Curiosidades sobre los astros, propuestas de observaciones sencillas, aspectos cotidianos pero poco conocidos, todo ello con un enfoque didáctico.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Una cosa pequeñita llamada Dafne

Mañana 15 de septiembre de 2017 la misión Cassini terminará su largo periplo de 13 años desde que llegó a las inmediaciones de Saturno, sumergiéndose en la atmósfera del fotogénico planeta y desintegrándose. 
Además de suministrar importantes datos científicos que nos permite conocer cada vez mejor las características del sexto planeta, de sus anillos y de sus satélites, nos ha dejado imágenes impresionantes. Seguramente habrá sido la misión espacial que ha dado lugar a una galería de imágenes más espectacular por su cantidad, variedad y belleza.
Ilustración artística de la Nave Cassini en las cercanías de Saturno. (NASA/JPL Caltech)
Pongo a continuación varios enlaces en los que puedes encontrar información sobre la misión Cassini (los dos primeros de la NASA y el tercero un audio de Radio Euskadi), pero te sugiero que las dejes para luego, porque hoy quiero hablar solo de un minúsculo capítulo de esa historia.
Como lo cortés no quita lo valiente, y teniendo en cuenta que recientemente he criticado la política de divulgación seguida por la agencia espacial norteamericana con motivo del pasado eclipse de Sol, en este caso debo decir: “Gracias NASA”

- Aquí una información exhaustiva de la misión (en inglés)
-En esta otra, la galería de imágenes:
https://www.nasa.gov/mission_pages/cassini/images/index.html
- Si quieres escuchar un breve resumen de la misión y al científico principal de Cassini en la ESA (Agencia Espacial Europea) Nicolas Altobelli, explicando el final de la misma, a partir del minuto 30:40 en este audio: http://www.eitb.eus/es/radio/radio-euskadi/programas/la-mecanica-del-caracol/audios/detalle/5066364/arqueologia-fantastica-gran-final-cassini-virus-oceanicos/

En cualquier caso, para ir abriendo boca te pongo varias imágenes obtenidas por Cassini, que he seleccionado de entre las muchas que me han gustado especialmente, antes de meterme con el tema de hoy.
Saturno a contraluz con el Sol detrás.   (NASA/JPL-Caltech/SSI)
Los extraños satélites Hiperión y Pan con aspecto de esponja, y ravioli o ala de sombrero  respectivamente. Hay otro satélite (Atlas) de aspecto muy parecido a Pan (NASA/JPL-Caltech/SSI)
 Aunque parece un eclipse anular, el anillo luminoso es la atmósfera de Titán casi a contraluz, con los anillos de Saturno delante y Encélado en primer plano. En estos dos satélites se han descubierto, gracias a los datos aportados por la misión Cassini-Huygens, condiciones que incluso podrían hacer pensar en la posibilidad (de momento es solo una elucubración poco probable) de existencia de vida microbiana. (NASA/JPL-Caltech/SSI)

Pero a mí personalmente, lo que más me ha impresionado de todo lo que en estos 13 años nos ha mostrado Cassini ha sido el descubrimiento de un satélite muy pequeñito llamado Dafne.
Este satélite de apenas 7 kilómetros se mueve entre los anillos de Saturno, en la llamada división Keeler.
Ya lo conocía “de oídas” antes de ver las imágenes de Cassini, y alguna vez he hablado de él en alguna conferencia, de su órbita situada en un hueco del anillo A (el más exterior de los dos anillos más brillantes) y de las interacciones que tiene, al igual que otros satélites pastores, con las partículas de los anillos. Pero las fotos que ha obtenido la sonda que ahora finaliza su viaje me parecen sencillamente impresionantes. No las imágenes del satélite en sí, sino de “la movida” que monta con su paso.

Conocí a una chiquilla menuda, aparentemente muy poquita cosa, pero que también provocaba alboroto a su alrededor. Se llamaba Dafne y siempre me ha venido a la memoria cuando he oído hablar o cuando he visto imágenes del astro que lleva su mismo nombre.

Este satélite, el tercero en distancia al planeta, mide menos de 7 kilómetros y, por su tamaño, desde luego que no merecería hablar mucho de él.
Entonces ¿por qué le dedico un artículo del blog?

Por esto:
En una determinada zona los anillos parecen extrañamente removidos. Esto delató la existencia de Dafne antes de ser encontrada.
Creo que entenderás mis razones:
Al moverse entre los anillos, en la llamada división de  Keeler  que, por supuesto, el satélite ha ocasionado, provoca esas ondulaciones en los bordes de ese surco. 

Hay algún otro satélite que también hace algo parecido aunque una escala muy inferior. Pero...
En esta otra foto, con una iluminación del Sol casi en la dirección del plano de de los anillos se ve algo más: el relieve.
Fijándose en las sombras, tanto la de Dafne como sobre todo las de esas líneas sinuosas, se aprecia que las llamativas ondulaciones sobresalen por arriba y por abajo del plano de los anillos formando unos relieves extraños.

Entre las muchísimas sorpresas que hemos descubierto en las cercanías del sexto planeta gracias a Cassini, desde luego para mí ésto es de lo más curioso.  


Existen otros satélites, tanto de Saturno como de Urano, llamados satélites pastores porque de alguna manera pastorean las partículas de los anillos con su atracción gravitatoria manteniendo sus bordes bien definidos, y algunos de ellos también ocupan estrechos huecos en el anillo. 
En alguna ocasión hablaré de ellos y la curiosa mecánica gravitatoria que les convierte en "pastores", pero hoy el protagonista es Dafne porque es especial ya que en los otros casos no se producen esas ondulaciones tan llamativas.

Ello es debido a que la órbita de Dafne no está exactamente en el mismo plano que los anillos, sino ligeramente inclinada. Por eso durante la mayor parte de su órbita (que tarda poco más de 14 horas en completarla) está situado por encima o por debajo del plano de los anillos y periódicamente, cada 7 horas aproximadamente, atraviesa dicho plano.

Cuando está por encima de los anillos, atrae hacia arriba a las partículas, formando una elevación, y el efecto contrario cuando está por debajo.

Todo parece lógico, pero si levanta las partículas a su paso tanto a su izquierda como a su derecha ¿Por qué a un lado del hueco las ondulaciones están solo después de la posición del satélite y al otro están antes?
Es una consecuencia lógica teniendo en cuenta la velocidad con que se mueven en su traslación alrededor se Saturno. Según la distancia a la que se encuentre del planeta, una partícula o un satélite tiene determinado totalmente su periodo (se puede calcular por la tercera ley de Kepler) y por lo tanto su velocidad.

Las partículas del anillo situadas en el borde exterior de la división de Keeler se mueven más despacio que Dafne porque están más lejos del planeta, y por eso la ondulación producida por el satélite (por ejemplo cuando se encuentra éste por encima del plano del anillo) se va retrasando respecto a él. Al cabo de una vuelta de Dafne, volverá a estar nuevamente encima del plano y se encontrará con la zona del anillo anterior a la ondulación y producirá una nueva onda delante de esa. Así van surgiendo sucesivas ondulaciones, cada vez ligeramente adelantadas, aproximadamente cada 14 horas una sinusoide completa con su zona superior e inferior.

Lo contrario ocurre con el borde interior de la división de Keeler, donde las partículas se mueven más rápido que Dafne y las nuevas ondulaciones aparecen detrás de las anteriores, según el sentido de giro alrededor de Saturno.

Si tomamos como referencia la posición del satélite, las partículas del anillo exterior (del borde exterior de la división de Keeler) se van moviendo respecto al satélite en sentido horario visto desde el Norte, y las del anillo interior en sentido contrario. 
La siguiente imagen corresponde a la cara sur de los anillos y por eso el sentido del movimiento es al revés.

Si nos imaginamos que estamos situados en Dafne, veríamos como subimos y bajamos respecto al plano del anillo, mientras las ondulaciones creadas por él anteriormente, a uno y otro lado, se van separando y dejando hueco para que surjan otras nuevas.

Aunque todo se mueve en el mismo sentido, respecto a la posición de Dafne los dos grupos de ondulaciones se van separando y en el espacio que dejan se irán formando otras. La imagen corresponde al momento en que Dafne empieza a salir del plano del anillo hacia el frente de la imagen (cara Sur) y está a punto de originar dos nuevas ondulaciones (una a cada lado de la división de Keeler) en una zona todavía plana.

Así unas ondulaciones se van adelantando y otras retrasando respecto a Dafne y siempre las más recientes y evidentes estarán próximas a la posición del satélite.

Las imágenes más impresionantes y clarificadoras se aprecian cuando el plano de los anillos está casi en la dirección del Sol, porque al llegar la luz casi “de canto” las sombras se proyectan sobre el anillo y se hacen evidentes. Eso ocurre en periodos cada 15 años y teniendo en cuenta el tiempo que Cassini ha estado por ahí, fue solo alrededor de 2009 cuando pudo obtener las mejores fotos de la movida. 

La influencia gravitatoria de Dafne sobre las partículas de los anillos no se reduce a lo que aquí he contado y, como he escrito antes, actúa igual que otros satélites pastores frenando o acelerando dichas partículas y modificando de esta manera sus órbitas. 
Pero hoy me quedo con esta historia que ocurre en un lugar minúsculo de las proximidades del sexto planeta, y podemos hacernos una idea del contexto en estas dos imágenes:

En la foto de la izquierda aparece ese diminuto puntito que es Dafne haciéndose notar apenas por su sombra y por lo que monta a su alrededor, y en la de la derecha una visión más amplia de los anillos y el borde del planeta. Como referencia se ha indicado en esta segunda imagen la situación de las dos líneas oscuras de la anterior: la división de Encke y la de Keeler que en esta segunda foto casi ni se intuye.

Dafne es así: pequeña pero revoltosa.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Dos años desde el tercer planeta

Ya se han cumplido dos años desde que abrí el blog, con mucha ilusión pero sin pensar que me iba a “enganchar” tanto, ni que me fuera a dar tantas satisfacciones.



Al hacer balance la primera impresión que me queda es que he escrito demasiado. No solo por la cantidad de artículos sino también por la extensión de muchos de ellos.

Esto debe cambiar necesariamente porque le he dedicado demasiado tiempo, y es el momento de que retome con más sosiego otras tareas, algunas también relativas a la enseñanza y divulgación de la astronomía o al diseño y elaboración de recursos didácticos. No cerraré el blog pero mi idea es que los diferentes post salgan más espaciados aunque, no lo puedo asegurar con rotundidad, porque las intenciones no siempre se cumplen.

De todas formas aquí han sido publicados (junto a noticias, fotos o resultados de observaciones)  muchos artículos intemporales que siguen teniendo plena validez, pudieran ser interesantes para posibles nuevos lectores en cualquier momento, pero por la estructura propia de lo que es un blog han quedado ocultados con el paso del tiempo por los que le han seguido.

Cuando el 1 de septiembre de 2015 publiqué el primer post, ya dije que mi idea y el principal objetivo era dar salida a muchos materiales que tenía por ahí desperdigados, y que cuando este recorrido finalizase, quedarían recogidos una serie de recursos y temas que pudieran seguir siendo interesantes para quien los descubra entonces o vuelva a buscarlos. 

Primera imagen que puse en el blog, hace 2 años. La Luna surgiendo por el horizonte.

Ya digo que no doy por finalizado este recorrido, incluso tengo todavía unos cuantos temas en la recámara, pero debo darles salida a otro ritmo más pausado.
Por ello unos de los próximos artículos será una especie de índice con recomendaciones según los diferentes intereses de los lectores, para que puedan encontrar cosas que están ahí y les puedan ser útiles. Ese post aparecerá siempre en cabecera, excepto los primeros días después de que publique algún artículo nuevo, cuando lo colocaré tras él, en segundo lugar.

Siguiendo con el balance de estos dos años creo que en general el contenido del blog es muy variado, con artículos muy diversos en cuanto a temas, enfoque y profundidad, pero en todos ellos he mantenido el criterio de que fueran totalmente personales y diferentes a otros. Si todos escribiésemos de la misma manera muchos sobraríamos.
Todo lo he redactado yo a mi estilo (que probablemente a alguien no le guste) y nunca he hecho “copia y pega”, aun asumiendo el riesgo que eso conlleva de poder caer en algún error, que espero que no hayan sido muchos. También puedo presumir que la gran mayoría de los gráficos e imágenes que he utilizado son de elaboración propia.

Tengo que decir que durante este tiempo he aprendido muchas cosas. Aunque al leerlo pudiera parecer que yo sea un erudito experto en temas de mecánica celeste, creo que no es así.
Pero la necesidad de explicar determinadas cuestiones o simplemente la curiosidad una vez metido en un tema, me ha llevado a investigar por cuenta propia intentando deducir causas y efectos por mi cuenta, y he disfrutado enormemente con estas indagaciones y resultados, muchos de los cuales no he podido (o sabido) encontrar en ningún otro lugar.

Mi formación matemática me ha ayudado mucho en estas tareas, y cuando algunos aspectos de física o incluso de enfoque didáctico adecuado me superaban, he tenido en casa los mejores asesores: una profesora de bachillerato de física y química, y un brillante doctorando en física, premio extraordinario de licenciatura y seguramente con uno de los mejores expedientes (si no el mejor) en la facultad de ciencias de la UPV de los últimos años.

El haber recibido peticiones de permiso de utilización de algunos materiales que he elaborado para el blog por parte de prestigiosas entidades que trabajan en la divulgación científica, las decenas de miles de visualizaciones desde todo el mundo, pero sobre todo las palabras de muchos compañeros que utilizan mi blog como recurso en su labor didáctica o como lectura personal que aprecian, me ha animado a seguir y a meter horas en un trabajo que me agrada pero que a veces lanzas a la red con la incertidumbre de no saber a qué personas pueda llegar y la acogida que puedan darlo.



   Imagen relacionada
El regalo de cumpleaños.

Por pura casualidad, ha habido un regalo en el momento justo, que puedo considerarlo el más adecuado porque va en la línea de lo que acabo de escribir.
Me lo ha hecho Eva Caballero, magnífica periodista científica, profesional donde los haya, directora y presentadora del programa de divulgación de la ciencia, la tecnología y la historia en Radio Euskadi,  “La mecánica del caracol”.

Desde hace ya varios años Eva me suele llamar de vez en cuando para intervenir en el programa con breves píldoras en las que recojo noticias sobre los astros o aspectos curiosos o didácticos. Más o menos lo que hago en el blog, pero más breve y adaptado al medio radiofónico. Incluso ha creado una sección dentro del programa, llamada "Todo sobre el cielo" donde incluye mis aportaciones.

Precisamente el pasado jueves día 31 poco antes de las 8 de la tarde, hora en que acaba el programa, me di cuenta de que me lo estaba perdiendo, puse la radio para pillar el final, y justo entonces estaba anunciando la publicación de un podcast que recopila algunas de mis intervenciones en ese programa. Casualidad, ¡justamente en el momento en que el blog cumplía los dos años! 
(Si algo no te cuadra, puedes leer "La verdadera fecha de tu cumpleaños")


Más abajo pongo el enlace a "mi" podcast, pero antes debo ser agradecido y recomendarte el programa, en general.  Puedes escuchar o descargarte el contenido de los programas de la Mecánica del caracol en http://www.eitb.tv/es/radio/radio-euskadi/la-mecanica-del-caracol/4345846/

El podcast en concreto contiene unas cuantas de esas breves píldoras que solemos grabar y se van emitiendo dentro de “mi” sección, “Todo sobre el cielo”. En cada una de ellas Eva invita a los oyentes a visitar este blog, y por eso creo que ha sido un magnífico regalo de cumpleaños.

Como el tema es el mismo (la astronomía), muchas de las cosas que cuento en la radio están también en este blog, pero ahí tienen la frescura de ser narradas a bote pronto y no escritas y repasadas; de recoger entonaciones significativas, e incluso de “oir” la voz del autor aunque desde luego no sea “voz de locutor”, como es la de Eva.

Eso siempre conlleva el riesgo de colarse algún despiste y no poder luego rectificarlo, como en el lapsus de la tercera de estas píldoras en que estoy hablando todo el rato de Saturno y en un momento me sale “Mercurio”. Se entiende por el contexto, y debe disculparse porque el primero es, sin duda, mi planeta preferido, del que más me gusta hablar y está siempre ahí en mi subconsciente dispuesto a aparecer.  “Cosas de la radio” que le dan incluso más gancho.
Algunas de las cuñas son de hace tiempo (alguna de hace casi dos años) por lo que en lo que se refiere a propuestas de observación o situaciones en que se citan fechas, hay que tener en cuenta que ya no son válidas, aunque siempre se puede aprender algo de las explicaciones.

He querido que lo que aparece en esta recopilación radiofónica sea el contenido técnico de este post, para que no todo sean palabras huecas y hoy también puedas aprender algo sobre los astros. Para variar, no tendrás que leer, sino solo escuchar. Aquí tienes el enlace: http://www.eitb.eus/es/radio/radio-euskadi/programas/la-mecanica-del-caracol/detalle/5050802/todo-cielo-pasion-astronomia/


Aunque es un poco largo para oírlo de un tirón (dura algo más de 100 minutos), te invito a que escuches ahora mismo el comienzo, cuando hablo de los amaneceres.

Porque si cuando escribí en el blog (en “Amanece que no es poco”) lo que cuento en la radio en esa primera píldora de la recopilación, fue para hacer un símil de la salida de una situación difícil en la que a pesar de todo también amaneció, no hay que olvidar que los vaivenes de la vida nos llevan repetidamente a otros momentos en que también necesitamos que amanezca.
Amanece, ... un día de este pasado mes de agosto.
Y como ya alguien me acaba de preguntar que “¿Cómo es eso que dices en la radio y luego no explicas de que el Sol puede salir por el Oeste?”, pues también lo puedes encontrar en el blog: http://www.tercerplaneta.net/2015/09/un-lugar-donde-el-sol-sale-por-el-oeste.html

Pero salga el Sol por donde salga espero que, aunque no sea tan a menudo, sigas interesándote por las cosas del cielo y buscándolas en “Desde el tercer planeta”

lunes, 28 de agosto de 2017

Cae la Espiga

Las estrellas más brillantes del cielo tienen su nombre propio y una de ellas es Spica o la Espiga. Es la más destacada de la constelación de Virgo y su nombre, que tiene origen latino, no fue elegido al azar, sino que como en muchos otros casos tiene que ver con el lugar en que está situada y en este caso también en las consecuencias que eso tiene en la mecánica celeste.
Desde Araúzo de Torre, el 21-7-2017 a las 22:53, 75 minutos después de ponerse el Sol
Spica (o Espiga) es la estrella que está a la izquierda del punto más brillante, que corresponde a Júpiter.

Parece ser que los romanos la denominaron de esa manera porque cae cuando caen las espigas. La relacionaban con la agricultura y con su diosa Ceres porque esta estrella es visible durante la primavera y parte del verano a principio de la noche y deja de verse (puede decirse que cae) cuando las espigas de cereal han madurado y han sido recogidas

La expresión “cae” es muy gráfica y adecuada en este caso porque, a medida que va transcurriendo el mes de agosto, en cuanto anochece y empezamos a ver las estrellas en el cielo, la Espiga aparece cada día más baja, más cercana al horizonte Oeste, hasta que es imposible verla.

Distintas imágenes en distintas fechas, 75 minutos después de la puesta de Sol, tomadas desde el mismo lugar (precisamente allí donde mi abuelo cada verano trillaba las espigas de la cosecha, y en esa caseta -todavía se la conoce como la caseta de Casimiro- guardaba aperos y herramientas).
En principio el grado de oscuridad debería ser similar en todas las fotos aunque en la del día 5 el paisaje aparece iluminado con la luz de la Luna casi llena.  También en la primera lo hace ligeramente una fina luna de 3 días que aparece redonda por la sobrexposición necesaria para que aparezcan estrellas.
En estas imágenes, tomadas a lo largo de estos meses de julio y agosto, puede verse el proceso de la evolución de las posiciones de Spica en intervalos de varios días, cada vez más cerca del horizonte. Este año ha estado acompañada de Júpiter (que se le ha ido acercando poco a poco) lo que ayuda a su localización, pero otros años va cayendo sin compañía.

En un principio podría pensarse que la historia queda bonita, pero que no está muy ajustada a la realidad porque las espigas caen bastante antes. Cuando todo el trabajo se hacía de manera manual a finales de julio prácticamente había acabado la siega y habían caído casi todas las espigas, porque el mes de agosto se dedicaba al acarreo de la mies, la trilla, bielda y demás labores.
Pero en época romana, cuando se nombró la estrella, caía a la vez que las espigas. No es que el cambio climático haya afectado al calendario de faenas agrícolas, sino que el fenómeno de la precesión de los equinoccios ha hecho que ahora la estrella Spica deje de verse prácticamente un mes después que entonces.

De este fenómeno astronómico hablé hace un año en este post , y aunque la Tierra mantiene prácticamente la misma órbita que hace 2000 años y se van repitiendo las mismas posiciones respecto al Sol y las estrellas, todo se ha retasado un mes porque nosotros hemos ido “ajustando el calendario” a las estaciones, y el momento en que éstas empiezan (la posición que ocupa la Tierra en ese momento) se va modificando por la citada precesión.




Por qué “cae la Espiga”

Es una consecuencia del movimiento de traslación de la Tierra. Como nuestro planeta se mueve alrededor del Sol, desde aquí , si su luz no nos cegase, veríamos al Sol moverse sobre el fondo de las estrellas que están muchísimo más lejos igual que si estamos en un tiovivo girando alrededor de su eje, vemos a este eje que va recorriendo el fondo de casas, árboles, personas que están por fuera, a su alrededor.

De esta manera, a lo largo del año el Sol va recorriendo diferentes lugares de la esfera celeste, precisamente las constelaciones zodiacales, que por ese motivo se tomaron como referencia desde la antigüedad para hacer los horóscopos, como expliqué en “En el dominio de Ofiuco” 

Esfera celeste con la representación de la Tierra en dos posiciones diferentes y algunas constelaciones a las que se hace referencia

Tomando la posición 1 del gráfico (que corresponde a mediados de agosto), el Sol está casi en frente de la constelación de Leo y las estrellas de esa constelación no serán visibles porque al estar en la zona próxima al Sol (vistas desde aquí) estarán por encima del horizonte precisamente de día, cuando el astro rey nos impide la visión de cualquier estrella.
Pero Acuario, que está en la zona opuesta de la esfera celeste, será visible casi toda la noche porque con el giro de rotación de la Tierra las tendremos delante cuando estemos mirando en la dirección contraria al Sol.

Las demás serán visibles a otras horas: Por ejemplo Orión o Tauro se ven de madrugada en esas fechas, mientras que Virgo, y con ella su estrella Spica, apenas pueden verse durante poco tiempo al principio de la noche. 
Pero según van avanzando los días, el periodo de visibilidad de Spica se reduce aún más porque desde aquí aparece al Sol cada vez más cerca de esa constelación (angularmente) y llegará a ser totalmente inobservable en cuanto la Tierra se sitúe en el punto 2 y el Sol aparezca en esa zona, o incluso unas semanas antes cuando esté en las proximidades. 

Es algo muy similar que lo que ocurre con el  “orto helíaco de Sirio” aunque uno es al atardecer y el otro al amanecer. 


Respecto a otras constelaciones que aparecen en el gráfico, desde latitudes elevadas del hemisferio Sur se verá durante toda la noche y en cualquier época del año la Cruz del Sur y nunca la Osa Mayor o Casiopea, mientras que desde el Norte será al revés, tal como expliqué en  “La osa no se baña” .

martes, 22 de agosto de 2017

41º 47´ 24´´ N , 3º 24´ 49´´ W

Al igual que hace dos semanas con ocasión del eclipse de Luna, no había pensado publicar nada especial sobre mi observación de este eclipse solar de ayer, pero como también en este caso ha sido una experiencia muy gratificante, y a riesgo de hacerme pesado, me apetece contarlo y poner algunas de las imágenes obtenidas. Ha sido la última (bueno, habrá que decir la anteúltima) observación sorprendente de este verano increíble y gracias a ella he descubierto un lugar especial.
21-8-2017    21:02

Era el sitio idóneo. Lo había comprobado un par de días antes, cuando una vez que el Sol se había puesto en el pueblo, subí rápidamente las escaleras que llevan al alto en el que se encuentra la Iglesia, desde donde pude verlo aún sobre el horizonte, y cuando desde allí también se ocultó comprobar que el conocido como “alto Muela”, situado a casi 2 kilómetros, con un altura de 1012 metros (unos 70 más que el pueblo) siguió iluminado por el Sol durante ¡6 minutos más! ¡Incluso unos segundos después de la hora que me daban las efemérides como el ocaso del limbo superior del Sol sobre un horizonte teórico de altura 0º, y eso a pesar de estar situado un poco más hacia el Este.
Desde la Iglesia, se aprecia el “alto Muela”. Situado a solo unos 3 kilómetros de la antigua ciudad romana de Clunia Sulpicia, muestra una característica estampa con zonas hundidas, según dicen debido a explotaciones de aquellos tiempos.
El pueblo de Araúzo de Torre está en una hondonada y por ello se oculta el Sol aún unos minutos antes que en la iglesia.

Se hacía imprescindible buscar el mejor lugar para observar el eclipse porque éste comenzaba muy poco antes de la puesta de Sol, y había que alargar esos momentos en que la Luna se iba colocando delante del astro rey para poder apreciar el levísimo “mordisco” antes de ocultarse.
La opción más fácil parecía que debía ser coger el coche a mediodía y hacer kilómetros hacia el Oeste. Por cada 100 kilómetros en línea recta se ganarían unos 4 minutos más de eclipse. Sin embargo yo con solo moverme los mencionados dos kilómetros en sentido contrario ganaba más de 10 minutos respecto a la situación en mi casa, a pesar de que tengo una terraza bien orientada y con relativo buen horizonte.

Había otro motivo para mí, que ahora no importa (lo contaré el 8 de octubre) por la que quería intentar ver el eclipse en las "cercanías del pueblo”.

Cuando el mismo día por la mañana los pronósticos del tiempo cambiaron y desapareció el riesgo anunciado anteriormente de que se nublara en la zona, la decisión estaba clara.

Como en ocasiones similares cuando aparece tanto en los medios, la gente comentaba y me preguntaba
- “Que en la radio han dicho …” , "¿Dónde se verá?" , "¿A qué hora?"
- Desde el pueblo nada, porque justo el Sol se pone al comienzo del eclipse. Desde el alto de la iglesia apenas 8 o 10 minutos de poquita cosa, y desde el alto Muela 16 minutazos de mordisco creciendo. 
Preparé un par de gráficos de la situación desde ambos lugares utilizando el programa Stellarium, sobre todo para dejar claro que el eclipse era muy pequeño y no oír luego las típicas protestas.

Reparto de gafas especiales a quienes irían a la Iglesia, y cita para los más ambiciosos y sin problemas de movilidad en el alto Muela (el acceso debe ser a pie y no es nada cómodo) con la advertencia de que fuesen puntuales porque en caso contrario no verían nada.

Comienzo teórico del eclipse aquí a las 20:46. Puesta de Sol en horizonte cero, 21:04, pero el borde inferior, precisamente la parte eclipsada, un par de minutos antes.

Con tiempo de sobra y como casi siempre con mi acompañante inseparable, a las 19:30 salimos de casa.
En marcha hacia el lugar elegido


El trayecto ascendente y en algunos tramos sin camino, campo a través.
Llegamos al lugar sobre las 20:10, preparé el material y esperamos a la sombra.
Los más de 35º de temperatura en el pueblo cuando salimos me hacía presentir que quizás íbamos a estar solos, pero no. Al cabo de un rato empezaron a aparecer varias personas. Reparto de las gafas que quedaban, y "¿Cuándo empieza esto?"

Efectivamente, a la hora precisa aprecio un ligerísimo indicio de que el Sol perdía su redondez por la parte inferior, primero examinando la foto, y enseguida a simple vista con las gafas.
A las 20:47 ya era evidente que el eclipse había empezado. La imagen se obtuvo colocando unas gafas de eclipse delante del objetivo y tiene muy mala calidad.

- “Ya ha empezado. A ver quien lo ve.”  - "Si, yo …
Y empezó la función, breve pero intensa.

20:56 A medida que pasaban los minutos el eclipse era más evidente
La bruma del horizonte iba haciendo difícil ver algo con el filtro de las gafas.

- “Ahora ahora se ve mirando directamente, sin nada” dice alguien 
- “Pero solo una mirada rápida, que hace daño a la vista” aconsejo yo.
21:00 La bruma hace de filtro y la imagen mejora respecto a las anteriores


21:01



                                 21:01:30 Las temidas nubecillas que merodeaban por la zona brumosa le dieron más fotogenia                                                                                                                                                    
Pasaban ya unos segundos de las 21:02 cuando la Luna (la zona eclipsada del Sol) se oculta por el horizonte.
El tramo central del borde eclipsado todavía se aprecia

Fue el momento de la foto de grupo, en silueta a contraluz, con la puesta de Sol.


Y la última imagen del Sol poniéndose, efectivamente ¡casi un minuto después de lo que daban las efemérides!



Antes de abandonar el lugar, por supuesto una cita obligada igual que en la novela que anuncié hace poco. Dentro de 9 años, el 12 de agosto de 2026, nos vemos todos aquí mismo  para contemplar un espectáculo mucho más grandioso: un eclipse de Sol TOTAL.
Tras el espectáculo, descenso y regreso
Porque, tal como se puede apreciar en esta imagen del regreso, desde este lugar el horizonte Oeste es inmejorable, parece que incluso de altura ligeramente menor que 0º, y en esa todavía lejana ocasión de 2026 volverá a ocultarse el Sol parcialmente eclipsado después de la fase total, en una imagen casi idéntica pero con el mordisco para arriba a la izquierda.

Además hay una amplísima llanura donde podría intentar apreciarse el avance de la sombra de la Luna sobre el paisaje en los instantes anteriores a la totalidad.

No encontraremos otro lugar mejor que éste: Latitud 41º 47´ 24´´N , longitud 3º 24´ 49´´ W

sábado, 19 de agosto de 2017

El eclipse ¿del siglo?

A pesar de las barbaridades y absurdos que los habitantes del tercer planeta ocasionan  y padecen, la Tierra sigue su ruta al igual que los demás astros, quizás indicándonos el camino de la lógica a la espera de que la raza humana aprenda, y aquí no hay cancelaciones aunque alguien de manera simbólica pudiera hablar de 2 minutos de oscuridad y silencio.

Porque el lunes 21 de agosto de 2017 toca un eclipse de Sol. Como algunos dicen, el fenómeno natural más impresionante que puede ocurrir en nuestro planeta y que todas las personas deberían ver al menos una vez en su vida.

Ya llega el tan anunciado eclipse que será total, produciéndose una “breve noche”, en una franja que cruza los Estados Unidos de América, desde océano pacífico al Atlántico, y que desde la península Ibérica podría verse como parcial, pero muy poca cosa (al Sol le faltará un pequeño corrosquito en la parte inferior) y solo durante unos breves minutos antes de ponerse, mejor cuanto más al Oeste y siempre que el astro rey se oculte por un horizonte muy bajo, siendo casi necesario que sea a altura cero, nivel del mar. Desde Canarias sí se verá un eclipse parcial apreciable.
Zonas por donde transitará la sombra de la Luna. En la estrecha franja central el eclipse será total y durante poco más de 2 minutos dejará de llegar la luz del Sol. Créditos: nasa.gov
Casi con total seguridad este eclipse ha sido el más anunciado de la historia, con una gran antelación, y en muchas ocasiones se han referido a él como “el eclipse del siglo”. 
A estas alturas creo que la mayoría de la gente supondrá, y no sería necesario decir, que respecto a ese apelativo ocurre lo mismo que en el fútbol, en la música o en otros muchos ámbitos: todos los años hay uno o varios partidos o conciertos del siglo.

Podría calificarse como el eclipse del siglo para los estadounidenses porque hace 38 años que no han tenido ninguno total en su territorio continental, y 99 años que otro similar cruzó todo el país de costa a costa, pero nada más (en 1979 hubo otro que apenas rozó el NO del país). Por ello puede ser lógico que lo hayan anunciado de esa manera tan reiterada y exagerada.

A los aficionados a la astronomía nos agrada que nuestros temas estén en candelero, y todo lo que sea oír hablar de estas cosas me agrada. Por citar otro ejemplo, cuando fuimos a Turquía para ver el eclipse total de 2005, en la semana anterior que estuvimos en Estambul no oímos hablar del tema. Apenas vimos un cartel en un local. Los turcos no querían hablar del eclipse porque pocos años antes tuvieron otro que coincidió con un terremoto y estaban temerosos de que volviera a ocurrir. Aunque solo sea por comparar dos situaciones diametralmente diferentes, me quedo con la de ahora.

Pero este eclipse llamado “del siglo”, ni siguiera es el más destacado de lo que llevamos de siglo XX en ningún aspecto, y eso que todavía no se han cumplido las dos primeras décadas.
Mapa que recoge todos los eclipses de Sol de los primeros 20 años de este siglo. Los lugares donde se producen los eclipses totales están marcados con líneas azules y los anulares con líneas rojas, de los que no hablaré aquí.
Créditos: nasa.gov (A día de hoy no está disponible en su web).

De este mapa se pueden deducir y comparar algunas circunstancias de los diferentes eclipses:

- Respecto a la duración, hay que decir que este eclipse de ahora es muy modesto, porque el tiempo máximo de la fase total (durante la cual todo el disco solar aparece oculto tras la Luna desde un lugar concreto) será de solo 2minutos y 40 segundos . En el lugar más favorecido por esta circunstancia (el estado de Illinois), la “mágica noche” durará menos de la mitad, que la que yo viví en China hace 8 años, e incluso la sombra de la Luna recorrerá una longitud de tierra, y se proyectará sobre una superficie, mucho menor que aquel eclipse de 2009 que tiene el record de este siglo con 6 minutos y 39 segundos.

El hecho de que la línea correspondiente a este eclipse en el mapa anterior sea muy fina, indica que su duración no será larga, aunque este criterio no sirve para comparar proporcionalmente la duración de todos los eclipses porque el mapa no conserva las proporciones en las áreas, y las trayectorias por las zonas de latitud elevada aparecen muy ampliadas.

- En algunos sitios se ha destacado la gran longitud de la línea que, solamente en lo que respecta a la zona terrestre, atraviesa Norteamérica de lado a lado, en un recorrido de algo más de 4000 kilómetros. Pero eso es mucho menos que el que yo ví desde Turquía en el 2006 cuando la sombra recorrió 10000  km por Africa y Asia, además de tocar levemente Brasil y Rusia.

- ¿El que más publicidad se le ha hecho? sin duda. Pero a pesar de eso dudo que sea el que más gente vea.
Aunque por poco se quedó fuera de este siglo, aquel el eclipse de agosto de 1999 tuvo que ser visto por muchas más personas porque atravesó zonas más densamente pobladas, como el centro de Europa o la India entre otras, además de que su recorrido por tierra también fue mucho mayor superando los 8000 km.

Pero al margen de todo esto, un eclipse total de Sol es siempre un magnífico espectáculo y merece la pena vivirlo, aunque dure 6 minutos o solo unos segundos. Enhorabuena a los norteamericanos que les ha tocado ahora, pero ya llegará el de España, con el trío de dos eclipses totales y uno anular en 2026, 27 y 28.
Disfruta a tope si eres de los afortunados que viajen o estén allí, o consuélate como yo (hubiera querido ir pero una circunstancia no deseada me lo ha impedido) si solo podamos ver un minúsculo eclipse parcial, o con la espera de estos 9 años.




Casi me olvido de hablar de mi libro, y ésta es la ocasión.

Puede descargarse gratis en pdf o adquirir en formato papel a precio de costo en  http://www.bubok.es/libros/212397/2026-Eclipse-Total

Es con diferencia la peor novela que he escrito (tampoco han sido muchas porque lo mío es la didáctica y la divulgación pero no la narrativa)

Bastante cursi y almibarada en algunos pasajes, y con muchos tópicos, pero tiene contenidos astronómicos básicos, relata con precisión algunas de  las circunstancias de los diferentes eclipses desde 2004 hasta 2028, (aunque con una errata en el de 2013 que te invito a encontrar), y teniendo en cuenta que la escribí hace 6 años, me da indicios de que quizás sea mejor futurólogo que narrador. 





Si quieres más información del fenómeno, prefiero ofrecerla linkando que copiando. Aquí tienes, a modo de ejemplo un par de enlaces:

https://noticias.eltiempo.es/eclipse-total-de-sol-2017-lo-que-necesitas-saber/

http://www.astrofisicayfisica.com/2017/08/guia-completa-para-observar-el-eclipse.html

Pero en este anexo opcional voy a recoger dos críticas negativas. 
Seguramente algunos piensen que siempre estoy sacando faltas, pero creo que es conveniente citar y aclarar estas cosas, con riesgo incluso de equivocarme (riesgo que asumo), porque me parece más importante divulgar aportando un espíritu crítico y contrastar algunas informaciones, que el clásico "copiar y pegar" cualquier cosa, errores de bulto incluídos.


- ¿Perderemos peso a causa del eclipse?    
Respuesta contundente: NO
Por lo menos no a causa del eclipse, ni ese día especialmente.

Cuando se habla mucho de un tema, habitualmente se acaban diciendo tonterías. Seguro que a mí me ha pasado alguna vez, y aquí también ha ocurrido. Es posible que hayas oído por ahí estas extrañas afirmaciones:
Informaciones aparecidas en varios medios, donde se cita a la NASA como fuente.

Lo primero que llama la atención es la discrepancia en los números porque, como se ve, no se ponen de acuerdo por mucho, que ¡medio kilo son 500 gramos! ¿Cuál sería el valor correcto del peso que perdería una persona de 80 kilos, a la que se refieren ambos por la atracción del Sol y la Luna?

Como luego explico, ninguno de los dos porque hay un error claro de concepto; pero ¿cuál se aproxima más? Si hacemos una búsqueda y recuento con google, la gran mayoría dice que casi medio kilo, pero no.

He pedido a mi experta en temas de fuerzas, pesos y magnitudes que lo calcule, y me dice que haciendo números no sale lo que aparece en la mayoría de las noticias (como la primera que he puesto arriba), sino 10 veces menos. En esta ocasión los de ABC estuvieron menos desacertados. Además en el proceso del cálculo ha obtenido un dato que indica que esta historia no tiene nada que ver con el eclipse.

48.1 gramos frente a 481. Está claro que en algún momento alguien perdió el punto decimal, y como con el error la noticia queda mucho más espectacular, es lo que más se ha difundido.

En cualquier caso el planteamiento no es correcto y en realidad ambos números están mal porque en él se ha supuesto la atracción del Sol (y la Luna) en sentido contrario al centro de la Tierra (hacia donde se dirige la fuerza del peso). Esto solo ocurriría si el Sol estuviera en el cénit y eso no sucede en ningún lugar en que se produce este eclipse total, ni ese día, ni nunca.
Si en el momento del eclipse el Sol está a una altura de un ángulo alfa, el efecto anunciado hay que multiplicarlo por el seno de alfa (que siempre es menor o igual que 1) con lo que el resultado real es menor de lo anunciado.

Concretamente en Carbondale (Illinois), lugar central de mayor duración del eclipse, la altura del Sol en esos momentos será de 63º y por ello la pérdida de peso no será de 48 gramos, sino de 42,8 (48,1 x sin(63º)=42,8).  Pero en cada lugar este resultado es diferente, por ejemplo en Idaho, donde se producirá el eclipse total cuando el Sol esté a una altura de 49º40´, la disminución de peso de una persona de 80 kilos será solo de 36,7 gramos, y por supuesto en España es prácticamente cero, porque el Sol estará casi en el horizonte.

Por otra parte es absurdo sacar este tema de la reducción de peso con motivo del eclipse porque el efecto del Sol en esta historia es 170 veces mayor que el de la Luna, y por ello no tiene sentido achacarlo al eclipse (suma del efecto del Sol más el de la Luna).
Como la distancia del Sol y su posición son variables, los cambios debidos al astro rey influyen mucho más que lo que lo hace la Luna por ocurrir el eclipse, y no tiene sentido relacionar las dos cosas.

Por ello, conviene aclarar:

- La circunstancia de la disminución de peso se produce todos los días y es mayor a mediodía cuando la atracción solar está dirigida en una dirección más opuesta al centro de la Tierra. Cualquier día a mediodía será mayor que en el momento del eclipse (excepto en una reducida zona donde coincida eclipse total al mediodía)

- En esta fecha los lugares de latitud 12º Norte  (en ninguno de ellos hay eclipse total) llegan a tener el Sol en el cénit a mediodía y allí la disminución de peso será mayor que en cualquier lugar que haya eclipse total. También será mayor en toda la zona intermedia entre esa latitud y la línea de la totalidad.

Los siguientes meses no habrá eclipse pero la disminución de peso será mayor porque la mayor proximidad de la Tierra al Sol se produce en enero y la menor en julio. Esta temporada de mayo a septiembre es cuando menos se producirá este efecto.


En los mismos lugares en que se da esa noticia se habla también de que las mareas serán más intensas por el eclipse, y que por ello estaremos más cerca del Sol al subir “el suelo” por efecto de la marea sólida que también experimentan los continentes.

En este tema sí influyen los dos astros, la Luna más que el Sol, y ahora se produce una marea (también la de la corteza sólida) mayor que en otras ocasiones, pero hay otro factor que influye mucho más, que es la proximidad de la fecha a los equinoccios. Por eso en 20-3-2015 cuando se produjo un eclipse solar solo un días del equinoccio de primavera, este efecto fue mucho más intenso.

También en la luna nueva y llena relativamente próximas al equinoccio de otoño (los días 20 de septiembre y 5 de octubre de este año 2017) este efecto de "subida del suelo" será más intenso que este 21 de agosto, aunque en esas fechas no hay no hay ningún eclipse.

Por otra parte es algo absurdo decir que por unos 4 centímetros (es la cifra que se da), estaremos más cerca del Sol que otras veces, cuando los próximos meses, y especialmente en Enero, estaremos más cerca del Sol por varios millones de kilómetros.

Quizás estas “noticias” absurdas sirvan para atraer aún más  la atención de la gente sobre el tema del eclipse, pero creo que es necesario denunciar su total falsedad, aunque la supuesta fuente sea nada menos que “La NASA”


Otra denuncia, también contra la NASA, es el redireccionamiento de las direcciones de todas sus páginas web que siempre han aportado una magnífica información y completa base de datos de eclipses pasados y futuros, a la que nos informa exclusivamente de este eclipse del siglo.

Me parece correcto anunciar algo aunque sea de manera repetitiva, pero no el eliminar contenidos importantes a causa de ello.
El pasado jueves, intentando buscar información sobre otros eclipses, para hacer comparaciones y preparar este artículo, me he llevado una desagradable sorpresa.
Siempre en estos casos recurro a los datos que proporciona la NASA por medio de su magnífica página.
Ya en los últimos meses, lo primero que aparecía, en grandes proporciones llenando la pantalla, era el anuncio de este eclipse y a continuación la información habitual.
Pero parece que han redireccionado todas las direcciones relativas a eclipses y cuando este pasado jueves y los días siguientes he intentado acceder, aparece exclusivamente una página (muy completa) dedicada exclusivamente a este eclipse.

¿Quizás navegando dentro de los diferentes menús pueda accederse a los datos de siempre que yo busco? Es posible, pero yo que soy algo torpe en estas cosas no lo he conseguido.
Por todo ello no he podido obtener algunos datos que necesitaba para ciertas comprobaciones, no he podido contar alguna cosa más, e incluso es posible que ello haya hecho aparecer algún pequeño error en este artículo. Espero que no.
Política de publicidad será eso. Es lo que se lleva, pero no es de recibo que clicando en cualquiera de estos accesos que proporciona Google, te lleve a algo que no es lo que se anuncia.

¡Incluso intentando entrar por una puerta falsa, buscando ¡Eclipse lunar!, me sale solo éste, que no es de Luna.