Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

martes, 23 de abril de 2019

El relevo


En estas fechas de primavera al principio de la noche se produce en el cielo una circunstancia interesante: Orión, la constelación más destacada del invierno (en el hemisferio norte) se oculta por el horizonte Oeste mientras casi por la zona opuesta empieza a asomar la no menos espectacular Escorpio.
Orión en el centro de la imagen próximo a ponerse, situado  en posición “vertical” en latitudes medias del hemisferio norte

A quien no conozca las constelaciones, esta imagen puede servirle para empezar a tomar referencias. Incluso desde una ciudad verás a Sirio, la estrella más brillante del cielo, ya cerca del horizonte Suroeste que en la imagen está situada a la izquierda abajo. A su derecha intenta distinguir Orión en tu cielo.

Escorpio, el escorpión, una de las constelaciones más fáciles de imaginar la figura que representa, por su larga y retorcida cola acabada en el aguijón.

En realidad no es solo Orión, sino las constelaciones que lo rodean, la zona más llamativa del cielo invernal en el hemisferio norte, con Sirio la estrella más brillante, Proción, Aldebarán, o las constelaciones de Auriga o Géminis, protagonistas en la estación anterior, se despiden dando paso al cielo del verano.

Los antiguos griegos lo recogieron de manera ingeniosa en su mitología. El cazador Orión, gigante y poderoso era vencido por el pequeño escorpión mediante una picadura mortal.
Pero antes de caer Orión aplasta al escorpión de un pisotón y los dos acababan muertos.
Ya relaté la leyenda en “La osa no se baña” según la cual los dioses habían colocado a ambos en lugares opuestos del cielo, tras convertirlos en constelaciones,  para que no se vieran y no volvieran a pelearse, recogiendo una vez más en su mitología aspectos de mecánica celeste fácilmente observables.
Es curioso como el hecho de que nunca se vean a la vez Orión y el Escorpión es cierto para observadores del hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur si lo hacen. Pero claro, los griegos no viajaron allí para comprobarlo.

También es cierto que el relevo de Orión a Escorpio puede verse en otras fechas, pero a horas intempestivas. Si queremos verlo a principio de la noche desde latitudes medias del hemisferio norte, sin tener que trasnochar ni madrugar, ahora es el momento. En marzo todo ocurrió 2 horas después y en febrero 4 horas. Cuando el próximo mes de mayo vaya avanzando ya no se verá Orión.
Pero en estas fechas ya casi a mediados de primavera, en cuanto se hace de noche, es posible ver todavía la constelación de Orión completa, pero ya junto al horizonte. Empezará a ocultarse y cuando lo hagan sus últimas estrellas, empezarán a aparecer las primeras de Escorpio.
Orión poniéndose y Escorpio saliendo.

Lógicamente también se producirá en algún momento el relevo contrario, cuando Escorpio se ponga y aparezca Orión; pero las condiciones son mucho peores. Por un lado en este caso no es tal relevo porque tras desaparecer Escorpio por el horizonte Suroeste hay que esperar varias horas hasta que aparezca Orión por el Este, con lo que el intervalo de fechas en que se vea ese relevo completo es pequeño, apenas agosto y septiembre.

En Agosto vuelve a verse Orión, ahora de madrugada, horas después de que se haya ido Escorpio, y es solo hasta finales de septiembre cuando puede verse completa la constelación de Escorpio tras el anochecer.
En latitudes medias del hemisferio norte. cuando Escorpio se pone  Orión aún está muy por debajo del horizonte.
Siguiendo en las latitudes medias del hemisferio norte, Orión se mueve del Este al Oeste, y Escorpio del Sureste al Suroeste.

Aunque las dos constelaciones son llamativas, en realidad son muy diferentes: mientras Escorpio, como se ha dicho, es posiblemente la constelación más fácil de imaginar la figura que representa, en el caso de Orión hay que poner una gran dosis de imaginación o credibilidad para ver allí una figura humana.

En realidad la figura que forman las estrellas de Orión se parece mucho más a una mariposa volando, una cafetera, un lazo, o un diábolo.




En otras latitudes:
Como comprobaron los antiguos griegos, desde la zona en que ellos vivían (alrededor de la latitud 40º N) nunca se ven a la vez Orión y Escorpio. Pero además hay algunos momentos en que no se ven ninguna de las dos: cuando se pone Escorpio hay que esperar varias horas para que aparezca Orión.
En el hemisferio sur es diferente: allí antes de que Orión se ponga ya ha salido Escorpio, y por ello hay momentos en que coinciden ambos en el cielo, cuanto más hacia el Sur, más tiempo.  Ya en la latitud 20º S es posible ver simultáneamente a ambas constelaciones, por ejemplo en estas fechas de finales de abril sobre las 21h (hora solar).
Latitud 20º S, mes de abril al principio de la noche
Esto es porque además de estar situados en puntos de ascensión recta casi opuesta, Orión está en el ecuador y por ello siempre estará por encima del horizonte durante 12 horas en casi todos los lugares de la Tierra. Escorpio tiene declinación Sur, por lo que desde el hemisferio sur está más de 12 horas, y necesariamente se solapará con las 12 de Orión.
De hecho desde las proximidades del polo Sur, Escorpio es visible siempre que sea de noche, así como la mitad de Orión.
Desde el Polo Sur, en cualquier fecha que sea de noche.

Por el contrario en latitudes septentrionales Orión está 12 horas y Escorpio menos de 12, por eso hay momentos en que no se ve ninguna de las dos. Concretamente en el polo Norte siempre que sea de noche se ve la mitad de Orión, pero nunca aparece Escorpio.
Desde el Polo Norte
Situación de ambas constelaciones en la esfera celeste
Orión está situado justo en el ecuador celeste. No deja de ser casualidad que una constelación que es prácticamente simétrica esté precisamente ahí, repartida entre los dos hemisferios, con las mismas condiciones de visibilidad desde una latitud y su opuesta, excepto que aparecerá invertida respecto a la visión desde el otro hemisferio. Pero debido a su simetría puede que en un primer vistazo uno no se dé cuenta de esta circunstancia.

Como se ha dicho, Escorpio se sitúa al Sur del ecuador (tiene declinación negativa) y por ello las condiciones de observación (tiempo en que se la ve por encima del horizonte y altura que alcanza) son mucho mejores en el hemisferio sur.

Si en el hemisferio norte Orión es la clásica constelación de invierno y Escorpio de Verano, en el hemisferio sur es al revés porque las estaciones están cambiadas.

Si la primera está repartida al 50% y la segunda predomina en el Sur, quiere decir que en el hemisferio meridional aparecerán ambas simultáneamente durante cierto tiempo.
En cuanto a la posición respecto a la eclíptica (proyección del plano de la órbita terrestre en la esfera celeste), Escorpio está situada precisamente en esa línea y por eso es una de la constelaciones zodiacales. Con esta referencia, Orión está al Sur de la eclíptica, por debajo de Tauro, que sería la zona opuesta a Escorpio en la esfera celeste.
Esfera celeste con algunas constelaciones de referencia. En esta posición de la Tierra (invierno en el hemisferio norte) se verá Orión toda la noche, pero Escorpio será inobservable por estar en la misma dirección que el Sol.

En cuanto a la coordenada de ascensión recta, Orión está entre 5h y 6h, mientras que Escorpio se sitúa alrededor de las 17h, por lo que no están exactamente en puntos opuestos, habiendo más distancia hasta Escorpio por el Oeste de Orión que por el Este, de lo que se deducen algunas de las  circunstancias asimétricas citadas antes, como el hecho de que el relevo de primavera es más inmediato que el de verano-otoño.

Como conclusión, el consejo a quienes vivís en el hemisferio sur de disfrutar de la visión simultánea de estas dos constelaciones, en estos días durante las primeras horas de la noche, que los del norte no podemos hacerlo, y solo nos queda la opción de aprovechar las últimas fechas que quedan para poder ver a Orión a horas prudenciales hasta el próximo invierno, y esperar su relevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario