Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

miércoles, 25 de julio de 2018

27 de julio: Dos grandes espectáculos celestes


O mejor que dos espectáculos: Una gran función con dos protagonistas

Como ocurre muchas veces en la vida real, ya sea en actuaciones musicales, representaciones artísticos o encuentros deportivos, después de un tiempo sin muchas cosas que destacar, de pronto se producen dos eventos importantes en la misma fecha.

Seguramente ya sabrás, porque se ha estado anunciando repetidamente en los medios, que este próximo viernes 27 de julio hay un eclipse de Luna. Y no solo eso, sino que además se produce la oposición de Marte. 
Pero no es una mera coincidencia de dos fenómenos astronómicos importantes en una misma fecha, sino que a pesar de que los protagonistas no sean estrellas, (solo un planeta y un satélite) ambas pueden considerarse como actuaciones estelares, comparadas con otras similares.

Podríamos pensar en un único espectáculo porque, como explicaré luego, la coincidencia en fecha les obliga a ambos astros a actuar juntos, casi tocándose en el mismo rincón del escenario. Y la casualidad les ha otorgado un elenco de actores secundarios repartidos por otros rincones y dándonos una imagen única. Prohibido perderse la función. 

Pero eso no es todo, porque será la mejor función en mucho tiempo que ofrecerán cada uno de los protagonistas.
Ya he escrito varios artículos sobre eclipses de Luna ( del 2015  y 2017 ) y también sobre la oposición de Marte de 2016, pero estos de la noche del viernes no son un eclipse y una oposición “del montón”,  sino que de alguna manera ambos fenómenos son objetivamente especiales  y mejores de lo habitual. Casi de record.


El anterior eclipse total de Luna que  pudo verse desde Bilbao, hace casi 3 años.
Aunque se vio en todas sus fases duró menos que éste y para nosotros ocurrió a horas intempestivas.

 Luna eclipsada entre el titanio del museo Guggenheim



















La anterior oposición de Marte en 2016, cerca de la estrella Antares de Escorpio.
          Aunque es el astro más brillante de la imagen, no lo fue tanto como ahora.     
           


En este próximo eclipse se dan una serie de circunstancias que lo harán especialmente largo, y se producirá a horas muy adecuadas para su observación desde Europa. En concreto será el de mayor duración del siglo XXI. En julio de 2000 hubo otro que fue todavía un poco más largo (3 minutos más) pero eso fue en el pasado siglo XX. En el anexo detallaré las razones.

Por otra parte esta oposición de Marte también será la mejor, con el cuarto planeta más próximo a la Tierra, desde que ocurrió la de 2003 y antes de que llegue la de 2035. En todo este periodo de más de 30 años, estos días es cuando el planeta rojo se muestra más brillante y, a través de un telescopio, puede verse más grande. La explicación, también, al final.

Espectáculo completo y conjuntado
Como se ha dicho, no son solo dos fenómenos aislados.  
Porque "eclipse lunar" implica Luna en la parte opuesta al Sol, pues debe situarse dentro de la sombra de la Tierra. Y oposición de Marte también significa que el cuarto planeta esté en la parte contraria al Sol, visto desde aquí.
Por ello ambos astros estarán muy cercanos entre sí en el cielo según nuestra visual. No estarán exactamente en el mismo lugar porque sus órbitas no están en el mismo plano, y así Marte aparecerá un poco al sur de la Luna.

Además, casualmente estas semanas los planetas muestran una disposición en el cielo muy llamativa. No solamente se ven los 4 clásicos (o 5 desde algunos lugares de América del Sur), sino que aparecerán majestuosos, intercalados secuencialmente en el cielo  trazando la línea de la eclíptica.
Unos días antes, los cuatro planetas más destacados ya han tomado posiciones para la noche del eclipse. La luz de la Luna (en la zona central de la imagen que no aparece) impide que el cielo quede oscuro, pero no podrá evitarlo durante el eclipse. Imágenes tomadas en Araúzo de Torre (41.8 N, 3.5 W) el 22-7-18

Durante la larga hora y 43 minutos en que la Luna estará totalmente eclipsada no te limites a mirar al extraño aspecto que muestra  nuestro satélite. 
Recorre el cielo e intenta imbuirte del espectáculo en clave de mitología greco-romana y verás al dios de la guerra Ares-Marte más imponente que nunca desafiando a Selene, ambos del color de la sangre como si hubieran entrado ya en combate; el anciano y cruel Cronos-Saturno que parece a la expectativa por si hubiese que intervenir en la contienda, el dios supremo Júpiter en lo alto como el árbitro dominando la situación, y la bella Afrodita-Venus al lado contrario del cielo porque lo suyo es el amor y no la guerra. 
Aprovecha la oportunidad única de una luna llena que adorna pero no deslumbra ni molesta, para observar el resto del cielo.

Incluso en la costa oriental de Sudamérica, desde Brasil hacia el sur, podrá verse levemente también el escurridizo Hermes-Mercurio, cronista de los dioses, tomando nota de lo que ocurre pero medio escondido por si acaso. 
El hecho de que las apariciones del primer planeta sean mucho más duraderas en el hemisferio sur, hace que allí aún sea visible en estas fechas.
Situación de los planetas desde Río de Janeiro durante el eclipse, a partir de una imagen tomada de Stellarium.

Circunstancias de la observación.

Volviendo al símil de las actuaciones y los espectáculos, aunque ahora la fecha clave coincide,  eclipse y oposición presentan programaciones totalmente diferentes: el primero es sesión única y si nos lo perdemos, de momento no hay más; mientras que Marte actúa durante una temporada todos los días. Aunque la mejor sesión será el 27,  las diferencias son mínimas respecto a unas semanas antes o después:

En el tema de la observación de Marte el día 27 no influye el lugar en que estemos (salvo por las posibles nubes) y se verá desde todo el patio de butacas (desde cualquier lugar del mundo). El planeta rojo se ve durante toda la noche, saliendo al principio de la misma hacia el Este (concretamente ESE), a media noche alcanzará la máxima altura, el momento en que más destacará, y de madrugada se pondrá por el Oeste (OSO). Otra cosa es que coincida con el eclipse.
Además, como he dicho antes, las semanas anteriores y posteriores lo verás prácticamente igual que el día de la oposición. 
Ya estos días llama la atención sobre todo cuando sale por el horizonte, y mucha gente me pregunta qué es esa extraña luz roja "que aparece por allí".


Incluso a pesar de la contaminación lumínica dentro de una población, Marte destaca por su espectacular brillo rojizo

Pero la visión del eclipse sí será distinta según el lugar, porque aunque los comienzos de cada fase son simultáneos, no se verán las mismas fases o el eclipse completo desde cualquier sitio de nuestro planeta. Que no se nos pase el día, y que no nos pille en una localidad inadecuada.
La mejor zona para ver el eclipse, porque desde allí podrá verse completo todo el desarrollo el mismo, comprende gran parte de Asia y Africa. Desde Europa, sobre todo la zona más occidental, nos perderemos la primera fase parcial, y desde gran parte de Sudamérica solo podrá verse la segunda fase parcial; el final del eclipse.


Sobre el mapa de visibilidad del eclipse de NASA, he remarcado dos líneas que determinan los lugares donde la salida de la Luna coincidirá con el principio de la totalidad (línea azul) y el final de la misma (línea roja).
Entre esas dos líneas la Luna saldrá totalmente eclipsada y podría ser todo un reto ver su aparición por el horizonte.

A diferencia de los eclipses de Sol, los de Luna se ven de manera simultánea desde todos los lugares en que sea visible nuestro satélite porque el hecho de que se oscurezca al adentrarse en el cono de sombra terrestre es algo objetivo. Por ello hay que tener en cuenta los instantes en que comienza cada fase del eclipse y averiguar si en esos momentos la Luna estará por encima de nuestro horizonte.
Datos proporcionados en la página del Observatorio Astronómico Nacional, para Bilbao, aunque las horas son igual desde todos los lugares (solo hay que tener en cuenta la diferencia en los horarios oficiales si es otro país con huso horario distinto).
Solo cambia el periodo de visibilidad (aparecen en rojo los momentos en que no se verá desde Bilbao porque la Luna todavía no habrá salido)

Aunque puedes buscar los datos de tu localidad (en  la web del OAN ) verás que son  iguales a éstos excepto el momento de salida de la Luna, cuando puedas empezar  a observar el eclipse.  Además ese dato lógicamente será solo orientativo ya que depende de la altura del horizonte. El que allí aparece corresponde a altura cero, que casi nunca se da. Desde luego en Bilbao la luna saldrá más tarde de la calculada (21:33) porque estamos rodeados de montes.

Los horarios concretos que nos interesan, según NASA, son: 
Comienzo de la totalidad 19:30:15 T.U. (En España las 21:30:15 al sumar dos horas para obtener a hora oficial)
Fin de la totalidad    21:13:12  T.U  
Fin del eclipse parcial.    22:19:00 T.U. 


Busca un buen lugar y espera durante ese crepúsculo mágico
En cuanto se vaya el Sol habrá que mirar  la zona opuesta del horizonte y esperar mientras intentamos ver salir la Luna ya eclipsada.
Estará ya eclipsada totalmente, o bien apunto de ello si estamos en la mitad oriental de la península con el horizonte Este muy bajo y sin nubes ni bruma en esa zona. Lo ideal es la costa mediterránea española donde además de la situación geográfica el horizonte marino da unas condiciones idóneas. Las dos circunstancias motivarán que podamos ver salir la Luna antes.

De todas formas, ¡OJO! La Luna eclipsada es muy difícil de ver cuando está próxima al horizonte. Depende mucho de las condiciones del cielo, aunque esté despejado, de la bruma...
Como ejemplo, sirvan estas imágenes que obtuve el año pasado en otro eclipse lunar. En aquel caso era solo penumbral y la Luna brillaba casi como en fase llena normal y a pesar de ello costaba verla al principio. 

Eclipse penumbral el 7-8-2017 desde Araúzo de Torre

En esta ocasión, ya totalmente eclipsada será más difícil. Quizás haya que intentar intuir esa luna fantasmal rojiza que se va elevando poco a poco por el horizonte.

Por otra parte, si frecuentemente la Luna se ve rojiza al salir por efecto de la atmósfera, en este caso también por el eclipse mucho más. Alguien ya anunció "La luna más roja que nunca"

Si somos de los privilegiados que estemos ese día en la costa levantina ¿Será posible que veamos aparecer la Luna solo con la parte superior, a modo de sombrero, sin eclipsar, surgir del horizonte ese trocito todavía brillante?  Esta es una de las escenas “secretas de la actuación”, pero seguro que no lo veremos si no hemos elegido una de las mejores localidades.


La Luna y Marte surgiendo en el Mediterráneo justo antes de comenzar la fase total del eclipse.
Alguien podría pensar en una luna en fase muy fina, pero no puede ser porque cuando una luna fina se ve cerca del horizonte está con la curvatura hacia abajo, tanto en creciente (se verá a la tarde) como en menguante (a la mañana)

Pero si en el momento de la salida de la Luna ya está eclipsada totalmente, quizás Marte pueda ayudarnos a encontrarla. Debido al brillo de éste y al poco brillo de la Luna ya eclipsada, es posible que aunque el cuarto planeta está más cerca del horizonte y sale después, podamos verlo antes, y nos ayude a encontrar a la Luna encima suyo. Todo dependerá de la limpieza del cielo por la zona del horizonte oriental.

Esta circunstancia, de la duda en qué actor veamos primero, puede ser otra de las escenas “secretas”, aunque en este caso podría verse desde cualquier localidad. Casi seguro que se verá al otro lado del atlántico en el hemisferio sur.
Efectivamente. En la zona más oriental de Sudamérica la Luna saldrá también eclipsada totalmente en el crepúsculo vespertino, pero  ya a punto de finalizar esta fase y empezar la última etapa de eclipse parcial (línea roja del mapa que apareció arriba). Allí Marte aparecerá un poco antes, e indicará claramente cuándo y por dónde va a surgir la Luna por el horizonte. También en estas latitudes meridionales, desde los lugares costeros (en este caso del Atlántico) se apreciará mejor el espectáculo.
Aparición de la Luna ya finalizada la fase total del eclipse desde las cercanías de Montevideo o la costa sur de Brasil.
Al igual que la imagen anterior, es solo un esquema teórico.
Algo más
Después del crepúsculo y ya con noche cerrada, el espectáculo continuará y a alguien podría hacérsele pesado dado su larga duración. Si eso te ocurre y estás en la península Ibérica (excepto en el extremo sur), puedes volver la vista hacia la zona opuesta del cielo, hacia el norte, porque en esa noche especial también acudirá la Estación Espacial Internacional durante la fase total del eclipse, hacia las 22:30. 
Para quienes estén observando el eclipse desde el norte de Escocia, la trayectoria de la ISS será muy próxima a la zona de los planetas y casi paralela a ella, haciendo una aportación importante más a este espectáculo.
Paso de la ISS desde Thurso (Escocia) según Heavens-Above.com


“¿Marte, más destacado que la Luna?”
Esta casual coincidencia de fechas del eclipse y la oposición puede decirse que es extraordinaria, en cuanto a que es muy pequeña la probabilidad de que un mismo día ocurran los dos fenómenos, porque habitualmente hay dos eclipses de Luna cada año y Marte está en oposición solo una vez cada poco más de dos años. 

Pero además tiene otra consecuencia, ya que debido a los dos fenómenos ambos astros estarán en la parte opuesta al Sol, tal como se ha dicho, muy cercanos entre sí, y ambos de color rojizo, darán una imagen muy especial.


¿Os acordáis de aquel bulo que solía aparecer todos los años en verano asegurando que Marte se vería del tamaño de la Luna?
Este año a mí no me ha llegado (Quizás no se haya lanzado para no quedar en ridículo porque la comprobación es fácil)


Y es que aún estando Marte en el momento de mayor tamaño aparente desde hace 14 años, tendrá la Luna muy cerquita en el cielo para comparar, 73 veces más grande. 

Ahora solo podría decirse que durante casi dos horas “Marte se verá más brillante que la luna




Por no hacer demasiado largo este post (que ya lo es), y como ahora lo importante es preparar la observación, voy a dejar para el siguiente los habituales anexos, donde hablaré entre otras cosas de los motivos por los que este eclipse y esta oposición marciana son especialmente significativos. El primero tan largo (debido a 3 factores diferentes), y Marte tan brillante

También te voy a poner una tarea: Intenta hacer alguna foto durante la fase parcial del eclipse, que podrás utilizar (ya explicaré cómo, más adelante) para calcular el tamaño de la Luna, de un modo similar a como se hizo en la antigua Grecia, aunque entonces sin foto. Con el teléfono móvil seguramente no será suficiente (necesitamos al menos 20X). Intenta hacerlo con una cámara y el zoom a tope.

Continuará.


2 comentarios:

  1. Anónimo4/8/18 0:41

    Estupendo post, gracias! Me vino muy bien para poder disfrutar mucho mas del espectaculo de que nos dieron los astros. A ver el siguiente, que dentro de nada hay lluvia de estrellas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me alegro de que te haya sido útil. Si ya se acercan las Perseidas y hace un par de años escribí un artículo sobre ellas : http://www.tercerplaneta.net/2016/08/el-espectaculo-de-todos-los-veranos-ya.html
      Este año habría que añadir que coinciden casi con la Luna nueva, por lo que su luz no molestará. Suerte.

      Eliminar