Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

miércoles, 15 de mayo de 2019

Adiós, Sirio, adiós


En una ocasión escribí sobre el orto helíaco de Sirio. Un fenómeno que en el antiguo Egipto coincidía con las inundaciones del Nilo, y fue utilizado en el cálculo de la duración del año sidéreo.
Al amanecer, antes de salir el Sol podía verse por primera vez en varios meses la estrella Sirio. Ya con el cielo por el Este clareando con el alba, aparecía por el horizonte la estrella más brillante del cielo.

Debido a la precesión de los equinoccios la fecha del orto helíaco de Sirio se ha retrasado y además en cada latitud es diferente, pero no deja de ser interesante el poder observarlo.
Orto helíaco de Sirio el 14-8-2015  en el alba desde Araúzo de Torre (latitud 41.8 N)

En latitudes medias del hemisferio norte, estos días de mediados de mayo 
se produce el fenómeno contrario:


La estrella Sirio, que se ha visto durante todo el invierno y parte de la primavera al principio de la noche, cada vez se ha ido ocultando a una hora más temprana, ahora lo hace ya en el crepúsculo, y cada vez será más difícil distinguirla en el brillante cielo junto al horizonte Oeste. ¿Cuál será el último día que pueda observarse?
A esta circunstancia puede llamarse “ocaso helíaco de Sirio” por similitud con el otro fenómeno pero apenas se utiliza este término o se habla sobre ello, evidentemente porque no ha tenido un interés histórico como el orto.


La estrella Sirio en el crepúsculo vespertino, sobre el horizonte SW de Bilbao, el 8-5-19
Pero aunque en aquel se fijaron los egipcios por la coincidencia con las inundaciones y en éste no, podría haber servido igualmente para el cálculo de la duración de año. Además, de cara a su observación éste es mucho más sencillo y puede tener interés para quien le guste mirar el cielo.

Para observar el orto helíaco, y determinar el primer día que se ve, hay que madrugar varios días seguidos, y si no conocemos exactamente el lugar del horizonte por el que saldrá, será difícil pillarlo. Si algún día nos quedamos durmiendo y al siguiente lo vemos, nos quedará la duda de si fue el día anterior o éste.
En el caso presente, del ocaso, lo podemos seguir todos los días en que no haya nubes, y tendremos controlada la hora y el lugar en que debemos mirar.

Desde la ventana “mágica” de mi casa todavía no ha ocurrido ese último día, lo estoy observando casi diariamente sin problemas, y aunque pensé publicar esto ya con el resultado y la fecha concreta de la última visualización, he creído que es mejor hacerlo ahora, antes de la "última vez", e invitarte a observarlo.

Posiblemente editaré este post con una actualización final que pondré aquí.

Qué debes hacer para intentar ver a Sirio estos días:
Si estás en latitudes medias del hemisferio norte, en cuando empiece a oscurecer, aproximadamente unos 45 minutos después después de la puesta de sol, debes barrer con unos prismáticos la zona del horizonte W-SW intentando ver un puntito luminoso. Si no lo consigues espera unos minutos a que oscurezca un poco más. 
Cuando lo tengas con los prismáticos, intenta verlo a simple vista. No resultará muy difícil porque ahora ya sabes dónde está y tienes referencias cercanas del horizonte.

Disfruta de la imagen, si quieres puedes intentar hacer una foto, e intenta seguirlo hasta el momento del ocaso. Si el cielo está limpio sin bruma, lo conseguirás. Aunque en la mayoría de los casos por el fenómeno de la extinción debido a la atmósfera las estrellas dejan de verse cuando todavía están por encima del horizonte cerca de él, Sirio al ser la más brillante podrá seguirse hasta su puesta si no hay demasiada bruma. Incluso desde una ciudad. Fíjate en el lugar concreto por donde se pone.
Puesta de Sirio en el horizonte de Bilbao el 13-5-19 a las 22:09 (20:09 TU)

A diferencia del Sol, la Luna o los planetas, cada estrella se oculta siempre exactamente por el mismo lugar del horizonte. Por ello los días siguientes aproximadamente sobre la misma hora (en realidad algún minuto antes) ya sabes dónde tienes que buscar y no te resultará muy difícil volverlo a pillar, aunque como cada día se pone en un cielo más luminoso, llegará una fecha en que ya no podrás verlo porque se ocultará antes de haya suficiente oscuridad como para distinguirlo. Apunta el último día que lo viste porque esa será la fecha del ocaso helíaco en tu posición.

La fecha de la última visualización depende lógicamente de la altura del horizonte, y también de la latitud. Yo de momento desde Bilbao (43º 27´ N, un lugar no muy adecuado para estas historias por estar rodeado de montes y tener pocos días limpios) ayer 14 de mayo localicé a Sirio sin problemas desde 12 minutos antes de su ocaso (que fue a las 22:05) con un cielo, eso sí, bastante limpio, en un horizonte de 4º de altura.

El orto helíaco lo ví hace 4 años, el 14 de agosto desde una latitud 41.8 N (tal como se recoge en la primera imagen de este artículo), por lo que en estos lugares hay unos 3 meses en que es imposible ver la estrella más brillante del cielo. Por eso tenemos que decirla adiós, porque no la veremos hasta entonces.

Cuando la Tierra en su viaje alrededor del Sol se sitúa en ese lugar de su órbita, es imposible ver la estrella Sirio desde el hemisferio norte, al encontrarse en la misma dirección que el Sol. Debido a la declinación sur de la estrella, desde el hemisferio sur puede verse antes de la salida del Sol y después de la puesta, como se visualiza en el último gráfico de este artículo.

De todas formas no se deben tomar estas fechas de la primera o última visualización como datos definitivos porque depende de las condiciones atmosféricas y la altura del horizonte, pero en cualquier caso es un ejercicio interesante y entretenido averiguar esas circunstancias desde nuestro lugar de residencia.

Ese es el objetivo de este post, diferente a lo habitual, porque ahora te propongo realizar observaciones diarias hasta encontrar la fecha clave, y disfrutar con la puesta de una estrella, verla pegada al horizonte y desaparecer. En cielos no excesivamente limpios solo Sirio te puede dar esa oportunidad; y ahora con un bonito cielo todavía brillante.
Ocaso de Sirio el 14-5-2019 desde Bilbao

Un vídeo en escala real de tiempo, del ocaso del 15-5-2019:


Cuanto más hacia el Sur el orto helíaco se produce antes y el ocaso más tarde.
Para el Sur de la península Ibérica el ocaso helíaco será unos  7  días más tarde que en Bilbao (si vives por ahí tienes una semana más que yo, de margen y entretenimiento) y si nos vamos a Sudamérica, por ejemplo en la zona de Montevideo o Buenos Aires, será un mes más tarde.
Para lugares más meridionales de la latitud  74º  Sur (Gran parte de la Antártida), Sirio es una estrella circumpolar, es decir que está siempre sobre el horizonte, por lo que allí no puede hablarse de su orto ni de su ocaso helíaco.
Montaje donde se indica el recorrido de Sirio respecto al horizonte en la base franco italiana Concordia situada en una latitud 75º Sur
En cualquier lugar del hemisferio Sur durante algunas fechas en torno a los primeros días de julio puede verse tanto el orto de Sirio (sale antes que el Sol) como su ocaso (se pone después del astro rey). Cuanto más al sur, durante más días.

En el hemisferio Sur en determinadas fechas tanto el orto como el ocaso de Sirio se produce con el Sol debajo del horizonte. La situación de la parte inferior del dibujo corresponde a la dirección sur (debajo del horizonte y detrás nuestro, si estamos mirando al norte como en el gráfico)

Además en la mayor parte del hemisferio Sur (aproximadamente a partir de la latitud 20 S) Sirio no deja de verse en ninguna fecha bien sea al principio o al final de la noche, o en ambos momentos (como se ha dicho). Allí el orto helíaco se produce en fechas anteriores al ocaso helíaco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario