Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

martes, 24 de enero de 2023

Dos cometas

Cuando uno oye la palabra cometa, lo primero que suele pensar es en el Halley. Sin embargo aunque no es el único con sus características, es bastante diferente a la mayoría de los cometas.

También es posible que recordemos el Neowise, aquel cometa del primer verano de la pandemia, y que para muchos, sobre todo jóvenes, fue el primero que pudieron apreciar a simple vista. Escribí varios post sobre él en este blog, y si quieres empezar por lo más básico sobre estos astros, y continuar con algunos detalles significativos te recomiendo este enlace: "El cometa que no podía fallar"

Cometa Neowise, verano de 2020

Justamente ahora, dos años y medio después, hay dos cometas reseñables pululando por nuestros cielos. Dos cometas muy diferentes por varios motivos, y que solo comparten la fecha de su máximo brillo, a caballo entre los últimos días de enero y los primeros de febrero.

Uno, conocido desde hace años y el otro solo unos meses. El primero alcanzará un mayor brillo, aunque paradójicamente no podremos verlo porque se encuentra en la dirección del Sol, pero puede servir como ejemplo didáctico para hacer comparaciones. 

Lo primero que choca puede ser sus nombres, tan diferentes y que aunque puedan parecer claves ininteligibles, proporcionan bastante información, fundamentalmente sobre su descubrimiento y su órbita:

Nuestros dos protagonistas son el 96P/Machholz 1 y el C/2022 E3 (ZTF)


El que no veremos

96P indica que es un cometa periódico, el 96 por orden cronológico, y a continuación se cita a su descubridor, el astrónomo Donald Machholz que ha descubierto nada menos que 12 cometas siendo éste el primero (por eso el 1 final, que a veces no lo ponen), en 1986 en California. 

Su periodo es de poco más de 5.2 años, y desde que se descubrió ha sido observado en sus 7 aproximaciones aunque en algunas solo por el satélite Soho, que está dirigido hacia el Sol y capta los cometas que se aproximan mucho a él, que es cuando alcanzan mayor brillo. El paso por el perihelio en esta ocasión es el 7 de febrero, a solo 19 millones de kilómetros de nuestra estrella.

El diámetro de su núcleo es de 6 kilómetros y la inclinación de su órbita respecto al plano orbital terrestre de 58º. Tras un análisis de su composición se vio que era muy diferente a la de los demás cometas y se ha propuesto que quizás haya venido de fuera del Sistema Solar, antes de cambiar su órbita y quedarse por aquí, siendo el más asiduo visitante del Soho debido a su pequeño periodo y al ser el cometa de con esa característica que más se acerca al Sol.

Dos proyecciones de su órbita: una en perspectiva y otra con la órbita casi de perfil

Órbitas, y posiciones de la Tierra y el cometa 69P el 1 de febrero

El que está en todos los noticiarios

C/2022 E3 fue descubierto en marzo de 2022, dentro del proyecto Zwicky Transient Facility. Por eso lo de ZTF.

C/ indica cometa de largo periodo, o cometa nuevo, 2022 es el año de descubrimiento, E indica la quinta quincena de ese año (la primera de marzo) y 3 porque es el tercer astro menor (cometa o asteroide) descubierto en esa quincena.

Por lo tanto no hay constancia de haber sido observado antes y tendría una órbita elíptica enorme, o bien parabólica siendo la primera vez que se acercase al Sol. Analizando las observaciones se comprobó que se trataba de lo primero, y su periodo era de unos 50000 años. 

Su núcleo tiene un tamaño de solo 1 kilómetro y su órbita está inclinada 109º o, dicho de otra forma, 71º pero la recorre en sentido retrógrado. Pasó por el perihelio el 12 de enero, pero será el 1 de febrero cuando más se acerque a la Tierra.

Dos proyecciones de su órbita: una en perspectiva y otra con la órbita de la Tierra de perfil.

Órbitas, y posiciones de la Tierra y el cometa C/2022 E3 el 1 de febrero

Si representamos juntas las órbitas de estos dos cometas veremos que son muy diferentes, aunque también tienen algo en común:


El tamaño de la órbita del segundo es muchísimo más grande, ya que su periodo (relacionado por la tercera ley de Kepler) es mil veces mayor. 

Circulan en dirección opuesta uno del otro, y curiosamente los tramos de órbita por el norte de la eclíptica tienen una forma muy similar.

En ambos casos la inclinación sobre la eclíptica es elevada, aunque esto no se aprecie en este gráfico pero sí en los anteriores.

La mayor parte de ambas órbitas está al sur del plano de la eclíptica, y cuando esto ocurre se ven mejor desde el hemisferio norte porque tienen en él la parte más interesante: el perihelio y frecuentemente también el punto de mayor proximidad a la Tierra.

De cara a la observación podemos comparar las dos curvas de luz:

Magnitudes de los dos cometas. Aunque las fechas en que tienen magnitudes adecuadas para verlos con prismáticos o incluso a simple vista son similares, el 96p estará en la dirección del Sol, mientras que el C/2022 E3 estará por encima del horizonte toda la noche desde el hemisferio norte.

Se ve que aunque el 96p llega a ser más brillante (magnitud 1?), mantiene muy poco tiempo ese brillo y es precisamente cuando está en la dirección del Sol, tal como se ha dicho. Por ello será muy difícil de observar. Es curioso que enseguida baja muy rápido de brillo, y podría preguntarse por qué siendo más grande que el otro, se quede más débil. La respuesta es que al ser un cometa de corto periodo ha gastado ya gran parte el material volátil, y si en un momento brilla bastante es porque se acerca mucho al Sol.

El C/2022 E3 llega a la magnitud 4 y se mantiene con un brillo moderado durante semanas. Este es el que podemos intentar ver. Según las ultimas estimaciones podría ser incluso un poco más brillante que lo previsto inicialmente.

Si nunca has visto un cometa debes saber que no será nada fácil. Lo primero es buscar un lugar lejos de las luces de las ciudades. Hay que conocer dónde está mediante un mapa con su itinerario por las constelaciones o un gráfico como el que aparece aquí al final, y utilizando unos prismáticos intentar localizarlo. 

Lo verás apenas como un punto borroso, y si obtienes una foto con larga exposición podría verse la cola. Pero no esperes ver a simple vista una imagen como ésta o las que se publican por ahí, porque así no lo ha visto nadie y solo es el resultado de un proceso fotográfico de apilamiento de muchas tomas. Por supuesto, no esperes ver algo moviéndose en el cielo, que eso es solo en las películas que no tienen asesores científicos.

El C/2022 E3 en una magnífica imagen del cometa tomada por Thomas Eby el día 21 desde Arizona

Si ya tienes experiencia, también conviene decir que este cometa no es como el Neowise ni tampoco como el Hale Bopp o el Yakutake, ni mucho menos. Habrá que contentarse con poder ver algo tenue, y ponerle en la lista de los ya vistos.

En la observación va a influir negativamente la luz de la Luna, que desgraciadamente estará llena el día 5 de febrero, por lo que los mejores días del cometa (en el cambio de mes) habrá que observar de madrugada cuando la luna creciente ya se habrá ocultado.

Pongo dos gráficos correspondientes a las noches del 26 al 27 y del 31 al 1, en unas fechas en que el cometa estará situado entre la Osa Mayor y la Menor.

Posiciones del cometa C/2022 E3 desde 2 horas después de la puesta de sol hasta 2 horas antes de la salida, para una latitud de 40º N. Cuanto mayor sea la latitud el cometa se verá más alto.

Para noches intermedias entre éstas, las situaciones del cometa también lo serán.

Teóricamente en febrero irá disminuyendo su brillo. El día 5 estará junto a la brillante estrella Capella, que podría ayudar a localizarlo pero la luz de la luna llena seguramente lo impedirá. 3 días más tarde la referencia de Capella y su constelación Auriga seguirán siendo de ayuda y ya podrá verse desde el hemisferio norte al principio de la noche, muy alto en el cielo, sobre todo antes de que salga la luna ya menguante, que seguirá molestando en latitudes medias del hemisferio Sur.

El día 11 estará junto a Marte y ya será visible desde el hemisferio sur al principio de la noche sin el problema de la luz de la Luna, pero posiblemente el brillo del cometa se habrá reducido apreciablemente.. Estas situaciones se recogen en estos dos gráficos:






miércoles, 18 de enero de 2023

Conjunción planetaria en el año nuevo chino

En esta entrada voy a mezclar dos temas que aunque no tienen nada que ver, coinciden en la fecha y están motivados por los astros.

A diferencia del nuestro, el comienzo del año chino tiene su referencia en el cielo. Este próximo 22 de enero en China se celebra el año nuevo. Quizás la fiesta más popular de aquel país, donde millones de personas se desplazan para reunirse con su familia. Una fiesta de gran tradición y cuyo inicio está marcado por la Luna.  

Millones de desplazamientos para reunirse ese día tan especial

Efectivamente, el día del comienzo de año es el día de la luna nueva central del invierno, es decir la más próxima al 5 de febrero que es el día equidistante entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera. Dicho de otra manera, sería el día de luna nueva situada entre el 21 de enero y el 20 de febrero. Aunque quizás en este caso podría decirse que el año comienza el día de la conjunción.

   

Como 12 meses lunares son 354 días, 11 días menos de los 365, cada vez el año nuevo chino se va adelantando 11 días, pero entonces en 2024 sería el 11 de enero, que se sale del intervalo y habrá que esperar a la siguiente luna nueva, el 10 de febrero. Por eso el año que ahora empieza tendrá 13 meses

La mayoría de los pueblos de la antigüedad celebraban el comienzo del año con el principio de la primavera, o como los meses estaban marcados por las fases lunares, con la luna nueva cercana o posterior a ese equinoccio. Era lógico porque es en esa estación cuando la naturaleza despertaba del letargo invernal y todo se ponía en marcha de nuevo. 

Pero en China parece que eran más optimistas y cuando ya pasaba la mitad del invierno consideraban que era el momento de comenzar un nuevo ciclo. Pero la referencia en nuestro calendario es el 5 de febrero y ellos no la tenían. La manera de calcularlo era con la primera luna nueva que ocurra después de 30 días del solsticio de invierno. Y esa referencia sí la tenían, observando las puestas de sol.

Es curioso que si miramos las lunas en un calendario parece que hay algo que no cuadra: nos marca luna nueva el día 21 de enero. La explicación es que esa fase se produce a las 21:56 hora central Europea, que en China ya es día 22, concretamente serán las 16:56

El cielo ese día

Precisamente ese día se produce un fenómeno celeste destacado: la conjunción de Venus con Saturno. El brillante Venus que ya lleva unas semanas apareciendo en el crepúsculo vespertino se va separando angularmente del Sol y apareciendo sobre un fondo más oscuro que le da más relevancia, mientras Saturno realiza el movimiento aparente opuesto y después de haber estado al principio de la noche en nuestros cielos va a cesar pronto en su función.

El día 10 de enero Saturno, en la parte superior de la imagen, aún se encontraba a 14º de Venus, que aparece en la parte inferior.

El día 10 ya se pudo ver a los dos planetas en una misma zona del cielo. Si nos fijamos en la estrellita que está junto a Saturno (delta de Capricornio o Deneb Algedi), prácticamente mantendrá con ella su posición relativa, lo que indica que es Venus el que se acerca, a pesar de que parece lo contrario.

Efectivamente, Saturno es el planeta lento, y además en esta época ya se mueve en sentido directo como si quisiera evitar el encuentro, y tiene que ser Afrodita la que se acerque al anciano Cronos (como llamaban los griegos a nuestros dos protagonistas). El hecho de que el Sol también se mueve hacia el Oeste respecto a las constelaciones, produce el efecto erróneo de que es Saturno el que se mueve hacia Venus.

En esta otra imagen del día 15, ya se les ve más cercanos entre sí, separados por poco más de 8º, pero el mayor recorrido lo hace Venus.


Hoy mismo (miércoles 18) a pesar del temporal de lluvia y nieve he podido obtener esta otra foto cuando ha surgido un claro ente las nubes en la zona adecuada:

Cada vez se ven más cercanos

Con sus trayectorias opuestas (respecto al Sol), ambos se cruzarán precisamente el día del año nuevo: para nosotros el 22 de enero. Desde China estarán separados por solo 41´ (poco más que el diámetro aparente de la Luna) y desde aquí aún más próximos, con 25´de separación, podrán observarse simultáneamente con un telescopio de poca focal en el mismo ocular.

Actualización 23-1

----------------------

Añado un par de imágenes de ayer, día de la conjunción. La primera con la misma focal que las anteriores, y la otra con teleobjetivo

A pesar de que Saturno aparece bastante débil, puede apreciarse a la derecha y encima de Venus

  

Siguiendo la línea de los dos planetas hacia abajo puede verse la estrella Deneb Algedi citada antes, que puede apreciarse en casi todas las anteriores imágenes y da idea del movimiento de los dos planetas sobre el fondo de las estrellas durante estos días que han ido aproximándose.

------------------------------------------

Por si fuera poco, al día siguiente aparecerá por la misma zona una finísima luna dando una imagen espectacular, aunque los dos planetas ya habrán empezado a separarse.

Desde la zona oriental de China, los días 22 y 23, una hora después de la puesta de sol

Por supuesto los chinos no podrán ver la luna el día 22, deberán esperar al 23 y desde lugares con muy buen horizonte y cielo muy limpio, mejor cuanto más al suroeste. 

Desde Europa, anocheciendo ya unas horas más tarde, será muy difícil verla el 22 a pesar de que la inclinación de la eclíptica al atardecer una vez avanzado el invierno juega a nuestro favor, aunque ¿quizás no sea imposible? 

El día 23 se apreciará sin dificultad si tenemos un cielo limpio y un horizonte suroeste bajo, a la izquierda de Venus, formando una bonita configuración.


Pero desde algunas zonas de América podría verse la finísima Luna junto a los dos planetas el mismo día 22 dando una preciosa imagen. Concretamente al oeste de México, USA o Canadá ya habrán pasado 29 horas de la luna nueva cuando aparezca en el crepúsculo vespertino, y con la eclíptica ya muy inclinada por las fechas y en el caso de México también por la latitud, podrá verse. Y al día siguiente sin problema.


En muchos casos Venus servirá como referencia para encontrar la Luna, y no al revés como habitualmente suele ocurrir. Si nunca has visto una luna tan fina, para hacerse una idea pongo ésta que yo fotografié en julio de 2017, y aunque es menguante (29 horas antes de nueva), es simétrica a la de ahora.

Luna de -29 horas

Y aunque con 4 horas más de diferencia, esta otra luna de 2014, acompañada también en esta ocasión por el planeta Venus 

Luna de -32 horas, en la misma imagen que Venus, aunque no excesivamente cerca

El lunes 23 podremos verlo.

En estos viajes, vistos desde nuestra perspectiva, Venus va visitando cada uno de los planetas: el primero fue Mercurio, ahora Saturno, luego será Júpiter formando una pareja muy brillante que no hemos visto al principio de la noche desde 2015, y finalmente se acercará a Marte, aunque tampoco hay que olvidar los encuentros con Neptuno y Urano antes y después, respectivamente, del de Júpiter. Y también la fina luna creciente dará juego en algunas de estas aproximaciones.

Espero contártelo, y por supuesto deseo que no haya muchas nubes y lo puedas admirar en el cielo.

lunes, 2 de enero de 2023

El cielo más espectacular de tu vida


Si sueles mirar el cielo, o tienes curiosidad por hacerlo, estos días próximos al cambio de año son sin duda los mejores desde ambos hemisferios, aunque siempre mejor desde el sur. 

Pero empiezo por el norte, donde viven la mayoría de lectores de este blog. Aquí suele decirse que  el cielo del invierno es el más llamativo porque aparecen varias constelaciones destacadas, y además situadas casualmente en una misma zona del cielo.

Este año además están acompañadas por los planetas.

Latitud 43º N. Constelaciones que se ven al principio de la noche en estas fechas.

La más conocida de estas constelaciones es sin duda Orión: por su forma simétrica, por sus 3 estrellitas alineadas y equidistantes que forman el llamado “Cinturón de Orión” y por sus dos estrellas más brillantes, la gigante blanco azulada Rigel y la supergigante roja Betelgeuse:

Después del nombre de cada estrella aparece su magnitud, y entre paréntesis el lugar que ocupa según el brillo, entre todas las estrellas del cielo, aunque a veces existan pequeñas discrepancias según las fuentes.

Pero alrededor de Orión hay varias constelaciones que dan más realce a esta zona del cielo

Géminis, con Cástor y Pólux sus principales estrellas que representan a los gemelos de la mitología griega, de distinto padre pero con un amor fraternal llevado al extremo.



Auriga, con su forma pentagonal, aunque uno de los vértices no sea suyo, y con su estrella Capella,


El Can Menor y el Can Mayor situadas al sur de Orión con sus brillantes estrellas Proción y Sirio, la más brillante del cielo

El Can Menor

El Can Mayor


Y al norte de Orión, además de la citada Géminis, la también zodiacal Tauro, con la estrella rojiza Aldebarán y los cúmulos abiertos de las Híades y las Pléyades.


Estas constelaciones son las que siempre se citan al hablar del cielo del invierno, pero... Si nos restringimos a principios de dicha estación y al comienzo de la noche, que es el momento más propicio, podría realzarse incluso más porque todo lo anterior se completa en la zona opuesta del cielo con el triángulo del verano

Si, porque aunque parezca una contradicción, en estas fechas invernales y a esas horas la gran figura del denominado "triángulo del verano" del que forman parte las estrellas más brillantes de las constelaciones de Lira, Cisne y Águila aún no se ha puesto por el Oeste, cuando por el Sureste ya ha aparecido Orión y todas sus compañeras. 

También habría que añadir la estrella Fomalhaut de Piscis austrinus, de magnitud 1.15 ocupando el lugar 15 por su brillo y que pese a estar en el hemisferio sur celeste se mantiene en nuestro cielo hasta después de que empiece a marcharse el "triángulo".

Si nos centramos en una latitud media del hemisferio norte al principio de la noche únicamente falta la estrella Sirio, la más brillante, que esa sí esperará a que el triángulo veraniego empiece a ocultarse, y a pesar de que hay muchas estrellas brillantes que solo se ven en el sur, desde aquí veremos 10 de entre las 20 más destacadas.


Desde el hemisferio Sur, aunque no pueda verse en esta época el triángulo del verano (tremenda paradoja porque allí sí es verano, y este triángulo asoma por el horizonte en invierno) también es visible la zona más espectacular con Orión y sus compañeras, y además con la presencia  desde el principio de la noche de las dos estrellas más brillantes del cielo (Sirio y Canopus que no se ve nunca en el hemisferio norte), y como además están varias de las estrellas más destacadas del Centauro y la Cruz del Sur, además de Achernar de la Ballena, que solo se ven en ese hemisferio, el espectáculo es aún mayor.

En una zona muy reducida y cercana al polo sur celeste se encuentran las constelaciones de Centauro y la Cruz del Sur con 4 estrellas de entre las 20 más brillantes del cielo, incluida la tercera de ellas, Rigil Kent o alfa Centauro, la estrella más cercana a la Tierra.


En la constelación de la Quilla, (antes formaba parte de Navío) se encuentra también la segunda estrella más brillante del cielo, la citada Canopus.


Con todo, para una latitud media del hemisferio sur a principios o mediados de enero al principio de la noche el cielo está poblado de más estrellas brillantes que en el norte:

Pero si esto ocurre todos los años, este comienzo de 2023 es especial porque esas estrellas estarán acompañadas de los 4 planetas más espectaculares luciendo sus mejores galas. Mercurio acaba de irse, pero tampoco podría incluirse nunca a esta colección de luces porque cuando aparece, siempre se limita al cielo crepuscular y nunca comparte escenario con las estrellas, y por otra parte Venus va ganando importancia día a día.

Aspectos relativos a la situación de los planetas aparecieron en el post anterior y ahora incluyo sus posiciones con el cielo completo en lugares de diferente hemisferio:

Posiciones de los planetas entre las estrellas, una hora después de la puesta de sol

Esta acumulación de planetas no ha ocurrido al principio del invierno, desde 1966; pero entonces con Marte mucho más débil y cercano al horizonte no destacaría, por lo que habría que retroceder aún más, hasta 1942, para encontrar algo parecido a lo actual. Algo, que casi nadie de nosotros pudo ver, y que habrá que esperar a 2081 para encontrar algo similar (bueno, entonces aún mejor, pero me temo que...) Por eso el título del post.

Pero incluso hay algo más, porque para finales de enero se anuncia el cometa C/2022E (ZTF), que aunque no destacará en un primer vistazo, parece que podrá apreciarse sin ayuda óptica y pondrá la guinda al espectáculo.

Por todo ello, si te gusta mirar el cielo estrellado, no te pierdas esta magnífica oportunidad. Aunque no conozcas las constelaciones te impresionará y puede ser un aliciente para que empieces a aprenderlas. Aprovecha las noches despejadas, aléjate aunque no sea mucho de la contaminación lumínica, y no olvides que no tendrás otra oportunidad de ver tantas luces en la noche, por encima del horizonte.

sábado, 31 de diciembre de 2022

Índice y selección de artículos

En todo blog los diferentes artículos van perdiendo visibilidad con el tiempo, ocultados por los más recientes. Pero en este caso, muchos de ellos son intemporales y posiblemente sean interesantes para muchos lectores que han descubierto recientemente este blog, o que en su día no los vieron.

Entre los más de 300 post publicados he elaborado una selección con mis sugerencias, dividida en 4 apartados, y un índice que aparece después, en el anexo.

Los distintos enlaces (en esta primera parte) van en diferente color según su interés actual:
En verde los que pueden ser interesantes en cualquier momento
En azul aquellos que aunque se refieren a fenómenos de fechas concretas contienen, a veces en los anexos, informaciones o imágenes siempre interesantes.
En rojo algunos artículos que pueden haber perdido interés, pero siguen siendo interesantes o visualmente atractivos.

1- Algunos temas que quizás te sorprendan

2- Curiosidades o temas interesantes para no iniciados

4- Algunos artículos que tuvieron mucha aceptación en su día.


Aquí voy a ir incluyendo un índice estructurado con los artículos que creo que pueden ser más interesantes. Por no hacerlo excesivamente largo, no aparecen todos (actualmente hay más de 300), sino solo una selección.

Si te interesa un tema en concreto puedes acceder a todos los artículos sobre él utilizando las etiquetas temáticas del margen derecho de la pantalla. (Si lo ves en el teléfono móvil, al final de la pantalla elije VERSIÓN WEB)
Aunque la mayoría de los artículos están pensados para todos los públicos, muchos de ellos contienen información técnica original en los anexos que podría ser interesante incluso para iniciados o expertos.

Como hay muchos enlaces, si alguno no funcionase, te agradecería que me lo dijeras en un comentario (al final del post)


Aspectos de mecánica celeste en el Sistema Solar
         a) La Luna
b) Planetas

C) Cuerpos menores y meteoros
  
Medida del tiempo
a) Generalidades


         b) Aspectos relativos a la hora y la fecha oficial.
Para gastar más energía (Cambios de horario) 
Las 12: todavía no es mediodía (Cambio horario otoño)
c) Relojes de Sol

 Crónicas de observación y andanzas del blogger