Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

Mostrando entradas con la etiqueta Cometas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cometas. Mostrar todas las entradas

jueves, 7 de mayo de 2020

Un cometa para los cielos del Sur

Algunos lectores me han pedido que recoja en el blog las situaciones del cielo en el hemisferio Sur. Aunque frecuentemente he puesto gráficos y posiciones comparadas desde los dos hemisferios, este post va destinado sobre todo a los habitantes de ese hemisferio.

El cometa c/2020 F8 (SWAN), protagonista de este artículo, en una imagen obtenida desde Namibia el 5 de mayo.
 Créditos: Gerald Rhemann  

La imagen es espectacular pero hay que aclarar que nadie verá algo así. Eso solo se consigue con la exposición adecuada utilizando un equipo fotográfico y de observación de alto nivel y seguramente también un tratamiento informático. Directamente será imposible ver nada de la cola.

Pero a pesar de ello, merece la pena intentar verlo. Este cometa va a estar estos días en sus mejores condiciones para ser observado a simple vista después de que su brillo haya aumentado hasta el punto teórico adecuado, pero casi exclusivamente desde el hemisferio Sur. Paradójicamente, como explico luego, a pesar de que va a pasar pasar al hemisferio Norte celeste precisamente esta noche (del 7 al 8 de mayo).  A pesar de la Luna.

Por eso invito a mis lectores de ese hemisferio (sobre todos los más meridionales: Chile, Argentina, Uruguay) aunque también los cercanos al ecuador, incluso en zonas de México. Pero, eso sí, para verlo hay que madrugar.

Una hora antes de la salida del Sol, en la zona del Río de la Plata está estos días a 26º de altura (Sobre el horizonte Este-Nordeste), desde el Sur de México a 14º pero desde el norte de la península Ibérica no llega a los 2º

Posiciones del cometa desde una latitud de 35º Sur, una hora antes de la salida del Sol.
Elaborado a partir de una imagen de Stellarium.

La posición sobre el fondo estrellado es igual desde cualquier lugar pero cambia la situación del horizonte y la orientación. 

El horizonte del gráfico corresponde a mañana día 8. La altura del cometa se reduce de día en día en esas latitudes, pero no tanto como podría parecer ya que las estrellas de referencia saldrán 4 minutos antes cada día y el Sol un poco más tarde (en el hemisferio sur). Eso supone que el día 14 la altura será unos 10º, bastante más de lo que se deduce del gráfico, y todavía subirá algo más hasta que la claridad del alba impida su visión. 

Si no conoces las constelaciones, o incluso si no estás orientado, una buena referencia es que el cometa aparece debajo de Marte, esa estrella rojiza brillante, que a su vez está debajo de Júpiter (el astro más brillante del cielo en esos momentos después de la Luna) y de Saturno. Sabemos que los tres son planetas, pero te parecerán 3 brillantes estrellas. Todo ello para lugares de latitud media del hemisferio Sur.

Mañana la Luna está casi llena que en principio es un gran obstáculo, pera a esas horas ya estará muy baja y por la zona opuesta del cielo, y los próximos días irá menguando.

Coge unos prismáticos, y barre la zona hasta encontrar una débil mancha neblinosa, como una estrellita con los bordes difusos. No será un gran espectáculo, pero ya habrás conseguido tu objetivo de ver el cometa. Aunque no veas la cola que, en contra de lo que muchos piensan, no es precisamente la características de los cometas, sino la "coma" o cabellera que envuelve al núcleo. Y aparte de estos días, no volverás a verlo porque después de dar la vuelta a finales de mes, se alejará y nunca volverá.

Quizás puedas ver algo así como la imagen en esta foto, que corresponde al cometa Wirtanen en diciembre de 2018 que fue mucho más débil que éste; pero incluso con prismáticos no esperes mucho más del Swan.

A la derecha, abajo, el cometa Wirtanen. Créditos: Javier Martín de la Asociación Astronómica Orión.
Esta es una imagen más indicativa y didáctica de cara a ilustrar lo que se va a ver; porque quien vaya buscando lo que le sugiera la que abre el artículo no va a encontrar nada, o se va a decepcionar.

Le tengo que dedicar también a Javier este post porque me ha proporcionado varias informaciones sobre el cometa, lo que me ha sugerido escribirlo.

Utiliza unos prismáticos lo más luminosos posible (por ejemplo 10x50 es suficientes y son asequibles). Lo importante es el segundo número que indica el diámetro y cuanto más grande mejor. El primero indica los aumentos, y no es importante. Incluso en este caso, con un mismo diámetro mejor menos aumentos porque cogerá más campo y te será más fácil encontrarlo y, en general, será más luminoso.

El cometa seguirá una trayectoria sobre el fondo de las constelaciones que le lleva cada vez más hacia el norte, pero cuando teóricamente estaría bien posicionado para ser observado desde el hemisferio Norte, se va aproximando al Sol. Pasa por el perihelio el 27 de mayo y aunque lo hace muy al norte del plano orbital terrestre, lo tendremos situado solo en los cielos crepusculares con la dificultad que ello conlleva por el brillo del cielo.

Descubrimiento y nomenclatura

Este cometa, cuyo nombre técnico es C/2020 F8 (Swan)  fue descubierto a partir de datos obtenidos el 25 de marzo por la cámara Swan de la nave espacial Soho, aunque los estudios que lo delataron fueron realizados días después por un astrónomo aficionado australiano.

A los cometas se les pone el nombre de su descubridor. No obstante en los últimos tiempos habitualmente los astrónomos no los descubren directamente observando el cielo, sino analizando imágenes tomadas previamente por diversos telescopios y en estos casos se les da el nombre del observatorio o del propio instrumento, y hay muchos casos con varios descubrimientos que se van numerando. 

En cuanto al nombre técnico se determina de manera similar a los asteroides: en este caso con la letra C/ seguida del año del descubrimiento (2020) una letra que indica la quincena (F por ser la segunda quincena de marzo) y el número en el orden de los descubrimientos de esa quincena. En este caso el octavo.

Curiosamente el Swan se descubrió unos pocos días antes de que se rompiera otro cometa, el Atlas, que prometía mucho para este mes de mayo pero al desintegrarse por la acción de la radiación solar ya no dará espectáculo. El Swan ha sido sin duda su sustituto, y por una tremenda casualidad dentro de solo unos días coincidirá en la posición que ocuparía (que ocupan los restos) el otro en la constelación de Perseo. Justo en las mismas fechas previstas.

Ruptura del núcleo del cometa Atlas

Evolución del brillo

El cometa Swan ya ha superado la magnitud 5 y podría alcanzar la 3, aunque las previsiones en este tipo de cometas que se acercan por primera vez al Sol son muy difíciles y es posible incluso que también se fragmentara, lo que modificaría este valor, y su evolución prevista en las próximas semanas, que se recoge en este gráfico tomado de https://cometografia.es/ de José J. Chambó.

Datos de la magnitud que ha mostrado Swan en las últimas semanas y su posible evolución.
La fuente es una magnífica web donde puede encontrarse la mejor y más completa información sobre cometas

Si no tenemos experiencia en la observación de cometas hay que tener mucha precaución con el tema de su magnitud. 

En general suele decirse que un astro es observable a simple vista cuando su magnitud (la medida de su brillo) es inferior a 6. Algunos optimistas, con cielos limpios ponen el límite en 6.5. La magnitud se mide con un número que es menor cuanto más brillante. Las estrellas más brillantes tienen magnitud 1, aunque incluso hay varias con magnitud negativa, así como algunos planetas aunque en estos es variable.

Por eso muchas veces cuando un cometa alcanza la magnitud 6 se dice que es visible a simple vista. 

Pero no. Recuerdo la decepción que provocó el Halley en 1986 cuando en los medios se anunciaba con ese criterio, se decía que ya se podía ver, pero casi nadie lo veía.

Un cometa no es un astro puntual como una estrella, sino que es difuso y puede ser muy extenso. Su magnitud se calcula integrando (sumando) el brillo total de toda su superficie, con lo que aunque tenga magnitud 5, como es el caso del Swan estos días, si se quiere ver algo es casi imprescindible usar al menos unos prismáticos para localizarlo.

Si, como estaba previsto, alcanzase una magnitud alrededor de 3 la próxima semana, entonces aparecerá en un cielo ya crepuscular, y el brillo de fondo hará también muy difícil que lo podamos distinguir sin prismáticos.

 


Órbita

En principio la órbita de este cometa parece que es casi hiperbólica, por lo que es la primera vez que se acerca al Sol y no volverá. Solo va a pasar un  breve intervalo de tiempo en el hemisferio Norte celeste: desde hoy y hasta el 24 de julio.

Siempre había estado en el hemisferio sur celeste y allí volverá para siempre.

Órbita del cometa Swan en planta (sobre el plano de la órbita terrestre (la eclíptica) y de perfil respecto a ésta.
Elaborado a partir de los datos de https://cneos.jpl.nasa.gov/orbits/

Aunque por tener órbita hiperbólica pudiera pensarse que es extrasolar como el Borisov, analizando su velocidad hay que descartarlo, y su órbita está en el límite entre la parábola e hipérbola, siendo la excentricidad prácticamente 1.

De todas formas el valor asignado en cneos.jpl.nasa/orbits es solo una estimación, tal como allí se recoge. (Se ha obtenido un valor de 1.001 pero con una incertidumbre mayor que 0.0011), pero en otros lugares también se citan otros valores de la excentricidad, desde 1.1 hasta ligerísimamente menor que 1.

También podría haber tenido alguna leve variación en su órbita y haber aumentado su excentricidad hasta hacerla hiperbólica.


Por otra parte: En la órbita puede apreciarse que no muy lejos del perihelio (por el que pasará el 27 de mayo como se ha dicho) se sitúa muy al norte de la eclíptica y por ello llegará a ser circumpolar a partir de latitudes 42º N. Pero su observación será muy difícil y desde ningún lugar de la península Ibérica alcanzará una altura mayor de 10º de noche. 

Viajando unos cuantos grados más hacia el norte aumentaría su altura, pero debido a las fechas ya acercándonos al solsticio de verano nos encontraríamos con el problema de que precisamente por la zona del cometa el cielo no se oscurecerá del todo.  ¡Vamos, que definitivamente este cometa no es para los del norte!


Aparentes paradojas:

- Aunque la magnitud del Swan sigue aumentando, cada vez puede ser más difícil verlo porque se está acercando al Sol, con lo que aparecerá sobre cielos crepusculares cuyo brillo dificultará enormemente su observación.

Esto ocurre con la mayoría de los cometas ya que al irse acercando al astro rey reciben una mayor energía que calienta su núcleo helado con lo que la actividad de sublimación de materiales se acelera, e incluso pueden producirse explosiones o rupturas que puntualmente también hacen aumentar su brillo pero a la larga pueden debilitarlo.

Pero por otra parte su posición cerca del Sol, como digo, impide verlo en un cielo oscuro donde sería más espectacular. Esto, sin embargo está condicionado por la geometría de las órbitas y la posición de la Tierra en el momento del paso del cometa por el perihelio, o de la distancia entre la Tierra y el cometa en determinados momentos.

Así hay casos de cometas pequeños, que no deberían alcanzar un brillo muy elevado pero que han pasado muy cerca de nuestro planeta y han llegado a ser espectaculares en unas pocas fechas. Un ejemplo muy claro fue el Yakutake en 1996, o en mucha menor medida pero más reciente el Wirtanen en diciembre de 2018. 

El Yakutake, que en algunas imágenes guarda bastante parecido con el Swan, aunque fue mucho más espectacular.
Un pequeño cometa que apareció casi de pronto pero durante unos pocos días de marzo del 96 causó sensación. En aquel caso la imagen que se veía a ojo no difería mucho de la fotos.


- Aún después de pasar al hemisferio Norte celeste, durante unos días continúa estando mejor posicionado para ser observado desde el hemisferio Sur terrestre.

Estos días está situado cerca de la eclíptica, un poco al Sur de la misma. Atraviesa casi a la vez la vez el ecuador celeste (este 8 de mayo) y el plano orbital terrestre (el día10).

Todavía visible al Oeste del Sol, por lo que es matutino. y la eclíptica al amanecer está más vertical en otoño (ahora es esa estación en el hemisferio sur) que en primavera (ahora en el hemisferio norte).

Aunque con el criterio de la altura del cometa una hora antes de la salida del Sol (que he tomado al principio por ser más sencilla de estimar) parece que dentro de unos pocos días estaría mejor situado desde el Norte, considerando una determinada altura del Sol bajo el horizonte (que determina más exactamente el grado de oscuridad del cielo) la situación vuelve a favorecer a casi todos mis lectores de Sudamérica y México (respecto a mi situación en la latitud 43º N) por su mayor proximidad al ecuador, donde la trayectoria de salida de los astros es más vertical.

Por ejemplo, el día 14 de mayo (cuando con una declinación de 22º N ya parece que se despide del Sur), cuando el Sol esté a 12º bajo el horizonte, el cometa visto desde Bilbao estará a poco menos de 11º de altura, desde el Río de la Plata a 11.5º y desde Ciudad de México a 18.5º.         

Y unos días después, cuando ya esté claramente mejor en el Norte (además de haber aumentado el brillo teóricamente), la luminosidad del cielo también irá en contra de los observadores del hemisferio boreal.

Es cierto que ya a finales de mayo y principios de junio habrá unos días en que podría ser visible desde zonas del hemisferio norte, pero las perspectivas no son buenas por varios motivos que se han citado.

Aquí ya ha comenzado la desescalada de la pandemia y se puede salir de madrugada, aún de noche y con ello tenemos la posibilidad de poder observar desde un lugar mejor que la ventana de casa. No conozco la situación concreta en otros países, pero tengo la esperanza de que allí también vaya mejorando.


lunes, 7 de octubre de 2019

Borisov, el exocometa hiperbólico


Siguiendo la nueva línea que he dado a mi blog (aunque no me dure mucho), también hoy he querido reflejar situaciones que he visto repetidamente durante mis más de 25 años en las aulas. 
Nunca acabas el tema en la fecha que te has propuesto, y no precisamente porque tu programación de las clases haya sido deficiente. Así a veces todo queda a trompicones, e incluso al final pierdes más tiempo porque tienes que volver con el “Como decíamos ayer …”

Pero hoy si; he decidido que voy a acabar con este asunto del Borisov.

El mérito de Gennady Borisov  

Bueno, lo de intentar descubrir un cometa para hacerse famoso lo contaba casi cada día en el aula de Astronomía de Durango para motivar a los chicos a mirar al cielo, pero cada vez lo hago con menos convicción porque resulta que ahora casi todos llevan nombres como Panstarrs, Linear, Atlas, Soho… que en realidad no son personas, sino telescopios automáticos que son capaces de captar los cometas y de manera automática deducir que son algo nuevo y diferente de lo que hay siempre por la zona, cuando todavía son indetectables por los astrónomos…

Telescopio del observatorio Pan-Starrs, que ha permitido descubrir muchos cometas

Sin embargo éste tan especial lo descubrió el astrónomo aficionado de Crimea  Gennady Borisov el pasado 30 de agosto con un telescopio relativamente modesto, de 60cm de diámetro, menor incluso de los artefactos que utilizan algunos aficionados de nivel y que, por ejemplo, capta 200 veces menos luz que alguno de los que hay en los grandes observatorios como los de Canarias.
El descubridor del primer cometa interestelar puliendo, él mismo, el espejo de su telescopio.

viernes, 27 de septiembre de 2019

Continuando con las cónicas.

Este post es continuación del anterior. Si no lo has leído es conveniente que lo hagas,  clickando aquí

Al igual que aquel, está escrito en un estilo “diferente” simulando una lección en clase, con aportaciones del alumnado y del profe. El motivo es aprovechar el principio de curso escolar, y cambiar un poco de "registro", que después de más de 200 artículos se hará monótona siempre la misma cantinela. Aportar un poco de frescura aunque no me dure mucho, y  a quien le parezca que ahora está perdiendo el tiempo con este blog, seguro que encontrará en él algo interesante aquí mismo o en un futuro próximo..

Además con un lenguaje más coloquial quiero recuperar y acentuar eso de “un blog para todos los públicos”, que con el montón de tecnicismos que van apareciendo, algunos me están echando en cara que a veces es “para mayores con reparos” incluso antes de “los rombos”.

Las frases que pongo en boca del alumnado van en letra cursiva y en azul.

Hoy tenemos dos temas interesantes que quedaron planteados el día anterior:   las sombras y el cometa extrasolar.
Tanto en el primer caso (el recorrido de las sombras fuera de los círculos polares) como en la órbita del cometa Borisov nos aparece la HIPÉRBOLA, una de las curvas de la familia de las cónicas.

lunes, 16 de septiembre de 2019

Unas curvas muy astronómicas


Primera lección del curso: Cónicas. ¡Uff!

Suele dar pereza volver a empezar el curso, y a mí también me ha dado un poco el ponerme otra vez con el blog porque ya acabaron las vacaciones, atrás quedaron esos post más ligeros que recogían bonitas imágenes del cielo pero no exigían ponerse a pensar demasiado, y ahora toca “meterse en harina” con algo más académico.

Por fin me he decidido a sentarme delante del teclado, por dos motivos: Por una parte tenía algo pendiente desde hace un tiempo, una anécdota personal que en algún momento tendría que contar, y por otra, la noticia reciente del descubrimiento de un extraño cometa que viene de muy lejos.

Las dos excusas para escribir este artículo: mi regalo y el cometa Borisov
Aunque aparentemente no tienen nada que ver entre sí, algo hay en común en ambos temas.


Como es principio de curso, manteniendo la tradición voy a tener en cuenta dos criterios: Lo primero no entrar a tope el primer día y pasar un rato contando chascarrillos para ganarte a los estudiantes. Por ello os pido un poco de paciencia a los forofos de la astronomía, porque la introducción está al margen de lo nuestro, pero para mí es un tema tan curioso, que se merece unos preámbulos.

Además debo hacer algo que también es frecuente en los principios de curso: Repasar o recordar cosas que ya se vieron, para refrescar la memoria antes de seguir, aunque en este caso sea con el objetivo de darle un enfoque algo diferente.

Como en estas fechas solemos echar la vista con añoranza a aquellos días en que comenzaban las vacaciones, voy a aprovechar la mencionada anécdota que me ocurrió a principios de julio:

martes, 11 de diciembre de 2018

El cometa que ya nos llega.


A pesar de que recientemente manifesté mi intención de hacer una pausa y tomarme un descanso en el desarrollo del blog, lo cierto es que no he podido evitar que con este tema de actualidad haga esa pausa muy breve  o la retrase. Voy a intentar volver a los orígenes, de que este blog sea para todos los públicos, con contenidos sencillos, cercano, contando mis experiencias personales, pero sin olvidar los rombos con las secciones de ”si quieres más”.

Y es que ya está aquí el que dicen es el cometa más brillante de los últimos 4 años. Pero cuidado, que nadie espere un espectáculo extraordinario.


Aquí lo tenéis en varias versiones: Un dibujo de mi colega Kruchi de la AAV, porque casi siempre los dibujos astronómicos son más clarificadores que las imágenes tratadas con programas informáticos, dos imágenes de gran campo para compararlo con las estrellas de la zona y apreciar que no es fácil encontrarlo, obtenidas por Javier Martín y por Sensi Pastor, y  finalmente otras dos imágenes magníficas obtenidas y tratadas con equipos de buena calidad de Angel ferrer y Damian Peach.
Kruchi (AAV-BAE)





Javier Martín (Asocición Astronómica Mirandesa)


Sensi Pastor (Agrupación Astronómica región de Murcia Observatorio Murcia-La Murta





Angel Ferrer (Astrosafor)

Damian Peach


















Nuestro cometa se llama 46P/Wirtanen, que el 20 de noviembre  alcanzó la magnitud 6 con lo que siguiendo los criterios habituales respecto al brillo de los astros y su observación desde donde no hubiera contaminación lumínica, debería haberse visto ya sin ayuda óptica, y en algunos lugares así se anunció. Sin embargo parece que aparte de fotos o imágenes a través de instrumentos ópticos a fecha de hoy no tengo noticias de que nadie lo haya conseguido (quizás es solo que no me he enterado).
(Aunque para dejar constancia fotográfica, valgan las anteriores imágenes)