Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

martes, 7 de julio de 2020

El cometa: dos madrugones que merecieron la pena.


El cometa C/2020 F3 (NEOWISE) ha sido una agradable sorpresa, el mejor desde hace años, que justificaba plenamente el levantarse muy temprano para observarlo. 
A diferencia de otros precendentes, éste ha sido especialmente llamativo para el hemisferio norte. ¡Ya nos tocaba!

Próximamente le dedicaré un artículo con algunos detalles técnicos, características orbitales y presentación del cometa en diferentes lugares, pero esto de ahora solo pretende ser una crónica de dos observaciones del magnífico espectáculo.

El cometa NEOWISE fotografiado a través del telescopio, desde Araúzo de Torre el 7-7-20
En realidad respecto al horizonte se presentaba en posición vertical con la cola hacia arriba, como se muestra en las otras imágenes, pero ésta la he girado para que quede más adecuada al formato del texto (en el cielo no hay arriba-abajo izquierda-derecha) 

Ha sido el protagonista principal de estas noches y, aunque su brillo decaiga, seguirá siéndolo en gran parte de este mes de julio; pero no el único espectáculo celeste de estas noches. 

Ya lo anuncié hace un par de días, animando a madrugar:
Así animaba el domingo al madrugón del lunes.
No pude quitar antes este aviso tal como anuncié (dije que el lunes lo sustituiría por los resultados de la observación), por problemas técnicos con mi ordenador, pero mejor así porque de esta manera recojo ahora las observaciones de los dos días, el 6 y el 7. 


Preparando la aparición del cometa: 

Los cometas son muy impredecibles, e incluso uno no se puede fiar de fotos recientes porque dependiendo de los medios utilizados para obtenerlas, la imagen real en nuestro cielo puede variar mucho. 
Incluso aunque haya datos contrastados de su magnitud (brillo). Porque aunque suele decirse que una estrella es visible a simple vista en un cielo oscuro si su magnitud es menor que 6, esta norma no sirve para los cometas porque son astros difusos y de un tamaño aparente extenso. 
En este caso además su aparición en el cielo crepuscular en la zona donde antes empezaría a clarear lo podría hacer difícil, y aún en mayor medida el brillo de la Luna solo un día después de su fase llena, presente en el cielo a esas horas.

Al desconocer exactamente cómo se vería, mi estrategia fue pillar la salida de Venus que sería muy evidente y muy fácil, y luego observar el horizonte 30º hacia el Norte, que era la diferencia entre los puntos de aparición de ambos (diferencia en acimut), que serían casi simultáneos ya que el cometa aparecería pocos minutos después que Venus en un horizonte de la misma altura.

El cielo y el paisaje estaban muy iluminados por una luna casi llena, como he dicho, por lo que dando suficiente exposición en la foto puede parecer casi como si fuese de día. Pero ese factor no era nada favorable para ver a NEOWISE, a no ser que el cometa fuese realmente brillante.

Venus apareciendo por el horizonte. En la parte superior de la imagen puede verse el cúmulo de las Pléyades. Era la señal de alerta para ponerse en acción y otear el horizonte.

Por fin me pareció ver con prismáticos al cometa junto al horizonte, y lo recogí en una imagen de mucho campo, incluyendo la constelación de Auriga, bajo la que debía de estar. ya que en la pantalla de la cámara en esos momentos no se apreciaba:

En el centro del borde superior de la imagen la brillante estrella Capella de Auriga, constelación que ocupa casi toda imagen. En su vertical, casi tocando el horizonte, una débil manchita: ¡el cometa!
Aunque no tanto como la anterior, también la exposición utilizada da una imagen más luminosa que lo que el ojo percibía.

Poco a poco el NEOWISE se fue haciendo evidente, se pudo centrar su imagen en la cámara y se pudieron obtener fotos más ampliadas:


 
Con diferentes exposiciones y amplitud del campo, se obtienen percepciones distintas:





En un campo muy amplio, con objetivo gran angular, y ya con el cielo clareando, destaca Venus a la derecha, incluso se ve la estrella Aldebarán bajo el planeta, y puede aún distinguirse tenuemente el cometa en la zona brillante cercana al horizonte, no muy lejos del centro de esa franja más luminosa.

Anteriormente, con el cielo aún oscuro, incluso un avión pareció acercarse a saludar al protagonista (solo por perspectiva, claro), dando un toque irreal a la imagen.
El punto rojo, a la izquierda y algo más arriba del cometa es la luz de una aeronave.


Pero, tal como anuncié, el cielo de la madrugada tenía más cosas y cada una de ellas habría sido protagonista destacada si no fuera por su coincidencia con el cometa. 

Venus, se situaba en el cúmulo de las Hyades, cerca de la estrella Aldebarán, dando una bonita imagen:



Aunque altere el orden cronológico, pongo a continuación la imagen del día siguiente (el martes 7) para apreciar la diferencia en la posición de Venus entre el cúmulo estelar de un día a otro.
Venus en las Hyades, el día 7


Volviendo al día 6, la Luna aparecía muy cerca de Júpiter y Saturno:

Ya al alba, cuando hacia el Este el cometa se hacía muy difícil de apreciar, la mayor oscuridad del cielo occidental junto a ligeras nubes y elementos del paisaje dieron la mejor imagen del trío. Júpiter se sitúa a la derecha de la posición de la Luna y Saturno encima.

Y Marte aún lejos de sus mejores galas, aunque solo fuera por su posición dominaba este cielo mágico de la que para mí siempre será la madrugada del 6 de julio del 2020, por el Sur de la constelación de Piscis, cerca de la de Cetus.
Marte, el punto más brillante de la imagen, no destacaba demasiado debido al cielo iluminado por la Luna.

Sesión del día 7

El espectáculo en esta fecha señalada fue incluso mejor que en la anterior. Sobre todo las imágenes son de mayor calidad porque yo ya sabía de qué iba la función y pude preparar la sesión fotográfica:

Tal como lo esperaba, el cometa acudió puntual a la cita y enseguida pude distinguirlo a simple vista

Una foto obligada, para dejar constancia.

Poco a poco, fue ascendiendo sobre el horizonte y mejorando su imagen con más aumentos


A través del telescopio, sencillamente impresionante.
Imagen obtenida a foco directo. Casi no entraba entero en el campo del telescopio.
Esta foto y la que abre el artículo se la debo dedicar a Pío y a Félix, que me ayudaron a arreglar la avería del coche sin el cual no hubiera podido transportar el telescopio hasta el punto de observación.

Realmente había merecido la pena. No solo los madrugones, sino mi viaje casi relámpago de más de 500 km de ida y vuelta desde mi ciudad al pueblo natal de mi madre donde las condiciones de limpieza de cielo y configuración de horizonte son excepcionales. 
Salpicado además de varias anécdotas e imprevistos que se pudieron solucionar, aquellos momentos fueron únicos y solo quedaba despedir al cometa con un marco más atractivo junto a unos árboles que ya han aparecido unas cuantas veces en este blog.

Si se añaden elementos del paisaje, el encuadre mejora

Y una imagen de más campo, como despedida

Sencillamente, inolvidable.

7 comentarios:

  1. Aunque desde localizaciones diferentes, este relato te transporta al lugar de observación para revivir y recordar la emoción de observar el cometa y también la Luna y los planetas ¡Me encanta! Gracias Esteban Esteban.

    ResponderEliminar
  2. Un bellísimo espectáculo.
    Veremos como se comporta las próximas semanas.

    ResponderEliminar
  3. Que maravilloso espectáculo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos-as por vuestros comentarios. Si, un magnífico espectáculo que ya se hacía esperar después de varias decepciones de otros cometas y que, como comentaré, ya no nos va a fallar porque ha alcanzado la máxima magnitud prevista, y la caída gradual de brillo se compensará en cierta medida por su situación en cielos más oscuros. Aunque diferente, sin el efecto sorpresa, y quizás menos llamativo, el espectáculo continúa. El problema de los otros fue que doblaron la curva de crecimiento de brillo antes de lo previsto.

    ResponderEliminar
  5. Un espectáculo, te felicito, excelente reseña

    ResponderEliminar