Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

viernes, 28 de octubre de 2022

La Luna visita los planetas


Mientras la Luna va dando vueltas alrededor de la Tierra y los planetas alrededor del Sol, cada uno a su ritmo, desde aquí los vemos moverse en nuestro cielo, aproximadamente en una misma franja de hasta unos 15º de anchura. La Luna mucho más rápida, va alcanzando y adelantando a cada planeta. En el momento en que los alcanza (por encima o por debajo) se habla de conjunción, que no será siempre visible desde un determinado lugar si en ese momento fuese de día. También puede ocurrir que moviéndose a la misma altura la Luna pase por delante de algún planeta, tapándolo, a lo que se denomina ocultación. 

Esta animación es solo ilustrativa y no se refiere a ningún caso concreto, que sí se recogen luego.

Para ver cada animación hay que pulsar el símbolo PLAY en dos ocasiones.

Los movimientos de los astros se aprecian solo a lo largo de los días

Si en la primera parte de este año se produjeron muchas conjunciones entre los planetas a veces acompañados de la Luna, pero todas de madrugada, ahora la mayoría de ellos se han situado en los cielos vespertinos, con lo cual en estos meses finales del año 2022 y principio del 23 recibirán la visita de la Luna en horas más cómodas para su observación.

Por supuesto, también se pudieron buscar imágenes curiosas con estos protagonistas a partir del verano, pero había que trasnochar un poco.

El 13 de agosto una luna casi llena y cegadora, escoltada por Júpiter y Saturno.  Marte aún no había aparecido.


El 8 de octubre la Luna se situaba próxima a Júpiter, a solo 2.5 grados

Actualmente, y salvo dos situaciones concretas cercanas al final de año, los 3 planetas exteriores (Marte, Júpiter y Saturno) van desfilando de uno en uno, en cuanto se hace de noche. No habrá  conjunciones entre ellos, y la Luna en su recorrido mensual les encontrará uno detrás de otro en días diferentes. Solo cerca de final de año aparecerán Mercurio y Venus, colándose delante de éstos y se producirá algún agrupamiento incluso realzado con la presencia de la Luna.

Situación actual para estos días al principio de la noche desde 40º N. Las posiciones van variando con el paso de las horas, y las distancias entre los planetas, y sobre todo la posición de la Luna, con el paso de los días. Pero el esquema se mantiene similar. La Luna recorre unos 13º cada día.

Aunque los 5 planetas visibles sin ayuda óptica destacan en el cielo estrellado por su brillo y su movimiento entre las constelaciones, llaman más la atención si se ven cerca de la Luna. De hecho muchas veces me han preguntado "¿cuál es esa brillante estrella que está al lado de la Luna?"

Bueno, está claro que el interlocutor lo ha visto solo una noche, porque la anterior o la siguiente la Luna ya no ocupaba el mismo lugar aunque él no lo supiera. En todo caso, ese astro que le llamó la atención fue sin duda un planeta: seguramente Venus, pero también es posible que fuese Júpiter o Marte.

Como la Luna gira alrededor de la Tierra completando una vuelta cada 27.3 días, sobre el fondo estrellado la vemos situada cada día unos 13º de promedio hacia el Este, una distancia apreciable que hará que la visita a cada planeta solo dure una noche. A la siguiente ya se habrá alejado.

Para quienes no conozcan los planetas puede ser una oportunidad de hacerlo siguiendo estas guías para los próximos meses, que incluyo a continuación, y donde la posición de la Luna marcará cada planeta.

Se han tomado las posiciones con referencia al horizonte de Madrid, y se ha aumentado el tamaño de los astros para darles una forma reconocible y más visual. Se han elegido horas del principio de la noche, en algunos casos incluso casi en el crepúsculo para fueran visibles todos los planetas visitados por la Luna. En cada animación se mantiene la hora y se van desplazando todos los astros según la fecha.

1- Situación en noviembre: El día 1 se produce ya el primer acercamiento, con Saturno, y el más próximo será el día 4 con Júpiter. 


El acercamiento con Júpiter coincide con dos curiosos fenómenos de sus satélites:


2- Finales de noviembre y principio de diciembre: Al haber ocurrido a principio de noviembre el primer acercamiento, da tiempo a final de mes para que vuelva a repetirse y se solape con diciembre. 

Al comienzo aparecen dos posiciones respecto a Saturno porque son casi equidistantes, y al final una muy próxima con Marte, que acabará en ocultación de madrugada.



3- Finales de diciembre: En el crepúsculo previo a la Nochebuena habrá una aproximación de una finísima Luna a Venus y Mercurio. Difícil de observar, pero si se consigue se apreciará una magnífica estampa.

Por fin estarán los cinco planetas y la Luna observables al principio de la noche.


4- Enero: El día 23, antes de despedirse de los cielos vespertinos, Saturno recibirá la visita de la Luna en el momento en que se produce una conjunción muy próxima con Venus. Preciosa imagen también ésta.





Tal como se ha dicho, todas la posiciones de los panetas en las animaciones anteriores corresponden a Madrid, pero son similares en lugares del oeste de Europa. Para un observador situado en un lugar lejano, además de la posición de los astros respecto al horizonte, también la mayor o menor proximidad de la Luna a un planeta (o también a una estrella) puede variar por dos motivos:

- Por un lado el efecto de la paralaje. Ya tuvimos un ejemplo recogido en el post anterior, y concretando en este tema, en la aproximación a Júpiter del día 4-11: Como la Luna se sitúa al Sur del planeta, se verán más próximos desde latitudes más meridionales, por ejemplo en el sur de Africa, como se recoge en este gráfico:

En estas últimas representaciones se ha respetado la proporción entre el tamaño aparente de la Luna y las distancias, para visualizar mejor las situaciones. 

4 de noviembre: Además de aparecer los dos astros más próximos desde el Sur, hay una inversión arriba-abajo e izquierda-derecha que se debe a la diferencia de hemisferios

- Si se consideran dos lugares de muy diferente longitud, además de la paralaje hay que considerar también el desplazamiento de la Luna en el cielo al seguir su órbita. Cuanto más al Oeste, más tarde saldrá la Luna, cuando ya haya realizado un cierto recorrido. Así si desde el Oeste de Europa vemos a la Luna a la derecha de un planeta, desde América la verán más cerca o incluso pasarse al otro lado.   

Por ejemplo: la aproximación de la Luna a Júpiter del 1-12 en Europa se verán separados por 5º pero unas horas después, cuando sea visible en América, se habrá movido y se habrá acercado más a Júpiter, hasta unos 3.5º. Si además se considera desde el hemisferio Sur, la diferencia será aún menor por la paralaje, ya que la Luna se encuentra al sur de Júpiter.

1 de diciembre

Algo similar ocurre el 30 de enero con Marte, y en el caso de Saturno que desde Europa está más cercano a la Luna el día 28 de noviembre (por poco), en América se le verá claramente más cerca el 29.

Por poner un último ejemplo, en la aproximación de la Luna a Marte en noviembre, en Europa será mejor el día 11 (después de la conjunción) pero en América se habrá visto más cercano el 10 (antes de dicha conjunción) .


Si el planeta se encuentra hacia el Este al comienzo de la noche, por ejemplo en el caso de Marte, estará visible durante muchas horas; y si cuenta con la compañía de la Luna, ésta se irá desplazando cambiando la distancia entre ambos. En las animaciones anteriores se ha tomado la posición del principio de la noche para incluir al resto de planetas, pero como Marte es visible casi toda la noche las distancias Luna-Marte son muy variables, hasta el punto de coincidir, y ocurrir una ocultación el 8 de diciembre ya de madrugada.

Conjunciones Luna-planeta y distancia en las mismas.

En los acercamientos entre la Luna y un planeta, lo ideal es que se viera la conjunción, cuando la primera adelanta al otro y así la distancia entre ambos sea mínima.

Pero todas las conjunciones no son igual de próximas. Tanto nuestro satélite como los planetas siguen casi la misma trayectoria sobre el cielo estrellado, ambos en las proximidades de la eclíptica. La Luna solo se separa un máximo de 5.5º respecto a dicha línea, y en cada planeta la máxima separación (máxima latitud eclíptica) es diferente y se recoge en esta tabla:

No es lo mismo la inclinación orbital (con centro en el Sol) que la inclinación sobre la eclíptica que vemos desde aquí.

Por ello cada vez que la Luna “adelanta” a un planeta, pasará a no más de 14.2º (en el caso de Venus) de él o de 8.3º (en el caso de Júpiter o Saturno).

Normalmente esas distancias son bastante menores y por una enorme casualidad durante estos meses serán menores a 5.5º (incluso a 5º) ya que todos los planetas se sitúan al mismo lado de la eclíptica que la Luna:

Actualmente Júpiter y Saturno están al Sur de la eclíptica, lo mismo que Venus y Mercurio cuando se vean en diciembre y enero; Marte al Norte, como se aprecia en el siguiente gráfico, y la Luna, teniendo en cuenta que pasó por el nodo descendente el día del eclipse (25-10), cuando pasa cerca de Júpiter y Saturno está al sur pero cuando pasa cerca de Marte ya se sitúa en el norte. Es decir, precisamente por el lado de la eclíptica en que se encuentra cada planeta y mucho más cerca de ellos de lo habitual.

El grado de casualidad aumenta si comprobamos que ocurre lo mismo con Urano y Neptuno, que no se han tenido en cuenta en todo este artículo por no ser observables a simple vista.

Posiciones del ecuador, la eclíptica, la órbita lunar y los planetas en el mes de noviembre, y aproximadamente en todo el otoño

Posiciones de los 7 planetas respecto a la eclíptica el 24-12-22, cuando todos sean visibles, y órbita de la Luna

La situación es tan rara, que solo se da una vez de cada 128 en que lo analicemos.

Por otra parte,  esas posiciones más cercanas (conjunciones) solo serán visibles desde los lugares en que sea de noche y ocurran por encima del horizonte. Esto es más probable con un planeta que al anochecer está hacia el Este, porque tiene casi toda la noche de margen para que se le acerque la Luna (Ahora ocurre con Marte), que con uno que esté hacia el oeste, que solo se verá durante poco tiempo. Ya se ha dicho que habrá una mayor probabilidad cuando el planeta está más tiempo en el cielo nocturno, es decir cerca de su oposición.


Por supuesto que nuestro satélite está mucho más cerca que cualquier planeta y todo lo relatado son proyecciones en la bóveda celeste, pero a nuestros ojos la Luna visita y seguirá visitando siempre a los planetas, aunque cada vez de una manera diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario