Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

domingo, 12 de julio de 2020

El cometa NEOWISE, visible al principio de la noche

Sin ninguna duda, este cometa es el máximo espectáculo que nos brinda el cielo en este mes de julio de 2020, y podría decirse que en estos últimos años.

Pero, aunque ya ha llenado los medios de comunicación con sus magníficas imágenes, aparte de quienes estamos en este mundillo de la astronomía poca gente ha visto directamente al cometa por la sencilla razón de que eso solo era posible antes de amanecer, a unas horas no muy adecuadas.

Mi última visión del cometa en el crepúsculo matutino. Espero verlo un día de éstos sin tener que madrugar.


Esto va a cambiar enseguida para los habitantes de latitudes próximas o superiores a los 40ºN y poco a poco también para latitudes algo más meridionales. De hecho, ya el día 10 ha sido visto tras la puesta de Sol desde Italia, cerca de Milán, en una latitud 45.74ºN, según recogió la prestigiosa https://www.spaceweather.com/

Se ha señalado el lugar del norte de Italia donde parece que pudo verse por primera vez el NEOWISE por la tarde, y las referencias de latitud, clave en este asunto. La indicación de los 43ºN es significativa por lo que señalo a continuación.

Cada vez podrá ser visible en el crepúsculo vespertino desde lugares más meridionales, e incluso dentro de unos días llegará a ser circumpolar, y por tanto estará encima del horizonte durante toda la noche, desde latitudes de 43º N o superiores, pudiendo la cola dar unas imágenes espectaculares sobresaliendo por el horizonte norte en lugares más meridionales.

Para cazarlo la primera vez (incluso puede intentarse hoy mismo día 12) después de la puesta de sol, cuando el cielo comience a oscurecer habrá que observar atentamente barriendo sobre el horizonte Noroeste si no hay nubes (preferiblemente con unos prismáticos). Luego, el cometa se ocultará por el horizonte.

Puede permanecer algo más de una hora tras la puesta de Sol, dependiendo de la configuración del horizonte y nuestra latitud, pero en malas condiciones por la baja altura y dificultades de observación siempre cerca del horizonte.

Podría verse algo así hoy mismo. He elaborado este gráfico a partir de una foto que tomé la madrugada del día 6.
La situación respecto a los puntos cardinales son exactamente para la latitud 40º. Si estás más al Sur el cometa se pondrá algo más al Oeste, y en caso contrario más hacia el Norte y podría permanecer hasta 2 horas antes de ponerse.

Sintiéndolo mucho por mis lectores del hemisferio sur, hay que decir que este cometa no es para ellos. Otros se vieron y se verán mucho mejor desde allí, pero éste no, como se puede deducir de las explicaciones sobre la órbita que próximamente publicaré, y prácticamente será inobservable desde la mayoría de este hemisferio. Incluso, como he dicho en algún lugar, quizás deba pedir disculpas por no dejarlo claro en el primer artículo que escribí sobre el NEOWISE y haber creado falsas expectativas en el Sur.  ¡Pero para una vez que lo bueno nos toca a los del Norte!...

--------------

Desde que escribí y publiqué la primera parte de este artículo (ayer día 12) interrumpido por falta de tiempo y el nuevo viaje al mi lugar favorito de observación en Araúzo de Torre (latitud 41.8) la situación ha cambiado: Muchos aficionados de la península Ibérica consiguieron ver el cometa ayer por primera vez por la tarde-noche, y yo fui uno de esos afortunados.

Desde la latitud 41.8 N, a las 23:20 del 12 de julio. Con ésta imagen, lo dicho en la primera foto de este post toma un nuevo significado.

Sin embargo todo lo anterior sigue teniendo validez porque la mayoría de quienes siguen este blog "para todos los públicos", todavía no lo habrán visto.

Pero tengo que decir que yo no pude localizar en primera instancia al NEOWISE con prismáticos, sino haciendo fotos de la zona y analizándolas con cuidado, anécdota incluida, que contaré alguna vez. Me consta que alguien sí pudo hacerlo.

Aquí lo pillé. Examinando detenidamente esta imagen de gran campo puede encontrarse el cometa que aparece de manera muy tenue

También tengo que decir que incluso después de tenerlo localizado gracias a la foto, con prismáticos lo veía pero sin ellos no. 

No te preocupes porque día a día las condiciones vespertinas mejoran y se apreciará muy bien a simple vista, como también he podido hacerlo yo esta madrugada, 6 horas más tarde, impresionante ya por el Nordeste.

Esta pasada madrugada del 13 de julio se veía muy bien directamente sin ayuda óptica

Si lo conseguimos al principio de la noche, los días siguientes lo volveremos a ver porque ya sabemos cómo es y porque cada vez será mucho más fácil ya que permanecerá visible durante más tiempo, hasta que el cielo esté más oscuro.

Y luego qué

Todo va a ir mejorando, incluso la fase lunar, el cometa podrá verse en plena noche (aunque cerca del horizonte), y entonces podrá ser útil este mapa de su situación donde se recogen las posiciones que va ocupando el núcleo del cometa, a las 0 horas TU de cada día.

He comenzado el gráfico con el primer día que yo lo vi, y he recogido hasta que vuelve a estar en la misma declinación, el 29 de julio. Sin embargo las situaciones no serán iguales, porque el cometa teóricamnete va perdiendo brillo pero por otra parte la cola va aumentando y se va volviendo mucho más fotogénica.

Se ha remarcado la declinación 47º porque los días en que la supera (del 15 al 21 de julio) será circumpolar desde la latitud 43º N, correspondiente a la zona de la península próxima al mar Cantábrico, tal como he dicho antes. La razón es que 43+47=90 (los dos ángulos complementarios delimitan la circumpolaridad)

Es reconfortante tener que precisar lo del “núcleo” porque significa que tiene una larga cola de varios grados que se extenderá siempre en sentido opuesto al Sol, y que debido a las posiciones de ambos astros y el giro de la Tierra, la veremos siempre hacia arriba, pero irá girando levemente a lo largo de la noche en sentido contrario a las agujas del reloj, y por ejemplo cuando sea circumpolar (y desde los lugares en que lo sea- entorno a la latitud 43º N), al principio de la noche la veremos un poco hacia la derecha y al final hacia arriba.

En latitudes más meridionales (centro de la península) aunque no se vea el núcleo durante toda la noche, si el horizonte norte es bajo y el cielo oscuro podría apreciarse la cola como una sugerente luz alargada sobresaliendo del horizonte. Una imagen más impresionante si cabe, por lo que tiene de fantasmal o sugerente, como la que he podido ver en un momento de esta madrugada.

Aunque acostumbrada la vista a la oscuridad se distinguía perfectamente, en la foto queda muy tenue y quizás debas examinarla con poca luz para ditinguir la cola atravesando en vertical la imagen

Esta cola, como he dicho, irá girando a lo largo de la noche, dirigiéndose en dirección contraria al Sol (que por supuesto lo tendremos debajo del horizonte).

Esta pasada noche, por ejemplo, mostraba diferente orientación en la observación vespertina y en la matutina, poco más de 5 horas después:

Imágenes tomadas a las 23:21 y a las 4:27

Todas estas circunstancias respecto a las las posibilidades de observación del cometa NEOWISE desde diferentes lugares y fechas, momentos de la noche en que es posible, situación en el cielo o incluso el aspecto del astro, están condicionadas por varios factores y la clave está en las posiciones relativas del Cometa, el Sol y la Tierra.

La órbita del cometa en cuanto a la inclinación de su plano orbital respecto al de la Tierra (la eclíptica) y la posición de los nodos,  la situación en ella en cada momento, el paso por el perihelio, las posiciones de la Tierra en esas fechas, ... son temas que pensaba incluir en este artículo, pero creo que es mejor dejarlo para otra ocasión. Ahora lo importante es la observación del cometa, y... tiempo habrá.

Merece realmente la pena ver este regalo que el cielo nos está ofreciendo en estos momentos tan especiales.

¡SUERTE!

viernes, 10 de julio de 2020

El día perdido

A pesar de que la actualidad astronómica es el excepcional cometa NEOWISE y que he prometido escribir algo con datos técnicos sobre el mismo y posibilidades de su observación desde distintos lugares, estoy liado con muchas tareas y sin tiempo. 

Entre otros temas, hoy imparto una ponencia en las JORNADAS DE EDUCACIÓN EN ASTRONOMIA, organizadas desde Argentina, donde está previsto que yo intervenga (vía telemática) a las 22:00 hora oficial en España, y podrán seguirse en https://www.youtube.com/channel/UC82oHMEnELsY7Yf_KL5SQ3Q/live 

Así que ahora toca publicar este curioso artículo que tenía preparado desde hace semanas y debe salir necesariamente en esta fecha.
En un par de días espero volver con el cometa y ahora pido disculpas si se han difundido los resultados de mis observaciones por lugares donde este astro no es visible y se hayan producido frustraciones en lectores del hemisferio sur, por no advertirlo.

El tema de hoy es muy diferente:
--------------------------

Hace hoy exactamente 498 años, unos osados marinos perdieron un día.

Seguro que conoces la obra de Julio Verne “La vuelta al mundo en 80 días” y probablemente habrás admirado su ingenio al darse cuenta del día que ganaron los personajes de su novela al dar la vuelta al mundo, lo que les permitió ganar la apuesta cuando pensaban que el plazo ya se había cumplido y la habían perdido.

Sin embargo es posible que este asunto no se le ocurriera al visionario escritor, sino que se hubiera basado en lo que sucedió en la primera vuelta al mundo.

Juan Sebastián Elcano después de mil peripecias y haber circunnavegado el planeta viajando hacia el Oeste, llegó con sus hombres a Cabo verde el miércoles 9 de julio de 1522. 

O eso pensaba él, porque los tripulantes de su nave se extrañaron de que los nativos “decían que era jueves”
Documento recogido en la exposición del Museo Marítimo de Bilbao sobe la primera vuelta al mundo, donde se cita la extraña circunstancia.

Porque, efectivamente, en realidad era día 10 jueves, ya que a diferencia de la novela de Verne, los viajeros habían perdido un día al viajar en sentido contrario. 

Aunque oficialmente el viaje comenzó en Sanlúcar de Barrameda el 20 de septiembre de 1519 y concluyó casi 3 años más tarde, el 6 de septiembre de 1522 en ese mismo puerto, puede considerarse que en realidad la vuelta al mundo se completó realmente hace hoy 498 años en las inmediaciones de Cabo Verde porque es cuando, navegando hacia el Oeste, llegaron a una misma longitud geográfica cruzándose el camino de ida y el de vuelta. Ya que en el último tramo, de Cabo Verde a Sanlúcar en realidad retrocedieron hacia el Este (aunque no directamente, por estrategia político-comercial y evitar problemas con los portugueses)

Aquí están los detalles del itinerario y las fechas:
Tomado de Magellan_Elcano_Circumnavigation-fr.svg: Sémhurderivative work: Armando-Martin (talk) - Magellan_Elcano_Circumnavigation-fr.svg, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15231454

Aunque en ocasiones se explican estas historias del día ganado o perdido mediante razonamientos no muy fáciles de seguir sobre el tema de cruzar la línea de cambio de fecha (situada en el Pacífico) en este caso eso no tiene mucho sentido porque en aquella época esa línea imaginaria no existía. En cada lugar se contabilizaban las fechas según su calendario, diferente en las distintas culturas, y no importaba demasiado la fecha que fuese en otro punto del mundo ya que no había comunicaciones en tiempo real.

El tema es que al comenzar el viaje en un punto concreto y volver a él, cuántos días han pasado en ese lugar para alguien que ha permanecido allí, en el tiempo transcurrido entre la partida y la llegada. Cuántas puestas de Sol o cuantos amaneceres. 

Los marineros que habían completado una vuelta al mundo viajando hacia el Oeste vivieron un día menos (una puesta de Sol menos) que los nativos de Cabo Verde, pero fueron días más largos, de 24.023 horas de promedio (24 horas y 1.4 minutos). 
Digamos que si ambos (nativos y marineros) hubieran tenido relojes precisos y hubiera coincidido la hora del paso del meridiano de Cabo verde en la salida (pongamos el 15-9-1519) y en llegada el 10-7-1522, en ambos habrían pasado 24696 horas. Que son exactamente 1029 días de 24 horas y 1028 días de 24 horas y 1.4 minutos. 

De la misma manera, el protagonista de la novela de Verne creyó que había perdido la apuesta porque antes de llegar a completar el viaje había visto ponerse el Sol 81 veces. En el momento en que se presentó en el Reform Club de Londres estaban a punto de cumplirse 80 días de 24 horas, pero él había vivido 81 días de horas 23 horas y 42 minutos (de promedio). 
El viaje en la novela de Julio Verne, en sentido contrario que el de Elcano: De Andru.p.b - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=26519974 

No dejan de ser curiosas las consecuencias que estas dos historias, la ficticia y la real, tuvieron en sus protagonistas. Si bien Phileas Fog pudo ganar la apuesta de acabar su periplo en 80 días, cuando ya pensaba que la había perdido, los bravos marineros al mando de Elcano cometieron pecado al actuar contra los mandatos de su religión, aunque fuera de manera involuntaria: Al día siguiente de llegar a tierra después de la larguísima de travesía marítima pudieron aprovisionarse y comer carne, lo cual no deberían haber hecho por ser viernes, y la rigurosa norma de abstinencia implantada ese día de la semana. Pero ellos creían que era jueves. 

No sabemos cuál sería la penitencia que les impondría el confesor en aquellos tiempos en que para quien no tenía dinero con el que pagar las bulas, o poder para arreglarlas a su gusto (*), las normas eran rígidas y el desconocimiento de las circunstancias del hecho no justificaba su incumplimiento. 

(*) Como anécdota, suele contarse que una determinada orden monástica consiguió obtener una bula por la cual dentro de su monasterio el conejo era pescado y así los viernes podían comerlo. 

Siguiendo con las anécdotas, si algo les preocupó a los marineros por su error en la fecha fue el mencionado asunto religioso. Y precisamente la búsqueda de un sacerdote fue lo que le hizo percatarse a Fog del suyo. Aunque no era para confesarse, sino para que celebrara su boda con la mujer que encontró, y de la que se enamoró, en su viaje.

Quizás yo debiera haber esperado 2 años para publicar este post y que los números salieran redondos, ¡justo los 5 siglos! Incluso pensé hacerlo, pero quien sabe qué ocurrirá en el tercer planeta para entonces. 


Las dos líneas de cambio de fecha. 

No solo dando la vuelta al mundo se puede ganar o perder un día. Aunque la situación es diferente, cualquier persona puede cambiar de fecha sin necesidad de hacer un largo viaje. Con solo dar un paso se podría ir al día siguiente o al anterior. 

Diariamente cuando llegan las 0:00 hora oficial vigente en el lugar en que estemos, entra en vigor la fecha siguiente para nosotros. Sin salir de casa no podemos elegir el momento ni, por supuesto retroceder a la fecha anterior. Pero ambas cosas son posibles, y a la hora que nos apetezca, si atravesamos una de las líneas del cambio de fecha. 

Aunque habitualmente suele hablarse de la línea de cambio de fechas situada en el pacífico, en principio situada en el meridiano en una longitud geográfica 180º, aunque bastante modificada posteriormente por diversos motivos, en realidad existen dos de estas líneas.

La del pacífico es fija y nos pilla un poco lejos para darnos el capricho de ganar o perder un día en un momento, pero la otra se va desplazando por todo el planeta hacia el oeste. De esto ya escribí hace tiempo  en el artículo “En qué fecha estamos” y, tal como allí recogí, la situación incluso se complica más durante algunos momentos en que hay 3 fechas diferentes en vigor.

La otra línea de cambio de fecha se va moviendo hacia el Oeste y se va situando entre la zona horaria en que oficialmente sean las 23 horas, y la inmediata situada al Este donde ya se han cumplido las 24 y por ello ha cambiado ya la fecha.
Quizás pueda haber alguien pensando en celebrar el año nuevo un montón de veces seguidas, situándose por ejemplo junto a la frontera hispano-portuguesa un 31 de diciembre y pasando la línea continuamente de un lado a otro durante los 60 minutos, con un montón de uvas en la mochila.

Caminando sobre este puente podríamos cambiar de fecha hacia adelante o hacia atrás continuamente: celebrar numerosas veces el cambio de año, o la llegada de un aniversario señalado, o simplemente alargar una hora más ese inolvidable fin de semana, cuando nuestro reloj nos diga que ya ha llegado el lunes.

Desde luego, no habría que viajar tanto como los primeros hombres que perdieron un día.

martes, 7 de julio de 2020

El cometa: dos madrugones que merecieron la pena.


El cometa C/2020 F3 (NEOWISE) ha sido una agradable sorpresa, el mejor desde hace años, que justificaba plenamente el levantarse muy temprano para observarlo. 
A diferencia de otros precendentes, éste ha sido especialmente llamativo para el hemisferio norte. ¡Ya nos tocaba!

Próximamente le dedicaré un artículo con algunos detalles técnicos, características orbitales y presentación del cometa en diferentes lugares, pero esto de ahora solo pretende ser una crónica de dos observaciones del magnífico espectáculo.

El cometa NEOWISE fotografiado a través del telescopio, desde Araúzo de Torre el 7-7-20
En realidad respecto al horizonte se presentaba en posición vertical con la cola hacia arriba, como se muestra en las otras imágenes, pero ésta la he girado para que quede más adecuada al formato del texto (en el cielo no hay arriba-abajo izquierda-derecha) 

Ha sido el protagonista principal de estas noches y, aunque su brillo decaiga, seguirá siéndolo en gran parte de este mes de julio; pero no el único espectáculo celeste de estas noches. 

Ya lo anuncié hace un par de días, animando a madrugar:
Así animaba el domingo al madrugón del lunes.
No pude quitar antes este aviso tal como anuncié (dije que el lunes lo sustituiría por los resultados de la observación), por problemas técnicos con mi ordenador, pero mejor así porque de esta manera recojo ahora las observaciones de los dos días, el 6 y el 7. 


Preparando la aparición del cometa: 

Los cometas son muy impredecibles, e incluso uno no se puede fiar de fotos recientes porque dependiendo de los medios utilizados para obtenerlas, la imagen real en nuestro cielo puede variar mucho. 
Incluso aunque haya datos contrastados de su magnitud (brillo). Porque aunque suele decirse que una estrella es visible a simple vista en un cielo oscuro si su magnitud es menor que 6, esta norma no sirve para los cometas porque son astros difusos y de un tamaño aparente extenso. 
En este caso además su aparición en el cielo crepuscular en la zona donde antes empezaría a clarear lo podría hacer difícil, y aún en mayor medida el brillo de la Luna solo un día después de su fase llena, presente en el cielo a esas horas.

Al desconocer exactamente cómo se vería, mi estrategia fue pillar la salida de Venus que sería muy evidente y muy fácil, y luego observar el horizonte 30º hacia el Norte, que era la diferencia entre los puntos de aparición de ambos (diferencia en acimut), que serían casi simultáneos ya que el cometa aparecería pocos minutos después que Venus en un horizonte de la misma altura.

El cielo y el paisaje estaban muy iluminados por una luna casi llena, como he dicho, por lo que dando suficiente exposición en la foto puede parecer casi como si fuese de día. Pero ese factor no era nada favorable para ver a NEOWISE, a no ser que el cometa fuese realmente brillante.

Venus apareciendo por el horizonte. En la parte superior de la imagen puede verse el cúmulo de las Pléyades. Era la señal de alerta para ponerse en acción y otear el horizonte.

Por fin me pareció ver con prismáticos al cometa junto al horizonte, y lo recogí en una imagen de mucho campo, incluyendo la constelación de Auriga, bajo la que debía de estar. ya que en la pantalla de la cámara en esos momentos no se apreciaba:

En el centro del borde superior de la imagen la brillante estrella Capella de Auriga, constelación que ocupa casi toda imagen. En su vertical, casi tocando el horizonte, una débil manchita: ¡el cometa!
Aunque no tanto como la anterior, también la exposición utilizada da una imagen más luminosa que lo que el ojo percibía.

Poco a poco el NEOWISE se fue haciendo evidente, se pudo centrar su imagen en la cámara y se pudieron obtener fotos más ampliadas:


 
Con diferentes exposiciones y amplitud del campo, se obtienen percepciones distintas:





En un campo muy amplio, con objetivo gran angular, y ya con el cielo clareando, destaca Venus a la derecha, incluso se ve la estrella Aldebarán bajo el planeta, y puede aún distinguirse tenuemente el cometa en la zona brillante cercana al horizonte, no muy lejos del centro de esa franja más luminosa.

Anteriormente, con el cielo aún oscuro, incluso un avión pareció acercarse a saludar al protagonista (solo por perspectiva, claro), dando un toque irreal a la imagen.
El punto rojo, a la izquierda y algo más arriba del cometa es la luz de una aeronave.


Pero, tal como anuncié, el cielo de la madrugada tenía más cosas y cada una de ellas habría sido protagonista destacada si no fuera por su coincidencia con el cometa. 

Venus, se situaba en el cúmulo de las Hyades, cerca de la estrella Aldebarán, dando una bonita imagen:



Aunque altere el orden cronológico, pongo a continuación la imagen del día siguiente (el martes 7) para apreciar la diferencia en la posición de Venus entre el cúmulo estelar de un día a otro.
Venus en las Hyades, el día 7


Volviendo al día 6, la Luna aparecía muy cerca de Júpiter y Saturno:

Ya al alba, cuando hacia el Este el cometa se hacía muy difícil de apreciar, la mayor oscuridad del cielo occidental junto a ligeras nubes y elementos del paisaje dieron la mejor imagen del trío. Júpiter se sitúa a la derecha de la posición de la Luna y Saturno encima.

Y Marte aún lejos de sus mejores galas, aunque solo fuera por su posición dominaba este cielo mágico de la que para mí siempre será la madrugada del 6 de julio del 2020, por el Sur de la constelación de Piscis, cerca de la de Cetus.
Marte, el punto más brillante de la imagen, no destacaba demasiado debido al cielo iluminado por la Luna.

Sesión del día 7

El espectáculo en esta fecha señalada fue incluso mejor que en la anterior. Sobre todo las imágenes son de mayor calidad porque yo ya sabía de qué iba la función y pude preparar la sesión fotográfica:

Tal como lo esperaba, el cometa acudió puntual a la cita y enseguida pude distinguirlo a simple vista

Una foto obligada, para dejar constancia.

Poco a poco, fue ascendiendo sobre el horizonte y mejorando su imagen con más aumentos


A través del telescopio, sencillamente impresionante.
Imagen obtenida a foco directo. Casi no entraba entero en el campo del telescopio.
Esta foto y la que abre el artículo se la debo dedicar a Pío y a Félix, que me ayudaron a arreglar la avería del coche sin el cual no hubiera podido transportar el telescopio hasta el punto de observación.

Realmente había merecido la pena. No solo los madrugones, sino mi viaje casi relámpago de más de 500 km de ida y vuelta desde mi ciudad al pueblo natal de mi madre donde las condiciones de limpieza de cielo y configuración de horizonte son excepcionales. 
Salpicado además de varias anécdotas e imprevistos que se pudieron solucionar, aquellos momentos fueron únicos y solo quedaba despedir al cometa con un marco más atractivo junto a unos árboles que ya han aparecido unas cuantas veces en este blog.

Si se añaden elementos del paisaje, el encuadre mejora

Y una imagen de más campo, como despedida

Sencillamente, inolvidable.

sábado, 4 de julio de 2020

Otro eclipse de Luna muy poco destacable

Este 5 de julio hay eclipse. El tercer eclipse penumbral del año, el peor de los cuatro.

Publico esto solo unas horas antes y es muy probable que lo leas tarde, pero si es así no te preocupes, porque no te habrás perdido gran cosa.

Ya lo expliqué en el artículo “El eclipse que nadie verá y sus compañeros del trío”. Te aconsejo que si no lo leíste lo hagas ahora, y allí está casi toda la información sobre estos fenómenos menores. 

Únicamente quiero que este breve post sirva de recordatorio porque recientemente prometí anunciar todos los fenómenos celestes, por si lees por ahí la noticia para que no la eches en falta en este blog, y aportar los datos de cómo verlo, a qué hora, etc.

Imagen del eclipse penumbral del 10-1-2020 en la que se puede apreciar la zona sur de la Luna (abajo a la derecha) ligeramente oscurecida. En el caso presente el oscurecimiento será por la parte opuesta del satélite y será mucho más leve. Pero ocurrirá en una zona ya más oscura de por sí, debido a la distribución de las llanuras denominadas "mares lunares" que son menos reflectantes, y esto quizás pudiera ayudar a percibirlo.

Qué se verá, y por qué.

En un primer vistazo, una luna llena como cualquier otra. Pero... Nuestro satélite entrará levemente y casi de refilón en la zona de penumbra de la Tierra y su parte más septentrional recibirá una pequeñísima cantidad menos de luz solar de lo habitual en su fase llena, brillando ligerísimamente menos que el resto de su supeficie. Tan poco, que no creo que nadie lo perciba en una visión directa.

A la zona de la penumbra llegan parte de los rayos solares, pero no todos. El efecto de oscurecimiento, que es apreciable cerca de la sombra, se va atenuando muy rápidamente hacia el exterior por lo que en este caso será muy muy leve.

Aunque resulte reiterativo si leíste el otro artículo, vuelvo a poner la situación de los dos eclipses penumbrales que ya han ocurrido este año, para comparar ahora con éste.

En el eclipse del pasado mes de junio, y sobre todo en el de enero, la Luna pasó mucho más cerca de la sombra terrestre, por una zona de penumbra más oscura, y fue mucho más apreciable.

El motivo por el que en esta ocasión la Luna pasa relativamente lejos de la sombra terrestre y el eclipse solo es penumbral lo expliqué el mes pasado al final del artículo que he lincado antes: La posición de los nodos. 

Hay una circunstancia que podría ayudar a mejorar la situación, pero es muy leve: Precisamente nuestro planeta acaba de pasar por su afelio (el punto de la órbita más alejado del Sol) hoy día 4 de julio, y por ello el cono de sombra es un poco más grande de lo habitual. Pero ni por esas.

En mi opinión únicamente haciendo fotos de la Luna con mucho zoom, con teleobjetivo o a través del telescopio, y luego aumentando el contraste por métodos informáticos podría apreciarse esa diferencia de brillo entre unas zonas y otras.

Cuándo ocurrirá

Los eclipses de Luna se producen por un hecho objetivo y no por perspectiva según la posición del observador (como ocurre en los de Sol) y por ello se aprecian simultáneamente desde cualquier lugar de la Tierra en que nuestro satélite esté por encima del horizonte. 

Cambia, por supuesto, la hora local que esté en vigor en cada país y el momento de la noche (al principio, hacia la mitad o al final de la misma,…). En este caso, en tiempo universal el eclipse comienza a las 3:07 y finaliza a las 5:52, de la madrugada del día 5 de julio.

Pero si alguien es capaz de apreciar algo sería únicamente en los minutos cercanos al momento central, en el máximo del eclipse cuando la Luna se sitúa en el punto más cercano a la sombra terrestre, que ocurrirá a las 4:31 en UT que corresponden a las 6:31 en Hora Central Europea (por ejemplo en España peninsular), las 5:31 en Canarias, la 1:31 en Argentina, 0:31 en Chile, o las 23:31 del día 4 en México, por dar varios ejemplos.

Desde dónde

Lógicamente sería visible desde los lugares en que en las mencionadas horas la Luna esté por encima del horizonte.

Como los eclipses de Luna ocurren necesariamente en luna llena y esta es la única fase en que nuestro satélite está en nuestro cielo durante toda la noche y solamente de noche (por estar en la dirección opuesta al Sol), se vería en los lugares en que a esa hora fuese de noche.

En esta ocasión la zona en que la Luna está sobre el horizonte durante la duración completa del fenómeno comprende toda América excepto la parte Noroccidental de USA y Canadá desde donde solo se verá el final del eclipse después de salir la Luna. Desde gran parte de África y el Oeste de Europa se vería el comienzo del eclipse, pero la Luna se pone antes de su conclusión.

Desde la península Ibérica, se pondrá aproximadamente en los momentos del máximo del eclipse (en la zona de Levante se pondrá un poco antes y en Galicia ligeramente después), en un cielo ya muy brillante poco antes de salir el Sol (Teóricamenete el orto solar y el ocaso lunar serían casi coincidentes pero en la práctica no, porque la mayoría de los horizontes no están a nivel del mar). En Canarias la situación es mejor, con la Luna todavía relativamente alta y el cielo más oscuro, en el momento del máximo.

Mapa tomado de eclipse.gsfc.nasa.gov

A pesar de todo, ...

Siempre puede ser gratificante mirar al cielo, si no nos han engañado previamente exagerando la espectacularidad del fenómeno y sabemos lo que podemos esperar. 

Observemos esa luna llena, siempre impresionante, intentemos intuir la zona ligeramente oscurecida,... y aunque no lo apreciemos visualmente, sentir que estamos mirando algo especial, imaginar que nuestro satélite está muy cercano a la sombra de la Tierra, esa sombra aunque no se vea en la oscuridad de la noche está ahi, y que si estuviésemos en esa zona norte de la Luna veríamos el Sol tapado parcialmente por el tercer planeta. 

Quizás podamos obtener fotos que luego analizaremos detenidamente, podremos cambiar el contraste e intuir algo, ...o como hice yo esta pasada madrugada a modo de entrenamiento, y será posible mañana desde muchos lugares de la península Ibérica, apreciar una bonita puesta de la luna llena (eclipsada aunque no se le note).
La víspera del eclipse, la Luna casi llena se oculta, vista desde mi ventana

-----------------------------------------------------
Actualización:

He tenido la suerte de un cielo despejado ante mi ventana hacia el Suroeste, y he podido observar la Luna desde el comienzo del eclipse hasta su puesta por mi horizonte a las 5:57. Ya habían transcurrido unos 50 minutos desde la entrada de nuestro satélite en la penumbra de la Tierra, pero aún faltaban casi otros 35 hasta el máximo. Durante el tiempo que he podido observarla yo no he podido apreciar ni el más leve oscurecimiento.
Eclipse penumbral (aunque es tan tenue que no se nota) a las 5:56, a punto de ocultarse la Luna por mi horizonte local en Bilbao

Tengo también unas cuantas imágenes para elaborar un GIF similar al del día anterior, pero de momento no he tenido tiempo. Ya llegará.
----------------------------------------------

Además:

- Los planetas Júpiter y Saturno estarán próximos a la Luna formando una bonita imagen, los dos astros más brillantes de la noche en ese momento y el otro que no desmerece, situados secuencialmente casi en línea recta. Y si te gusta la imagen del trío, el día siguiente será mucho mejor.
 
- Si, como yo, tú también desde el Oeste de Europa decides madrugar para ver la Luna, mira antes en dirección contraria (sobre el horizonte Nordeste) con unos prismáticos, porque allí está el cometa NEOWISE que promete mucho. De él hablaré estos próximos días. 

Dos espectáculos simultáneos, en direcciones opuestas del cielo, pero que con solo darnos media vuelta podemos cambiar de escenario.

Desde México o Centroamérica podrás ver el cometa una hora antes de amanecer, pero para tí el eclipse habrá acabado unas cuantas horas antes y será mejor que descanses entre ambas observaciones o dejes el cometa para otro día.
Y si vives en Sudamérica, céntrate solo en la Luna que la tendrás eclipsada en plena noche, porque las actuaciones del NEOWISE por tus cielos están programadas para dentro de unas semanas.


miércoles, 1 de julio de 2020

El curso acaba, la divulgación en Astronomía no.

Con el final del mes de junio termina (al menos en España y países próximos) el curso escolar, los contratos de los futbolistas, y muchas personas comienzan sus vacaciones estivales. Pero este año todo es diferente a causa de la pandemia y muchos aspectos se prorrogan, actividades que otras veces decaían ahora renacen, e incluso algunos dicen que seguirán trabajando gratis tras la finalización de sus contratos el día 30. 

La enseñanza y divulgación de la astronomía, sin embargo, suele tener en estas épocas algunos puntos álgidos con la celebración de congresos y diversos eventos como también ocurre con otros campos de la didáctica que reúnen a muchos de sus profesionales cuando las tareas con el alumnado han finalizado.

Uno de los eventos que a pesar de la pandemia, y adaptándose a las circunstancias, también se celebrará este año organizado por el Parque Cielos del Sur de Buenos Aires.
 
El año pasado hablaba aquí de la celebración de los encuentros bianuales de la Asociación para la Enseñanza de la Astronomía. En éste no toca, y esperemos que en 2021 podamos reunirnos en Sevilla tal como está previsto, para los siguientes, sin los problemas actuales de salud. 

Ahora todo está condicionado por el COVID-19, pero en estos campos podría decirse que incluso ha habido aspectos positivos. Uno de ellos ha sido la proliferación de conferencias de divulgación vía internet sobre diversos temas, entre ellos un buen número relacionadas con la Astronomía. Al igual que muchas empresas y sus empleados han descubierto el teletrabajo y sus muchas ventajas, en el campo de la divulgación científica se ha dado un paso muy positivo. 

Eventos que habitualmente tenían lugar en salones o auditorios han tenido que reinventarse y han tenido mucha más audiencia en este formato, y prestigiosas entidades han programado como actividad estrella de cara al público ciclos de charlas divulgativas que en condiciones normales no se habrían producido. Con el plus añadido de que habitualmente estas actividades han quedado en la red a disposición del público en cualquier momento.
Uno de los programas de divulgación astronómica para todos los públicos realizadas durante el confinamiento por la pandemia

Además estos métodos han cuajado y parece que van a continuar. Ayer mismo, 30 de junio, se celebró como todos los años el día del asteroide, y tuvieron lugar varias charlas con intervención de ponentes situados en diferentes localidades. Mucha gente pudo verlas, lo que en las condiciones habituales de normalidad no hubiera ocurrido. 
No tuve tiempo de anunciarlo con antelación, pero no importa. Lo puedes ver aquí: http://youtu.be/OcPstsPpeoM

No he publicado nada ahora sobre el tema de los asteroides "peligrosos" en este blog porque no hace mucho ya lo recogí repetidamente, pero quizás para la próxima edición del ASTEROID DAY, el 30-6-21, hable de algo que he tratado en varias charlas con el curioso título de “Impactos cósmicos, sí gracias”. Porque gracias a ellos nuestra especie pudo a evolucionar y estamos aquí, aunque ...

Estoy obligado a mencionar también las “Jornadas virtuales de Educación en Astronomía “ que desde hace unos años organiza el “Parque Cielos del Sur” de Buenos Aires (Argentina), cuya convocatoria he recogido al principio del post.

Como otros eventos, obligado por la pandemia ha tenido que cambiar su habitual formato por otro con intervención de los ponentes vía telemática, con lo que en mi opinión puede haber ganado en varios aspectos: Por un lado el mencionado antes, de poder tener una mayor audiencia, y también el poder contar con intervenciones desde lugares lejanos que en un desarrollo habitual se haría difícil y extraño, pero en las actuales circunstancias encaja totalmente. 

En estos dos enlaces puede obtenerse información sobre este congreso y la entidad organizadora:



Debo agradecer a los organizadores el que me hayan invitado a impartir una de las ponencias de estas jornadas, que ahora estoy preparando con mucha ilusión. 



Los espectáculos celestes tampoco acaban

Como hoy voy de anuncios y de asuntos varios, añado:
- Que el próximo día 10 publicaré algo sobre una curiosa anécdota poco conocida de la que ese día se cumplen 498 años.
- Que también en breve espero escribir sobre la observación del prometedor cometa que parece que nos puede consolar este mes de julio de recientes decepciones.
- Y que a mediados de este mes de julio la ISS repetirá espectáculo en sesión continua como expliqué y anuncié en su día. Posiblemente no volveré sobre ello porque ya está todo dicho, pero te invito a que lo leas porque a pesar de ser una situación muy especial, también excepcionalmente casi todo se repite. 

Y tampoco me resisto a decir que en confinamiento o sin él, para quienes nos gusta mirar el cielo las temporadas de espectáculos no cierran y siempre podemos encontrar sorpresas aunque pensemos que tenemos todo visto. 
Como la de anoche que antes de acostarme. Sintiéndome obligado por el inusual cielo totalmente despejado de Bilbao, miré la Luna casi con pereza tras un día agotador y ví algo como nunca lo había visto. Se me quitó todo el cansancio y las ganas de meterme en la cama porque aquello no podía perdérmelo. 

La bahía del Arco Iris, o Sinus Iridium en su nombre técnico, estaba impresionante. 

Solo dos imágenes, que obtuve desde mi balcón con algo menos de una hora de diferencia, del arco que empezaba a cerrarse, y que sin duda merece que alguna vez le dedique un post solo para él. 

22: 53. Dos extrañas líneas en forma de cuerno sobresalen del contorno lunar rompiendo la línea del terminador que corresponde a su fase.

23:47. Las cimas brillantes puntean el tramo que falta para completar el arco de Sinus Iridium mientras la cara de "la doncella" empieza a trazarse, pero el pelo aún lo tiene recogido. Otras lunas vendrán en que pueda fisgarla con el rostro acicalado y la melena extendida. 

Como siempre, debo insistir en que la calidad de las imagenes es muy mejorable, pero de momento hago disparos únicos, y no realizo ningún tratamiento informático. 

Este artículo, de poco contenido técnico y varios anuncios quiere ser una especie de puente hacia la nueva normalidad, como ahora se dice, y voy a utilizarlo como prueba para posibles modificaciones respecto al formato que fue diseñado hace ya casi 5 años para leerlo en la pantalla del ordenador. 

Porque, tal como recientemente dije, cada vez se utilizan más otros dispositivos sobre todo los teléfonos móviles y habría que adaptarse a ello tanto el tamaño o tipo de letra, interlineado o extensión de los artículos. 

Por eso este poupurri en este post. Pero el problema es que en el ordenador se ve mejor, hay gente que sigue prefiriéndolo y la presentación es muy diferente. Si quieres puedes darme tu opinión, decirme en qué tipo de terminal lo lees u opinar sobre la adecuación al mismo de estos textos e imágenes. 

sábado, 20 de junio de 2020

Se acumulan las efemérides astronómicas

Hoy 20 de junio es el solsticio, ayer ocurrió la ocultación de Venus por la Luna y mañana se producirá un magnífico eclipse anular de Sol. 


Voy a aprovechar para mencionar dos de estos fenómenos, dando solo alguna referencia porque ya he hablado de ellos u otros similares anteriormente, y hacer una crónica con mis impresiones, imágenes y datos de la preciosa ocultación que pude observar ayer, de manera más extensa.

Como en otras ocasiones, recojo impresiones y anécdotas personales (este es un blog personal) más con el objetivo de escribirlo y conservarlo para mí, que para los lectores. Te puedes saltar esos párrafos que van en letra pequeña (incluso te lo recomiendo), que a mí mismo a veces me producen algo de reparo o“vergüenza ajena”. 

-Solsticio de junio: 

Comienza el invierno en el hemisferio sur y el verano en el norte, exactamente a las 21:44 en Tiempo Universal, 23:30 en Hora Central Europea (hora oficial en la España peninsular). 

También en América el cambio ocurre el día 20, pero en el Este de Europa, Asia, Australia y la mayoría de las islas del Pacífico ya será el día 21, la fecha que todos tenemos in mente como comienzo habitual de las estaciones, pero que ya nos vamos dando cuenta de que puede variar un poco, porque también esta primavera empezó el 20.

De hecho este año 2020 el inverno boreal (verano austral) es la única estación que comienza el día 21 en horario T.U. 

He trazado en este mapa la fecha en hora oficial y la estación que comienza en cada zona, en este solsticio de junio. Se han tenido en cuenta los horarios de invierno o verano, en vigor actualmente en cada caso:
La frase "este año el verano comienza el 20 de junio", que tanto hemos oído, solo es cierta en poco más de la cuarta parte del planeta.
Para apreciar correctamente la proporción de cada una de las 4 zonas, se ha recortado el mapa por el norte y por el sur en latitudes equivalentes, en contra de la costumbre habitual, con lo que aquí el ecuador queda en el centro. (Se puede consultar este link sobre mapamundis)

A diferencia, por ejemplo, del comienzo de año, las estaciones empiezan simultáneamente y por lo tanto ocurre a diferente hora según la franja horaria de cada zona. 

En el artículo ¿Se adelantó la primavera? Puedes encontrar las razones detalladas de esta “aparente” contradicción respecto a lo que siempre hemos oído del día 21, que está relacionada con el ajuste de los bisiestos, pero solo quiero añadir que en esta ocasión confluyen dos motivos: 

-Al haber añadido este año el 29 de febrero, se han “movido” todas las fechas posteriores. Si no hubiera sido  bisiesto eso no habría ocurrido, porque ese 29 de febrero lo habríamos llamado 1 de marzo, el 1 de marzo habría sido 2 de marzo, …y este 20 de junio habría sido 21, y la nueva estación habría empezado el 21 

-Esto sucede todos los años bisiestos, pero especialmente en este siglo XXI y cuanto más avanzado el efecto es mayor, al haber sido bisiesto el 2000, cuando la mayoría de años que acaban en 00 no lo son. (ver "Bisiesto") El tema se corregirá con el próximo cambio de siglo, cuando habrá 7 años seguidos “no bisiestos” ya que el 2100 no lo será. 

Con ello lo del cambio de estación en el 21 volverá a ser más habitual (excepto el equinoccio de septiembre), y aunque las normas de los bisiestos son tan extrañas, seguirá siendo habitual mientras no se cambien, a pesar incluso del movimiento de precesión del eje terrestre, porque fueron implantadas “ad hoc” por la iglesia católica, precisamente para que la primavera en el hemisferio norte empiece el 21 y mantener la pascua de resurrección de acuerdo con su origen y con las normas del concilio de Nicea. 


-Eclipse de sol. 

Tal como he recogido en un reciente artículo, el domingo 21 se produce un magnífico eclipse de sol anular. Excepcionalmente bueno, como siempre que dos semanas antes y después está escoltado por dos eclipses penumbrales de luna (el 5 de junio y 5 de julio), y por ello la zona de anularidad estará relativamente próxima al ecuador, y la zona en que pueda verse parcial no llegará a latitudes extremas, y así no se “desperdiciará” nada de la porción de la sombra lunar, que no escapará por el norte o sur de nuestro planeta. 

Vuelvo a poner el mapa del eclipse, para que no tengas que linkar:
Zonas desde las que será visible el eclipse de Sol del 21-6


Solo añado a modo de curiosidad, poniéndolo en el contexto de la excepcional situación sanitaria actual, y recordando aquel otro eclipse de Sol de 2009, en el que pude “disfrutar” desde China del eclipse total más largo del siglo viajando hasta Shanhai para verlo, que ya a comienzo de 2020 al hablar en la radio de las efemérides de este año radio recogí el temor de que quizás no se pudiese viajar a ese país para ver este eclipse anular por el coronavirus. 
Hace pocas semanas en otra emisora hablé de la paradoja de la situación contraria. No se podría viajar, pero por los motivos contrarios: En China ya estaba solucionado aparentemente el problema pero nosotros no podíamos salir de aquí. Al día siguiente se anunció que precisamente el 21 de junio se iba a poder viajar fuera de España, y casi a renglón seguido surgió el brote en Pekín, que hará que los habitantes de esa ciudad que hubieran pensado desplazarse dentro del país hasta la línea de la anularidad, no puedan hacerlo. 

Si  bien estos eclipses anulares dan imágenes más vistosas que los totales, la sensación de quien los vive en directo no es tan impresionante. Es cierto que el ambiente se oscurece algo, pero muchísimo menos que en la fase central de un eclipse total. Este año ocurrirá uno de estos el 14 de diciembre y será visible desde una franja de Chile y Argentina. La Luna estará más cerca que en este caso, se verá un poco más grande y podrá ocultar completamente el Sol

Un par de eclipses de Sol, uno anular y otro total con 6 lunaciones de diferencia (casi 6 meses), es muy habitual. Relacionado con ello y con el asunto de los viajes con la excusa de la observación de fenómenos astronómicos, con lo que enlazo el siguiente tema, no puedo olvidar las expediciones que realicé con parte de mi alumnado en el curso 2005-06 a Getafe para observar un eclipse anular y a Turquía para ver uno total, a los que corresponden estas imágenes:

Dos eclipses muy especiales para mí y mi alumnado del instituto de Sestao: Los primeros en muchos siglos que consecutivamente pudieron ser observados desde Europa en su línea central. Una chica que aparece en ambas fotos es ahora doctora en Astrofísica y sigue trabajando como investigadora en estos temas. ¿Quizás influyó en su vocación?


-Ocultación de Venus 

Ayer fue uno de esos días que guardaré en la memoria, aunque ya van unos cuantos, en que un fenómeno astronómico me ha hecho coger el coche y hacer unos cuantos kilómetros buscando cielos limpios ante las malas previsiones meteorológicas en mi localidad. “Total, para ver una tontería en el cielo que apenas duró nada” como algunos me dicen. 

Otros viajan mucho más para ver a su equipo de fútbol (y muchas veces para llevarse el disgusto de verlo perder) o para esas típicas celebraciones con aquellos amigos o familiares que ahora viven tan lejos (y muchas veces para comprobar con desasosiego que las relaciones han perdido el calor que tenían, cuando no para que surjan nuevas rencillas) Cada uno se mueve por sus intereses o aficiones, y los fenómenos astronómicos son una buena excusa para viajar.

Bien es cierto que en mi caso en los últimos 12 meses ya han sido 4 veces las que he recorrido más de 250 kilómetros (en dos de ellas mucho más) en un ida y vuelta seguido, pero en todas ha merecido la pena enormemente. 

El pasado jueves viendo los "mapas del tiempo" para el día siguiente, elegí el punto de mi comunidad autónoma más favorable (el más meridional), teniendo en cuenta que aún no se podía salir a comunidades vecinas. Curiosamente mi observación creo que fue en la Rioja, porque en mi viaje por autopista camino del destino elegido en Laguardia (Alava), encontré un lugar adecuado con el cielo limpio en un área de descanso, y sin saber exactamente dónde estaba, en el trayecto por autopista parece que crucé la teórica frontera de mi comunidad. Pero solo estuve en contacto con una persona, y manteniendo la distancia de seguridad.
Mi lugar de observación: un área de descanso en la autopista

Realmente mereció la pena: Tal como yo suponía y comenté en el post anterior, a diferencia de las otras dos ocultaciones de Venus que yo había visto ya hace años, en que la observación diurna resultó fácil tras la localización de la Luna, en este caso debido a la estrecha fase solo 48 horas antes de luna nueva la clave estuvo en encontrar Venus utilizando la ayuda del telescopio computerizado, e incluso entonces ya localizada la zona, apenas se intuía nuestro satélite muy levemente en algunos momentos. 

Magnífica imagen del comienzo de la ocultación, obtenida por Rafa Barragán desde Ronda

En muy pocas ocasiones pongo imágenes que no sean mías. Solo cuando considero que son realmente buenas y recogen algo de lo que yo no he podido obtener. En este caso hay un motivo más, y es que en cierta forma esta foto puede haber sido consecuencia de este blog, porque tal como me refirió la persona que me la envió, Rafa le dijo "He montado gracias a Esteban. No le veía yo mucho interés a ésto de día y con el Sol tan cerca, hasta que leí su blog".

Con la práctica de estos pasados meses no tuve ningún problema en encontrar a Venus (a pesar de los nervios y la indecisión de la búsqueda del lugar sin nubes descartando el primero en que paré y perdiendo un tiempo precioso). 

Con la dificultad añadida de no conocer exactamente las coordenadas del lugar en que me encontraba (imprescindibles para orientar el telescopio), que a pesar de disponer de recursos para ello en mi móvil, los nervios me boquearon esa posibilidad y únicamente consultando Google-maps fui incapaz de encontrarlo. 
Creí ver aparecer a mi ángel de la guarda en forma de un encargado de la limpieza y mantenimiento de la autopista en aquel preciso momento, a quien pregunté mientras vaciaba una papelera. Como buen trabajador de la vía, conocía perfectamente el punto kilométrico, pero no supo decirme ningún pueblo próximo, ni por dónde podía estar la localidad de Laguardia. Él sabía que la salida a Haro estaba a 9 kilómetros, pero ni idea a qué distancia de la salida podía encontrarse esa localidad. Puse en mi telescopio la latitud y longitud de Haro y con eso fue suficiente para encontrar a Venus al primer intento. 
En ese momento había unas ligeras nubes que desaparecieron poco antes de comenzar la ocultación. 

Incluso en el crítico y difícil paso de adaptar la cámara, por la disminución de campo y desenfoque, tal como expliqué en el post anterior, vi con enorme satisfacción que también en el reducido campo de la cámara se intuía una luz borrosa que enseguida enfoqué. No quise forzar mi suerte colocando un ocular de más aumentos entre telescopio y cámara temiendo perderlo y sin tiempo de recuperarlo, a pesar de que el de mayor campo que utilicé es un tanto defectuoso, da algunas manchas y produce refracción de colores por la aberración cromática. 
Venus, acompañado por unas ligeras nubes, minutos antes del comienzo de la ocultación.

Aunque había llevado otro pequeño telescopio con la idea de estar “a dos manos” o mejor “a dos ojos” haciendo unas tomas fotográficas (para dejar constancia y ponerlas aquí) y a la vez una observación visual para disfrutar, no tuve tiempo de instalarlo, y durante la ocultación solo observé por la pantallita de la cámara mientras iba obteniendo las imágenes, como ésta: 
Una de las fotos que obtuve durante la ocultación de Venus donde se intuye, solo muy ligeramente, el borde de la Luna

Con las imágenes obtenidas durante todo el proceso de la ocultación he obtenido este GIF animado donde se aprecia el fenómeno a una velocidad triple a la real y con la orientación que proporcionó el sistema óptico (inversión en horizontal y vertical) y la posición de la cámara, que no estaba totalmente nivelada.
Proceso completo de la ocultación. Para mirarlo despacio porque no es una sola foto, sino una animación.

Primera parte del espectáculo culminada con éxito

Ahora casi 3 cuartos de hora para relajarse y preparar la observación de la segunda. Pero eso era otro cantar. 

Reaparición 

Hay muchas imágenes y vídeos en la red de la ocultación, y pocas de la reaparición porque es mucho más difícil obtenerlos. En algunos casos porque el telescopio perdió el seguimiento. 

Esto es lógico. Una perfecta puesta en estación de día es muy complicada. Con práctica o paciencia y tiempo no habrá problema en localizar a Venus con antelación, y mantenerlo visible en el ocular hasta la ocultación realizando correcciones si fueran necesarias. 
Pero la reaparición es mucho más complicada porque no veremos al planeta hasta el momento preciso y no habrá tiempo de rectificar. Si la puesta en estación del telescopio no ha sido perfecta (y la perfección no existe), en los más de 40 minutos minutos hasta la reaparición es muy probable que Venus se vaya del campo del ocular. Si la fase lunar fuese mayor, no habría problema en seguirla pero, como he dicho, en este caso no era nada fácil utilizar esa referencia. 

Desmonté la cámara y coloqué nuevamente el objetivo de mayor campo, sin ver absolutamente nada de la Luna porque para dificultar lo que ya era casi imposible con el día cada vez más avanzado, durante la espera volvieron a aparecer unas tenues nubes en la zona que se apartaron nuevamente justo en el momento preciso. 

¡Espectacular! 

Cruzando los dedos para que la precaria puesta en estación del telescopio no hubiera sacado del campo visual a Venus durante el seguimiento a ciegas, miré atentamente desde antes de un minuto del momento de la teórica aparición, sin despegar el ojo del ocular a pesar de la molesta luminosidad del cielo.

Tuve suerte y de pronto surgió de la nada un puntito brillante que fue tomando la forma de un llamativo cuerno. Y cuando ya quedaba poco para completar la imagen casi semicircular de la lunita, ¡sorpresa!: Separado de él apareció el otro extremo, y durante unos segundos fue también ampliándose hasta que ambos se fundieron completando la imagen esperada. 
Imágenes de Venus en los segundos finales de la reaparición

Fue algo inesperado, y por ello casi emocionante. 
He comprobado ahora con el simulador de Stellarium que, efectivamente, la geometría de la reaparición, desde esa zona, proporcionaba esas imágenes. Pero para ello he tenido que hacer una enorme ampliación de la imagen de Venus en la pantalla del ordenador, que en la preparación del evento no se me había ocurrido. 

El proceso duraría apenas unos 5 segundos desde que apareció la punta del segundo cuerno de Venus hasta que se unió con el primero, pero pareció mucho más… Para disfrutar más que en un concierto de tu grupo preferido o viendo un partido que gana tu equipo. 

Fin del espectáculo ¡Prueba conseguida! y solo quedaba, con tranquilidad y todo el tiempo del mundo (que casi llegué a necesitar) obtener una foto de Venus con mayores aumentos para añadir a mi colección de los últimos meses.

Una foto de Venus, con un ocular de más aumentos, después de la reaparición tras la Luna

Paradógicamente, a pesar de la limpieza del cielo en esos momentos creo que esta imagen me ha quedado peor que las que he ido obteniendo desde mi balcón durante estos meses y que recogí en el post anterior.

Qué bien hubieran quedado las imágenes de la reaparición que he dibujado antes, ¡con unas fotos como ésta! Si, pero estimo que la probabilidad de haberlas conseguido hubiera sido muy pequeña. Si lo hubiera intentando, casi con seguridad yo me hubiera quedado sin ver nada, y tú sin los dibujos que he hecho. 

Nota: Aunque en el post anterior todas las imágenes y gráficos estaban realizados de acuerdo a la orientación real de los astros, en éste aparecen invertidas de diferentes maneras, según el equipo y método de observación utilizado, y  todo está representado tal como se captó.