Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

jueves, 20 de julio de 2017

Otros ortos y ocasos

Cuando en Astronomía se habla de ortos y ocasos normalmente se refieren a la salida y la puesta del Sol. Pero por supuesto, podemos referirnos a cualquier otro astro, en los momentos en que aparece por el horizonte o desaparece tras él.

Éstos son mucho más difícil de observar porque, como el brillo del astro será muchísimo menor que el del Sol, es fácil que deje de verse antes de llegar a ponerse, o no sea observable hasta un tiempo después de salir, debido a la bruma del horizonte y al fenómeno de extinción atmosférica porque al estar a baja altura su luz debe atravesar una mayor capa de aire antes de llegar a nuestros ojos.

Hoy me voy a referir a algunos de éstos porque la pasada noche, con menos de 6 horas de diferencia, he podido observar dos espectáculos muy especiales: la puesta de Mercurio y la salida simultánea de Venus y la Luna. Por las circunstancias en que se han producido para mí han sido únicos; la primera vez que se han dado esas condiciones.
Lo voy contar ya porque durante unos pocos días podrá verse algo parecido, por si lo lees a tiempo y quieres intentarlo, aunque el segundo fenómeno no lo verás exactamente igual que yo.

Puesta de Mercurio
Ayer 19-7-17 a las 22:25 (Hora Central Europea), pude localizar a simple vista al escurridizo primer planeta y obtener unas imágenes de la puesta de Mercurio.
Desde mi terraza en Araúzo de Torre, Mercurio se podía ver como un débil puntito junto al mástil de la antena y a la derecha suyo.
Estos días se produce la llamada máxima elongación oriental de Mercurio, únicas ocasiones en que este astro puede ser observable en el crepúsculo vespertino. De todas forma en el hemisferio Norte el poder observar este planeta al atardecer estando más cerca ya el equinoccio de otoño que el de primavera no es fácil. 
Yo no recuerdo haberlo visto nunca en estas fechas al atardecer, y desde luego pude hacerlo porque el cielo estaba muy limpio por el horizonte Oeste. Y aún más difícil es el hecho de haber seguido viendo al planeta hasta el momento de su ocaso. Aunque lo vi ocultarse tras un árbol, prácticamente estaba a altura cero porque lo observé desde la terraza en la parte más alta de mi casa.

En esta otra imagen se aprecia un poco mejor, sobre el borde de la chimenea de la dcha.


















A las 22:40 se oculta tras las ramas de un árbol


















Salida de Venus y la Luna

Menos de 6 horas después, acudí a mi lugar preferido de observación, a un kilómetro del pueblo, con un horizonte Este plano y a baja altura, y esperé la salida de la Luna y Venus.
Volví a tener la suerte de encontrarme un cielo totalmente limpio, a las 4:11 (HCE) comenzó a aparecer el cuerno superior de una fina Luna menguante, y antes de que saliese completamente apareció Venus, tal como se recoge en la imagen, con lo que puede decirse que la salida de ambos astros fue simultánea.
Desde las cercanías de Araúzo de Torre a las 4:11 (HCT) del 20-7-17 salen Venus y la Luna. Cerca de ella, la estrella Aldebarán 

Poco a poco fueron ascendiendo ambos astros y pude obtener estas otras imágenes.


































Durante unos pocos días podrá verse Mercurio (y su ocaso) al atardecer, y durante varios meses el orto de Venus al amanecer.
Este último ya no ocurrirá a la vez que la aparición de la Luna, porque ésta sale cada día más tarde y Venus en pocos días no cambia mucho, pero te invito a ver, especialmente también estos días próximos, la salida de ambas porque aunque ya no sean simultáneas la Luna cada vez más fina hará que compongan una preciosa imagen en el crepúsculo matutino.
Tienes otra oportunidad, el día 21, y quizás también el 22 si consigues ver la finísima Luna el sábado, solamente un día antes de la Luna nueva.

Como tengo prisa por publicar esto por si a alguien lo lee a tiempo y le sirve de ayuda para intentar las observaciones, dejo para mañana el anexo “Si quieres saber más”, donde recogeré varios aspectos más técnicos relacionados con el tema, pero que son intemporales y no tienen tanta prisa.

Venus de día a simple vista

Solo quiero añadir que la presencia de la Luna cerca de Venus, podría permitirte mañana mismo (viernes 21) ver al segundo planeta en pleno día a simple vista, como he conseguido hacerlo yo poco antes de mediodía de hoy:  Busca la Luna, colócate en un lugar a la sombra pero desde donde sigas viéndola, utilizando prismáticos intenta localizar no muy lejos (a unos 25º hacia el Oeste) un puntito brillante en el cielo que será Venus, toma una referencia respecto a algún poste o tejado (moviéndote si es necesario), e intenta aguzar el ojo y verlo luego sin los prismáticos. No es fácil, pero si lo logras verás que es una sensación muy especial ver lo que parece "una estrellita" en pleno día.

-----------------------------------------
Añadido el día 22

Por segunda vez modifico éste post, en esta ocasión para poner unas imágenes que he obtenido esta mañana poco después del orto de la Luna ¡solo 29 horas antes de la luna nueva! No recuerdo haber visto nunca una fase tan fina. 
Se veía perfectamente a simple vista, y en la imagen ...¿parece que se intuye incluso todo el borde del disco lunar? No. Es solo una casualidad, efecto de las ramas del árbol.
Desde Araúzo de Torre, 22-7-2017 a las 6:15 (4:15 T.U.)

En esta otra imagen, instantes después del orto, cuando pude orientar la cámara tras ver aparecer la Luna por el horizonte:
22-7-2017 a las 6:06 (4:06 T.U.)
Como el tema va de la pareja Venus-Luna, en esta otra imagen aparecen las dos. Como en ella es difícil distinguir la Luna, después pongo un recorte de la misma foto ampliada y con un poco menos de brillo, para que la puedas localizar. 
Venus sobre el árbol, y la Luna cerca del horizonte entre el árbol y el arbusto de su izquierda. 

La fina Luna en el centro de la imagen (Recorte de la foto anterior)

Al margen de ésto, quiero pedir disculpas por el despiste cuando anuncié la luna nueva para el día 24, cuando en realidad es el 23, y por ello la gran dificultad de mi propuesta para ver Venus en pleno día partiendo de la Luna el día 21 (dos días antes de nueva es muy difícil localizarla en pleno día). 
Pero te invito a intentarlo el próximo mes de agosto, concretamente el día 19 al principio de la mañana (luna de 2,5 días antes de luna nueva). 
Si quieres ir a tiro fijo, antes de amanecer (en España hacia las 7h), no tendrás problemas en ver Venus junto a la Luna si tienes el horizonte Este despejado. Toma referencias en el horizonte y entre los dos astros, espera a que salga el Sol, y con la Luna ya localizada intenta ver Venus apenas a 3º de ella. En América un poquito más separados. 

----------------------------
Añadido el día 21:
Tal como anuncié, ahora con más calma detallo algunos aspectos técnicos.




- Condiciones de observación del ocaso de Mercurio
Mercurio es el planeta más cercano al Sol y por ello desde aquí siempre estará situado en nuestro cielo relativamente próximo al astro rey, nunca estará en plena noche por encima del horizonte, y solo será observable en los crepúsculos en los momentos de su máxima separación con el Sol (máximas elongaciones) que se producen 6 o 7 veces al año, en periodos de pocos días.
Por eso no es fácil verlo en un cielo todavía brillante, y aún más complicado seguirle hasta el momento de ocultarse por el horizonte donde la observación de cualquier astro incluso en plena noche es más problemática.
Tal como recogí en el artículo "El planeta sureño se asoma por el norte" en el hemisferio Sur las condiciones son mucho más favorables que en el Norte, donde únicamente en las máximas elongaciones orientales cercanas al equinoccio de primavera se dan las condiciones adecuadas.  
Por eso mi sorpresa de poder haberlo visto en esta ocasión, que aún estando cerca de la máxima elongación, para el hemisferio Norte es la peor de todas este año.

En el siguiente gráfico se representan las posiciones de Mercurio en latitudes medias Norte y Sur (corresponden aproximadamente con Madrid y Montevideo o Buenos Aires) durante este año 2017, y se puede apreciar lo dicho antes.


La zona central negra corresponde a la noche, las franjas azules a los crepúsculos y las líneas sinusoidales los momentos del orto y ocaso de Mercurio. Se han marcado con flechas los momentos cercanos a las máximas elongaciones, cuando es posible observar Mercurio. Las dos flechas blancas corresponden a estas fechas actuales y se aprecia como desde el hemisferio Sur el ocaso se produce ya de noche, mientras que en el Norte (latitudes medias) es en el crepúsculo, lejos de la noche.
Cuanto más se meta la trayectoria curva en la franja negra, las condiciones serán mejores. Se ve la enorme ventaja del hemisferio Sur y precisamente ésta es la mejor oportunidad para verlo desde allí, y la peor desde el Norte.

- Orto simultáneo de la Luna y Venus:

Teóricamente el momento del orto o salida de astros de un cierto tamaño como el Sol o la Luna, se suele considerar cuando aparece el borde superior del disco, y en este caso el orto lunar fue anterior al de Venus. Pero fuera de definiciones oficiales. La circunstancia curiosa es que Venus apareció mientras la Luna estaba saliendo: después de aparecer su parte superior y antes que la inferior, y a esto me he referido como simultaneidad.

Esta simultaneidad se produjo en una zona de la Tierra muy reducida, en una estrecha franja de pocos cientos de kilómetros de anchura. En Europa apenas en el norte de la península Ibérica, el sur de Francia y más hacia el Este en lugares cercanos a la latitud 45ºN, todo ello suponiendo un horizonte plano de altura cero. En cada caso la configuración del horizonte local puede evitarlo o producirlo.

Cuanto más hacia el Este la salida de los dos astros se produjo antes y por el movimiento propio de la Luna, esta apareció totalmente antes que Venus, y cuando se vio en América La Luna se había movido acercándose a Venus, modificando la situación.
Más al Norte o al Sur otras dos circunstancias influyeron: el  paralaje (cuanto más al Norte la Luna se ve más abajo y saldrá más tarde que Venus) y la inclinación de la eclíptica respecto al horizonte, que depende de la latitud.

En cualquier caso todas estas circunstancias pudieron compensarse y hacer que en alguna reducida zona de Centroamérica y una franja de Asia también se diese la simultaneidad. 


La franja verde indica (aproximadamente) los lugares desde los que pudo verse simultáneamente el orto de Venus y la Luna
Sé que estos datos ya no te sirven de nada, pero puede ser interesante analizar las diferentes circunstancias que influyen en el tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario