Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

viernes, 22 de noviembre de 2019

Zeus y Afrodita: Encuentro y espectáculo en trío con Selene.


El próximo jueves día 28, al atardecer, debes mirar al cielo.
Sobre el horizonte Sur Oeste, a baja altura, verás algo muy especial; pero debes estar atento porque el espectáculo no durará mucho.

Será algo parecido a lo que ocurrió hace algo más de 4 años:
Fue el 20 de junio de 2015. Bilbao se engalanaba al cumplirse el aniversario de su fundación, con montajes de luces multicolores por toda la ciudad. Al atardecer, cuando ya se han encendido las distintas atracciones alguien levanta la vista junto a un túnel de luces, y exclama:
- ¿Eso también lo ha puesto el Ayuntamiento?
Una luna creciente acompañada por Venus y Júpiter. Los tres astros más brillantes de la noche se dieron cita para formar una coreografía de luces, y sumarse así a la noche blanca.
Evidentemente la pregunta era solo una bilbainada (exageración presuntuosa) porque todo el mundo sabe que la Luna no cumple ninguna normativa municipal. Pero lo cierto es que con aquel triángulo formado por la Luna y aquellos dos brillantísimos luceros, parecía que los astros se habían sumado a la celebración.

Lo de esta ocasión será parecido, aunque no coincida con la noche blanca bilbaína. Los mismos protagonistas (Selene, Afrodita y Zeus en su versión griega), incluso un poco más próximos entre sí, adornarán el cielo del crepúsculo vespertino, aunque habrá algunas diferencias, que se pueden apreciar en la imagen:

Junto a la imagen real de 2015, un montaje de la situación de este próximo jueves manteniendo la misma escala en las distancias angulares. 
Debido al movimiento propio de la Luna y la posición relativa respecto al horizonte en cada latitud, esta imagen será válida solo para lugares próximos a la península Ibérica. Abajo pongo para otros lugares.
- Este año Luna estará incluso más fina, solo 2 días después de la fase nueva, en vez de 4 como en aquella ocasión. Por ello el espectáculo acabará mucho antes, aproximadamente solo una hora y media después de la puesta de sol para latitudes medias norte o 2 horas si es en el hemisferio Sur.
Por ese motivo, aunque el anterior pudo verse incluso ya entrada la noche, en este caso hay que buscarlo en un cielo todavía brillante, y habrá que estar atentos para no perdérselo.

- La finísima fase lunar hará que incluso en un primer vistazo sea más fácil distinguir a Venus, como un  brillante punto luminoso, que a la propia Luna.

- Los dos planetas estarán un poco más cercanos entre sí. (unos 4º de separación frente a los casi 6 en aquella ocasión de 2015) y, por ello, todo el conjunto estará más recogido y más espectacular.

- La Luna se situará casi en la línea que formen Venus y Júpiter, ligeramente por encima (desde el hemisferio norte), con lo que la figura será un triángulo mucho más puntiagudo que en 2015.

En América la puesta de Sol será unas horas más tarde, con lo que la Luna ya habrá sobrepasado la posición de Venus. 




Relevo planetario.
  
Todo esto sucede precisamente en las fechas en que Júpiter está dando el relevo a Venus. Después de 11 meses de permanecer visible en el cielo nocturno (los primeros solo de madrugada) Júpiter nos dice adiós hasta el próximo año. Por el contrario, Venus, que no se dejaba ver como lucero vespertino desde hace más de un año, regresa para volver a animar los atardeceres.

Pecisamente ayer (21-11-19), pude ver por primera vez desde hace meses a Venus, al anochecer, desde la "ventana mágica" de mi casa (como le llama mi amiga Kruchi) 
Posiciones de Afrodita y Zeus el jueves 21 y evolución durante el fin de semana hasta el encuentro del domingo. Los movimientos representados en la imagen de la derecha son relativos al horizonte a una misma hora. Respecto a las estrellas ambos planetas se mueven hacia el Este (hacia arriba a la izquierda), pero Venus mucho más rápido que Júpiter.
Ambos planetas se encontrarán el día 24 (solo 4 días antes de la visita de la Luna), y casi se cruzarán sus trayectorias. Atención por lo tanto, porque el domingo 24 también hay función en el cielo.

Curiosamente algo parecido, pero en sentido contrario ocurrió con motivo del espectáculo de 2015, aunque en aquel caso fue 10 días después de la visita de la Luna cuando se cruzaron en una conjunción muy cerrada (muy próximos entre sí), pasando Venus a menos de medio grado por debajo de Júpiter.
En este caso la distancia mínima entre ambos será de casi grado y medio.

A partir de la imagen real de la cerrada conjunción de 2015 que obtuve desde Cudillero (Asturias), he trazado la posición en que se encontrarán Venus y Júpiter el 24-11-19 utilizando una misma escala angular. 
Orientación válida para latitudes medias del hemisferio Norte.
Pero en aquel caso no hubo relevo: ambos habían estado visibles todos los atardeceres desde hacía tiempo (desde enero de 2015), y aprovecharon su conjunción para marcharse juntos.
Otra diferencia respecto a aquella situación es que la conjunción de los dos planetas se produce en esta ocasión antes de la visita de la Luna (4 días antes) y la otra vez fue 10 días después.




Algo más
  
Sí; todavía hay algo más, en la mañana del día 28, aunque no será fácil de ver.
Porque la Luna antes de situarse entre los dos planetas, cuando adelante a Júpiter, lo hará pasando justo delante de él (desde la perspectiva que se dará en muchos lugares de la Tierra).

Es lo que se llama una ocultación de Júpiter, un fenómeno muy interesante aunque desde el Oeste de Europa será difícil de apreciar por ocurrir de día y muy bajo en el horizonte, y desde América imposible por estar los protagonistas por debajo de él.
Concretamente en Barcelona la ocultación ocurrirá a las 10:14, solo 25 minutos después del orto lunar, y cuando en Bilbao está apunto de aparecer por el horizonte teórico. La reaparición de Júpiter de detrás de la Luna, a las 11:17 podría intentar observarse con un telescopio.

Desde el Este de Europa el fenómeno podría observarse completo, (no solo la reaparición, sino también la ocultación) aunque también de día; y en algunos pocos lugares de Asia podrán verlo completo, después de la puesta de Sol.

Será precioso ver como después de ocultarse Júpiter por la zona oscura de la Luna (con lo que desaparece de improviso, como por arte de magia), lo van haciendo sus 4 satélites: Io, Europa, Ganímedes y Calisto, que precisamente en esos momentos estarán todos al mismo lado y en orden. Y luego, también en el mismo orden, irán reapareciendo después del planeta.
Desde algunos lugares del centro-sur del continente asiático podrá verse con un telescopio esta bonita imagen. Obtenido con Stellarium.
Desde el Oeste de Europa, como digo, la observación es muy complicada incluso con un buen telescopio, pero creo que no imposible.  Los cinco planetas visibles por la noche a simple vista pueden verse de día con ayuda óptica. Yo los he visto con buenas condiciones de cielo como comenté y puse imágenes en este post: "Estrellas también de día

También pude observar y seguir sin problema una ocultación de la estrella Aldebarán en pleno día .  Pero en esta ocasión las condiciones son peores, porque todo ocurre a una distancia angular del Sol no muy grande y muy cerca del horizonte. Aunque Júpiter tiene un brillo mayor que Aldebarán (magnitud -1.84 frente a 0.85) al ofrecernos una superficie mayor, su brillo superficial se reduce y dificultará si visión.

¿Misión imposible? Casi; pero costará menos el intentarlo, que organizar un viaje a la India.

Actualización: Efectivamente, Amol Kankariya pudo fotografiar la reaparición de Júpiter desde la India, minutos después de la puesta de Sol: https://spaceweathergallery.com/indiv_upload.php?upload_id=157888

Resumiendo, y para apuntar en la agenda: el día 24 de noviembre conjunción de Venus y Júpiter visible durante el crepúsculo vespertino. El 28 al amanecer la ocultación de Júpiter por la Luna y el mismo día al atardecer, los tres astros muy próximos, en la traca final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario