Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

domingo, 22 de mayo de 2016

Arriba y abajo

Siempre que estás caminando por un terreno llano, cada paso que das vas hacia abajo
Pero cuando te pares a descansar, estarás situado más arriba del lugar en que comenzaste.

Antes de escribir cada post, para elegir el tema, busco alguna excusa que lo relacione con la fecha en que estamos, con algún tema de actualidad, algún fenómeno  inminente o algo que acaba de acontecer.
En este caso es una excusa triste, porque me acabo de enterar que ha muerto Jabi, la persona más razonable, humana y sencilla que he conocido, y porque esto es una de las últimas frases que él me dijo hace apenas unas semanas, la última vez que le ví, cuando casualmente me encontré con él en la calle, después de que hubieran pasado más de 15 años de la vez anterior. Por supuesto, esta entrada va por ti, Jabi.

La frase no es ninguna filosofada y Jabi, mi primer profesor de Euskera, me la soltó sin más, diciéndome que era una de las cosas que siempre recordaba de mí, porque fui yo precisamente, quien se la había dicho, algún día  en aquella época,
La dirección “arriba” y “abajo” no es absoluta y va cambiando dependiendo de dónde esté en cada momento el caminante. Su “abajo” está en la dirección hacia el centro de la Tierra, y su “arriba” encima de su cabeza. Aunque la diferencia es mínima, y en el primer paso apenas bajará teóricamente unas micras (con un paso medio de 80 cm, poco más de 6 micras), cada vez será mayor esa bajada respecto al punto inicial de la caminata y por ejemplo, si recorriese 10000 km en línea recta, su orientación habría cambiado en 90º  y cada uno de los últimos de estos pasos le hará bajar casi íntegramente esos 80 cm.


Enseguida me di cuenta de qué iba la frase que Jabi me recordó, porque es un tema que suelo sacar con frecuencia, pero me extrañó porque normalmente lo enuncio de otra manera: “La ciudad donde estoy ahora mismo, es el lugar que está situado más arriba de todo el mundo, exceptuando los montes cercanos” Y eso también es válido para tí, amiga-o lector-a, vivas donde vivas.
Porque el “arriba” y el “abajo” es relativo, y depende de quien lo considere.  

Es muy frecuente ver dedicatorias a personas recientemente fallecidas, indicando con el dedo hacia arriba.
Quizás te hayas fijado, por ejemplo, en numerosas celebraciones de los goles en los partidos de fútbol. Sin duda se asocia el "Cielo" de las creencias religiosas con el "cielo" de las estrellas, que lo tenemos "arriba". Yo mismo utilicé ese juego de palabras hace muy poquito en el post tiltulado “Trabajar en el cielo” 
Independientemente de eso, aunque Jabi ya no esté aquí, él supo que, estuviera donde estuviera, siempre estaría ARRIBA.
Estarás pensando que me voy por las ramas llevado por el sentimentalismo o, al contrario, que estoy utilizando frívolamente la muerte de Jabi para mi explicación. Quizás las dos cosas a la vez; pero estoy seguro que a él le hubiera gustado leer esto, porque ya le gustó cuando se lo conté, hace muchos años y nunca lo olvidó.

Y como a él en aquella ocasión, y frecuentemente a otras personas, te pediré que hagas un pequeño gesto:
-         Por favor, señala con tu dedo hacia “arriba”.
Pues bien, esa dirección, que a todos nos parece absoluta y que no admite discusión, es totalmente diferente para alguien que viva lejos de tí. Tanto, que quien esté en las antípodas estaría señalando justamente la dirección contraria.

Pero esto no queda aquí, porque este sencillo gesto es el comienzo de una preciosa actividad didáctica que yo oí contar a la profesora de la universidad de Roma, Nicoletta Lanciano, experta en didáctica, en un congreso sobre la enseñanza de la Astronomía.
Ella, una vez orientados los niños en el patio en cualquier escuela de Roma, les mandaba señalar hacia donde está Noruega. Como todos señalaban en horizontal hacia el Norte, estaban equivocados.
- Hay que indicar en esa dirección pero con un ángulo hacia abajo… Y ¿dónde está el Polo Norte?... ¡Hay que señalar aún más hacia abajo!...
.- Pero si el Polo Norte está arriba del todo ¡cómo va a estar más abajo!
Señalando: “1- Hacia arriba, no hay problema. 2- Señalando hacia el Polo Norte erróneamente, a pesar de utilizar una brújula. 3- Hacia ahí sí, está el Polo Norte.
Yo les mando señalar Escocia, porque desde aquí Noruega se me desvía un poco del Norte. Pero nunca aceptan a la primera que el Polo Norte esté todavía más abajo. Hay que continuar con el juego señalando otros países o ciudades, hasta que les digo.
-"No lo hacéis del todo mal, pero hay que mejorar. A ver qué tal ahora: Señalad donde está Nueva Zelanda" (nuestras antípodas) Y entonces ya suele haber alguien que se da cuenta de la situación. Una vez interiorizado, se repite lo de Escocia, el Polo y otros lugares Y siempre hay alguien que, ahora si, lo hace bien y señala hacia abajo.
- Si la Tierra fuese transparente y con este telescopio quisieras ver la estatua de la Libertad, o los rascacielos de Sanghai ¿hacia dónde le tienes que dirigir?
A pesar de todo, casi siempre surgen objeciones:
- Pero si quiero ir a Escocia tengo que ir hacia ahí, en horizontal hacia el Norte, y llegaré.
- Pero no te he preguntado por dónde tienes que ir, sino hacia dónde está. Es lo mismo que si te pregunto hacia dónde está tu casa. Pero en esa dirección no puedes ir porque te encuentras con la valla del patio. Tienes que ir en dirección a la puerta de salida del patio. Una cosa es dónde está y otra “por dónde se va”

Esto se puede ilustrar con un instrumento sencillo y relativamente fácil de elaborar (preferiblemente despuñes de haber realizado la actividad): Un indicador que marca la dirección en que están situadas diferentes ciudades del mundo. La dirección real por el interior de la Tierra e incluso se puede añadir la distancia en línea recta.
 
Imágenes de varios modelos: 1- Indicador de suficiente tamaño que solemos colocar  aprovechando una columna del porche del Aula de astronomía de Durango. 2- Indicador decorativo en madera- 3- Dos vistas de otro similar al anerior fácil de elaborar en cartón.
Para que las indicaciones sean correctas hay que orientarlos de manera que el indicador del Polo Norte esté en la dirección Norte.
Las explicaciones y manera de hacer este último lo puedes ver en este link

Y toda esta movida ¿para qué?  La cosa no acaba aquí y esta actividad puede ser el primer paso para obtener un valioso recurso didáctico.
Esto sirve para entender cómo y por qué debe tunearse un globo terráqueo ordinario hasta convertirlo en una bola “casi mágica” en la que simplemente mirando, sin hacer ningún cálculo, podremos ver cosas que están ocurriendo a miles de kilómetros, e incluso otras que ocurrirán en un futuro, como por ejemplo ver los lugares del planeta donde ahora mismo está amaneciendo, donde es mediodía, ver la hora que está marcando un reloj solar situado en cualquier lugar donde sea de día, o ver si la sombra de la torre Eiffel está atravesando el río Sena ahora mismo, o no. 
Incluso se podrá “ver” a qué hora la sombra de la estatua de la Libertad se saldrá de la isla y tocará el agua.
  
Pero, ya lo siento, esto será en otra ocasión (seguramente el próximo mes de junio, después de dar salida a un par de cosas que están esperando), porque me han vuelto a echar la bronca por la excesiva extensión de mis artículos.  
YA LO PUEDES VER EN ESTE ENLACE

No hay comentarios:

Publicar un comentario