Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

Mostrando entradas con la etiqueta Asteroides. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Asteroides. Mostrar todas las entradas

sábado, 28 de diciembre de 2019

Hoy toca inocentada

He estado dudando sobre qué título ponerle a este post, pero al darme cuenta de que iba a publicarlo precisamente hoy 28 de diciembre, lo he tenido claro.



Porque como una inocentada puede calificarse: una de las típicas bromas que se suelen gastar el día 28 de diciembre, y lo único que no cuadra es que estas dos noticias se publicaron hace ya más de una semana, cuando en realidad hubieran sido mucho más adecuadas para el día de hoy. Y por supuesto, aparecieron en numerosos medios.

El tema no es nuevo…, pero ya cansa.
Es curioso, porque aunque podrían calificarse totalmente como “fake news”, estas noticias suelen  aparecer en medios de comunicación pretendidamente serios, como puede comprobarse sin más que hojear el resto de noticias de estos diarios digitales.

Tampoco se trata de los titulares de esos vídeos que hacen furor en canales donde un día nos hablan de lo que la NASA nos oculta sobre las instalaciones extraterrestres que sus astronautas encontraron bajo el suelo de la Luna y unas semanas después aportan nuevas pruebas de que el viaje del Apolo XI fue solo un montaje y nunca llegamos a nuestro satélite.
No. Simplemente son noticias totalmente falsas, aunque vendan mucho porque el titular es atractivo, y ¡quien va a quedarse con la duda de si va a poder celebrar el cotillón de nochevieja y la comilona de año nuevo! Atraerán lectores y harán ganar dinero por publicidad.

Pero son absolutamente falsas. Nunca ha habido ningún peligro de que estos dos asteroides chocaran con la Tierra.

De hecho, en estos días hay muchos otros asteroides que, aunque tampoco nos darán, se acercarán o se han acercado mucho más.
Listado de asteroides que se acercarán durante estos días en el que se han remarcado los dos anunciados en las noticias.
 La distancia viene dada en Distancias Lunares (384000 km) y el tamaño en metros. Tomado de spaceweather.com.
¿Por qué se cita éstos dos? Posiblemente por el tamaño y por lo que supone de atractivo morboso el regodearse en la lectura de las catástrofes que provocarían si impactaran. 
Pero además de que han pasado muy muy lejos como para provocar el más mínimo temor, si las órbitas no cambian drásticamente nunca chocarán con la Tierra. En el anexo se explica el motivo.

Aparte de eso hoy no voy a extenderme mucho más con el tema e intentaré dar una explicación más detallada de la situación, aportando datos técnicos concretos sobre el peligro de impacto de asteroides el 13 de abril, fecha clave en que el más peligroso, Apophis, en más de una ocasión sí se aproximará de una manera clara y ese sí es un posible impactor, aunque sea un 13 de abril de dentro de muchos siglos.

Solo añadir ahora una imprecisión más de la noticia:

Parece que 216258 "el segundo" nos podría caer encima casi cuando estemos preparando las uvas, pero no. Mirando la relación anterior, se ve que en realidad se acercó el día 20, incluso antes que el otro.

Por cierto, a pesar de que de la noticia se pueda deducir lo contrario, aunque fue descubierto 6 años después (no ha sido detectado ahora como se sugiere), la órbita de éste (216258 - 2006 WH1) fue determinada mucho antes que el otro (310442 – 2000 CH59) como claramente indica su número, que se asigna una vez conocidos todos los parámetros. Estos periodistas … deben andar un poco despistados.

En cualquier caso, ¡vale ya! Estos titulares se repiten frecuentemente de manera totalmente injustificada. 
Me ocurrió este verano: Unos padres preocupados por la actitud de su hijo preadolescente, me lo trajeron para que le tranquilizase y le dijese que era mentira eso de que en octubre un asteroide iba a acabar con la humanidad. Parecía incluso traumatizado por la perspectiva de que le quedaba poco de vida… Porque en aquella ocasión se difundió el bulo, incluso de manera mucho más insistente que ahora.
Y a ver cómo le convenzo yo de que en toda su vida no va a ocurrir algo así, si en los sitios que él lo lee dice que sí.





Ambos asteroides tienes los nodos muy lejanos a la órbita terrestre. Aunque la inclinación orbital es pequeña y por eso pasan relativamente cerca, si la órbita no se modifica nunca podrán chocar. En el momento de máxima aproximación  ambos pasan por debajo de la eclíptica, a una distancia mayor a los 5 millones de kilómetros, más de 15 veces la distancia a la Luna, lo que es un margen suficientemente amplio como para no preocuparse, aunque la reducida escala de los gráficos pudiera indicar lo contrario.
La clave de la peligrosidad de un asteroide no está en que visto en planta su órbita se cruce con la de la Tierra (de esos hay muchos miles), sino de que atraviesen el plano de la eclíptica cerca de la órbita terrestre: que los nodos estén próximos a ella. En estos dos casos no ocurre.

En este caso parece que se acerca mucho más que el anterior, pero es porque la escala del gráfico es diferente, al tener el asteroide una órbita mucho más grande.

A estos asteroides cercanos a la Tierra se les realiza un seguimiento continuo por si pudieran modificarse las órbitas debido a interacciones gravitatorias. Pero en estos dos casos, aunque cambiasen las posiciones de los nodos, éstos están suficientemente lejos. Únicamente si se modificase la inclinación orbital podrían acercarse más, pero este parámetro es más difícil de que varíe o, en estos dos casos, que se acerque más al de la Tierra.

Con eso y todo, como los periodos no son proporcionales a los de la Tierra, tienen que dar muchas vueltas para que dentro de muchos años, vuelvan a acercarse de nuevo y nos recuerden la navidad, porque también ocurrirá en estas fechas: Las órbitas se aproximan siempre en el mismo punto, y la Tierra pasa por ahí en las mismas fechas. 

Aunque en realidad las fechas en que la Tierra pasa por un punto concreto de su órbita van variando muy lentamente con la precesión de los equinoccios y por ello cuando estos asteroides sigan acercándose al cabo de ... unos 25000 años, cuando casi con seguridad aún no hayan impactado, estará empezando el invierno en el hemisferio Sur.




Pero se puede intentar analizar la situación en los próximos años:


¿Cuándo volverá a encontrarse la Tierra con cada uno de ellos? Como se ha dicho, si sus órbitas no cambian, deberá ser en estas mismas fechas de final de año porque el punto de encuentro es fijo y la Tierra tarda un año en volver a colocarse en ese lugar (si pasa mucho tiempo habrá que añadir algún día más por la precesión, a razón de 1.5 días por cada siglo aproximadamente)

- El siguiente gráfico recoge las posiciones del asteroide 310442 cuando la Tierra está en el punto de encuentro.


Se puede apreciar que como el asteroide 310442 tiene un periodo de solo 292.79 días (algo más corto que el de la Tierra) cuando nuestro planeta vuelve al lugar de mayor proximidad con su órbita (en este siglo el 26-12) el asteroide ya pasó por ese punto 72 días antes y ya estará mucho más adelantado.
Pero 292.79 x 5 está próximo a 365.25 x 4 y por ello dentro de 4 años (en 2023) estará a punto de sacarle una vuelta, y pasará relativamente cerca, pero mucho menos que ahora.

Dentro de un siglo, en 2120, vuelven a encontrarse en el lugar de mínima distancia, el 28 de diciembre, cuando el asteroide haya dado casi exactamente 126 vueltas y la Tierra 101 (101 años y 2 días por la precesión). Todo esto si el asteroide no sufre modificaciones importantes en su órbita.

- En el caso de 216258, las posiciones serían las siguientes:

Como este asteroide tiene un periodo de 790.72 días, cuando la Tierra ha dado una vuelta éste habrá recorrido algo menos de la mitad de su órbita. En 2 años (730 días) le falta todavía bastante para llegar nuevamente al punto de encuentro pero, como pronto pasará por el perihelio, en 3 años ya se ha pasado a la parte opuesta habiendo ido más rápido de la media. Aunque en 2032 se aproximará un poco, y cada 13 años también aunque cada vez menos, 
Los números de los periodos de la Tierra y el asteroide no tienen un múltiplo entero común cercano, por lo que no vuelven a coincidir en el punto en que se aproximan sus caminos en varios siglos.

Mientras, nadie volverá a repetir con los mismos protagonistas la inocentada de este año.



martes, 21 de mayo de 2019

Astros kamikazes


Hace hoy un año, el 21 de mayo de 2018, una extraña noticia apareció en numerosos medios de comunicación:
En realidad ya se había hablado algo de él en marzo de 2017, aunque no con tanta profusión.

Y dos meses después esta otra:




Se trata de dos pequeños astros de menos de 3 kilómetros que en cierta forma están relacionados con el planeta Júpiter, cuyos nombres son  S/2016 J 2  y  2015 BZ 509  aunque sus descubridores les han llamado familiarmente Valetudo y Bee-Zeb, y serán los protagonistas de este artículo.

sábado, 13 de abril de 2019

13 de abril, ¡cuidado, Apophis!


Entre los peligros que acechan a nuestro planeta y a sus habitantes, uno de los que siempre nos viene a cabeza y ha aparecido repetidamente en películas y documentales es la caída de un asteroide (o un meteorito, como erróneamente se dice a veces). Hemos oído muchas veces que fue precisamente eso lo que acabó con los dinosaurios.


¿Podría ocurrirnos también a nosotros, así de improviso, un día cualquiera de estos y acabar con la humanidad?  Afortunadamente la respuesta es “NO”
Hoy en día se conoce la posición y la órbita de todos los astros de tamaño suficiente como para producir tal desastre, y no se prevé  ningún choque de esa entidad en los próximos siglos. 

sábado, 30 de junio de 2018

El asteroide monstruoso que se acerca


Hoy 30 de junio es el día del asteroide, y lógicamente debía de escribir algo sobre estos astros.
He estado dudando, he consultado lo que publiqué el año pasado, que ya no recordaba, y buscando algo nuevo he mirando en internet y he encontrado estos titulares:

"Podrás ver este asteroide monstruoso ..."  o   "Un enorme asteroide se acerca a la Tierra"


Que no cunda el pánico, porque no es cierto. 

viernes, 5 de enero de 2018

Un planeta llamado Eris

El 5 de enero de 2005, hoy hace 13 años, el astrónomo Mike Brown y su equipo descubrieron un astro al que provisionalmente se le llamó 2003 UB313 y posteriormente Eris, que fue clave en el destronamiento de Plutón. 

Se estimó su diámetro en 2400 km, algo mayor que el de Plutón, y por ello, ya desde el momento en que fue anunciado su descubrimiento, el 29 de julio, fue considerado por muchos como el décimo planeta.
Imagen en la que se descubrió Eris, obtenida desde el telescopio de Monte Palomar / Caltech/ M.Brow
Es curioso que habiéndose descubierto en 2005, en su nombre aparezca 2003. Eso es porque fue en octubre de ese año 2003, cuando se obtuvo la imagen que analizada 2 años más tarde dio lugar a su descubrimiento.

viernes, 30 de junio de 2017

El día del asteroide

Hoy 30 de junio es el “Día Internacional del Asteroide”

Es curioso cómo el calendario se ha ido llenando de días dedicados a diversos temas, y pueda pensarse que no tiene mucho sentido el dedicarle una fecha a los asteroides. Que yo sepa no existe el día de los cometas ni el de las estrellas, ni el de los planetas aparte del nuestro, que también aproveché para escribir algo muy sorprendente de él.

Pero aunque parezca que alguien haya querido resaltar a estos pequeños astros haciéndoles un hueco en el calendario,  en realidad es algo engañoso porque si miramos el motivo por el que se ha decidido, debería llamarse más bien “El día contra el asteroide”, al igual que cuando en alguna cuestación por la calle con una hucha en mano me han pedido dinero “para el cáncer” cuando en realidad es “para la lucha contra el cáncer”. Aquí ocurre lo mismo.

Aunque ya anteriormente se celebró en algunos ámbitos, parece que fue el pasado 6 de diciembre de 2016 cuando la ONU lo declaró oficialmente, y escogió esa fecha recordando el impacto del asteroide de Tunguska, como un nuevo Día Internacional, con el objetivo de aumentar el nivel de conciencia sobre el grave peligro que supone el impacto de rocas espaciales.

Personalmente no veo mucho sentido en concienciar a la población en general sobre este problema, porque no está en sus manos el solucionarlo, y ya sabemos que quienes tienen el poder decisorio a la hora de asignar presupuestos para investigación o grandes proyectos no miran mucho la opinión de la gente ni tampoco van a cambiar sus planes porque se enteren o no de esta iniciativa. 
Bueno, esto es una opinión personal, porque ya sabemos el poder que tienen hoy en día las redes sociales y los logros de las campañas de recogida de firmas. Pero no creo que se pueda conseguir mucho de esta manera en este caso.

sábado, 8 de abril de 2017

A los planetas les gustan los números enteros, a los asteroides no.

Resonancias (1)

En este artículo se recogen unas circunstancias curiosas relacionadas con los periodos de traslación de algunos astros que en principio podrían hacer pensar en elucubraciones que entrarían en el ámbito de la pseudociencia de la numerología, pero no lo son.

Tampoco son casualidades numéricas como lo que conté recientemente en el post titulado “El planeta PI”, aunque en un principio también podría parecerlo,
Simplemente se trata de consecuencias directas del fenómeno físico de las resonancias y aunque en el pasado algunos pensaran en aspectos mágicos o esotéricos, está claro que se deben la acción de la fuerza gravitatoria.


A los planetas les gustan los números enteros.



El pasado día 25 de marzo Venus estuvo en conjunción inferior. Eso ya lo comenté en su día, incluso creo que fui un poco pesado con el tema.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Un asteroide muy especial (2)

Este post es continuación del anterior. Si no lo has leído, puedes hacerlo clicando aquí
Ahora voy a intentar explicar algunas circunstancias muy curiosas, pero quizás algo técnicas, relativas a los movimientos del asteroide Cruithne, que ocasionan su extraño comportamiento.
Si no te gustan los tecnicismos, o no te apetece darle muchas vueltas al tema quizás sea mejor que no leas más. Quédate con las curiosidades de aquel, y espera al siguiente post que será casi igual de sorprendente, tendrá algún aspecto parecido a éste, pero mucho más cercano y asequible, con astronautas incluidos.

También tengo que decir que en uno de mis habituales despistes, cuando hace 4 días publiqué la primera parte de este artículo, no recordaba que ya había hablado de estos temas en este blog hace unos meses, en general de los asteroides coorbitales terrestres (en el post “Las otras lunas”), por lo que algunas cosas quizás te habrán sonado o te habrán parecido redundantes. He añadido después una referencia a ello.
Pero Cruithne fue la primera de las “segundas lunas”,  su comportamiento es diferente, y merece una atención especial. 

Si quieres conocer mejor a este curioso asteroide, aquí tienes los habituales anexos de lectura opcional correspondientes al anterior post, que en esta ocasión he preferido publicarlos de manera separada.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Un asteroide muy especial (1)

Se llama Cruithne, y todos los años en estos días de principios de noviembre se acerca a la Tierra.
Pero cada año se acerca un poco menos y llegará una época, dentro de unas décadas, en que permanecerá siempre muy lejos, al otro lado del Sol.
Sin embargo, sabemos que volverá aunque sea dentro de 5 siglos, y nuevamente visitará de cerca al tercer planeta durante una buena temporada.

Lo cierto es que hasta hace 20 años estuvo acompañándonos de manera continua durante dos siglos, pero esa situación cambió y ahora solo en estas épocas de otoño se aproxima ligeramente.

Imagen figurada: Desde Cruithne se ve “de cerca” el tercer planeta acompañado por su luna con la misma fase.
Podrían buscarse muchos símiles en la vida real porque el suyo parece un extraño comportamiento, como el de un viejo amigo que en una época era inseparable, fue enfriando paulatinamente la relación y ahora cumple con esas visitas de compromiso en fechas marcadas que se han hecho tradicionales, pero parece ya cansado de nuestra compañía y va rompiendo lazos, como si quisiera vivir a su aire y sin ataduras. Pero que allá lejos cuando se encuentre solo, echará algo en falta y volverá nuevamente para revivir épocas pasadas.

domingo, 31 de julio de 2016

El asteroide del farolero

Conozco algunas personas que motivadas por su afición a la Astronomía leyeron con curiosidad “El Principito”, la conocida obra de Antoine de Saint-Exupéry, y algunas más que después de haberlo leído se interesaron por el mundo de los astros.

Hoy 31 de julio se cumplen los años, exactamente 72, de la desaparición de su autor, alguien que sin ser astrónomo ha hecho que mucha gente se acerque a la Astronomía.

Ello a pesar de que en su obra más conocida describió algunos astros de manera absurda e imposible desde el punto de vista científico, pero los utilizó como recurso para contar hermosas historias de sentimientos, contradicciones y belleza del alma humana.

“El principito” o “Le petit prince” como es su título original en francés, aparentemente es un librito de relatos para público infantil, pero solo aparentemente. Yo cada vez que lo ojeo descubro algo nuevo, profundo o entrañable, escondido en los a primera vista simplones relatos de los personajes que habitan en unos curiosos asteroides.

Como seguramente ya lo habrás leído, no te cuento la historia y solo recordaré luego unos párrafos muy concretos. 

Hace unos años me impuse la tarea de buscar entre la multitud de asteroides conocidos, algunos que por alguna circunstancia fueran similares a los que aparecen en la obra. Puede parecer una tarea absurda y casi condenada al fracaso, porque eso de encontrar uno de estos pequeños asteroides donde pudiera florecer una rosa o corretear un cordero, no había por donde cogerlo.

Sin embargo, uno de ellos lo encontré. El que más difícil parecía: El asteroide del farolero.
Su principal característica era que había acelerado su rotación, en principio muy lenta, y ahora en un solo minuto daba la vuelta completa sobre su eje, como se narra en la conversación entre el principito y el farolero que aparece a continuación:

jueves, 14 de julio de 2016

Las otras lunas

Mañana hace justo un mes (el 15 de junio de 2016) que apareció una sorprendente noticia en muchos medios de comunicación:



Pero lo más extraño no es el que alguien haya encontrado otra supuesta luna moviéndose alrededor de la Tierra (hoy en día se encuentran tantas cosas raras por ahí arriba que ningún hallazgo sorprende demasiado), sino que nuevamente se diga que es la segunda, y no la quinta o la sexta, porque varias noticias como ésta ya aparecieron hace años, refiriéndose a otros astros.


jueves, 26 de mayo de 2016

El asteroide amigo de la Tierra

Hace poco, hablando de mi trabajo en el cielo, prometí escribir algo en este blog sobre “el asteroide amigo”.
A diferencia de otras veces cumplí rápidamente mi promesa, y es una satisfacción que me lo hayan publicado en NAUKAS, el prestigioso blog cooperativo de ciencia.
Esto fue la semana pasada. No lo he recogido aquí hasta ahora porque tenía esperando un par de temas de actualidad a diferencia de éste, que es "atemporal" y su lectura puede ser adecuada en cualquier momento.

Antes de nada tengo que advertirte que, como otras muchas veces y espero que haya sido la última, me salió un artículo demasiado extenso. Pero para publicarlo en ese ámbito de Naukas no me pareció adecuado utilizar el recurso de los anexos con los rombos, porque quizás los lectores no interpretasen adecuadamente si significado, a diferencia de los lectores de este blog que ya estarán acostumbrados. 
Por ello te aconsejo que cuando su lectura se te haga pesada saltes directamente a los últimos párrafos que contienen la clave del artículo.
Aquí, lo puedes ver clicando en este enlace.



La continuación de esta historia en cuanto a la intriga de su futuro, y aspectos muy curiosos de la “cuadrilla de nuestro amigo” aparecerán en este blog próximamente.

jueves, 15 de octubre de 2015

La serie COSMOS y los asteroides

Se ha comenzado a emitir nuevamente en televisión la mítica serie COSMOS, para muchos la mejor serie televisiva sobre el universo o incluso sobre ciencia, al menos en la primera versión de Carl Sagan y teniendo en cuenta el momento en que se hizo. Lo que no se puede negar es que sembró en muchas personas la afición por este apasionante mundo de los astros. En esta ocasión se emite la versión nueva, con una presentación al principio de cada capítulo a cargo de Carlos Sobera.

Pero a pesar de que todo son parabienes, y de las magníficas descripciones e imágenes que aparecen, en ella se comete una vez más el error (se supone que intencionado para darle mayor espectacularidad) de representar el cinturón de asteroides de una manera muy alejada de la realidad. Un montón de rocas cercanas unas a otras que la nave de Cosmos va esquivando dificultosamente casi teniendo que hacer un slalom. 
No recuerdo cómo representaba Sagan este aspecto, ni si yo sabía en aquella época cómo era esa zona del Sistema Solar; pero tenía la vana esperanza ahora, de que cuando la imaginaria nave fuese de Marte a Júpiter no encontrara tantos pedruscos. Y me he llevado una desilusión.