Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

domingo, 26 de julio de 2020

Los 5 planetas visibles simultáneamente

Ahora que se acaba el estrés (bienvenido estrés) de la observación del cometa, tenemos un nuevo espectáculo en los cielos. En realidad las dos actuaciones, tan diferentes, se han solapado en el tiempo y ya cuando la más llamativa y novedosa, la del NEOWISE, ha dado todo de sí y está decayendo es el momento de mirar los planetas.

1- Introducción para los-as no iniciados-as

Desde el tercer planeta del Sistema Solar, el nuestro, podemos ver otros 5 directamente a simple vista. Para los dos más lejanos, Urano y Neptuno se necesita usar prismáticos o telescopio.

Mucha gente no sabe que los planetas se ven en el cielo. En ocasiones lo suelo decir, por referirme al más fotogénico: -“Tú, seguro que has visto alguna vez a Saturno” -“No, nunca” me suelen responder. -“¿No has visto estrellas?” -“Si, claro” -“Pues la mitad de las veces que hayas mirado las estrellas, una de ellas sería Saturno. Lo viste pero no lo reconociste”.

Estos cinco planetas se ven como estrellas muy destacadas, incluso habitualmente las más brillantes de todas. Desde luego si está Venus, no habrá ningún astro en la noche aparte de la Luna que brille tanto.  Júpiter casi lo mismo y también Marte en determinadas épocas. No tienen luz propia, pero reflejan la que reciben del Sol.

En esta imagen tomada ayer día 25  de julio, entre la multitud de estrellas de las constelaciones de Sagitario y Capricornio, en una de las zonas más espectaculares del cielo con la mejor parte de la Vía Láctea incluida, aparecen dos planetas ¿Adivinas cuáles de esos puntos no son estrellas?

En principio en cualquier momento de cualquier noche que miremos al cielo, Marte, Júpiter y Saturno podrían estar por encima o por debajo del horizonte (serían o no visibles) cada uno con un 50% de probabilidad, en general.

Venus y Mercurio por estar más cerca del Sol que la Tierra, solo pueden verse en los crepúsculos o momentos cercanos a ellos, y éste último nunca en un cielo oscuro ya en plena noche desde el hemisferio norte. Sí a veces desde el Sur, como expliqué en “El planeta sureño se asoma por el norte”.

Aunque puede haber épocas en que a determinadas horas no veamos ninguno de los 5 planetas (como recogí hace tiempo en "La sequía de planetas está a punto de acabar"), lo normal es que alguno de ellos sí esté. Lo de estos días puede considerarse casi excepcional porque pueden verse los 5 a la vez.

2- El espectáculo ahora en cartelera

Desde latitudes medias del hemisferio norte durante estos pasados días y todavía durante casi una semana pueden verse los cinco planetas simultáneamente al alba, en una situación que recojo en este gráfico.

Se da la paradoja que desde el hemisferio Sur será algo problemático ver a Mercurio, precisamente el único que tiene preferencias por un hemisferio y se suele lucir especialmente en el austral. Los otros 4 se verán desde cualquier lugar sin dificultad.

Aproximadamente 90 minutos antes de salir el Sol los podemos ver y admirar uno tras otro como se recogen en estas imágenes que tomé en la madrugada del día 23.

- Hacia el Oeste (más concretamente por el Oeste-Suroeste) la pareja formada por Júpiter y Saturno, que si bien al principio de la noche aparecen hacia el Este (Este-Sureste) como avanzadilla del grupo (como se ve en la primera imagen de este artículo), se mantienen visibles durante toda ella y se pondrán al alba.

Júpiter el punto más brillante, y Saturno más arriba a su izquierda. 

Como creo que ya he anunciado en alguna ocasión, el próximo mes de diciembre estos dos planetas tendrán un encuentro "histórico". Tiempo habrá de detallarlo.

 - Marte dominando el cielo en lo más alto aproximadamente en dirección Sur (en dirección Norte si estamos en el hemisferio sur) entre Piscis y Cetus. Aunque por su posición, el más alto de todos, puede destacar, no lo hará por su brillo ya que no mostrará su mejor imagen hasta el mes de octubre, cuando se convertirá en el más brillante en plena noche sin luna (antes de la salida de Venus al alba).

Justo en el borde izquierdo de esta imagen, se encuentra Urano: uno de esos innumerables y débiles puntitos que la cámara captó pero mi ojo no.

- Hacia el Este, en una zona que irá aclarándose por momentos, el brillantísimo Venus, en Tauro, que por si su belleza no fuera suficiente aparece en un entorno adornado por los fotogénicos cúmulos de las Pléyades y las Hyades.

No habrá ningún problema en localizar al astro más destacado en las madrugadas, en una zona que irá aclarándose por momentos.

- Y finalmente Mercurio, el más difícil, apareciendo por el horizonte Este-Nordeste cuando ya esta zona del cielo esté brillante anunciando el nuevo día.

¿Ves ese puntito señalado por la flecha? En la imagen original se aprecia bien pero al subir la foto pierde calidad. 
Nunca es fácil localizar al esquivo planeta y puedes ayudarte de unos prismáticos antes de verlo "a ojo". De todas formas estos próximos días estará más brillante que en esta imagen del 23 de julio.

Yo pude observar a Mercurio incluso el día 19 cuando aparecía aún más débil, pero gracias a que sabía que estaba situado muy cerca de la fina luna menguante, una referencia necesaria entonces. Ahora la Luna, por estar creciente, se ve al principio de la noche y no de madrugada; pero aquel día incluyendo a nuestro satélite pude ver en el cielo simultáneamente 6 astros del Sistema Solar.

19-7-2020. En el centro de la imagen, a la derecha y abajo de la Luna, se aprecia Mercurio bastante mejor que en la anterior porque tiene una ampliación mayor. 

En este tipo de situaciones en que puedan observarse simultáneamente los 5 planetas, la pauta la marca siempre el escurridizo Mercurio porque se deja ver muy pocos días al año.

Si excluimos al primer planeta, la situación es bastante duradera y los otros 4 llevan ya un mes coincidiendo de madrugada en nuestros cielos y podrán verse hasta mediados de agosto aunque en un corto intervalo de la noche y a horas intempestivas, desde que aparezca Venus hasta que, no mucho después, se oculte Júpiter. 

Pero el primer planeta solo es observable en cortos periodos de tiempo y, como hay que contar con él para completar el grupo, es precisamente ahora cuando podremos ver todos.

- Alguien podría recriminarme que voy tarde porque la máxima elongación de Mercurio (separación angular con el Sol) que determina aproximadamente el mejor momento para pillarle, ha sido ya, el día 23. Y siempre suele citarse esa clave para intentar ver al esquivo planeta.

Quizás podría haber anunciado unos días antes este espectáculo, pero no lo he hecho solo por la excusa del protagonismo del cometa sino debido a que, ya encaminándonos hacia el otoño y con la inclinación de la eclíptica al amanecer en estas fechas, el primer planeta se ve mucho mejor los días posteriores a esa fecha de la máxima elongación. 

Concretamente en latitudes cercanas a los 40ºN se va posicionando cada vez mejor hasta el día 28, y además va aumentando su brillo, por lo que incluso los primeros días de agosto podría verse más fácilmente que el pasado 23 ya que, aunque su posición sea ligeramente peor saliendo por el horizonte con el cielo un poco más brillante, el brillo del planeta será mucho mayor (magnitud -0.86 frente a 0.10)

De hecho, creo que el haberlo anunciado antes podría haber provocado frustración en alguien que hubiera madrugado solo por mi aviso y no hubiera podido encontrar a Mercurio.

Es cierto que según pasan los días Júpiter se acerca al horizonte y se pondrá antes, abandonando a sus compañeros, por lo que si no tienes el horizonte muy bajo tanto por el Este como por el Oeste, te sugiero que observes el cielo al menos desde 2 horas antes de amanecer, admires Venus, Marte, Júpiter y Saturno que verás sin problema, y mires luego atentamente hacia el Este-Nordeste hasta localizar a Mercurio.

- Todas estas situaciones son relativas, vistas desde la Tierra. La configuración planetaria en conjunto no deja de ser curiosa pero es solo la posición de nuestro planeta la que nos hace ver a los otros simultáneamente en nuestro cielo. 

 La ubicación real de los planetas en sus órbitas es la siguiente:

Concretamente esto es a fecha de hoy 26-7-2020. A esta escala apenas cambia nada en unos días excepto, como siempre, la posición del "rapidillo" Mercurio

El poder trazar una línea (azul en el gráfico) que pasando por nuestro planeta deje a todos los demás en el  mismo lado, aunque sea muy justito, mientras el Sol queda al otro lado y suficientemente separado, es lo que provoca la situación.  

También es cierto que los 6 planetas (incluida la Tierra) están en una misma zona angular relativamente estrecha con vértice en el Sol, lo que evidentemente no es frecuente. Estas situaciones han sido utilizadas por muchos charlatanes pseudocientíficos para alarmar a la gente diciendo que el Sistema Solar se desequilibra y pueden ocurrir terribles catástrofes. Bueno, sería exactamente igual que si en una de esas grúas utilizadas en la construcción se posasen 6 mosquitos en el borde de la pluma. No caería por ello.

Si con la misma posición de los otros planetas el nuestro estuviera, por ejemplo en el círculo rojo, mejor alineado con Mercurio, Venus y Marte, en cualquier momento serían visibles solo 2 o 3 planetas simultáneamente en nuestro cielo. Pero si estuviera en las proximidades del círculo verde la situación sería incluso mejor que la actual, con más margen para que no se marchara Júpiter. 

- Sobre una situación parecida a ésta  (peor desde el hemisferio norte pero mejor en el sur) ya escribí hace un par de años el artículo "Los cuatro luceros", donde puedes encontrar más detalles sobre este tema. También en 2016 hubo algo similar, pero para encontrar otra más tendríamos que remontarnos a 2005.

 - Teóricamente según los cálculos matemáticos, la probabilidad de que en un determinado momento los 5 planetas estén encima de nuestro horizonte sería pequeña, de solo  0.031 que es 1/2 elevado a 5 = 1/32.  De cada 32 veces en que aleatoriamente levantáramos la vista al cielo solo en una estarían los cinco allá arriba. Pero en realidad la probabilidad de que los viéramos es mucho menor porque ese cálculo incluye tanto la noche como el día, y de día no se ve nada.

De hecho, en pleno día lo más probable es que Mercurio se encuentre por encima del horizonte, ya que no se separa mucho del Sol angularmente.

Como para ver los 5 tenemos que contar con Mercurio, éste desde el hemisferio norte solo es visible durante pocas fechas cada año y en esos días durante no muchos minutos, la observación de todos ellos solo será posible en unos momentos muy precisos y no demasiado frecuentes, habiendo décadas en que no ocurre.

Aprovechemos ahora.


6 comentarios:

  1. Gracias por compartir tus conocimientos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por seguir el blog, que sin lectores no tendría sentido.

      Eliminar
  2. Me gusta mucho este blog no solo por las fotos, sino por la info que nos brindas

    Éxitos, amigo mío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Deku. Sí, ese era el primer objetivo del blog: proporcionar una información que pudiera ser útil.
      Un saludo, amigo.

      Eliminar
  3. yo vi a Júpiter y a Saturno

    ResponderEliminar
  4. Me alegro. Me imagino que mirarías al principio de la noche. a medianoche podrás ver también a Marte, y de madrugada además a Venus.

    ResponderEliminar