Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

Mostrando entradas con la etiqueta Curiosidades. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Curiosidades. Mostrar todas las entradas

martes, 10 de noviembre de 2020

Las caras de Marte y otras pareidolias astronómicas

Este artículo es solo una curiosidad sin mayor trascendencia. Intento que el blog tenga variedad y por ello, intercalado con otros artículos de más enjundia, esto de hoy puede ser solo un pasatiempo en espera del próximo, con nuevos datos sobre la conjunción planetaria de diciembre

Todos hemos visto muchas veces imágenes de caras y de figuras de animales en las nubes, en los perfiles de algunos montes o incluso en los árboles. Bueno, más que verlas las hemos imaginado.

Se trata de un curioso fenómeno psicológico, llamado “pareidolia”, donde un estímulo impreciso y aleatorio es percibido erróneamente como una forma reconocible y nuestro cerebro inconscientemente lo asocia a figuras conocidas que objetivamente no lo son.

Aunque seguramente la mayoría de estas pareidolias se nos aparecen en las nubes cuyas formas cambiantes pueden adaptarse a multitud de imágenes, también pueden intuirse muchas veces en las imágenes de los astros.

Quizás la figura que más se repita sea la de una cara (tres puntos o líneas adecuadamente colocados nos parecen los ojos y la boca, a veces un cuarto elemento nos sugiere la nariz… ), y una de las más famosas es sin duda "La cara de Marte", esta famosa imagen tomada por el Viking 1 en 1976, que dio mucho que hablar, e incluso para los aficionados a las ciencias ocultas o a las historias de “extraterrestres” era una prueba clara de que una inteligencia superior habitaba o había habitado en Marte y ahí había dejado su sello.

Todo ello a pesar de que, aunque hubiera sido así, los supuestos extraterrestres no deberían por qué tener ninguna similitud fisiológica con los humanos.


Estaba claro que era una pareidolia, alimentada por la iluminación concreta en el momento de la toma, que casualmente sugería unos rasgos faciales. Efectivamente, en mayo de 2001 fue fotografiada nuevamente, esta vez por la Mars Global Surveyor y se vio que de cara, nada de nada, como también se comprueba en reproducciones de diferentes imágenes.



Debido a que estamos disfrutando estas semanas de una magnífica oposición de Marte, que nunca ha habido tantos medios técnicos, y que parece que la atmósfera del planeta está tranquila, está siendo aprovechado por muchos aficionados para obtener magníficas imágenes de una gran resolución.

Hace unos días en un wasap me llegaba ésta. No sé si veis una cara, pero a mí me lo pareció al primer vistazo. ¡Hasta el casquete polar se sitúa en la coronilla!

Tanto, que no hice ningún cometario para no meter la pata, pero desconociendo los detalles de la geografía marciana, lo primero que pensé fue que era un trucaje para hacer una broma. Al menos esos dos puntos oscuros, redondos como pupilas, me parecían claramente añadidos para dar más impresión.

Sin embargo, no. Como he comprobado en algunas fotos de otros autores que han circulado en las redes, alguna realizada solo con unos minutos de diferencia respecto a ésta, todo era real o en todo caso solo se había realizado un tratamiento informático que resaltara lo que ya había originalmente, lo cual es habitual y lógico en estos casos. 

Quizás lo único "no habitual" es que se ha colocado el polo sur arriba, y si se hubiera hecho al revés, como es más habitual, yo no hubiera vista la cara.

Cuando días después me llegó un magnífico GIF animado con la rotación del planeta realizada a partir de una serie de imágenes, intenté comprobar que efectivamente volvía a ver esa cara, pero a fuerza de fijarme en los detalles me pareció ver otra cara en una zona reducida de la superficie. 

La cara de un campechano obeso con bigote hitleriano

Y luego otra

En este caso, el antifaz es clarificador

Y más:

¿No te suena la cara de un controvertido mandatario en los últimos años de su vida? Las cejas, el puente de la nariz y el bigotillo son significativos

  

O este narigudo de pequeños ojillos saltones y alargado bigote estilo mejicano

No sé si tú también las verás, o es que mi cerebro entró entró en conexión pareidólica y todavía no se me han borrado las imágenes.

Puedes intentar localizar su situación, y algunas caras más, en estas imágenes de todo el planeta en diferentes momentos de su rotación.


Por cierto, la espectacular animación de donde he tomado las imágenes, que sin duda es fruto de un magnífico trabajo, puede motivar al alumnado o al simple curioso que se interesa por el tema por lo que tiene un gran valor didáctico y proporciona un buen recurso para irse familiarizando con la geografía marciana. Al menos para mí lo ha sido.

Pero buscando en la red he encontrado también esta imagen del cráter marciano Galle, que alguien bautizó como la cara sonriente, y es tal cual el emoticono de la sonrisa.

Créditos: ESA DLR FU Berlín (G.Neukum)

El planeta rojo ya se está alejando, pero aún le quedan unos cuantos días para dejarse observar y fotografiar. Además ahora ya desde el principio de la noche aparece a una altura suficiente y no hay que trasnochar. Aunque los mejores días para obtener imágenes ya hayan pasado, estas fechas son más propicias para la observación “para todos los públicos” por la comodidad de la hora.

Hasta junio de 2033 no volverá a situarse tan cerca, o sea que hay que aprovechar. Es cierto que hace falta un buen equipo para obtener imágenes con suficiente resolución, pero puedes dejar que otros las capten y buscarlas en la red, a ver si aprecias más caras.

Ya tienen una motivación más para observar estas semanas el cielo desde la ventana de casa, apreciar extraordinario brillo de Marte, que destaca incluso entre la gran contaminación lumínica de las ciudades, e imaginar la superficie marciana ¡llena de supuestas caras que te miran a tí!


Pareidolias en la Luna

Está claro que si nos ponemos a buscar en imágenes o mapas detallados de otros astros, con distintas escalas, seguiremos encontrando multitud de caras pareidólicas.

Después de ver tantas caras marcianas, no hay que olvidar que la más famosa y difundida en casi todas las culturas es la cara de la Luna, sobre la que incluso existen diversas leyendas tradicionales.

Pero en nuestro satélite también pueden apreciarse otras pareidolias que ya son clásicas: Una señora leyendo un libro, un conejo, un escarabajo… o con cierta imaginación, verás incluso una pareja...¿besándose? …

Bueno, respecto a la última me dicen que la he dibujado muy aséptica (quizás inconscientemente por eso de para "todos los públicos"), y que todo el mundo la traza en pleno beso de tornillo con otra visión de la cara de la chica. Puedes utilizar la imagen central para imaginarlo como tú quieras.

Ya a otra escala más detallada, se han imaginado y nombrado numerosas figuras pareidólicas en la Luna, una de las más sugerentes la imagen de la doncella con la melena exuberante que bordea Sinus Iridium, pero esto daría para un artículo entero.

Para acabar quiero poner la imagen del astro que más me impactó la primera vez que la encontré, quizás por las sorprendentes noticias que había oído sobre él antes de conocer su imagen: Esta de Epimeteo, el satélite de Saturno que describe una curiosa danza con su colega Jano.

Creo que no es necesario detallar dónde están los ojos o la nariz en esta cara pareidólica de Epimeteo

Aunque siempre se habla de los futuros viajes a Marte, si dentro de unos siglos se organizan tournées turísticas más exóticas por el Sistema Solar, sin duda una de las atracciones estará en Jano con temporada alta cada 4 años, viendo acercarse la amenazadora imagen de Epimeteo, que si ya de por sí el fenómeno de la aproximación sería impresionante, ¡Encima con esa cara!

domingo, 13 de octubre de 2019

La luna del cazador


Siguiendo la excusa del desarrollo de una clase, recojo hoy un bulo que se suele difundir todos los años por estas fechas, y que podría dar lugar a una de las situaciones que frecuentemente se producen en las aulas:
Ante una noticia o hecho curioso que pueda estar relacionado (más bien poco que mucho) con tu asignatura, y casi con el único objetivo de hacerte perder el tiempo, aunque en ocasiones también de saciar su curiosidad, te preguntan al comienzo de la clase sobre ello e intentan estirar al máximo la duración de la explicación del asunto.

Las frases atribuidas al alumnado están en cursiva y en azul.

- Profe: ¿Pueden verse a la vez dos soles, como en esta foto?

Una insólita imagen que se hizo viral en las redes sociales mostraba dos "soles" brillando simultáneamente.

- Cómo vas a ver dos, si solo hay uno.

Bueno en otros sistemas estelares hay estrellas dobles, o triples…(múltiples) y desde uno de sus planetas podrían verse simultáneamente, pero aquí no. En nuestro Sistema Solar, sol no hay más que uno.
Carl Sagan imaginó este planeta con dos soles en su conocida serie “Cosmos”. También desde el exoplaneta más cercano a nosotros, Próxima b, se verán tres soles porque además de su estrella brillarían como tales alfa y beta Centauri.

- Pues en Canadá han visto dos. A mí me lo han pasado en un whatsapp.
 - Y a mí ¡Mira, profe!
- Y yo lo he visto en Twitter

- Si. A mí también me ha llegado, pero es mentira. ¿Todavía no os habéis enterado que internet y las redes están llenas de noticias falsas y bulos absurdos?
Y éste ya lleva tiempo:

lunes, 23 de abril de 2018

23 de abril ¿día del libro?


Hoy 23 de abril se celebra el día del libro. Aunque parezca que  no tiene nada que ver con el tema de este blog, hay una curiosa circunstancia que lo relaciona con la astronomía, motivada por  los movimientos de la Tierra que, como sabemos, determinan la duración de las dos principales unidades de medida del tiempo: el día y el año.

Ambos periodos no están sincronizados, de manera que un año tenga un número exacto de días, o que el sobrante sea una fracción sencilla. Ello ha originado un desajuste en el calendario que es el motivo de una casualidad que se ha utilizado para elegir la fecha en que se celebra el día del libro.

Esto no se habría producido nunca en Mercurio donde día y año sí están sincronizados, o tampoco si, por ejemplo, un año tuviese exactamente 365 días, o 356.25 (365+1/4) o 365.666... (365+2/3)
De esta circunstancia, y de algunas curiosidades que de ella se han derivado, voy a escribir hoy aprovechando la efeméride.

martes, 18 de julio de 2017

Dando vueltas alrededor del Sol

En el post anterior hablé sobre las fechas de cumpleaños y de alguna manera en este voy a continuar con el tema:

Cuando una persona cumple años es frecuente que él o alguien diga la frase: “hoy he completado una nueva vuelta alrededor del Sol” o “ya llevas dadas  x  vueltas en torno al Sol”
Lo mismo suele ocurrir cuando comienza el nuevo año, el 1 de enero, y es posible que en esa fecha señalada hayas recibido algún mensaje con esta imagen, porque está muy difundida.

Sin embargo, ninguna de esas frases es totalmente correcta porque el periodo de tiempo que llamamos año no es el mismo que la duración del movimiento de traslación de nuestro planeta en torno a su estrella.

Ya lo he mencionado un par de veces en este blog en unos contextos más generales en las entradas “Midiendo el tiempo” y “Precesión de los equinoccios”, pero ahora lo voy a analizar más detenidamente.

martes, 11 de julio de 2017

La verdadera fecha de tu cumpleaños

Todo el mundo sabe cuál es la fecha de su cumpleaños, las de sus familiares y amigos cercanos, y recibe felicitaciones y las envía en esos días señalados.


Pero, además de que siempre hay alguien que se acuerda con retraso o se confunde, es muy frecuente que incluso el protagonista no lo celebre en el día adecuado, es decir, en la fecha en que se cumplen los años exactos desde el momento del nacimiento.

El pasado 28 de junio después de cenar, le cantamos a David el “cumpleaños feliz” invitándole a apagar las velas de la tarta. Él sorprendido, dijo “¡Que es mañana!”. Pero no.

Aunque efectivamente nació el 29 de junio de 1990 hacia las 3 de la madrugada, este año 2017 ha sido el día 28 por la tarde, el momento en que han pasado exactamente 27 años desde aquel instante. Y por tanto, la fecha en que ésto ha ocurrido, el “día” en que ha cumplido años, ha sido el 28.

De acuerdo. Lo que hicimos con el cumple de David no es algo convencional. Puede pensarse que sería una excentricidad, algo friki, pero fue consecuencia de una discusión sobre un  tema que afecta de manera clara a algunas personas: los que por haber nacido un 29 de febrero solo celebran el cumpleaños en “su día” cada cuatro años.

viernes, 16 de junio de 2017

Un reloj ... ¿de Sol?

Aunque no lo parezca, también el artilugio del centro de la imagen es un reloj de sol, y así lo corroboraron la totalidad de miembros de un foro de gnomonistas (expertos en relojes solares) que fueron consultados y respondieron a la pregunta de si podría considerarse como tal, o no.
Tres de los muchos relojes de sol que hay en el Aula de Astronomía de Durango
Efectivamente, exceptuando el aspecto, tiene todas las características de un reloj solar:

- Marca la hora utilizando para ello la posición del Sol.
- En el momento en que se coloca en un lugar soleado, correctamente orientado, él solo se pone en hora.
- Cuando se nubla o se oculta el Sol, deja de funcionar.
- En el momento que el Sol vuelve a aparecer de detrás de una nube o por el horizonte al amanecer, vuelve a ponerse en hora de manera automática y sigue funcionando normalmente.
- Para un correcto funcionamiento hay que colocarlo orientado, hacia el Sur.
- El elemento clave está inclinado según la latitud del lugar, y quedará paralelo al eje terrestre, al igual que un gnomon o varilla de un reloj solar.

Ya hablé de pasada de este artilugio hace casi un año cuando dediqué un post a unos extraños relojes de sol digitales, anuncié entonces que explicaría su funcionamiento pero había olvidado mi intención hasta que hace poco ha aparecido un comentario en Youtube pidiéndomela.

miércoles, 31 de mayo de 2017

¿Hacia dónde vamos?

“Pero sin embargo se mueve”

La famosa frase atribuida a Galileo, que según muchos solo sería una leyenda urbana porque aunque lo seguía pensando nunca se habría atrevido a pronunciarla delante de testigos después de ser obligado a abjurar, nos indica que siempre nos estamos moviendo.

Pero ... ¿hacia dónde vamos?
Mi respuesta, aquí y ahora es “hacia abajo”. Pero la tuya posiblemente será distinta según cuándo leas esto y dónde estés.

Por supuesto todo depende de la referencia que tomemos. Si en un tren en marcha nos levantamos del asiento y vamos andando hacia el restaurante que está en la cola del tren, cualquier otro viajero que nos viese diría que estamos yendo hacia atrás, aunque respecto a la referencia del exterior, de las vías y el terreno, vamos hacia adelante.
En el Universo todo se mueve y para hacer cualquier consideración o cálculo de velocidades hay que fijar una referencia
La Tierra se mueve alrededor del Sol, el Sol se mueve en la galaxia y la galaxia también se está moviendo, pero en todo esto vamos a tomar como referencia el Sistema Solar, e intentar visualizar ahora mismo hacia dónde estamos avanzando. 
Las direcciones hacia arriba o hacia abajo, a las que me voy a referir, son las que cualquier persona que tengas a tu lado te señalaría, sin saber siquiera de lo que estás hablando.

Estoy escribiendo esto a primeras horas de la noche y por eso he dicho que me muevo hacia abajo, hacia “mi abajo”, la dirección en que tengo mis pies y donde vive mi vecina, la que se molesta cada vez que oye ruido porque se me cae al suelo algún objeto.
Pero “mi hacia abajo” puede ser muy distinto de “tu hacia abajo” si vives lejos de Europa, porque para ambos el “hacia abajo” es hacia el centro de la Tierra.