Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

jueves, 27 de julio de 2017

¿Más lluvias de estrellas? No gracias

Se aproxima el mes de agosto, y como todos los veranos por esas fechas habrá algo de lo que todos los medios de comunicación se harán eco, y la gente preguntará: Las estrellas fugaces, las famosas lágrimas de San Lorenzo, técnicamente  la lluvia de meteros de las Perseidas, de la que ya hablé el año pasado.

Realmente algunas lluvias de meteoros son un bonito espectáculo celeste aunque decepcionante para la mayoría de la gente que intenta verlo por primera vez porque ha oído hablar mucho de ello pero no sabe lo que puede ver, y espera mucho más. 
Por lo que se cuenta y las imágenes que se suelen poner, parece que todo el cielo va a verse surcado por puntos luminosos que se mueven rápidamente; pero con mucha suerte si uno no se aleja mucho de su lugar de residencia y se sitúa en un lugar muy oscuro (la mayoría de la población vive en zonas muy iluminadas), después de estar mirando hacia arriba un buen rato podría ver solo algún que otro meteoro solitario.

Foto: epod.usra.edu / Wally Pacholka
Pero como parece que estas noticias tienen mucha aceptación, cada vez se anuncian más y  más lluvias de estrellas y es muy probable que, sin esperar a las famosas Perseidas, estos días de finales de julio oigas hablar de las Delta Acuáridas.
Un anuncio de las esta lluvia, el pasado año.
No hagas caso.


En la presentación del blog hace ya casi dos años dije que intentaría no ser demasiado duro con los frecuentes despropósitos de algunos medios de comunicación en estos temas, aunque lo cierto es que no he hablado mucho de ellos. 

Pero este tema es un claro ejemplo. Mi colega Manu Arregi lo expresó muy bien en Facebook el pasado mes de junio con ocasión de otra de esas múltiples lluvias que nos anuncian:
Yo estoy totalmente de acuerdo con Manu
Alguien añadió que también las Cuadrántidas, pero efectivamente solo hay 3 o 4 lluvias que merezcan la pena.

Podría decirse que la información nunca está de más y siempre habrá alguien a quien le interese. En este caso no:

No tiene sentido anunciar estas cosas en los medios, porque los expertos que vayan a observarlas ya conocen las fechas y las características de las diferentes lluvias y al público en general lo único que se hace es frustrarle porque no va a ver absolutamente nada.

Aquí pongo una lista de las mejores lluvias, entre las que por cierto no están incluidas las Delta Acuáridas de estos días, donde se puede apreciar la diferencia entre las 3 mejores y el resto, en la columna que indica el número de meteoros por hora (cuidado con la cifra, luego lo aclaro)

No conozco a nadie que haya manifestado su satisfacción después de haber ido a ver una lluvia de estrellas tras oír anunciarlas en la tele o internet, salvo algunas contadas que fueron excepcionales. Sí hay gente que tiene buenos recuerdos, debido a experiencias casuales  cuando las vio sin ir a buscarlas, a veces personas que viven o vivieron en ambientes rurales, “Antes cuando apenas había débiles luces en la calle, las veíamos en agosto mientras pasábamos el rato conversando sentadas en la plaza del pueblo”.

Si vas expresamente a buscarlas, te cansas de esperar y te vuelves a casa decepcionado. Solo si casualmente ves alguna de vez en cuando sin esperarla es cuando te queda una bonita sensación. Por ejemplo si participas en alguna observación del cielo esos días, mientras estés pendiente de otros astros seguramente verás alguna.
Además está la exageración y la repetición de los tópicos y consejos que, excepto en los casos citados, no suelen ser efectivos. A este respecto te recomiendo vivamente este artículo del blog del inefable Dani Kaxete (el fotógrafo que inmortalizó el mejor banco del mundo) que con su particular sentido del humor ironiza sobre estas noticias: “La lluvia de estrellas del siglo
No te lo pierdas porque es para reírse un montón.

Un dato que en casi todos los casos en vez de informar produce el efecto contrario es proporcionar la tasa horaria cenital (THZ).  Un número que indica cuantos meteoros podrían verse en el  momento del máximo, en las mejores condiciones posibles si casualmente coincidiera con el radiante en el punto más alto y si se cubriera con la vista toda la bóveda celeste. Habitualmente en las informaciones de los medios se dice que ese es el número de las que podrás ver, cuando en condiciones normales se verán menos de la quinta o parte, o mucho menos si no estás en un lugar muy oscuro.

Aquí a veces parte de culpa la tenemos los divulgadores que durante una entrevista no precisamos bien el término y no nos damos cuenta de quién va a leer la noticia, y otras los periodistas que les dices una cosa (se verían si…-condiciones que nunca se cumplen- ) y ponen otra (se verán)
Si pone que verás 20 meteoros en una hora, quiere decir que probablemente tengas que esperar más de un cuarto de hora para ver el primero. Como mucho antes de eso habrás perdido la atención por aburrimiento y decepción, es posible que el primero te lo pierdas y antes del segundo te dediques a otra cosa.   Pasa incluso en las mejores lluvias.
Cuando leas que “se verán nosecuantas en una hora” debes tener en cuenta que para tí eso es una auténtica mentira.

Como es época de las Delta Acuáridas, pongo dos recortes de noticias que se dieron el año pasado y se pueden encontrar en internet:

Como lo primero que se mira son las imágenes, hay que decir que las de estas dos noticias  son un engaño total. No tienen nada que ver con la realidad, ni por mucho. Eso no es lo que el lector verá, sino otra cosa totalmente diferente. Algo así, si como para anunciar una película de Rossy de Palma, ponen en la cartelera a Scarlett Johansson.

Si eres muy aficionado al tema, tienes suerte con las Delta Acuáridas porque este año 2017 la Luna creciente ya se habrá ocultado y no molestará de madrugada, precisamente cuando el radiante estará alto  ¡Pero esto ya te lo sabes!

Si no estás acostumbrado a observar estrellas fugaces, pasa de estas de finales de julio. No lo intentes. Alégrate si por casualidad ves alguna mientras estás a otra cosa y, eso si, aprovecha la noche del 12 al 13 de agosto o las contiguas a ver si hay suerte porque alguna perseida seguramente verás, aunque desde luego las previsiones indican que va a ser una lluvia inferior a la del año pasado.

En diciembre y en enero tendrás otras dos lluvias parecidas, pero el frío probablemente hará que no te animes a tumbarte mirando al cielo y quedarte un buen rato observando.

¡Vaya! Edito el post y añado este párrafo porque me había olvidado de los lectores de este blog que viven en el hemisferio Sur. Intentaré compensarlo escribiendo algún artículo el próximo mes de agosto especialmentne para ellos. 
Ahora allí es invierno, y sin duda disfrutarán más fácilmente de las Gemínidas y las Cuadrántidas dentro de unos meses.
Quizás alguien desde allí nos pueda decir si hay tradición de observarlas y se les anuncia tanto en los medios.



Y para acabar con algo positivo, piensa un deseo y pídelo, veas estrellas fugaces o no las veas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario