableció que el domingo de pascua fuera tras la primera luna llena después del 21.
Segundo error: al ligar el equinoccio a una fecha, se seguiría desplazando.

- En el siglo XVI, efectivamente, el equinoccio se había adelantado ya hasta el día 10 de marzo, y la pascua la estaban celebrando en fechas inadecuadas. Para arreglarlo en 1582 el Papa Gregorio XIII elimina 10 días del calendario con lo que el equinoccio vuelve al 21 y la norma de Nicea es correcta. Además regula de manera adecuada los años bisiestos. Calendario gregoriano.
Tercer error. En vez de eliminar 10 días, hubiera sido más lógico haber eliminado los 13 días que se habían puesto de más desde el principio, y reformular la fecha de pascua con referencia solo al equinoccio, con lo que evitaría posibles desajustes futuros y la pérdida de la referencia inicial.

Con todo esto, si se toma como referencia el calendario de Julio César que es el origen del nuestro, vivimos tres días desajustados. Aunque hoy decimos que es 30 de diciembre, en realidad han pasado 2060 años y un día desde que el emperador Julio comenzó el año. 
Deberíamos estar a día 2. ¡ FELIZ AÑO NUEVO !.
Pero como en todo hay opiniones o tradiciones, las iglesias ortodoxas no aceptan la reforma del papa Gregorio, han seguido contabilizando mal los bisiestos, y en su calendario todavía les falta 15 días para empezar el año.



Antiguamente casi todas las civilizaciones comenzaban el año en primavera. Es lógico porque es cuando la naturaleza despierta y comienza un nuevo ciclo. Como los meses se correspondían con las lunaciones, el año solía empezar con la primera luna de primavera (en luna nueva).
Por supuesto había excepciones. Entre las más relevantes se puede citar
-         En China, aún hoy conservan la tradición de empezar con la Luna nueva más próxima al día central del invierno
-         En Atenas (cada estado griego tenía su propio calendario) en un principio comenzaba con el solsticio de invierno
Posiblemente tanto los chinos como los atenienses consideraron que ya a partir de esos momentos la duración del día aumentaba y comenzaba el ciclo solar.
-     Los antiguos egipcios, que en principio comenzaban el año con la primavera, luego lo trasladaron al comienzo de las inundaciones del Nilo, anunciadas por el fenómeno astronómico del orto helíaco de Sirio, que ocurría cerca del solsticio de verano.
-      Los musulmanes tienen un año de 354 días, justo 12 lunaciones, por lo que el comienzo de año se va desplazando y recorre todas las estaciones.
-  Los romanos en principio también comenzaban su calendario al inicio de la primavera, concretamente empezaban con el mes de marzo, pero decidieron cambiarlo a enero.
No está claro cuándo lo hicieron, porque ahora mismo se manejan dos versiones.
a) Por motivos militares en 153 a.C. para cambiar cuanto antes los cónsules (el relevo se hacía a principio de año) porque no conseguían doblegar a los guerreros de la zona de Segeda (Aragón).
b) Tal como se mencionó antes, Julio César en 45 a.C. tras fijar las normas de un calendario más preciso,  determinó que el año comenzase en enero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario