Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

domingo, 28 de enero de 2018

La superexagerada luna magic...

Es posible que hayas oído que este próximo miércoles 31 de enero se va a ver una luna muy especial. Nada menos que una superluna azul de sangre.
Pero si tienes el cielo despejado y consigues ver la Luna, pensarás con decepción, que así  ya la has visto muchas veces.
Uno de los muchos titulares que recogen la efeméride

Creo que si yo fuese consecuente no debería escribir este post porque más de una vez me he pronunciado en contra de darle publicidad a estas cosas. Pero está claro que como se difunde tanto en los medios la gente lo oye, se interesa por el tema y pregunta. Por ello considero conveniente aclarar su significado a la vez que quitarle relevancia para que no vayamos engañados a ver algo que no tiene nada de espectacular y cuando vuelvan a repetirse sepamos exactamente lo que se nos anuncia y no hagamos mucho caso.

En septiembre de 2015 también hubo una superluna de sangre. Le faltó lo del azul, pero no te creas que ésta la vas a ver de ese color. En la imagen aparece la Luna eclipsada junto al museo Guggenheim Bilbao, aquel día.


Es curioso como últimamente se utilizan palabras grandilocuentes y sonoras para definir algo que no tiene nada de especial, las situaciones que motivan estos calificativos se han producido muchas veces y se repetirán a no tardar mucho. Es cierto que en este caso se da una coincidencia de tres circunstancias en un  mismo día, lo cual es mucha casualidad; pero solo una de ellas tiene una importancia astronómica, aunque se utilice un apelativo llamativo (luna de sangre) para realzarlo, en vez de llamarlo simplemente por su nombre: eclipse de Luna.

También es muy curioso que estas noticias suelen surgir de la agencia espacial estadounidense NASA, que se supone es un organismo serio y extraña que difunda estas cosas, muchas de las cuales no tienen ningún sentido observacional ni astronómico. Como la fuente es prestigiosa, son recogidas luego por numerosos medios de comunicación.
Anuncio de las superlunas en páginas oficiales de NASA

En palabras de un científico investigador del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA,   “Las superlunas son una gran oportunidad para que la gente empiece a mirar a la Luna, no solo una vez, sino todas las veces que tengan la oportunidad de hacerlo”.
Parece que lo que pretenden es que la gente se interese por el espacio y la opinión pública valore la función de la agencia espacial. Aunque yo pienso que quien mire pensando que va a ver algo excepcional se decepcionará y posiblemente no vuelva a mirar.

Bueno, hay que ir por partes porque en esta “superluna azul de sangre” hay tres cosas que no tienen nada que ver, excepto que las tres tienen que ocurrir necesariamente en Luna Llena.

Aunque en el titular aparecen 4 aspectos, luna de sangre se refiere a lo mismo que eclipse total.

- Luna azul.

Empiezo por esto, que es lo que menos sentido astronómico tiene, y lo primero que hay que decir es que la Luna no se verá azul.
Se ve del mismo color que cualquier otra luna llena. Hay varias teorías de por qué se le puso ese nombre, y alguna sugiere que fue la evolución de otra palabra que no tenía nada que ver con los colores. 
Cuando en un mismo mes se dan dos lunas llenas, a la segunda alguien le llamó Luna azul.

En realidad es una casualidad numérica relacionada con el calendario y no tiene ningún interés astronómico ni afecta para nada al aspecto de la Luna ni a su posición.
Como el ciclo lunar dura 29,5 días, si hay luna llena el primer día o la primera mitad del segundo en un mes de 31 días como enero,  da tiempo para que ocurra nuevamente a final de mes (el día 30 o 31). Para que suceda en un mes de 30 días, tiene que haber habido luna llena en la primera mitad del día 1, y nunca ocurrirá en el mes de febrero.
La media es cada 2 años y pico, pero en el próximo marzo, solo 2 meses después de ésta, volverá a ocurrir, porque también habrá luna llena los días 2 y 31.

Calendario con las fases lunares de enero, febrero y marzo de 2018. Las lunas llenas se han remarcado con un círculo rojo.
Algo similar a lo de este año 2018 sucede siempre que hay dos lunas llenas en enero y no es año bisiesto. Como la última, la que llaman azul, sería el 30 o 31, en febrero no hay tiempo de que ocurra ninguna y bien en marzo  o abril habrá dos.

Pero el que una luna llena sea la primera o la segunda del mes no tiene ningún sentido astronómico. Nuestro calendario es artificial y arbitrario, tanto el calendario juliano original como la reforma gregoriana (sobre esto escribí “¿Por qué empieza ahora el año?”). Si Julio César hubiera establecido correctamente los bisiestos o Gregorio XIII hubiera realizado la modificación de manera adecuada, cambiarían las lunas azules.

Este tipo de razonamientos para determinar estas “lunas azules” son similares a los utilizados en  las pseudociencias y supersticiones.
Una muestra de ello puede ser este párrafo tomado de ecoosfera.com
Mientras algunos consideran que la superluna de sangre azul advierte un significado profético en torno a los acontecimientos mundiales que están sucediendo actualmente, otros se limitan a pensar en el fenómeno como un exquisito momento para deleitarse con la naturaleza

Pues no, no tiene nada que ver con los acontecimientos mundiales, y para quienes no sea visible el eclipse, tampoco será un momento especial para deleitarse con la naturaleza.

Volviendo otra vez con el nombre de luna azul, entre toda esta nomenclatura extraña referida a las lunas llenas quizás hayas oído otras como la luna del cazador, luna de la cosecha, la Luna rosa, la Luna del lobo, …
La mayoría de estos nombres parece que provienen de Norteamérica y principalmente de algunas antiguas tribus indias.

Todos los pueblos antiguos utilizaban calendarios lunares, donde los meses se correspondían exactamente con las lunaciones, con 29 y 30 días. Así, esos nombres que le daban a la luna llena posiblemente corresponderían al nombre del mes.

Pero la luna azul no proviene de ahí, porque en esos calendarios nunca se repetía una fase lunar en el mismo mes. Frecuentemente la NASA cita que es un término del folclore moderno.


- Superluna

Posiblemente estés cansado de oír anunciar tanta superluna. Se trata de una luna llena que está un poco más cerca de la Tierra de lo habitual y por eso se ve un poco más grande. Pero tan poco, que no nos parecerá diferente de otras lunas llenas.
Aunque la órbita de la Luna es casi redonda, la Tierra está claramente apartada del centro,  de manera que la Luna puede estar más o menos cerca de la Tierra. Usando proporciones sencillas, puede estar a una distancia 8 como máximo y 7 como mínimo. Si está más cerca se verá ligeramente más grande. El punto de máximo acercamiento se llama perigeo y cuando la Luna esté ahí es cuando más grande se verá. Por eso a lo que habitualmente se anuncia como superluna los astrónomos llamamos Luna llena en el perigeo.
La órbita de la Luna es elíptica casi casi circular, pero la Tierra está apreciablemente apartada del centro. Las distancias máxima y mínima de la Tierra a la Luna son 406000  y 356000, pero se visualiza mejor con los números aproximados 8 y 7 que serán también proporcionales al tamaño relativo mínimo y máximo con el que se verá la Luna
El término SUPERLUNA no tiene origen astronómico, sino que fue inventado en 1979 por el astrólogo estadounidense Richard Nolle.  No solo considera superluna cuando está exactamente en el perigeo, sino cuando está próxima a él, de manera que la distancia relativa al apogeo (respecto de la posición del perigeo) sea mayor de 0.9. Por eso suele haber 3 superlunas seguidas, cada 13 meses y medio. Es decir, que no ocurren todos los años en las mismas fechas sino que se van retrasando porque el perigeo lunar se va desplazando. Casi la cuarta parte de las lunas llenas serán superlunas.
Según esta definición de Nolle, Ha habido superluna el 3 de diciembre, el 2 de enero y ésta del 31 de enero.  La del medio siempre es la que se ve más grande por ser la más cercana al perigeo, y esta última de este ciclo, la protagonista de este artículo, es la más lejana de ese punto y por tanto la más pequeña de las tres.


Las siguientes serán en enero, febrero y marzo de 2019
Hay un detalle en este tema que frecuentemente se difunde mal. Lo digo por enésima vez porque sigo leyéndolo en casi todos los sitios en que aparece el tema: Se dice que una superluna se ve un 14% más grande de lo normal, cuando en realidad es un 14% más grande que la más pequeña. Respecto a lo normal es un 7%, y en este caso solo un 6% más de la media porque es de las superlunas menos cercanas al perigeo.
Unas diferencias pequeñas que el ojo no aprecia, y el cerebro no recuerda exactamente cómo vió la luna de hace un mes.

- Luna de sangre

A veces se dice que hay luna de sangre cuando se produce un eclipse lunar total. En este caso si, la Luna cambia de color y se ve rojiza porque parte de la luz solar al atravesar la atmósfera terrestre se enrojece y se refracta desviándose hacia nuestro satélite. A la luna eclipsada que en principio debería quedar oscura, le llega esa poca luz rojiza que la colorea. De todas formas no se puede asegurar el tono exacto que tomará. A veces aparece muy oscura, grisácea, dependiendo de la limpieza de la atmósfera terrestre.


Eclipse de Luna, poco antes de la totalidad, con un tono algo más oscuro de lo habitual
Como frecuentemente presenta un color parecido a la sangre, algunos le denomina así, pero desde luego no tiene nada que ver con catástrofes, crímenes o derramamiento de sangre como algunas personas puedan insinuar.
Este eclipse de luna del día 31-1-18 solo se verá en Asia, Oceanía y parte de él en Norteamérica, por lo que desde Europa o Sudamérica esta tercera cuestión (eso de la sangre) no es apreciable. Aunque desde ningún lugar se apreciará tampoco nada respecto a la luna azul, y prácticamente nada de la superluna.

Por eso, a no ser que vivas en la zona de visibilidad del eclipse, si esa noche del final de enero no puedes ver la “tremenda” luna de los 3 nombres, no te preocupes porque no te vas a perder nada. Se verá una luna llena igual que siempre. La única diferencia, lo único que va a ser distinto, es precisamente la Luna eclipsada.  El eclipse de la primera imagen de este artículo, con una luna aún más grande que ésta, se vio desde toda Europa, América y Africa.

Lo de extraordinario, es por la casualidad de coincidencia de fecha, pero lo de "digno de ver" no es en absoluto cierto.

Como en la mayoría de los años, en este 2018 hay también 2 eclipses de luna (ver "2017 eclipses de libro"). El otro será el 27 de julio, y ese sí se verá desde Europa. En ese momento la Luna estará cerca del apogeo, un poco más lejos de lo normal y por eso se verá un poco más pequeña, pero la diferencia es tan leve que podremos disfrutar de ese eclipse tanto como los chinos puedan hacerlo de éste del día 31.

Y no deberemos esperar demasiado para ver algo igual que lo de ahora o incluso mejor, porque ocurrirá otro eclipse total de Luna el 21 de enero del próximo año 2019 con nuestro satélite en el perigeo, que se verá desde toda Europa y América. Y en esa fecha la Luna estará aún más próxima que la de ahora.

Aunque dicen que este fenómeno de la Luna del miércoles no ha ocurrido desde hace 152 años, que no te engañen. Lo del 28 de septiembre de 2015 (la primera foto de este post) y el próximo 21 de  enero de 2019 se verá exactamente igual, o en todo caso un poco mejor (con la Luna incluso un poquito más grande aunque sea una diferencia casi inapreciable). Bueno, si; falta lo del azul . Pero ya ha quedado claro que eso es un artificio y que no se ve nada.
Además, los tres factores se dieron también el 30-12-1963 (hace 54 años), cuando ocurrió un eclipse casi idéntico a éste, con la Luna en el perigeo. Aunque en horario de Greenwich no fue luna azul por unos minutos (la anterior luna llena fue el 30-11 a las 23:56 T.U.), en casi toda Europa (incluido España) y en Asia si.

Puestos a manejar nombres absurdos podemos inventarnos la luna violeta, o verde, o … mejor la luna mágica, por ejemplo cuando la luna llena ocurra en un día múltiplo de 7 (el número mágico por excelencia) y además sea lunes  (el día de la Luna) y es muy posible que con el eclipse y demás, sea un fenómeno raro raro que haya que anunciar a lo grande para tomar el pelo al personal.


Vayamos preparando titulares, que queda menos de un año: el 21 de enero de 2019 superluna mágica de sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario