Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

martes, 17 de julio de 2018

40 años mirando el cielo, gracias a la Polar


Este artículo tiene poco contenido astronómico al principio y recoge sobre todo vivencias personales que es muy posible que no te interesen. Si es así, puedes saltarte unos cuantos párrafos o leer alguno de los muchos post que puedes encontrar en el índice. Pero este es mi blog y para mí era obligado recogerlas.

Gran parte de mi vida, mi trabajo, mis aficiones y mis quehaceres diarios e incluso la relación con muchos de mis amigos  giran en torno a la astronomía, su enseñanza y divulgación.  Y justamente hoy, 17 de julio de 2018, se cumplen 40 años desde el momento en que entré en "esta extraña secta" de personas que les gusta mirar hacia arriba. 
El momento en que me aficioné al mundo de los astros coincidió con el que conocí la Estrella Polar, y ella fue la culpable.

Mucha gente suele preguntarme si ya desde pequeño me gustaban esos asuntos de los astros, y cómo fui progresando en esta afición.
No. Yo únicamente conocía "El carro" de la Osa Mayor y desde el pueblecito de mi madre donde pasaba los veranos bajo un cielo excepcional solía mirarla, sentir esos puntitos lejanos e imaginar lo que podían ser y lo lejos que podían estar… pero nada más.

También me viene a la memoria un eclipse de Sol que pude ver con 14 años, utilizando un cristal ahumado. Me gustó, sentí una sensación extraña al observar aquel curioso fenómeno y el recuerdo más nítido que me ha quedado es la pena que me dio cuando se acabó. Pero sobre todo porque todo volvió a ser como antes y aquella circunstancia extraordinaria que había roto la rutina diaria había desaparecido.

Pero el momento en que realmente decidí, de pronto, que la Astronomía iba a ser mi nueva afición y me puse a cultivarla en serio y de manera metódica, fue en la mencionada fecha de 1978.
¿El motivo de tan repentina decisión?  Fue por dinero.  Así lo suelo soltar, medio en broma medio en serio, cada vez que sale el tema.

Pero no fue para ganar dinero, sino para no perderlo. Porque aquel día perdí una apuesta y decidí que no iba a perder más sobre ese tema.
Como ya he dicho ocurrió el 17-7-1978, a primeras horas de la noche en Montpellier, concretamente en el camping municipal de esa localidad francesa.
Desde el mismo lugar, unos días antes. En aquella época mi principal afición era la fotografía, y aunque solo disponía de una sencilla cámara compacta sin posibilidad de zoom, no perdí la ocasión de recoger la puesta de Sol enmarcada por la tienda de campaña y la puerta del maletero del coche.
Fueron unas vacaciones inolvidables en que cuatro amigos decidimos recorrer la costa mediterránea francesa provistos de una tienda de campaña. En aquella época no reservábamos alojamiento; se iba un poco a la aventura, y cuando llegábamos a un lugar donde queríamos quedarnos, o simplemente pasar la noche, buscábamos algún camping por la zona. Uno de éstos en que acampamos en el recorrido de ida estaba en Montpellier y nos gustó especialmente. Era un camping municipal, un lugar tranquilo y agradable, donde ni siquiera era necesario registrarse al llegar, hasta el día siguiente cuando pasaba el responsable para cobrar.

Después de completar el recorrido hasta Mónaco, y ante el imprevisto de la imposibilidad de pasar a Italia por problemas de documentación, decidimos hacer kilómetros y volver a casa cuanto antes. Se nos hizo de noche (una bonita noche estrellada) pero no nos importó porque no estábamos lejos de Montpellier, conocíamos el mencionado camping y sabíamos que podíamos entrar a cualquier hora. “Passez et installez vous” volvimos a ver en el cartel de la entrada.

Como era tarde decidimos que al día siguiente no madrugaríamos, y pensamos que estaría bien colocar la tienda donde por la mañana le diese la sombra (del edificio de los servicios, por ejemplo) para que no nos molestase la luz ni hiciese mucho calor. Pero para eso era necesario orientarse.
- Si el Sol sale hacia el Este, debemos colocarnos al Oeste del edificio.
- Vale, pero no tenemos brújula.
- Bueno, la Estrella Polar marca el Norte. Mira, esa es, la más brillanteDije yo.
- Que no. Que es aquella - me replicó mi amigo Txartxu.
- Esa tan débil no puede ser ¿Qué te apuestas? –insistí yo, porque los de Bilbao frecuentemente arreglamos así las discrepancias.

Fue muy poco dinero, pero hubo apuesta. 
A modo de prueba Txartxu nos fue enseñando la Osa Mayor y la Menor, la manera de encontrar la Estrella Polar, e incluso la constelación del Dragón serpenteando entre las dos osas.
Sobre una fotografía tomada recientemente, se explica la obtención de la posición de la Estrella Polar a partir de la Osa Mayor: prolongando 5 veces la distancia entre Merak y Dubhe.
Una lección para principiantes en astronomía, la primera que yo recibí.
No fue necesario nada más para convencerme. Esos detalles y la seguridad con que los daba me dieron a entender que yo había perdido la apuesta.

En primer plano, los tres protagonistas de la historia, también unos días antes pero en el mismo lugar. De izquierda a derecha mi amigo Txartxu, yo mismo y la tienda de campaña, que también fue protagonista.
De vuelta a casa decidí aprenderme todas las constelaciones "para no perder más apuestas" (suelo comentar en broma) y en esa porción de nuestros paisajes "desde el horizonte para arriba" encontré un mundo apasionante que siempre había tenido ahí pero en el que pocas veces me había fijado. 
Me atraía el hecho de poder conocerlo sin demasiado esfuerzo gracias a un mapa de estrellas, el comprobar que las que hasta entonces habían sido "las innumerables estrellas desparramadas por el cielo" estaban donde debían estar, seguían el patrón de los mapas y podía encontrarlas una a una. 

El poder apreciar con mis propios ojos aquellos planetas que aparecían en los libros y que hasta entonces solo habían sido unos nombres pero ahora cobraban entidad y lugar; el que en ocasiones podía calcular y predecir algunas de sus posiciones futuras, me pareció magnífico. Seguí con el tema… Y hasta ahora.

La estrella más brillante.
No recuerdo por qué pensaba yo que la estrella más brillante era la Polar. Es posible que lo hubiese deducido utilizando la lógica “si es la más famosa, será porque es la que más brilla”, también es posible que alguien me lo hubiese dicho, o incluso que lo hubiera estudiado en el colegio.
Porque aunque parezca mentira, en algunos libros de texto lo dice claramente
Del libro de "Conocimiento del medio" que utilizaron mis hijos en 6º de primaria.
Como está en euskera, he traducido el texto en el rectángulo.

Pero además esta situación me la encuentro repetidamente durante mi trabajo en el planetario del Aula de Astronomía, cuando voy explicando el tema …”La Estrella Polar marca el norte y sirve para orientarnos, pero ¿Cómo saber cuál es?” En muchas ocasiones alguno de los estudiantes lo dice: “La más brillante”. 
Es curioso como a veces lo tienen tan claro, que sobre todo con los adolescentes tengo que convencerles defendiendo vehementemente mi postura, la contraria a la de aquel día, y me da la tentación de zanjar el asunto con un “¿Cuánto te apuestas?”.

Cuando es el profesor el que lo dice, y como hay que evitar el desprestigio del enseñante delante de su alumnado,  suelo confesar a todo el grupo que yo antes también pensaba así.
En cualquier caso, debo repetir que estoy muy agradecido a mi amigo Txartxu y al hecho de haber perdido aquella apuesta. Tal como he dicho, ello me llevó a descubrir un mundo apasionante.


La Estrella Polar, una brújula perfecta
Volviendo al planetario del Aula de Astronomía donde trabajo, cito allí siempre la circunstancia de que la estrella Polar podría usarse como brújula y que los antiguos navegantes la usaban. En el mundo actual, con los GPS, suena un poco trasnochado, pero es curioso que quizás no lo esté tanto. 

En la historia que he relatado queda claro que así la usamos aquella noche para colocar la tienda, y para mí no ha sido la única vez. Recuerdo en un par de marchas nocturnas por el campo la manera tan sencilla con que podía orientarme con ella, notar hasta el mínimo cambio de dirección en el camino, y comprobar con el mapa con toda seguridad en qué tramo del itinerario estábamos.

Por otra parte hay que decir que es más exacta que las brújula magnéticas porque éstas señalan la dirección del norte magnético y para obtener la dirección del norte geográfico hay que corregir con el valor de la declinación magnética que varía según el lugar y la época. La polar marca el norte geográfico, actualmente con menos de un grado de error, mucho menos que las otras brújulas.
Indicación aproximada de las brújulas, trazadas en perspectiva, en Bilbao y en Montreal en 1950
En España la declinación magnética ahora no es grande, pero cambia muy rápidamente, y a mediados del siglo pasado era de 10º. En esa misma época, por ejemplo, en Montreal eran más de 20º y en el Norte de Canadá puede rondar los 60º. Por ello se cometerían grandes errores al orientarse con una brújula magnética si no se corrigiese. 
La variación de la posición de la Estrella Polar respecto al Norte es muchísimo más lenta.




El brillo de la Estrella Polar
Aunque muchas personas están (o hemos estado) equivocadas, la Estrella Polar (técnicamente llamada Polaris o alfa de la Osa Menor) es importante porque está muy cera del polo celeste y no por su brillo, que es más bien modesto, con una magnitud de 2.01. Hay nada menos que 47 estrellas entre los dos hemisferios, más brillantes que ella, como puede verse en esta tabla de Wikipedia.
 Recogiendo solo el principio de la lista en esa misma tabla y las inmediaciones de Polaris, esta es la situación:


Esta tabla es solo un estracto de la que se puede obtener en el link anterior, y en la que se ha indicado la Estrella Polar, que figura en el puesto 48 por orden de brillo. WIKIPEDIA


En el hemisferio Sur

En el hemisferio sur lógicamente Polaris no es visible. Si la Estrella Polar nos marca el norte manteniéndose está prácticamente quieta en el cielo a pesar de que todas las demás les vemos girar debido a la rotación terrestre, es porque se encuentra prácticamente de la prolongación del eje de la Tierra.
Teóricamente lo mismo podría ocurrir en el hemisferio sur si se prolonga el eje de giro en dirección sur. Pero en esa dirección no hay ninguna estrella medianamente brillante. Incluso el polo sur celeste se encuentra en una zona casi limpia de estrellas. 

Parece ser que los antiguos navegantes se orientaban a partir de la constelación de la Cruz del Sur tomando las estrellas Acrux y Gacrux de esta constelación y prolongando 4 veces la distancia entre ambas. Es un método muy parecido a la polar con la Osa Mayor, pero ahí es mucho más difícil encontrar el polo celeste con precisión por dos motivos: porque está más apartado de la línea de referencia y sobre todo porque haciendo la alineación no se llega a ninguna estrella en concreto. No tenemos marcada la meta. 
No hay estrella polar Sur.


La polar perderá su lugar.
La actual estrella polar  (Polaris) está ahora a solo 0.75º del polo celeste, y se va aproximando cada vez más a él, hasta final de siglo en que estará a menos de medio grado y luego se alejará debido al movimiento de la precesión de los equinoccios 

Por este motivo todo esto va cambiando, y en el siglo XXXII la estrella Errai (gamma de Cefeo) desbancará a Polaris como la más cercana al polo entre las de brillo apreciable. Más tarde, hacia el año 5200 puede decirse que no habrá una estrella polar, o que habrá 3 porque el polo celeste estará el centro del triángulo formado por otras estrellas de Cefeo no muy destacadas: Al  Aghnma II (pi) , Alfirk (beta) y, 32 Cep (iota). Durante varios siglos en torno al año 7500 Alderamin será la estrella brillante más cercana al polo,  luego en el siglo CXV (95) Fawaris de Cisne y mucho más tarde, dentro de unos 12000 años,  la estrella polar será Vega.
Sobre un montaje de un par de imágenes actuales se han señalado algunas de las estrellas que en el futuro estarán próximas al polo norte celeste. De todas ellas la que más se llega a aproximar es Polaris, y la más brillante Vega. Hay que señalar que durante los miles de años que dura el proceso la forma de algunas constelaciones variará ligeramente. 


Mucho más brillante pero más lejana al polo, a más de 5º,  Vega también fue la polar hace más de 130 siglos, y si esa hubiese sido la situación cuando llegamos al camping de Montpellier, probablemente yo no habría perdido la apuesta.

Porque aunque no tengo el más mínimo recuerdo de hacia dónde señalé, es muy probable que fuese hacia Vega ya que en aquel momento, con Sirio bajo el horizonte y ausentes en aquellas fechas los planetas brillantes que yo hubiese pensado que eran estrellas, Vega y Arturo habrían sido  las más brillantes. 
Con muy poca diferencia en el brillo de ambas estrellas y Vega más alta, probablemente el día 17-7-1978 yo señalé la estrella polar (que no a Polaris) aunque fuera con miles de años de retaso.

Pero me alegro de haberme equivocado.

martes, 10 de julio de 2018

El horario de verano podría desaparecer en Europa


A alguien podría parecerle inconcebible que un tema como éste, que ya forma parte de nuestras costumbres y está tan arraigado en nuestro modo de vida, de repente pudiera cambiar.  

La misma o mayor incredulidad sentí yo cuando con solo 17 años de edad oí que se iba a cambiar la hora. "¿Mover las agujas del reloj en verano para que el Sol salga más tarde? ¡Venga ya! ¿Y por qué no cambian también la escala de los termómetros para que en esta estación no pasemos tanto calor?" fueron mis expresiones ante una situación que me parecía estrambótica.

Pero aquel cambio de los relojes que yo no había vivido nunca y tan absurdo me parecía, se ha vuelto habitual 2 veces al año,…¿hasta ahora?. Nos piden nuestra opinión.



Creo que nunca he utilizado este blog para para pedir que se vote algo, ni siquiera que el lector indique que le gusta cualquier página o publicación, en las redes sociales. 
Cuando alguien me invita a que indique que "me gusta", nunca le hago caso porque creo que esas decisiones deben salir del convencimiento propio y no del de tu amigo.

Nunca he intentado pedir directamente un voto y tampoco ahora lo voy a hacer.

Pero muchas veces he expresado mi opinión personal de manera razonada, y quizás machacona, en determinados temas, con la idea de que luego cada cual decida.

Hoy es una de ellas porque, en contra de lo habitual, nos van a pedir la opinión a los ciudadanos para tomar una decisión que, lo queramos o no, nos afecta en nuestra vida diaria: ¿Se seguirá cambiando la hora o no?
El que en primavera del próximo año se cambien o no los relojes puede estar en manos de los ciudadanos-as
A nivel de la Unión Europea se están planteando la posibilidad de eliminar el cambio horario estacional y se ha habilitado una página para que cualquier ciudadano opine y vote:  https://ec.europa.eu/info/consultations/2018-summertime-arrangements_en



Yo he votado a favor de esa eliminación

Hablé ampliamente sobre el tema del cambio horario en el post "Para gastar más energía", y de algunos aspectos concretos relacionados con el tema en otro artículo que cito al final.

Sin repetir todo lo que allí dije, recojo ahora de manera más escueta, algunas de las razones de mi voto, y añado algún dato nuevo que no cité en aquella ocasión.

- La hora es una unidad de medida del tiempo y no tiene sentido cambiar las unidades. Si para alguna faceta de nuestra vida diaria es conveniente variar su horario en función de la luz solar, cambiemos los horarios de esa actividad, pero no el sistema de medida que afecta a todo el mundo.

- Hoy en día han desaparecido los motivos que llevaron al cambio de hora estacional: La primera guerra mundial con la necesidad de ahorrar energía para utilizarla en las máquinas de matar, o la crisis del petróleo motivada por la guerra árabe-israelí en los años 70.

Con el cambio horario estacional se ahorra energía únicamente en iluminación. Actualmente con los nuevos sistemas de consumo muy inferior, el ahorro en este ámbito es totalmente despreciable.  

- Los organismos favorables a los cambios, que siguen diciendo que se ahorra en iluminación con los mismos argumentos de hace 40 años, dan unos números ridículos. Las cifras parecen grandes, pero dividiendo entre el número de personas, o de familias, son sencillamente vergonzosas: En los hogares españoles ¡9 euros de media al año!   ¡Menos que lo que le costaría el medicamento para recuperar el sueño o el analgésico para el dolor de cabeza que el día del cambio pueda producir!

- En los países centroeuropeos, además de Gran Bretaña y Portugal, puede que se ahorre esa cantidad ridícula de energía, pero en España no se ahorra nada debido al huso horario inadecuado que utilizamos (ese es otro tema diferente pero que acentúa el absurdo del cambio). Incluso en la zona más occidental, como Galicia, se gasta más energía con el cambio horario, sobre todo en septiembre y octubre en que aún está en vigor el horario de verano y obliga a la gente a levantarse de noche, ir a trabajar de noche,  comenzar sus actividades laborales de noche,…lo que conlleva el encender la luz que sin el cambio horario no sería necesario.

- El cambio al horario de verano provoca claramente un aumento en el tiempo de uso del aire acondicionado. Este nuevo factor, que no existía o era mínimo en la época en que se establecieron los cambios horarios, hace que a causa de ello en vez de consumir menos energía se consuma más. Lo contrario de lo que se pretendía.

- Prefiero no detallar el tema que precisamente ha motivado esta consulta a la ciudadanía, y que para muchos es lo más importante:  las repercusiones que tiene el cambio horario en la salud, porque en estos aspectos la respuesta de cada persona es diferente. Entiendo que digas que a tí no afecta en absoluto (¡Enhorabuena!) pero cada lector puede tener opiniones diferentes. Solo decir que a mi salud sí le afecta, y cada año más.

Parece que la propuesta de eliminar los cambios horarios ha surgido desde Finlandia. Debido a las especiales circunstancias de duración del día y la noche, allí estos cambios no tienen mucho sentido, no se puede hablar de supuestas ventajas, y ven más claros los inconvenientes, como el citado tema de salud.

- Seguridad vial. Aunque en algunos sitios suponen que al haber más luz los accidentes de tráfico disminuirán, un artículo publicado en la revista The New England Journal of Medicine indica lo contrario, pudiendo estar la causa en que el horario de verano provoca mayor cansancio y con ello mayor siniestralidad.  

- A pesar de esos absurdos, el cambio se ha mantenido solo por rutina o por algunos efectos colaterales que en principio no se perseguían pero a la gente le han gustado, por ejemplo los siguientes:

- “Con el horario de verano la tarde se hace más larga y agradable”, suele decirse. En mi opinión NO. Las horas de luz no las podemos cambiar. Adaptando los horarios de las actividades que sean conveniente tendrán el mismo tiempo de luz que cambiando la hora, y se evita el que todo el mundo esté obligado a cambiar el reloj aunque le suponga inconvenientes.

            - “El horario de verano favorece el turismo” porque los visitantes tienen más tiempo de luz para hacer sus visitas.
Pues creo que es todo lo contrario: Para favorecer el disfrute de las tardes habría que hacer el cambio al revés. Es en el invierno cuando se necesita más tiempo de luz por las tardes para aprovechamiento de los turistas, no el verano que ya lo tiene de por sí. Además la temperatura fría y la noche en invierno les deja colgados, sin opciones, mientras que en verano, además de que la tarde ya es de por sí larga, la buena temperatura invita a pasear o a disfrutar aunque ya sea de noche.

            - “Verano, vacaciones, ocio para todos, mejor con tardes luminosas”
Totalmente en desacuerdo. 
Por un lado, en los paises en que hace más calor (Europa medierránea) suele oírse "Por aquí no se puede salir de casa hasta las 8 de la tarde". Sin los cambios de horario, se podría salir una hora antes.
En lo que respecta a los hábitos en voga de ocio nocturno, en que hay que esperar a que sea totalmente de noche para que empiece la movida. Muchos jóvenes incluso, esperando el comienzo de los conciertos y festivales se aburren con la larga espera (por culpa del horario de verano). Un anécdota real que oí el pasado verano. “-¿No ibas a salir ayer de fiesta? No te vimos. – Mientras que esperaba que se hiciera la hora, me quedé dormido”.

Todo estos son solo mis razones. Si no las compartes, vota lo contrario que yo.

Sé que mucha gente opina diferente, e incluso en algún medio se ha dicho que los científicos en general están a favor del cambio horario, … pero en otros se dice lo contrario.
También es lógico que pueda haber alguna otra razón a favor del cambio horario, pero son aspectos nimios y sin gran importancia, a mi modo de ver.

En cualquier caso, pienses lo que pienses, te invito a votar. La dirección  es: https://ec.europa.eu/eusurvey/runner/2018-summertime-arrangements?surveylanguage=EN y el plazo acaba el 16 de agosto.

Se puede elegir el idioma, en la zona redondeada en rojo. Es posible que esté saturado y debas dejarlo para otro momento

De todas formas a mí hay algo que me asusta de esta consulta, y es que aunque saliese eliminar el cambio, se dejase en vigor el horario de verano; ya que es una opción que se contempla en la consulta (remarcado en verde en la siguiente imagen), a pesar de que en principio toda esta movida tiene como fin el cuestionarse la necesidad del horario de verano.


Esta es una posibilidad muy factible porque, a pesar de todo lo dicho, la gente no conoce a fondo las ventajas de una u otra opción y en general el horario de verano es lo que le gusta y lo del invierno casi le da igual o le desagrada cuando se implanta. Pero entonces en España el absurdo sería aún mayor y la diferencia entre la hora oficial (artificial) y la hora solar (el origen astronómico de las horas) se ampliaría durante todo el año, como expliqué en "Las doce, todavía no es mediodía".  Sería deprimente que en diciembre y enero a las 4 de la tarde fuese ya de noche.

De todas formas, yo ya estoy satisfecho incluso antes de que se complete la consulta y se tome una decisión, porque el principal paso ya se ha dado: El plantearse que el cambio de hora estacional quizás no sea necesario, que lo que se daba por lógico por la mera costumbre se cuestione y que la gente también debe tener voz en este tema.

domingo, 8 de julio de 2018

Índice y selección de artículos

En todo blog los diferentes artículos van perdiendo visibilidad con el tiempo, ocultados por los más recientes. Pero en este caso, muchos de ellos son intemporales y posiblemente sean interesantes para muchos lectores que han descubierto recientemente este blog, o que en su día no los vieron.

Por ello he elaborado una selección con mis sugerencias, dividida en 4 secciones y un índice que aparece después, en el anexo.

Para que tenga visibilidad, este post con el índice aparecerá siempre en los primeros lugares.


Los distintos enlaces van en diferente color según su interés actual:
En verde los que pueden ser interesantes en cualquier momento
En azul aquellos que aunque se refieren a fenómenos de fechas concretas contienen, a veces en los anexos, informaciones siempre interesantes.
En rojo algunos artículos que pueden haber perdido interés, pero siguen siendo interesantes o visualmente atractivos.

1- Algunos temas que quizás te sorprendan

2- Curiosidades o temas interesantes para no iniciados
3- Articulos con imágenes llamativas
4- Algunos artículos que tuvieron mucha aceptación en su día.


Aquí voy a ir incluyendo un índice estructurado con los artículos que creo que pueden ser más interesantes. Por no hacerlo excesivamente largo no aparecen todos, sino solo una selección de menos de la mitad de los contenidos del blog.

Si te interesa un tema en concreto hay muchos más artículos a los que puedes acceder utilizando las etiquetas temáticas del margen derecho de la pantalla.
Aunque la mayoría de los artículos están pensados para todos los públicos, muchos de ellos contienen información técnica original en los anexos que podría ser interesante incluso para iniciados o expertos.

Este post con el índice se irá actualizando y siempre estará visible en alguno de los primeros lugares.


Aspectos de mecánica celeste en el Sistema Solar
         a) La Luna

b) Planetas

C) Cuerpos menores y meteoros


El cielo visto desde otros astros
           Desde el primer planeta
           El cielo de Marte

Medida del tiempo
a) Generalidades
22 de diciembre ¿el día más largo? (*) (Causas de la ecuación del tiempo)
Por Santa Lucía alarga el día   (Ecuación del tiempo -2) (*)

b) Aspectos relativos a la hora y la fecha oficial.
Para gastar más energía (Cambios de horario) 
Las 12: todavía no es mediodía (Cambio horario otoño)
c) Relojes de Sol


Didáctica


sábado, 30 de junio de 2018

El asteroide monstruoso que se acerca


Hoy 30 de junio es el día del asteroide, y lógicamente debía de escribir algo sobre estos astros.
He estado dudando, he consultado lo que publiqué el año pasado, que ya no recordaba, y buscando algo nuevo he mirando en internet y he encontrado estos titulares:

"Podrás ver este asteroide monstruoso ..."  o   "Un enorme asteroide se acerca a la Tierra"


Que no cunda el pánico, porque no es cierto. 

No es que las fuentes de las noticias se haya equivocado (todos nos equivocamos alguna vez), e incluso podría decirse que rigurosamente no hay ninguna mentira en esas frases. Bueno, depende del significado que se dé a las palabras “monstruoso” y "acercarse"

Pero lo que está claro es que la idea que transmite, y que cualquier lector pueda hacerse al ver esos titulares, es totalmente falsa y absurda, como en otras muchas ocasiones exagerada para atraer a un mayor número de lectores.

Concretamente se refiere al asteroide 4 Vesta, que durante estos días se encuentra más cercano a la Tierra de lo habitual, y por ello su brillo es un poco mayor. No es que se esté acercando excepcionalmente, sino que sencillamente está siguiendo su órbita de siempre y ello le lleva ahora a estar algo más cerca de nuestro planeta, como ya lo ha estado muchas otras veces y lo volverá a estar.
Vesta, fotografiado por la sonda Drawn

Pero lo mismo ocurre con el planeta Marte, por ejemplo, y la diferencia fundamental en la situación de uno y otro astro es que Marte brilla muchísimo más que Vesta porque es más grande y está más cerca. 
Sí. Ese asteroide que dicen que se acerca, en realidad siempre está  y estará más lejos que la órbita de Marte

¿Se acerca, o se aleja?         
Quizás el escribir que “el asteroide se acerca hacia la Tierra” sea la mentira más gorda de esta historia. Es como si un fin de semana voy de mi ciudad (Bilbao) a Madrid (casi 400 km hacia el sur), y mis amigos de Granada (que está también hacia el Sur pero al doble de distancia) comentan “Esteban se acerca hacia aquí”
“Bueno, pero eso es acercarse” podrían seguir argumentando los autores del titular, “no hay mentira”.
Pero sí la hay, porque precisamente la mayor aproximación ocurrió el pasado 19 de junio, y ahora, cuando ha salido publicada la noticia, ya se está alejando.

Siguiendo con el ejemplo y la referencia de Marte, el planeta rojo sí se está acercando, lo hará cada vez más hasta el día 27, y se acercará mucho más que Vesta. Pero claro, como Marte todos lo conocemos, sabemos que nunca ha chocado con la Tierra ni lo hará, y además no es un asteroide y por ello no tiene mala fama, pues nos preocupamos por el acercamiento de Vesta y no por el de Marte.
Órbitas y posiciones actuales (30-6-18) de la Tierra, Marte y el asteroide Vesta
La distancia mínima de Vesta a la Tierra es de 170 millones de km, por lo que ese asteroide siempre está más lejos de nuestro planeta que el Sol.

¿Asteroide monstruoso?
No es que se está exagerando al calificarlo como monstruoso tal como aparece en la mencionada noticia, sino que se ha perdido el contexto sobre lo que se escribe.   Al igual que en otras muchas noticias, en ésta también se habla del gran tamaño de Vesta, comparándolo con el asteroide que provocó la extinción de  los dinosaurios. Pero aquí hay un error de concepto.
Cuando a principio del siglo XIX se descubrieron los primeros asteroides (Vesta fue el cuarto descubierto y por ello su nombre completo 4 Vesta) se consideraron planetas, o también algunos les llamaban planetas menores. No eran monstruosos, sino "menores", es decir, pequeños. 
Los 4 primeros asteroides descubiertos, ordenados por tamaño. Durante casi 40 años fueron los únicos conocidos. En muchos lugares se habla de ellos como los 4 asteroides clásicos o planetas menores. Las imágenes de Ceres y Vesta tienen mucha mayor resolución porque han sido obtenidas de cerca por la sonda Dawn. NASA

Mucho después se relacionó a los asteroides con la exticinción de los dinosaurios y se han ido descubriendo muchos asteroides que, como aquel, se acercan a la Tierra (los llamados NEO)
Vesta no es de éstos, nunca se acercará, y no es monstruoso, simplemente estos NEO son muy pequeñitos comparados con los "primeros asteroides". 
¿Cómo se puede llamar "enorme" a un asteroide que cuando se descubrió era el segundo más pequeño? Si se compara con los NEO, si. Pero Vesta no es de este grupo, nunca se acercará a la Tierra y nunca debe compararse su tamaño con éstos.

Bueno, todo el mundo sabe que estas cosas de las que hablan las noticias referentes a Vesta tampoco son importantes, la mayoría de lectores dirán eso de “¿qué más da?. No nos afecta”, y a fin de cuentas esas exageraciones solo pican la curiosidad de la gente y puede que alguien a partir de ello se interese por el apasionante mundo de los astros. Pero sería exigible un mínimo de seriedad.

En realidad la única noticia en este tema, es que durante unos días se puede ver a simple vista un asteroide. Aunque eso solo es teóricamente y en la práctica no es fácil.

Asteoride   4 Vesta
Hasta los dos últimos post, hacía tiempo que no criticaba determinadas noticias que suelen aparecer de manera muy irresponsable, a pesar de que fue algo que prometí al comienzo del blog. Ha vuelto a tocar hoy, y si he sido demasiado quisquilloso, pido disculpas.

Pero ya que Vesta es el protagonista en estas críticas, habrá que hablar algo más de él.
Como he dicho fue el 4º asteroide descubierto, concretamente el 29 de marzo de 1807,    y además de este 4º puesto, ocupa todos los anteriores lugares en varios rankings: Es el 3º más grande (530 km), después de 1 Ceres y 2 Pallas, y antes que 3 Juno, es el 2º con más masa, y el primer puesto en el brillo máximo que alcanza visto desde a la Tierra, (precisamente ahora), entre otras cosas porque es el que más se acerca a nuestro planeta.
Debido a ello es el único asteroide que, en circunstancias concretas, puede verse sin ayuda óptica.

El motivo por el que se esté dando tanto bombo a Vesta, posiblemente más de el que se le dé a Marte a pesar de que es más relevante y se ve muchísimo mejor, sea que su aumento de brillo permita verlo a simple vista, cosa que no ocurre en otras ocasiones ni con ningún otro asteroide.

Pero también esto hay que matizarlo. El brillo con que vemos un astro se mide por la “magnitud” que es un número más pequeño cuanto más brille, y teóricamente puede verse sin ayuda óptica cuando su magnitud es menor que 6.  Vesta ha llegado a brillar con una magnitud de 5.33, y está con magnitud menor que 6 desde el pasado 21 de mayo hasta el 18 de julio.

Cuando, en el próximo mes de marzo esté en el lugar más lejano de nosotros, solo tendrá una magnitud alrededor de 8.
De todas maneras estos números son relativos porque para poder ver un astro de magnitud 6 deben darse unas condiciones óptimas: el cielo tiene que estar totalmente limpio sin bruma, sin contaminación lumínica, sin la presencia de la Luna, la agudeza visual del observador debe ser buena,...

Cómo verlo:
Aunque se ha repetido en todos los lugares que puede verse a simple vista, la cosa no es fácil. No pensemos que vamos a ver en el cielo un pedrusco como el de la imagen de arriba. Con suerte lo veremos como una tenue estrellita, similar a las más débiles que podemos apreciar en el cielo. 

Vesta se encuentra ahora en una zona del cielo muy especial. Cerca de la parte más llamativa de la Vía Láctea, al oeste del brillante Saturno, entre las constelaciones de Sagitario y Ofiuco, moviéndose ligeramente hacia esta última. 
Desde el hemisferio norte no alcanza mucha altura sobre el horizonte y desde el sur será más fácil de localizar.
Constelaciones y astros más brillantes de la zona donde se encuentra Vesta. La posición indicada es la del 30 de junio.
 Como está cerca de la oposición va retrogradando y se irá viendo cada vez un poco más hacia el Oeste (a la derecha)










   
Para encontrarlo, además de alejarse de las poblaciones y de cualquier fuente de luz, no es suficiente saber en qué zona hay que buscar, porque habrá muchas estrellitas de brillo similar en ella, cuya disposición es imposible recordar. Habrá que ayudarse de un mapa detallado y buscar un puntito en la zona indicada que no aparezca en el mapa, o mejor un programa de ordenador tipo Stellarium que nos dará la posición de Vesta en ese momento entre las estrellas cercanas. La utilización previa de unos prismáticos es muy aconsejable antes de intentarlo "a ojo desnudo".

Una vez localizada la zona, partiendo de una estrella relativamente brillante que podamos identificar sin duda (Por ejemplo Antares), habría que ir siguiendo un camino saltando de estrella en estrella o por grupitos (un par o tres que por su posición relativa no dan lugar a dudas) hasta acercarnos y llegar a nuestro objetivo. 

Durante esta temporada en que se puede observar a simple vista se va moviendo ligeramente entre las estrellas de fondo, como se aprecia en esta otra imagen más detallada:
Posiciones de Vesta en las fechas en que ha tenido magnitud menor que 6. No se ha incluído a Saturno, cuyas posiciones también varían aun que más ligeramente.


Si estás acompañado por alguien no muy interesado en el tema, es posible que tengas que oír expresiones del tipo "Yo ahí no veo nada" , o "¿Esa porquería es lo que hemos venido a ver?

Pero si lo logramos, podremos presumir de haber visto un asteroide, algo que nadie consiguió antes de la primera noche del siglo XIX.





Este anexo lo he escrito un par de días después de publicar el post. Las prisas por que saliera el artículo el día del asteroide, ha sido la causa.

Oposiciones de Vesta
La Tierra y Vesta se acercan aproximadamente cada año y 4.5 meses. Es lo que se llama la oposición, porque lo vemos en la parte contraria al Sol. Pero no todas las oposiciones son iguales, y aquí ocurre exactamente igual que en Marte. Como la órbita de Vesta es claramente elíptica, según en qué punto de la órbita se produzca la oposición, estará más cerca y lo veremos más brillante. Es lo mismo que ocurre con Marte cuando la oposición se produce a finales de agosto.



La presente oposición de Vesta (1) y las 8 siguientes hasta llegar a otra (9) casi tan favorable.
La longitud de cada línea indica la distancia entre los dos astros.

En el caso de las oposiciones de Vesta la situación más favorable es cuando ocurra el 6 de junio o días próximos (en el gráfico está indicada con línea discontínua), y este año ha sido solo 2 semanas después. Cada 11 años ocurre una situación similar, por lo que en 2029 (oposición el 10-7, en el gráfico la número 9) la Tiierra y Vesta volverán a estar en una posición muy parecida a la de este año, como también lo estuvieron en junio de 2007.

De entre las oposiciones recogidas en el gráfico anterior, Vesta fue más brillante que la magnitud 6 en la nº1, 4, 6 y 9, como resulta lógico por ser las más próximas.

El perihelio de Vesta casi coincide con la posición del afelio de la Tierra, por eso hay más diferencias de una oposición a otra.
Las mejores oposiciones ocurren cuando Vesta lo vemos en Sagitario-Ofiuco, casi máxima declinación Sur. Por eso se verá más alto, y mejor, desde el hemisferio Sur

Otros asteroides visibles sin ayuda óptica.
Aunque he dicho que Vesta es el único que puede observarse a simple vista, en realidad de manera puntual y casi imprevista algunos pequeños asteroides se acercan tanto a la Tierra que por unas horas también pueden verse. Desde luego muchos dinosaurios vieron al que impactó hace 65 millones de años, cuando se iba acercando.

También conocemos otro que será visible en los próximos años, y curiosamente en 2029 y 2036, cundo Vesta vuelva verse. Se trata de Apophis, que el 13 de abril de ambos años pasará tan cerca que previsiblemente se podrá ver con facilidad.