Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

jueves, 21 de julio de 2016

Estrellas también de día

En vacaciones tenemos mucho tiempo libre y quienes solemos mirar los astros, como cualquier otra persona, también aprovechamos para cultivar nuestra afición. Pero aunque en nuestro caso parece que parte de ese tiempo de asueto no nos sea útil porque es de día, podemos aprovechar también las horas diurnas porque con un telescopio también de día se pueden ver estrellas.
Todos sabemos que aunque la luz del Sol nos impida verlas, las estrellas siguen ahí en el cielo. A simple vista no podemos verlas pero sí con ayuda de un telescopio, y aunque en este blog pocas veces propongo realizar observaciones que no sean a simple vista, ésta es una de ellas.

Hoy voy a hablar de algo de lo que no soy experto. Por ello sólo voy a contar mi experiencia, aunque lo que yo hice quizás no fuera lo más adecuado y es posible que sepas mucho más que yo de observaciones diurnas y no te merezca la pena seguir leyendo. Pero lo voy a contar porque fue muy gratificante para mí, me gustaría que para otros-as también lo fuera y creo que debo compartirlo. Además sé que mucha gente que mira el cielo con su telescopio no ha explorado nunca esta faceta.

Por eso me gustaría que pudieras sentir la misma emoción que yo, cuando por primera vez tuve esa experiencia, o como cuando, el verano pasado, fui encontrando una detrás de otra y sin demasiada dificultad, la mayoría de las estrellas que fui buscando, más de 15 en dos sesiones diferentes, hasta la magnitud 2.
Foto de la estrella Arturo tomada el 8-8-15 en pleno día, a las 15:20 T. U. Ese puntito blanco cercano al centro de la imagen es la estrella. Se obtuvo colocando una sencilla cámara compacta delante del ocular del telescopio sin ningún adaptador. Las manchas corresponden a imperfección y/o suciedad en lentes y espejos. En directo mirando por el ocular la imagen es limpia, porque los defectos caen fuera de foco, y la sensación es impresionante.
La primera estrella que vi de día fue Arturo (la más brillante de la constelación de Boyero). Fue hace ya unos años utilizando un telescopio con montura ecuatorial, que orientaba de manera precisa utilizando las coordenadas del Sol. Una vez situado, sin más que utilizar los círculos graduados de la montura para colocar las coordenadas de la estrella, podía dirigir el telescopio a la posición que ocupaba en el cielo, mirar por el ocular y allí debía estar mi estrella. Es el método que había utilizado frecuentemente para ver a Venus a quien solía localizar en pleno día al cabo de uno o más intentos. Con una estrella es mucho más difícil, pero en una ocasión lo conseguí. 


No te describo en detalle el proceso porque hoy en día es mucho más fácil utilizando el sistema de guiado por ordenador, del que disponen gran cantidad de telescopios, incluso algunos muy modestos.

Si dispones de uno de estos telescopios computerizados primero debes acostumbrarte a su uso de noche, a su orientación correcta (puesta en estación), y practicar con la opción de hacerlo con solo un astro de referencia (en mi telescopio me lo permite eligiendo un astro del Sistema Solar). Es la opción menos precisa, previamente tendrás que nivelarlo con cuidado, pero de día necesitaremos usarla.
Como para orientarlo con la posición del Sol hay que andar con mucho cuidado, si no eres experto en ello te aconsejo encarecidamente que utilices como referencia la Luna, aunque esto te límite los días y horas en que puedas hacerlo: podrás ver la Luna de día por la tarde cuando esté creciendo o por la mañana cuando decrezca. Los días cercanos al cuarto pueden ser los mejores porque tienen suficiente luz como para poder localizarla (en fase fina siempre costará encontrarla) y está unas cuantas horas sobre el horizonte de día (esto no ocurre si está cercana la fase llena).


Una vez que hayas puesto en estación tu telescopio en pleno día con ayuda de la Luna pídele al sistema que se dirija a una estrella y cuando detenga su movimiento de búsqueda mira por el ocular. Es posible que la veas a la primera, que aún estando ahí no seas capaz de distinguirla sobre el brillante fondo estrellado, o que no esté en el ocular, porque la orientación del telescopio no sea del todo exacta. 
Como lo más probable es que en el primer intento no lo consigas, mira con paciencia en todo el campo y si sigues sin ver nada, mueve ligeramente los mandos para examinar la zona circundante. No te vayas lejos (puede incluso ser peligroso si estás mirando no muy lejos del Sol) ni utilices mucho tiempo. Si se resiste es mejor repetir el proceso desde el principio.
Para empezar elige una estrella que sea muy brillante, que esté lejos del horizonte, cerca de la Luna, y sobre todo que esté lejos de la posición del Sol. 

Si quieres ver una estrella lejana a la posición de la Luna una leve inexactitud en la puesta en estación del telescopio será un grave obstáculo porque una referencia lejana aumenta el error. Pero puedes ir acercándote e ir saltando de estrella en estrella, si cada vez que consigues encontrar una más cercana a tu objetivo final, la utilizas como nueva referencia en lugar de la Luna y vuelves a posicionar el telescopio.

Estos días de finales de julio (de 2016) con luna menguante elige por la mañana Aldebarán, Capella, Sirio o una de las de Orión. Ya con la Luna creciente entrado agosto sobre todo la segunda semana, por la tarde Arturo será la más fácil.
Una ocasión concreta muy buena será el 8 de agosto (de 2016) cuando la Luna estará junto a Spica y mejor todavía los días 11 y 12 que se situará junto a Antares, Marte y Saturno.   Pero, aunque sea otro tema, sigue mirando esos astros también de noche porque la imagen será preciosa. Esos dos días se te acumulará el trabajo porque también son los mejores de las perseidas.

La primera semana de agosto de este año 2015 también hay una buena oportunidad por la  tarde antes de ponerse el Sol con Venus, Mercurio,  Júpiter,  la Luna y Spica, pero no te lo cuento porque es peligroso (si no eres experto), muy cerca del Sol.
Yo no te he dicho nada, y si consigo verlo ya haré la crónica a posteriori.
Desde latitudes medias del hemisferio Norte la mejor oportunidad es la estrella Vega en otoño por la tarde, ya que estará muy alta casi en el cenit.
Otra posibilidad, sin tener que utilizar la Luna, es poner en estación el telescopio con precisión, de madrugada antes de amanecer utilizando estrellas y mantenerle con el motor de seguimiento conectado.

Si, los planetas también.

Como he mencionado antes, no es muy difícil encontrar y ver a Venus de día por telescopio. En el verano de 2015 estaba impresionante con la fina fase y gran tamaño aparente, como conté en su día. También conseguí ver a Mercurio y Júpiter, mucho más fácil el primero que el segundo, a pesar de tener menor magnitud porque al presentar también menor tamaño, el brillo por unidad de superficie es mayor. 
Aquí pongo dos imágenes obtenidas el 8-8-2015, de muy mala calidad, solo para que sean testimoniales de que la observación visual tuvo éxito.

Mercurio de día prácticamente siempre estará a nuestra disposición
                                    
Júpiter. Además de no estar siempre "a tiro" de día, es mucho más difícil de ver que Mercurio, aunque parezca sorprendente.

Aunque Venus suela ser el más fácil con diferencia, actualmente su relativa cercanía angular con el Sol no lo aconseja antes del otoño. Ahora Marte sería la mejor opción por el gran brillo que tiene estos meses. Aprovecha la citada oportunidad los días 11 y 12 de agosto que supondrán también una inmejorable ocasión para intentar ver también Saturno de día. Yo no lo he hecho nunca y pienso que será bastante más difícil que los demás por su menor brillo y mayor tamaño aparente que Mercurio o Marte, pero intentaré esos días ver también la imagen del planeta anillado sobre el cielo brillante.

¡Cuidado!

Antes de acabar, una advertencia muy seria, para que no comprometas tu salud, porque estas observaciones pueden implicar varios riesgos si no tienes cuidado.
1-  Cuidado con la vista. Nunca mires en las cercanías del Sol, por si te mueves un poco buscando algo y …te topas con el astro rey. También podrían sufrir los ojos por el elevado brillo del cielo si haces observaciones muy prolongadas.

2-   Cuidado con el calor. Trabajar a pleno Sol en Verano, enfrascado en una tarea minuciosa puede hacer que te des cuenta demasiado tarde para tu piel o tu cabeza. Al menos utiliza una gorra. En la imagen, lo que hice yo para evitarlo y que además me ayudó a eliminar la luz del entorno. Si es posible, conviene colocarse en un lugar que dé la sombra. Esto ayudará también a localizar las estrellas más fácilmente al trabajar en un ambiente menos iluminado.

3-   Cuidado con las cervicales que pueden sufrir por la postura que tomes al mirar por el ocular. Ahora las sesiones pueden ser más largas que cuando solo observas de noche. El pasado año por aprovechar un par fechas de cielo limpísimo estuve demasiadas horas de día y luego también de noche, y las consecuencias fueron muy desagradables.

--------------------------------------------
ACTUALIZACIONES

* Edito este post para contar mi experiencia de estos días: El 25 de julio en una hora,  entre las 9:30 y 10:30 de la mañana, con un cielo totalmente transparente conseguí ver sin dificultad 12 estrellas con mi catadióptrico de 6 ", casi todas las que intenté, la más débil Alcíone, de magnitud 2.8. Sin embargo al día siguiente no pude ver ninguna. Es posible que ese día el cielo, aunque despejado, no estuviera tan limpio o que no consiguiera orientar exactamente el telescopio.  Habrá que seguir probando.

** Después de dos días sin conseguirlo, hoy día 28 he orientado el telescopio con mucho cuidado, y esta vez sí. 
Primero Capella sin problemas (pongo una foto), luego Beta Aries (Sheratan) de magnitud 2.6, y aprovechando que relativamente cerca estaba Gamma Aries (Mesartin) de magnitud 4.5, mirando en la misma zona del campo que la anterior, ¡ahí estaba! por momentos perfectamente nítida esta estrella doble, preciosa en el cielo diurno.
La referencia de Sheratan, mucho más brillante, me resultó clave porque sin saber exactamente en qué zona del campo del ocular debía fijarme para ver algo tan débil hubiera sido imposible. También ayudaron mucho las referencias de dos pequeñas imperfecciones del espejo, dos minúsculos puntos negros que aparecían al lado. Aunque al orientar el telescopio con la Luna se coloque ésta centrada en el ocular, como la puesta en estación no puede ser perfecta al 100% a partir de un solo objeto, al moverse a buscar la estrella no lo hará exactamente y ésta no aparecerá centrada.  
Como Sheratan está cerca de Mesartin, la desviación respecto del centro del campo originado en el movimiento del telescopio desde la Luna, y el lugar en que aparecerán ambas, será muy parecido.
La estrella Capella, obtenida colocando una cámara compacta delante del ocular del telescopio el 28-7-16 a las 9:45 (7:45 T.U. en Araúzo de Torre)
Por cierto, mañana 29 de julio casi a mediodía se producirá una ocultación de Aldebarán por la Luna, como me acaba de recordar Kruchi mi colega de la Agrupación Astronómica Vizcaína y gran amiga. Estos fenómenos los expliqué el pasado octubre en esta entrada: 

*** Anteayer, 6 de agosto puede ver sin ningún problema los 5 planetas hacia las 21 h. cuando el Sol acababa de ocultarse tras unos árboles en mi horizonte pero aún estaba por encima del horizonte teórico. 
A continuación aparecen unas fotos de ese día, que a pesar de su ínfima calidad técnica, son testimoniales. Directamente mirando por el ocular las imágenes eran mucho más nítidas.

Con posterioridad he sustituido la imagen de Saturno por otra mejor, del día 22.




Ayer dia 7, cuando todavía el sol brillaba en el cielo, protegido tras una sombrilla los volví a ver utilizando la referencia de la Luna creciente. 


Respecto a la ocultación de Aldebarán, decir que en las dos semanas largas que llevo por aquí solo he visto algunas nubes que cubrieron parcialmente el cielo durante unas horas, y ya te imaginarás de qué día. Efectivamente, aunque sea la época, Murphy no estaba de vacaciones.
------------------------------------------------


¿Y sin telescopio, se puede ver algún astro de día?

- Por supuesto, la estrella más cercana, el Sol. Pero no se debe mirar directamente. Proyectando la imagen con unos simples prismáticos apoyados en un trípode, se pueden apreciar las manchas, cuando las hay, y algunos fenómenos como los eclipses de Sol y los tránsitos, aunque no hay ninguno de estos fenómenos en fechas próximas. Cuando hay alguna mancha muy grande, como la semana pasada, se puede ver directamente con las gafas que se utilizan para observar eclipse de Sol.

- Sobre la Luna, ya está todo dicho: Lejos de las fases nueva y llena, habrá opción.


Venus en la parte inferior de esta imagen,
 obtenida por Manu Arregi en marzo de 2014 desde Bergara
- Venus se puede ver a simple vista aunque lo difícil es determinar con precisión el lugar en que está para mirar fijamente allí y poder verlo. Los días en que su separación angular con el Sol es grande y está cerca de la Luna, utilizando esa referencia se puede intentar. Una ocasión idónea es cuando se produce una ocultación lunar, pero no hay ninguna próxima.
Puedes ver algunas explicaciones e imágenes sobre esto en “El navegante”, el blog de mi colega y amigo Manu Arregi, en este post y los anteriores.
Te aseguro que es una experiencia casi aún mejor que la de ver una estrella de día por el telescopio.

- Yo conseguí ver en dos ocasiones también a Júpiter de día, aunque el Sol ya se estaba ocultando o iba a salir, y los montes me daban sombra. Tienen que darse unas condiciones muy buenas.

- Hace unos años surgió una discusión en un foro porque hubo quien recogió el dicho ¿o leyenda urbana? que afirmaba que desde el fondo de un pozo de cierta profundidad, quienes trabajaban antiguamente en su limpieza eran capaces de ver alguna estrella de día, ya que su vista se acostumbraba a la oscuridad y ninguna luz les molestaba. No se han encontrado referencias fiables de esto, y si hubiera ocurrido tendría que haber sido alguien con una vista excepcional y una estrella muy brillante situada en el cenit (para que apareciera en la boca del pozo) con el Sol muy bajo (para que el cielo no estuviese muy brillante) o nublado en la zona del Sol. En latitudes intermedias del hemisferio Norte, donde se refería el dato, las únicas posibilidades son Vega o Capella, que pasan por el cenit en determinadas fechas y horas, y aún habría "mayor opción" de ver a Sirio desde latitudes cercanas a 17º Sur, por ejemplo en estos próximos meses de agosto y septiembre por la mañana.

También se dice, sin que yo haya encontrado ningún testigo ni referencia directa, que en la alta montaña, con menos capa de atmósfera, el cielo es más oscuro y es posible ver estrellas de día.

2 comentarios:

  1. Genial otra vez Esteban. Esta me la apunto para las observaciones de Agosto. Buen verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Iñigo, y suerte. Como casi siempre el primer intento es el más difícil.

      Eliminar