Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

viernes, 28 de octubre de 2022

La Luna visita los planetas


Mientras la Luna va dando vueltas alrededor de la Tierra y los planetas alrededor del Sol, cada uno a su ritmo, desde aquí los vemos moverse en nuestro cielo, aproximadamente en una misma franja de hasta unos 15º de anchura. La Luna mucho más rápida, va alcanzando y adelantando a cada planeta. En el momento en que los alcanza (por encima o por debajo) se habla de conjunción, que no será siempre visible desde un determinado lugar si en ese momento fuese de día. También puede ocurrir que moviéndose a la misma altura la Luna pase por delante de algún planeta, tapándolo, a lo que se denomina ocultación. 

Esta animación es solo ilustrativa y no se refiere a ningún caso concreto, que sí se recogen luego.

Para ver cada animación hay que pulsar el símbolo PLAY en dos ocasiones.

Los movimientos de los astros se aprecian solo a lo largo de los días

Si en la primera parte de este año se produjeron muchas conjunciones entre los planetas a veces acompañados de la Luna, pero todas de madrugada, ahora la mayoría de ellos se han situado en los cielos vespertinos, con lo cual en estos meses finales del año 2022 y principio del 23 recibirán la visita de la Luna en horas más cómodas para su observación.

Por supuesto, también se pudieron buscar imágenes curiosas con estos protagonistas a partir del verano, pero había que trasnochar un poco.

El 13 de agosto una luna casi llena y cegadora, escoltada por Júpiter y Saturno.  Marte aún no había aparecido.


El 8 de octubre la Luna se situaba próxima a Júpiter, a solo 2.5 grados

Actualmente, y salvo dos situaciones concretas cercanas al final de año, los 3 planetas exteriores (Marte, Júpiter y Saturno) van desfilando de uno en uno, en cuanto se hace de noche. No habrá  conjunciones entre ellos, y la Luna en su recorrido mensual les encontrará uno detrás de otro en días diferentes. Solo cerca de final de año aparecerán Mercurio y Venus, colándose delante de éstos y se producirá algún agrupamiento incluso realzado con la presencia de la Luna.

Situación actual para estos días al principio de la noche desde 40º N. Las posiciones van variando con el paso de las horas, y las distancias entre los planetas, y sobre todo la posición de la Luna, con el paso de los días. Pero el esquema se mantiene similar. La Luna recorre unos 13º cada día.

Aunque los 5 planetas visibles sin ayuda óptica destacan en el cielo estrellado por su brillo y su movimiento entre las constelaciones, llaman más la atención si se ven cerca de la Luna. De hecho muchas veces me han preguntado "¿cuál es esa brillante estrella que está al lado de la Luna?"

Bueno, está claro que el interlocutor lo ha visto solo una noche, porque la anterior o la siguiente la Luna ya no ocupaba el mismo lugar aunque él no lo supiera. En todo caso, ese astro que le llamó la atención fue sin duda un planeta: seguramente Venus, pero también es posible que fuese Júpiter o Marte.

Como la Luna gira alrededor de la Tierra completando una vuelta cada 27.3 días, sobre el fondo estrellado la vemos situada cada día unos 13º de promedio hacia el Este, una distancia apreciable que hará que la visita a cada planeta solo dure una noche. A la siguiente ya se habrá alejado.

Para quienes no conozcan los planetas puede ser una oportunidad de hacerlo siguiendo estas guías para los próximos meses, que incluyo a continuación, y donde la posición de la Luna marcará cada planeta.

Se han tomado las posiciones con referencia al horizonte de Madrid, y se ha aumentado el tamaño de los astros para darles una forma reconocible y más visual. Se han elegido horas del principio de la noche, en algunos casos incluso casi en el crepúsculo para fueran visibles todos los planetas visitados por la Luna. En cada animación se mantiene la hora y se van desplazando todos los astros según la fecha.

1- Situación en noviembre: El día 1 se produce ya el primer acercamiento, con Saturno, y el más próximo será el día 4 con Júpiter. 


El acercamiento con Júpiter coincide con dos curiosos fenómenos de sus satélites:


2- Finales de noviembre y principio de diciembre: Al haber ocurrido a principio de noviembre el primer acercamiento, da tiempo a final de mes para que vuelva a repetirse y se solape con diciembre. 

Al comienzo aparecen dos posiciones respecto a Saturno porque son casi equidistantes, y al final una muy próxima con Marte, que acabará en ocultación de madrugada.



3- Finales de diciembre: En el crepúsculo previo a la Nochebuena habrá una aproximación de una finísima Luna a Venus y Mercurio. Difícil de observar, pero si se consigue se apreciará una magnífica estampa.

Por fin estarán los cinco planetas y la Luna observables al principio de la noche.


4- Enero: El día 23, antes de despedirse de los cielos vespertinos, Saturno recibirá la visita de la Luna en el momento en que se produce una conjunción muy próxima con Venus. Preciosa imagen también ésta.





Tal como se ha dicho, todas la posiciones de los panetas en las animaciones anteriores corresponden a Madrid, pero son similares en lugares del oeste de Europa. Para un observador situado en un lugar lejano, además de la posición de los astros respecto al horizonte, también la mayor o menor proximidad de la Luna a un planeta (o también a una estrella) puede variar por dos motivos:

- Por un lado el efecto de la paralaje. Ya tuvimos un ejemplo recogido en el post anterior, y concretando en este tema, en la aproximación a Júpiter del día 4-11: Como la Luna se sitúa al Sur del planeta, se verán más próximos desde latitudes más meridionales, por ejemplo en el sur de Africa, como se recoge en este gráfico:

En estas últimas representaciones se ha respetado la proporción entre el tamaño aparente de la Luna y las distancias, para visualizar mejor las situaciones. 

4 de noviembre: Además de aparecer los dos astros más próximos desde el Sur, hay una inversión arriba-abajo e izquierda-derecha que se debe a la diferencia de hemisferios

- Si se consideran dos lugares de muy diferente longitud, además de la paralaje hay que considerar también el desplazamiento de la Luna en el cielo al seguir su órbita. Cuanto más al Oeste, más tarde saldrá la Luna, cuando ya haya realizado un cierto recorrido. Así si desde el Oeste de Europa vemos a la Luna a la derecha de un planeta, desde América la verán más cerca o incluso pasarse al otro lado.   

Por ejemplo: la aproximación de la Luna a Júpiter del 1-12 en Europa se verán separados por 5º pero unas horas después, cuando sea visible en América, se habrá movido y se habrá acercado más a Júpiter, hasta unos 3.5º. Si además se considera desde el hemisferio Sur, la diferencia será aún menor por la paralaje, ya que la Luna se encuentra al sur de Júpiter.

1 de diciembre

Algo similar ocurre el 30 de enero con Marte, y en el caso de Saturno que desde Europa está más cercano a la Luna el día 28 de noviembre (por poco), en América se le verá claramente más cerca el 29.

Por poner un último ejemplo, en la aproximación de la Luna a Marte en noviembre, en Europa será mejor el día 11 (después de la conjunción) pero en América se habrá visto más cercano el 10 (antes de dicha conjunción) .


Si el planeta se encuentra hacia el Este al comienzo de la noche, por ejemplo en el caso de Marte, estará visible durante muchas horas; y si cuenta con la compañía de la Luna, ésta se irá desplazando cambiando la distancia entre ambos. En las animaciones anteriores se ha tomado la posición del principio de la noche para incluir al resto de planetas, pero como Marte es visible casi toda la noche las distancias Luna-Marte son muy variables, hasta el punto de coincidir, y ocurrir una ocultación el 8 de diciembre ya de madrugada.

Conjunciones Luna-planeta y distancia en las mismas.

En los acercamientos entre la Luna y un planeta, lo ideal es que se viera la conjunción, cuando la primera adelanta al otro y así la distancia entre ambos sea mínima.

Pero todas las conjunciones no son igual de próximas. Tanto nuestro satélite como los planetas siguen casi la misma trayectoria sobre el cielo estrellado, ambos en las proximidades de la eclíptica. La Luna solo se separa un máximo de 5.5º respecto a dicha línea, y en cada planeta la máxima separación (máxima latitud eclíptica) es diferente y se recoge en esta tabla:

No es lo mismo la inclinación orbital (con centro en el Sol) que la inclinación sobre la eclíptica que vemos desde aquí.

Por ello cada vez que la Luna “adelanta” a un planeta, pasará a no más de 14.2º (en el caso de Venus) de él o de 8.3º (en el caso de Júpiter o Saturno).

Normalmente esas distancias son bastante menores y por una enorme casualidad durante estos meses serán menores a 5.5º (incluso a 5º) ya que todos los planetas se sitúan al mismo lado de la eclíptica que la Luna:

Actualmente Júpiter y Saturno están al Sur de la eclíptica, lo mismo que Venus y Mercurio cuando se vean en diciembre y enero; Marte al Norte, como se aprecia en el siguiente gráfico, y la Luna, teniendo en cuenta que pasó por el nodo descendente el día del eclipse (25-10), cuando pasa cerca de Júpiter y Saturno está al sur pero cuando pasa cerca de Marte ya se sitúa en el norte. Es decir, precisamente por el lado de la eclíptica en que se encuentra cada planeta y mucho más cerca de ellos de lo habitual.

El grado de casualidad aumenta si comprobamos que ocurre lo mismo con Urano y Neptuno, que no se han tenido en cuenta en todo este artículo por no ser observables a simple vista.

Posiciones del ecuador, la eclíptica, la órbita lunar y los planetas en el mes de noviembre, y aproximadamente en todo el otoño

Posiciones de los 7 planetas respecto a la eclíptica el 24-12-22, cuando todos sean visibles, y órbita de la Luna

La situación es tan rara, que solo se da una vez de cada 128 en que lo analicemos.

Por otra parte,  esas posiciones más cercanas (conjunciones) solo serán visibles desde los lugares en que sea de noche y ocurran por encima del horizonte. Esto es más probable con un planeta que al anochecer está hacia el Este, porque tiene casi toda la noche de margen para que se le acerque la Luna (Ahora ocurre con Marte), que con uno que esté hacia el oeste, que solo se verá durante poco tiempo. Ya se ha dicho que habrá una mayor probabilidad cuando el planeta está más tiempo en el cielo nocturno, es decir cerca de su oposición.


Por supuesto que nuestro satélite está mucho más cerca que cualquier planeta y todo lo relatado son proyecciones en la bóveda celeste, pero a nuestros ojos la Luna visita y seguirá visitando siempre a los planetas, aunque cada vez de una manera diferente.

lunes, 17 de octubre de 2022

Un eclipse y algo más

El próximo día 25 se produce un nuevo eclipse de sol.

Solamente es parcial y no se podrá apreciar en toda la península Ibérica. Además en los lugares de ella desde los que se vea el eclipse, el Sol será ocultado solo en un pequeño porcentaje. Pero no hay que olvidar que estos fenómenos astronómicos son los más destacados entre el gran público, que además puede servirnos para hacer pruebas de cara al gran eclipse de 2026, para el que ya queda menos, y que este fenómeno no viene solo.

Gráfico tomado de https://eclipse.gsfc.nasa.gov/ al que se le han añadido y coloreado los detalles de las distintas zonas de visibilidad

Además de una pequeña parte de Africa y Asia el eclipse es visible en toda Europa excepto gran parte de la península Ibérica.

Otro mapa, más detallado con la zona que interesa a la mayoría de los lectores:

Se aprecia que Girona es la provincia más alejada del límite de visibilidad y por tanto donde más fracción del disco solar quedará ocultado, alrededor de un 15%. 

Desde todos los lugares de la península donde es visible, el pequeño mordisco en el disco solar se produce por la parte superior izquierda, y el máximo ocurre cerca de las 12 h.

Porción eclipsada y hora del máximo en 4 ciudades (en hora oficial). Las dos últimas se han tomado para apreciar la diferencia en la hora, aunque el porcentaje eclipsado en ambas es mínimo.

Aunque el eclipse sea de poca envergadura, su duración no será tan pequeña como pudiera parecer porque la Luna para morder un poco el disco solar debe deslizarse casi de manera rasante. Por poner un ejemplo, en San Sebastián (que salen números redondos) empieza a las 11:30 y acaba a las 12:30 aunque la parte eclipsada en todo momento sea inferior al 10%:

Situación cada 5 minutos, desde Donostia-San Sebastián

Como se ha dicho, el eclipse es parcial, no habiendo ningún lugar de la Tierra desde donde pudiera verse total o anular. Esto es porque el cono de sombra de la Luna no incide en la superficie terrestre, pasando por encima del Polo Norte.

El tamaño angular del Sol ese día (32´9´´) es ligeramente superior al de la Luna (31´8´´), por lo que en el caso en que la sombra no se perdiera por fuera de la esfera terrestre sería un eclipse anular.

El extremo del cono de sombra de la Luna (punto 1) no toca la Tierra por lo que el eclipse no es total. Si al menos lo hiciera la zona 2 sería anular, pero en este caso solamente es parcial y solo en la zona 3.
El gráfico representa la imagen desde el plano orbital de la Tierra, es decir que ésta se mueve hacia fuera de la imagen pero no hacia arriba ni abajo

Consejos, para observar el eclipse, los de siempre:

- Utilizar unas gafas especiales para la observación de eclipses de sol, que protegen la vista.

- También puede observarse por proyección mediante unos prismáticos o un telescopio, o un sencillo instrumento llamado solarscope que es lo ideal para este fenómeno.

- No mirar directamente al Sol, porque además de que no distinguiremos nada, nos puede ocasionar daños en la retina

- Mucho menos observarlo con prismáticos y telescopio porque en este caso los daños serán mucho mayores, incluso con la posibilidad de perder la visión. Se puede ver con un telescopio provisto de un filtro adecuado, pero no hacerlo nunca sin la supervisión de un experto.


Debido a la difusión de estas precauciones, hay gente que piensa que el día del eclipse, o durante él, el Sol es especialmente dañino, pero eso es erróneo. Es igual que un día normal o Incluso un poco menos porque parte de él está eclipsado. Por ello no es adecuado lo que suele hacerse en algunos colegios de impedir que el alumnado salga al patio. Si no se les cuenta nada sobre el eclipse jugarán como cualquier otro día, aunque es muy motivador y educativo explicarles en clase el fenómeno y luego disponer en el patio de los elementos adecuados para la observación.

Pero en este eclipse hay algo más. Algo que seguramente no podrás observar pero tiene su interés. Si quieres puedes seguir leyendo.

 


Cuando se produzca el eclipse, el planeta Venus se encontrará muy próximo angularmente al Sol. La conjunción superior es solo dos días antes y no se ha alejado apenas, encontrándose solo a un grado y medio.

Por ello en el eclipse del 25 de octubre hay una doble ocultación: Cuando la Luna oculte al Sol, debido al paralaje, desde determinados lugares la Luna ocultará a Venus en vez de al Sol.

Desde el punto A la Luna oculta parte del Sol y debido al paralaje desde el punto B oculta a Venus.
El gráfico es solo un esquema explicativo y no se han mantenido las proporciones ni en los tamaños ni en las distancias.

Esta ocultación de Venus ocurre en una franja que atraviesa el Atlántico y África

Desde la franja verde se produce la ocultación de Venus. En la elipse morada de la izquierda el tránsito coincide con la salida del Sol, y en la azul de la derecha con la puesta.

Una ocultación de Venus por la Luna en pleno día es perfectamente visible con un telescopio (yo he observado varias como recogí en este enlace), pero estando el Sol tan cerca puede ser problemático y muy peligroso para la vista del observador. 

No deja de ser curioso, que en un mismo momento se produzca una ocultación de Venus y un eclipse solar aunque sea desde diferentes lugares, y ahora ocurre por estar Venus muy cerca angularmente del Sol, como se ha dicho.

Cuando estemos viendo el eclipse desde Bilbao, alguien en Porto Novo Podría estar intentando observar la ocultación de Venus. Casualmente París y Dakar también están unidos por esta cirunstancia.

Y siguiendo con las casualidades, precisamente el día anterior (lunes 24) la Luna oculta a Mercurio también de día, aunque esto es aún más difícil de observar. Pero con lo infrecuentes que son las ocultaciones,...

Desde la zona indicada en este otro mapa, entre la que se encuentra gran parte de la península Ibérica, la Luna pasará entre el Sol y Venus sin ocultar a ninguno de los dos, pero evidentemente la Luna nueva solo podrá verse en un programa simulador.


El paso de la Luna desde diferentes lugares será distinta. Pongo aquí dos gráficos con las posiciones desde Sevilla y Las Palmas. Es solo una curiosidad porque como dije, será imposible de observar la Luna nueva.

En ambos casos se indica hora local

Si en algún lugar el eclipse de Sol fuera total, durante el mismo podría verse Venus incluso a simple vista, o fotografiarlo; pero siendo parcial es difícil por el brillo del Sol, incluso sacando al éste del encuadre.

También el poder observar u obtener una serie de imágenes de la ocultación de Venus y posterior reaparición para quien estuviera en la zona adecuada en principio está fuera de las posibilidades de un aficionado si no se tiene experiencia: Venus y su desaparición serían visibles con un telescopio, pero la presencia cercana del Sol lo hace muy peligroso. Por proyección no saldrá Venus, y tampoco si se oscurece el telescopio con un filtro.

Quizás la única opción que quede sea la fotografía, y aunque lo parezca no es imposible obtener imágenes si tenemos presente ésta del segundo planeta obtenida por Nicolas Lafaudeux el 4-6-2020  durante la conjunción inferior de Venus:

El efecto de "anillo" se produce porque la luz del Sol es refractada por la atmósfera de Venus.

Ahora, tanto el brillo de Venus como la distancia angular con el Sol son mejores que en aquella ocasión, y aunque el tamaño aparente del segundo planeta sea menor, su luz está más concentrada.


Haya o no haya eclipse desde su localidad, se podría intentar fotografiar a Venus, pero ¡Cuidado! Ahí queda el reto para los expertos.

ACTUALIZACIÓN 25-10

A pesar de las desfavorables  previsiones meteorológicas, en Bilbao se abrió un claro entre las nubes justo durante el eclipse.

Proyección del Sol parcialmente eclipsado, desde Bilbao a las 12:04.
La imagen, obtenida en un solarscope, aparece invertida.

Respecto a Venus, tenía que ser, cómo no, Nicolas Lefaudeux quien con un extraño equipo consigió fotografiar simultáneamente el eclipse y el segundo planeta

Imagen tomada por N. Lefaudeux y publicada en Spaceweather.com

 


lunes, 10 de octubre de 2022

Índice y selección de artículos

En todo blog los diferentes artículos van perdiendo visibilidad con el tiempo, ocultados por los más recientes. Pero en este caso, muchos de ellos son intemporales y posiblemente sean interesantes para muchos lectores que han descubierto recientemente este blog, o que en su día no los vieron.

Entre los más de 300 post publicados he elaborado una selección con mis sugerencias, dividida en 4 apartados, y un índice que aparece después, en el anexo.

Los distintos enlaces (en esta primera parte) van en diferente color según su interés actual:
En verde los que pueden ser interesantes en cualquier momento
En azul aquellos que aunque se refieren a fenómenos de fechas concretas contienen, a veces en los anexos, informaciones o imágenes siempre interesantes.
En rojo algunos artículos que pueden haber perdido interés, pero siguen siendo interesantes o visualmente atractivos.

1- Algunos temas que quizás te sorprendan

2- Curiosidades o temas interesantes para no iniciados

4- Algunos artículos que tuvieron mucha aceptación en su día.


Aquí voy a ir incluyendo un índice estructurado con los artículos que creo que pueden ser más interesantes. Por no hacerlo excesivamente largo, no aparecen todos (actualmente hay más de 300), sino solo una selección.

Si te interesa un tema en concreto puedes acceder a todos los artículos sobre él utilizando las etiquetas temáticas del margen derecho de la pantalla. (Si lo ves en el teléfono móvil, al final de la pantalla elije VERSIÓN WEB)
Aunque la mayoría de los artículos están pensados para todos los públicos, muchos de ellos contienen información técnica original en los anexos que podría ser interesante incluso para iniciados o expertos.

Como hay muchos enlaces, si alguno no funcionase, te agradecería que me lo dijeras en un comentario (al final del post)


Aspectos de mecánica celeste en el Sistema Solar
         a) La Luna
b) Planetas

C) Cuerpos menores y meteoros
  
Medida del tiempo
a) Generalidades


         b) Aspectos relativos a la hora y la fecha oficial.
Para gastar más energía (Cambios de horario) 
Las 12: todavía no es mediodía (Cambio horario otoño)
c) Relojes de Sol

 Crónicas de observación y andanzas del blogger

viernes, 7 de octubre de 2022

Las Pléyades y las Híades

 

Siempre que aparecen en un cielo despejado y sin mucha contaminación lumínica enseguida llaman la atención entre los no iniciados, y surge la pregunta sobre qué es ese grupito de débiles estrellitas situadas siguiendo una fila curvada de estrellas más brillantes y separadas (de la constelación de Perseo, aunque en realidad nuestras protagonistas están ya en Tauro)

Son las Pléyades; y muy cerca de ellas respecto a nuestra visual, otro grupo en forma de V no tan espectacular ni tan compacto pero también único: Las Híades. 

Las Pléyades a la derecha de la imagen, y a la izquierda las Híades.

Se ha recortado por ese lado la foto a propósito para dejar fuera a la estrella Aldebarán, que aunque completaría la imagen de una V y suele asociarse a este grupo, no pertenece a él.

Y acompañado de la brillante estrella Aldebarán, que lo hace más reconocible:

Aldebarán es la estrella más destacada en esta imagen, y también en la constelación de Tauro. Se encuentra a 65 años luz, menos de la mitad de la distancia a la que están las Híades, pero en su misma dirección desde aquí.

Puede decirse que ambos grupos son especiales porque constituyen dos cúmulos abiertos, entre los muchos que hay en el cielo, pero los únicos claramente observables a simple vista, y el motivo es que son casi los más próximos a nuestro sistema solar: Las Híades a 150 años luz es el más cercano y las Pléyades en tercer lugar a unos 440, después de Melotte 111 en Cabellera de Berenice que está a 290.

De todas formas, su observación con prismáticos es mucho más atractiva.

Un cúmulo abierto es un grupo de estrellas que están relativamente próximas entre sí y ligadas gravitatoriamente, con un origen común. Suelen ser estrellas jóvenes, y en cada uno de estos cúmulos puede haber entre decenas o miles de estrellas. Así ocurre en nuestros dos protagonistas, aunque solo podamos ver las más brillantes.

En estas fechas del mes de octubre pueden observarse prácticamente durante toda la noche desde el hemisferio norte y una vez avanzada la misma desde el sur, al principio un poco bajas cerca del horizonte Este pero irán subiendo según pasen las horas.

Para localizarlos sin dificultad se puede recurrir a la conocida constelación de Orión que se encuentra al sur de estos cúmulos y por eso en el hemisferio norte está por debajo de ellos y sale algo más tarde. En el hemisferio sur al estar la imagen invertida Orión aparecerá sobre los cúmulos, saldrá antes que éstos y se verá mejor que ellos por lo que ahí será una guía más clara. 

De arriba a abajo las Pléyades, las Híades (con el acompañamiento estas semanas del planeta Marte) y Orión

Las Pléyades:

Conocidas también por “Las 7 cabrillas” o “Las 7 hermanas” en referencia a su origen mitológico, aunque  la mayoría de las personas a simple vista distinguen solo 6 y en realidad son más de 500. Según la mitología la séptima, Merope, brilla más débilmente porque está avergonzada de haber mantenido relaciones con un mortal.

La mayoría de sus componentes son estrellas "jóvenes" de poco más de 100 millones de años



Tienen cierta similitud con una parte de la Osa Mayor pero a una escala mucho más reducida, y he coincidido con alguna persona que equivocadamente decía que se trataba de esa constelación.

En muchas fotos obtenidas con las condiciones y exposición adecuadas sus estrellas aparecen envueltas en una nebulosidad azulada que en principio se supuso que formaba parte de la nebulosa donde surgieron, pero parece ser que su origen es diferente y ahora las estrellas del cúmulo estás atravesando esa zona.


Como decía al principio, están situadas al final de la hilera curva de la constelación de Perseo, que puede servir también como guía para encontrarlas.


Perseo y las Pléyades

Las Híades

Son un grupo de unas 80 estrellas de las que 4 pueden localizarse bien a simple vista. Su edad es de algo más de 600 millones de años. 

Según la mitología eran 7 hermanas de padre, pero distinta madre, de las Pléyades y comparten con ellas algunas leyendas griegas.

Tal como se ha dicho, junto a las Híades se encuentra Aldebarán, que podría parecer que forma parte del grupo, e incluso completa la figura simétrica de una letra V. Pero en realidad esta estrella está a la mitad de distancia de nosotros y es solo una casualidad que esté en la misma visual.

El cúmulo de las Híades, (en la imagen con forma de una letra V tumbada). La estrella más brillante es Aldebarán  que, como se ha dicho, no forma parte del cúmulo.

Como se ha dicho, las Híades forman el cúmulo estelar más cercano y por ello se ha utilizado para calibrar varios métodos de cálculo de distancias. 

Posiciones en distintas fechas

Estos dos cúmulos se pueden ver tanto desde latitudes medias del hemisferio norte como del sur, si bien las condiciones son ligeramente mejores en el norte desde donde prácticamente son visibles durante todo el año excepto a finales de primavera. 

En verano y a principio del otoño había que trasnochar un poco y esperar a que salieran y alcanzaran una cierta altura para distinguirlas bien, pero ya en estas fechas pueden verse a horas prudenciales y he recogido sus posiciones a las 21 h T.U. a mediados de cada mes en el siguiente esquema hasta abril. Ya en mayo aunque están por encima del horizonte tras la puesta de Sol, su baja altura y cielo crepuscular hace imposible verlas.     

Posiciones de Híades y Pléyades desde latitud 40º N cada mediados de mes, a las 21 T.U. (En España las 23 h en octubre y en abril, y 22 h en el resto). El brillante planeta Marte, que estará rondando esa zona puede servir para localizarlas.
Los tamaños cambian ligeramente por ajustes de proyección de una bóveda en el plano

Desde Buenos Aires (latitud 35º S) prácticamente en las mismas fechas, aunque habría que esperar a noviembre para verlas a suficiente altura, y por la misma razón solo se verían hasta marzo.

Desde una latitud de 35º Sur.

En ambos gráficos y en cualquier zona del cielo, la posición de las estrellas correspondiente al mes siguiente es la misma que la del mes actual dos horas después. Por ejemplo la posición que aparece del 15-12  a las 21 h. T.U.  será la misma que la del 15-11 a las 23 h T.U.   No ocurre así con la posición de Marte porque los planetas se mueven sobre el fondo estelar.



Al encontrarse muy cerca de la línea de la eclíptica, que pasa entre ambos cúmulos, es frecuente que la zona se vea adornada con la presencia de algún planeta o de la Luna. En 2020 el fulgurante Venus pasó por ahí tal como se ve en las siguientes imágenes de abril, julio y agosto de ese año y también se le verá por la zona, pero no tan cerca de los cúmulos en el comienzo de la primavera de 2023 (del hemisferio norte).

3-4-2020 Venus en la Pléyades, y la línea de la eclíptica que separa ambos cúmulos.
La calidad de la imagen es mala, pero hay que tener en cuenta que eran fechas de confinamiento y está hecha desde casa con la contaminación lumínica de la ciudad, lo mismo que la siguiente.

También el 3-4-20, con un mayor detalle.

Cuando en el verano de 2020 ya no había limitación de movimientos, pudieron elegirse mejores escenarios aunque Venus ya se había movido, e incluso había atravesado la eclíptica.

El 6 de julio estaba en las Híades


Y en agosto ya se despedía de la zona. De arriba a abajo Híades, Pléyades y Venus.


Y ahora mismo es el turno de Marte:

El punto más brillante de la imagen, a la izquierda de las Híades, es Marte en esta imagen tomada el 10 de septiembre de este año. Ahora ya está algo más a la izquierda e incluso más brillante.

Durante estas pasadas semanas ha estado por ahí el planeta Marte. A principios de septiembre se situaba entre ambos cúmulos, ahora se va alejando poco a poco hacia el Este, pero aún se encuentra cerca para dar mayor realce a la zona, y además volverá porque a partir del 30 de este mes comenzará a retrogradar en dirección hacia las Pléyades, alcanzará su máximo brillo con magnitud -2 el 8 de diciembre y el 13 de enero retomará la dirección habitual alejándose.

Retrogradación de Marte, en una trayectoria como si estuviera rondando a las 12 hermanas

La Luna pasará entre Pléyades e Híades situándose cerca de las primeras el 13 de octubre, el 9 de noviembre, 6 de diciembre, 3 y 30 de enero cuando se acercará mucho a las Pléyades sobre todo visto desde América en ambas fechas, 26 de febrero, 26 de marzo desde América, y 22 de abril formando una bonita estampa con su fase muy fina y la presencia de Venus, aunque quizás cueste distinguir a los dos cúmulos ya cerca del horizonte y en el crepúsculo.

Situados en esa zona, La Luna y Venus formarán junto a Aldebarán un llamativo triángulo. 

Acabo de recordar que también estaban estos cúmulos cuando capté la luz zodiacal, sobre lo que he escrito hace poco.

Ahí están, como testigos de ese extraño resplandor y quizá s puedan servir de referencia para captarlo a finales de marzo o primeros de abril.

Híades y Pléyades sobre la tenue luz zodiacal

-------------------------------

9 de octubre. Dos días después de publicar este post me llega la triste noticia de que mi colega y amigo Manu Arregi nos ha dejado para siempre. 

Manu dirigió durante mucho tiempo el blog "El navegante", y fue la persona que me animó a que escribiese yo el mío, con lo que puede decirse que éste también es suyo, y que es consecuencia de su paso por el tercer planeta del que hoy mismo se ha ido y, como muchos dicen, está ya entre las estrellas.

Si una noche entre un claro de nubes o entre los árboles veo surgir ese grupo de estrellitas, sin duda me acordaré de Manu.