Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

martes, 10 de abril de 2018

Un anillo para el Sol


En ocasiones el cielo ofrece sorpresas inesperadas. Y no solo de noche cuando, por ejemplo, una espectacular estrella fugaz cruza la zona donde estamos observando. También en pleno día pueden aparecer aspectos llamativos, como este halo solar que pude ver el pasado jueves.
Halo Solar desde las cercanías de Miranda do Douro. 5-4-2018

Algo había leído sobre este fenómeno y alguna imagen había visto en los medios (una realmente espectacular que se vio desde altas latitudes y se difundió enormemente hace unos meses, similar a la que pongo al final del post), pero la semana pasada lo he visto por  primera vez en directo, y podría añadir este halo solar en el post “La primera vez“, que publiqué el pasado verano.

La imagen, que se mantuvo al menos durante una hora, llamaba tremendamente la atención.
Y para que no faltara nada, el marco era excepcional: Los llamados “arribes del Duero” en la frontera hispano-lusa, en el magnífico paraje del mirador de la ermita de  São João das Arribas.
 Paisaje con la ermita y mirador sobre el río Duero, lugar desde donde pude ver el halo.
Mediodía, un cielo casi despejado, con apenas unos leves cirros, fue mirar hacia arriba y apreciar una majestuosa circunferencia rodeando al Sol, en la que podían apreciarse levemente los colores del arco iris con el rojo hacia el interior.
Detalle de un fragmento del halo donde se aprecian mejor los colores

Está claro que un espectáculo tan curioso combinado con elementos del paisaje puede dar pie a imágenes sugerentes.



En este vídeo se puede apreciar más en detalle:


Según parece, estos halos tienen un radio de 22º aunque algunas veces puede verse un segundo halo a 46º. Es mucho más fácil verlos en regiones frías, por ejemplo en los países nórdicos, pero afortunadamente a veces hay excepciones, como en esta ocasión.

Una curiosidad de este caso, de lo que no he encontrado explicación ni referencias, ni tampoco aparece en la mayoría de las imágenes en la red, son una especie de arcos o trazos de elipse que se podían ver a ambos lados del halo, a derecha e izquierda, que por la posición ¿quizás podrían estar relacionados con el fenómeno de los parhelios al que me refiero enseguida?
En la copia de la derecha se ha añadido una circunferencia con trazos verdes en la posición del halo y los dos extraños arcos en color azul. Uno de los arcos se ve también perfectamente en el vídeo y en la foto anterior a él.

Parhelios
Un fenómeno con origen similar y más frecuente que el halo, es el denominado “parhelio”, en el que aparecen a un lado del Sol, o a ambos, unas zonas brillantes, que a veces se les refiere como un segundo sol. También se sitúan a 22º del Sol y también se aprecia los colores del arco iris, incluso mejor que en los halos.

He visto parhelios en varias ocasiones, la última hace un año también muy lejos de casa: en la isla de Fuerteventura, donde obtuve estas imágenes:
15-4-2017 Parhelio izquierdo (el Sol se encuentra a la derecha y fuera de la imagen)
A la derecha del Sol también podía apreciarse el otro parhelio, mucho más débil.

Halos lunares
La Luna llena también produce halos y yo recuerdo haber visto uno hace años.
También aparecen a 22º de distancia de nuestro satélite y no hay que confundirlos con imágenes como ésta, que obtuve en agosto del año pasado, donde los colores de la luz refractada aparecen junto al astro.


Según parece todos estos fenómenos ocurren cuando hay ligeros cirros (nubes delgadas de aspectos fibrosos) que contienen cristales de hielo en los que la luz se refracta siempre con el mismo ángulo. Habitualmente estos cristales se encuentran en posición horizontal y producen los parhelios a izquierda y derecha del Sol al proyectar la luz en esas direcciones. Si los cristales se encuentran desordenados la luz se proyecta en todas las direcciones y se produce el halo. 

El efecto que vemos procede de la luz del Sol, es refractada por los cristales de las nubes y llega a nuestros ojos, pero solamente la de los cristales que están en determinadas posiciones; en el caso del halo los que están situados en un círculo. Otros cristales diferentes desviarán la luz hacia los ojos de otra persona situada en otro lugar. Ambos vemos el halo porque la situación atmosférica será similar, pero no es el mismo halo.

Existen otros fenómenos en cierta manera parecidos y sin duda el más conocido es el arco iris.
Un trozo de arco iris sobre una zona sin apenas nubes. En realidad casi todo el cielo estaba despejado, pero evidentemente en la zona en que aparece el arco algo de lluvia debía caer. Araúzo de Torre, agosto 2009.
Arco iris doble. En el más exterior los colores están invertidos. Bilbao 4-2007
Quizás investigue en estos temas, cuyo interés me ha llegado de casualidad por esta experiencia concreta. Pero de momento, como no soy experto en ellos, si quieres saber más te sugiero la siguiente web, porque prefiero linkar que copiar.

Alguien podría decir que estas cosas son en realidad fenómenos producidos en la atmósfera y no se trata propiamente de astronomía sino más bien de meteorología. Pero en algunos sitios se incluyen entre los fenómenos astronómicos, se ajustan al título del blog, y algo parecido ocurre por ejemplo con las estrellas fugaces: son producidas por algo que viene del espacio (en el caso de los halos por la luz del Sol o la Luna) pero lo que vemos ocurre realmente en la atmósfera.

Y ahora lo prometido: esta singular imagen que se produjo en Homestead (EEUU) donde aparecen estos fenómenos y otros similares:
Impresionante imagen tomada la tarde del 27 de marzo de 2017, en Homestead, (Washington). Entre otros efectos incluye dos halos con perihelios. Créditos: James Helmerick.


sábado, 7 de abril de 2018

Índice y selección de artículos

En todo blog los diferentes artículos van perdiendo visibilidad con el tiempo, ocultados por los más recientes. Pero en este caso, muchos de ellos son intemporales y posiblemente sean interesantes para muchos lectores que han descubierto recientemente este blog, o que en su día no los vieron.

Por ello he elaborado una selección con mis sugerencias, dividida en 4 secciones y un índice que aparece después, en el anexo.


Los distintos enlaces van en diferente color según su interés actual:
En verde los que pueden ser interesantes en cualquier momento
En azul aquellos que aunque se refieren a fenómenos de fechas concretas contienen, a veces en los anexos, informaciones siempre interesantes.
En rojo algunos artículos que pueden haber perdido interés, pero siguen siendo interesantes o visualmente atractivos.

1- Algunos temas que quizás te sorprendan

2- Curiosidades o temas interesantes para no iniciados
3- Articulos con imágenes llamativas
4- Algunos artículos que tuvieron mucha aceptación en su día.


Aquí voy a ir incluyendo un índice estructurado con los artículos que creo que pueden ser más interesantes. Por no hacerlo excesivamente largo no aparecen todos, sino solo una selección de menos de la mitad de los contenidos del blog.

Si te interesa un tema en concreto hay muchos más artículos a los que puedes acceder utilizando las etiquetas temáticas del margen derecho de la pantalla.
Aunque la mayoría de los artículos están pensados para todos los públicos, muchos de ellos contienen información técnica original en los anexos que podría ser interesante incluso para iniciados o expertos.

Este post con el índice se irá actualizando y siempre estará visible en alguno de los primeros lugares.


Aspectos de mecánica celeste en el Sistema Solar
         a) La Luna

b) Planetas

C) Cuerpos menores y meteoros


El cielo visto desde otros astros
           Desde el primer planeta
           El cielo de Marte

Medida del tiempo
a) Generalidades
22 de diciembre ¿el día más largo? (*) (Causas de la ecuación del tiempo)
Por Santa Lucía alarga el día   (Ecuación del tiempo -2) (*)


b) Aspectos relativos a la hora y la fecha oficial.
Para gastar más energía (Cambios de horario) 
Las 12: todavía no es mediodía (Cambio horario otoño)

c) Relojes de Sol


Didáctica


viernes, 30 de marzo de 2018

Palacios que caen del cielo


Ya se está anunciando en todos los medios: la estación espacial china Tiangong 1 (palacio celeste) caerá de forma incontrolada el próximo domingo día 1 de abril o días contiguos. Se supone que se desintegrará por el roce con la atmósfera y la alta temperatura que esto producirá, pero es posible que algunos fragmentos lleguen hasta la superficie terrestre. En cualquier caso no debes preocuparte por ello ya que la probabilidad de que impacte contra alguna persona es ínfima, mucho menor a que cuando salgas de casa te caiga en la cabeza una maceta desprendida del balcón del tercer piso.
La estación espacial Tiangong 1, cuya caída no nos dejará sin "palacios celestes" porque desde septiembre de 2016 ya está en órbita su gemela, la Tiangong 2

Además de las típicas noticias de los medios que suelen proliferar en estos casos, se ha escrito mucho y bien por parte de expertos en astronáutica sobre este tema. Esta pequeña estación espacial de menos de 10 metros de longitud fue lanzada en septiembre de 2011 y colocada en una órbita con una inclinación de 42,8º respecto al ecuador terrestre y a casi 400 kilómetros de altura.

A diferencia de la Estación Espacial Internacional (ISS) mucho más grande y habitada de manera permanente por 6 astronautas, las Tiangong reciben visitas y estancias puntuales. Concretamente ésta que cae ahora fue visitada en 3 ocasiones por astronautas chinos y en marzo de 2016, unos meses antes del lanzamiento de su gemela Tiangong 2, se perdió el control de la misma lo que ha hecho que el rozamiento con la tenue atmósfera a esa altura haya ido frenando su velocidad y reduciendo su altura. Este proceso de ligera pérdida de altura, habitual en las estaciones espaciales, suele compensarse de vez en cuando encendiendo un motor que le haga ganar altura nuevamente, pero en este caso no ha sido posible.

Según las autoridades espaciales chinas, la Tiangong se desintegrará totalmente en la atmósfera y producirá un espectáculo espléndido. Pero algún organismo europeo opina que hasta un 40% de sus casi 9 toneladas podrían impactar en el suelo. No voy a entrar en la discusión ni sembrar alarmismo porque, como he dicho, la probabilidad de que ocasione alguna desgracia es ínfima, pero voy a aprovechar para escribir sobre algunos temas concretos, sobre todo en la determinación de la posible zona de caída y probabilidad.

martes, 20 de marzo de 2018

¿Se adelantó la primavera?


Hace unas horas ha empezado la primavera en el hemisferio norte. 
Hoy 20 de marzo de 2018, aunque por la meteorología de aquí no lo parezca, es el día del equinoccio. De alguna manera es el comienzo de un nuevo ciclo de la naturaleza con un resurgimiento después de los fríos y las largas noches del invierno, y así lo entendían la mayoría de los pueblos de la antigüedad que tomaban como inicio del año, precisamente estas fechas.
La estación de las flores llegó el 20 de marzo
En el hemisferio Sur ha comenzado hoy el otoño y allí el equinoccio de primavera será en septiembre.

Aunque estamos acostumbrados a oír que la Primavera empieza el 21 de marzo, lo cierto es que la estación de las flores acaba de empezar hoy día 20 a las 17:15 hora central europea (CET)
Pero quizás sorprenda aún más el saber que lo de hoy no es una excepción, que en todo lo que nos queda de este siglo XXI ningún año empezará el día 21, e incluso que en muchas ocasiones será el 19. El último año en que el cambio de estación se produjo el 21 de marzo fue en 2007 (o en 2011 considerando hora CET)  y no volverá a ocurrir hasta el 2102.
O sea que podemos olvidarnos de la clásica fecha porque casi con seguridad no volveremos a verla.

jueves, 15 de marzo de 2018

Los dos primeros planetas, juntos en el cielo del tercero

Como escribí hace poco, Venus y Mercurio han roto la larga sequía de planetas visibles al principio de la noche. Desde hace unos días los dos primeros planetas ya están ahí y pueden observarse, todavía durante una semana sobre el horizonte Oeste tras la puesta de Sol. Luego Mercurio dejará de verse.

Mercurio y Venus, los dos planetas más cercanos al Sol, aparecen ahora en una misma zona del cielo muy próximos entre sí, lo que sin duda ayuda a que el más brillante (Venus) sirva como referencia para encontrar al otro. Hasta el día 21 Mercurio se encontrará por encima y un poco a la derecha de Venus, visto desde el hemisferio norte.
Pensé hacer todo un reportaje fotográfico durante estos días, pero las nubes se han empeñado en impedirlo. A falta de ello, he elaborado un gráfico con las posiciones relativas de ambos planetas.
Posiciones de Venus y Mercurio cada 2 días durante el mes de marzo de 2018, con el Sol a 10º bajo el horizonte. Desde una latitud 43ºN (Los puntos más grandes representan a Venus y los pequeños a Mercurio) 

El día 18 aparecerá por ahí la fina luna de 1 día, y formarán un grupo muy fotogénico. 
Tal como he escrito antes, en Bilbao hemos tenido muy mala suerte con las nubes y yo todavía no he podido ver los dos miembros de la pareja simultáneamente. Estaba esperando para poder ilustrar este post con una imagen actual, pero como no llega debo publicarlo ya, antes de que Mercurio deje de verse, y ya se están acercando esas fechas.

Venus comenzó a verse ya en febrero por la tarde tras la puesta del Sol y puede ser admirado por mucha más gente que en su pasada aparición matutina. Por la mañana la hora inadecuada y las prisas habrán hecho que pocas personas se hayan fijado en el lucero del alba, como se le conoce cuando es visible antes de la salida del Sol. Ahora puede verse por la tarde sin problemas hasta septiembre.
Por su parte Mercurio tiene apariciones durante breves días, y ésta es la mejor de todo el año para los observadores del hemisferio norte

Aquí, por fin, el 24 de febrero unos claros entre las nubes parecía que permitirían ver a Venus desde Bilbao y ... Si, ahí estaba junto al horizonte
Venus el 24-2-2018

Al día siguiente en unas condiciones muy similares pude hacer varias tomas y obtener este montaje de la puesta de Venus.

Mercurio apareció unos días después y tuvo un encuentro cercano con Venus el 3-3 a poco más de un grado. En todo el año será el encuentro más cercano que se produzca entre dos planetas (visto desde la perspectiva terrestre).
Yo seguí teniendo las tardes nubladas y hasta el día 10 de marzo no pude ver a Mercurio. Pero solo a él porque las caprichosas nubes me impidieron ver simultáneamente  también a Venus.
Mercurio el 10-3-2018
--------------------
ACTUALIZACIÓN 17-3-2018
Ayer día 16, a pesar de que las previsiones meteorológicas no eran propicias, se despejó el cielo por las cercanías de horizonte Oeste, y por fin pude ver simultáneamente sin ningún problema a los protagonistas.


Mercurio y Venus desde Bilbao el 16-3-2018

--------------------

¿Cuándo o en qué condiciones podemos ver estos planetas cercanos entre si?
En el hemisferio norte Mercurio se deja ver en pocas ocasiones, siendo siempre la mejor oportunidad en la máxima elongación más cercana al equinoccio de primavera. Venus puede estar en el cielo o debajo del horizonte con la misma probabilidad. En caso de estar por encima, ambos se verán más o menos próximos en esas fechas cercanas a la primavera aproximadamente cada 2 años. De todas formas, no siempre que se vean ambos estarán tan cercano el uno del otro como en esta ocasión

El 9-4-2010 Venus y Mercurio a ambos lados de la antena

Si consideramos también la opción de verlos de madrugada la próxima oportunidad será a finales de este año 2018, pero tampoco se les verá tan próximos ni mucho menos.

En el hemisferio Sur las condiciones para ver a Mercurio son mucho mejores (ver "El esquivo planeta sureño..."), se mantiene visible durante periodos mucho más largos y por esto siempre habrá muchas más ocasiones de ver Venus cerca de él.

Los periodos de visibilidad de Venus y la altura máxima que alcanza el horizonte son mucho mayores que los de Mercurio, por lo que localizar al segundo planeta es muchísimo más probable y fácil que al el primero, sobre todo en el hemisferio norte.


Dos planetas similares y opuestos.

Debido a su situación, más cerca del Sol que nosotros, Mercurio y Venus tienen algunas cosas en común:

- Ninguno de los dos se ve en plena noche; sino solo en los crepúsculos.

- Presentan fases: Las de Venus no son difíciles de observar o fotografiarlas utilizando un telescopio, pero las de Mercurio si, porque al estar más cerca del Sol hace que cuando sea visible esté cerca del horizonte y la refracción de la atmósfera y su difracción den una imagen muy poco clara. La solución puede ser hacerle una foto en pleno día antes de anochecer, cuanto el planeta está más alto. Yo nunca distinguí la fase de Mercurio hasta el pasado verano cuando le ví de día y además conseguí obtener una imagen.
En el caso de Venus es mucho más fácil. Aquí ésta otra que obtuve el 15-8-2015
Mercurio y Venus en pleno día. En la primera el sistema telescopio-cámara está desenfocado, pero se aprecia la fase del 50% que presentaba Mercurio en esas fechas.
- Debido a que en ocasiones se ven al amanecer y otras veces al atardecer, tanto con Venus como con Mercurio, en la antigüedad se pensó que se trataba de dos astros distintos.
 Venus para los griegos inicialmente era Hesperus cuando lo veían por la tarde, y Ehosphoros si aparecía por la mañana. Luego cuando se dieron cuenta de que era el mismo le llamaron Afrodita.
Hesperus y Ehosphoros

Mercurio era Hermes y Apolo según se viera por la mañana o por la tarde, quedando luego solo el primero de elllos.
Hermes y Apolo


- Ambos tienen rotaciones muy lentas, comparadas con los demás planetas, seguramente ralentizadas por las fuerzas de marea del Sol. La rotación de Mercurio dura 58,7 días terrestres (d.t.) y la de Venus 243 d.t. Suele decirse que en Venus el día dura más que el año (de 243 d.t.) cuando en realidad esto no ocurre porque el día solar dura 118 d.t. Precisamente sí ocurre con Mercurio (día 176 dt y año 88 d.t.). Este error es debido a la confusión entre el día solar y el día sidéreo. (Ver "duración del día y movimientos...")

- A veces producen tránsitos, cuando pasan por delante del Sol, lo que no puede ocurrir con los planetas exteriores
Imágenes que obtuve de dos de los últimos tránsitos: de Venus el 8-6-2004 desde Sestao
y de Mercurio el 9-5-2016 desde Bilbao


   
Planetas contrapuestos, en todo el Sistema Solar:

A pesar de esas similitudes, tienen muchas características opuestas, la mayoría fruto de la casualidad pero que no dejan de ser sorprendentes.
- El nombre más agradable y el menos: La diosa de la belleza y el dios de los ladrones (en la versión griega Hermes era el mensajero de los dioses, pero en la versión romana Mercurio era el dios de comerciantes y a veces se utilizaba con connotaciones "negativas") 
- El que tiene la órbita más excéntrica y la menos excéntrica. La de Mercurio con una excentricidad de 0.2 se aprecia que el Sol está muy separado del centro, y la de Venus 0.007, casi es una circunferencia perfecta.


- El de eje más inclinado y el menos inclinado 177º y 0º
En Mercurio el eje es prácticamente perpendicular al plano orbital y por ello no hay estaciones y el Sol sale todos los días por el mismo lugar.
En Venus el eje está inclinado 3º pero el movimiento de rotación es se realiza en sentido contrario a los demás planetas por lo que técnicamente se dice que la inclinación del eje es de 177º

Imagen tomada de amazinguniverse.wordpress.com

- La atmósfera más densa y la menos densa
Mercurio es el único planeta del Sistema Solar que prácticamente no tiene atmósfera, mientras que Venus tiene una densa capa de CO2
- Desde el que mejor se ve el cielo y el que peor.
Es consecuencia de lo anterior: Desde Mercurio al no haber atmosfera el cielo siempre se vería negro, pudiéndose ver las estrellas también de día, mientras que en Venus es tan densa que no pueden verse nunca
Mercurio y Venus, en dibujos de Ron Miler.
-  En el que se produce mayor diferencia de temperatura y el menor (en planetas rocosos)
En Mercurio las temperaturas pueden oscilar entre los -100º de noche a los 400º de día. Es el más próximo al Sol y por eso se calienta, pero de noche no retiene el calor que va al espacio, por no haber atmósfera.
En Venus las temperaturas siempre están rondando los 500º debido al intenso efecto invernadero

-  El planeta más observado y el menos observado (Al menos a simple vista)
Sin duda Mercurio es el más esquivo, sobre todo en el hemisferio Norte, y Venus el más llamativo, al menos entre la gente que mira el cielo ocasionalmente.

martes, 6 de marzo de 2018

El cielo del planeta anillado


Uno de los objetos más vistosos que se pueden observar por un telescopio es sin duda el sexto planeta. Saturno, el de los anillos.
Pero hoy no vamos a mirarlo en nuestro cielo (ahora mismo solo puede verse de madrugada a horas intempestivas), sino que vamos a pensar cómo se vería el cielo desde allí, y éste será uno más de los artículos de la serie “los cielos de otros mundos” en la que ya he dedicado un capítulo a cada uno de los anteriores planetas.
Al igual que en el caso de Júpiter, como Saturno no tiene superficie sólida vamos a suponer que podemos situarnos en el borde de su atmósfera y mirar desde allí hacia arriba.

Por supuesto, la imagen más especial y totalmente diferente del cielo de los otros planetas sería la visión de los anillos,
Aunque se han catalogado varios anillos, solamente son claramente apreciables los denominados A y B, que están separados por la llamada división de Cassini. A estos anillos me referiré en todos los casos.
Pintura de Ron Miller sobre la que se han indicado los anillos A, B y división de Cassini.

Los anillos vistos desde Saturno

Según la latitud, la imagen de los anillos será muy diferente: Desde las zonas cercanas a los polos no se pueden ver al quedar por debajo del horizonte, pero al ir viajando hacia el ecuador, aproximadamente a partir de la latitud 60º ya se podría apreciar su borde más lejano sobresaliendo sobre el horizonte nuboso en dirección sur (si estuviéramos en el hemisferio norte de Saturno), como se aprecia en las siguientes ilustraciones.

martes, 20 de febrero de 2018

La sequía de planetas a punto de acabar

Seguro que últimamente no se han organizado muchas observaciones astronómicas para público en general porque, aparte de la Luna, siempre es conveniente (casi imprescindible) que haya algún planeta que llevarse al ocular del telescopio.
Y últimamente no se ha visto ninguno a horas prudenciales.

Las estrellas y constelaciones repiten actuaciones de manera periódica y previsible cada año: Por ejemplo Orión siempre es visible en invierno y Escorpio en Verano. 
Pero los planetas no. Cada uno tiene su ciclo particular, se mueven sobre el fondo estrellado, y no valen experiencias anteriores pasa saber cuándo o dónde podemos localizarlos. Al menos si tratamos de utilizar referencias anuales. Si al comienzo del pasado año 2017 Marte y Venus aparecían en una misma zona, sobre el horizonte Oeste al principio de la noche, tal como se ve en a imagen, este año ni el uno ni el otro.
Venus y Marte (arriba en el centro) en el cielo de Bilbao en enero de 2017
Es cierto que hemos tenido en los últimos meses varios espectáculos con conjunciones y encuentros de varios planetas en una misma zona del cielo, pero todos han sido de madrugada.